Mauricio Macri asume la presidencia: Argentina antes y después de la era Kirchner
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AP

Mauricio Macri asume la presidencia: Argentina antes y después de la era Kirchner

Los 12 años de kirchnerismo concluyen con la asunción de Mauricio Macri como presidente de Argentina. Esta es una radiografía de cómo era el país cuando Néstor Kirchner llegó al poder en 2003 y cómo es actualmente.
AP
Por Veronica Smink de BBC Mundo
10 de diciembre, 2015
Comparte
Mauricio Macri juró como presidente de Argentina hasta 2019, con un discurso en el que prometió combatir la corrupción. // Foto: AP.

Mauricio Macri juró como presidente de Argentina hasta 2019, con un discurso en el que prometió combatir la corrupción. // Foto: AP.

Todo niño argentino menor de 12 años sólo conoce un partido de gobierno: el Frente para la Victoria (FVP), más conocido como kirchnerismo.

Esta fuerza de origen peronista llegó al poder en 2003 de la mano de Néstor Kirchner, un hasta entonces poco conocido gobernador patagónico, quien ganó los comicios con apenas el 22% de los votos.

En ese momento Argentina emergía de una de sus peores crisis económicas, con altas tasas de desempleo y pobreza.

Con el respaldo de un récord en el precio de las materias primas (commodities), Argentina bajo Kirchner volvió a crecer.

Cuatro años después, su esposa, Cristina Fernández lo sucedió en el poder.

Tras la muerte de Kirchner, en 2010, “Cristina” –como le dicen todos en Argentina– se presentó a reelección un año después y ganó de forma masiva, a pesar de algunos problemas económicos que empezaban a vislumbrarse.

Este jueves la mandataria le entregará el mando del país a un opositor, el actual alcalde de la ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri, quien creó su partido Propuesta Republicana (PRO) en 2003, el mismo año que comenzó a gobernar el kirchnerismo.

En BBC Mundo te ofrecemos una radiografía de cómo era la Argentina de aquel entonces y cómo es el país hoy, 12 años después, al final de la llamada “era K”.

MULTIPLICACIÓN

En 2003 la población argentina alcanzaba los 37,9 millones.

Hoy ese número supera los 42,3 millones, según las estadísticas mundiales que recaba el sitio Country Meters.

Eso significa que durante la época kirchnerista argentina sumó casi 4,4 millones de habitantes.

AUGE DEL CELULAR

En poco más de una década en el país se vivió –al igual que en gran parte del mundo– una explosión de la telefonía celular.

Mientras que en 2003 había 7,8 millones de usuarios, hoy el número de líneas supera ampliamente al de la población: 62 millones, según las últimas cifras de la consultora Carrier y Asociados.

No obstante, las redes de telefonía celular no crecieron a la par, haciendo que hoy hablar por teléfono móvil en Argentina sea casi una misión imposible.

EL DÓLAR

Algo que se mantuvo intacto en el tiempo fue la costumbre argentina de atesorar dólares como moneda de reserva.

La tendencia se acentuó durante el kirchnerismo debido al aumento sostenido de la inflación, que llegó a estar entre las más altas del mundo.

Sin embargo, durante los últimos doce años la moneda estadounidense fue aumentando de valor mientras se devaluaba el peso.

Cuando asumió Kirchner en mayo de 2003, el dólar valía $2,90.

Hoy, el precio oficial alcanza los $9,60. Sin embargo son pocos los que acceden a los billetes verdes a ese precio, debido a una serie de restricciones impuestas a partir de 2011.

Muchos argentinos hoy compran dólares en el mercado informal (se los conoce como “dólar blue”) y su precio supera los $15.

CINÉFILOS

Algo que también creció fue la pasión argentina por ir al cine.

Las producciones nacionales, fomentadas desde el Estado, tuvieron un fuerte crecimiento en 2003-2015: pasaron de 48 estrenos a 168, con un aumento de audiencia del 30%, según el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa).

Pero más allá de algunos éxitos puntuales, como “El secreto de sus ojos” –ganadora del Oscar a mejor película extranjera en 2010–, las más vistas fueron los “tanques” de Hollywood.

Según el sitio cinesargentinos.com el film más taquillero en 2003 fue “Matrix recargado”, que fue visto por casi 2 millones de espectadores.

Este año el mayor éxito cinematográfico fue la infantil “Minions”, con una audiencia de casi 4,9 millones, más del doble.

ARGENTINA.COM

Durante los años de kirchnerismo llegó a Argentina el auge de las redes sociales.

El país se convirtió en uno de los mayores usuarios de Facebook, sitio en el que tiene perfil más de la mitad de la población.

También el acceso a internet se multiplicó.

Mientras que en 2003 había 5,2 millones de internautas, según Carrier y Asociados, esa cifra hoy asciende a 18,8 millones de acuerdo con Datanalisis.

LA EMPANADA

Algunos de los productos que más aumentaron de precio debido a la inflación fueron los alimentos.

Un ejemplo de ello fue el alza en el costo de las empanadas, unas de las comidas más tradicionales de los argentinos.

Mientras que una clásica empanada de carne costaba 0,70 pesos (US$0,24) en 2003, hoy se paga 16 pesos (US$1,60 a tasa oficial), un aumento significativo.

Además de la inflación, influyó la caída en la producción de carne y de trigo, dos de las actividades agrarias más golpeadas durante el kirchnerismo, que aumentaron aún más los costos.

MÚSICA

En 2003 dos de los formatos preferidos para escuchar música eran la radio y los CD.

Mucho cambió en estos últimos 12 años.

 

La radio sigue siendo un medio muy popular en Argentina, pero cada vez más personas escuchan música online, ya sea de origen pirateado o de sitios como Spotify.

Al igual que con el cine, también la música sigue teniendo una fuerte influencia del exterior.

En 2003 la canción favorita fue Bring me to life de la banda estadounidense Evanescence, según registra el sitio El Top 40 Argentina.

Este año uno de los temas más populares es Lean On, producido por el dúo estadounidense Major Lazer y el disc jockey francés DJ Snake, con la colaboración de la cantante danesa MØ, según los datos de Spotify.

TV

Lo que no varió tanto fue la programación televisiva, que siguió copada por algunas de las figuras que han sido populares por décadas, como los presentadores Marcelo Tinelli, Mirtha Legrand y Susana Giménez, tres instituciones de la tele local.

También se mantuvo la pasión argentina por la telenovela.

Pero mientras que en 2003 la más vista fue una producción propia –”Resistiré”, con los actores Celeste Cid y Pablo Echarri– 2015 deparó una sorpresa.

Tanto aquí como en otras partes de América Latina causó sensación una telenovela de origen turco: “Las mil y una noches”, con Bergüzar Korel y Halit Ergenç, cuya historia de amor en la vida real fue tan seguida por la audiencia como la historia de ficción.

DEUDA PÚBLICA

Volviendo a las cifras duras, hubo cambios sustanciales en la deuda pública nacional en estos 12 años de kirchnerismo.

Desde lo nominal se registró un fuerte aumento: pasó de US$152.584 millones en 2003 a US$221.747 millones este año.

Sin embargo, la deuda en relación al Producto Interno Bruto (PIB) de Argentina bajó.

Cuando llegó Néstor Kirchner representaba el 138% del PIB. Con la partida de Cristina Fernández, mucho menos: el 43%, según los datos aportados a BBC Mundo por la consultora Prefinex.

CFK

¿Y qué hacía la mandataria que este jueves deja el poder cuando su marido inauguró la era kirchnerista hace 12 años?

Además de ser primera dama, Fernández era senadora por la provincia patagónica de Santa Cruz, que gobernó su marido por 12 años antes de ser presidente.

Era la segunda vez que ocupaba ese cargo en el Congreso, tras ejercerlo entre 1995 y 1997.

Allí presidía la prestigiosa Comisión de Asuntos Constitucionales que tuvo a su cargo una importante reforma del Poder Judicial.

En esa época ya se distinguía por su destacada oratoria y era más conocida a nivel nacional que su marido.

Muchos analistas creen que si Néstor Kirchner no hubiese fallecido, la pareja hubiera buscado alternarse en el poder por tiempo indefinido.

Si esto es cierto, y si lo hubieran logrado o no, es materia de pura especulación.

Lo que es seguro es que en estos 12 años plantaron su huella en la historia de Argentina y dejaron un país cambiado.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Qué poder tienen los evangélicos en EU y por qué son cruciales para Trump

Sacudieron la política del país hace 40 años. Se volvieron un pilar del Partido Republicano y del presidente Donald Trump. Pero las elecciones de noviembre volverán a medir su influencia.
Getty Images
5 de octubre, 2020
Comparte

¿Volverán a ser los evangélicos una fuerza clave en las elecciones de Estados Unidos en 2020?

Cuatro décadas después de haber sacudido la política de este país, ese grupo religioso es hoy un pilar electoral del Partido Republicano y del presidente Donald Trump, que busca otro mandato en noviembre.

En las elecciones de 2016 en EU, uno de cada cuatro votantes se identificó como cristiano evangélico blanco, según encuestas. Y la gran mayoría de ellos (81%) votó por Trump.

El presidente “va a necesitar eso y quizás más para ganar en noviembre, así que son muy influyentes”, dice John Fea, un profesor de historia en la Universidad Messiah de Pennsylvania autor del libro “Créeme: el camino evangélico a Donald Trump”, en diálogo con BBC Mundo.

Pero para entender el verdadero peso político de los evangélicos en EE.UU. y su improbable alianza con Trump, es necesario retroceder un poco en el tiempo.

El fin y los medios

Los evangélicos entraron a la arena política de EU como reacción a la legalización del aborto en el caso de Roe vs. Wade de la Corte Suprema en 1973 y al avance de una agenda progresista en el gobierno del demócrata Jimmy Carter (1977-1981).

Líderes religiosos conservadores contrarios al aborto y la diversidad sexual, con el pastor televangelista Jerry Falwell a la cabeza, fundaron en 1979 la organización Mayoría Moral para movilizar fieles a favor de políticos que defendieran sus causas.

En las elecciones de 1980, dos de cada tres votantes evangélicos blancos apoyaron al candidato presidencial republicano Ronald Reagan, quien venció a Carter con su discurso conservador, opuesto al comunismo.

Ronald Reagan en 1979

Getty Images
Ronald Reagan se impuso a Jimmy Carter en las elecciones de 1980 con un amplio apoyo de evangélicos blancos.

Así surgió la unión política entre republicanos y evangélicos, que hasta hoy mantienen al tope de sus aspiraciones anular Roe vs. Wade y colocar jueces conservadores en la Corte Suprema.

Los evangélicos blancos han sido un bloque electoral más conservador y numeroso que los evangélicos afroestadounidenses, que priorizan la “justicia racial” y por lo tanto tienden a apoyar mayoritariamente a los demócratas, explica Fea.

Y apunta que, a diferencia de los protestantes no evangélicos o católicos, los evangélicos blancos “están mucho más unificados, forman un bloque de votantes”.

“En cierto sentido, quieren que se realicen sus aspiraciones políticas, por lo que el fin justifica los medios”, dice. “Pero desde fines de los años ’70 y ’80 los evangélicos blancos también han sido tentados por el poder político: les gusta estar en el Despacho Oval” de la Casa Blanca.

Manifestantes a favor y en contra del aborto protestan frente a la Corte Suprema de Estados Unidos.

Getty Images
La batalla contra del aborto ha sido prioridad constante de los evangélicos en EU por décadas.

Greg Smith, director asociado del Centro Pew de Investigación, señala que el vínculo de ese sector religioso con el Partido Republicano perdura hasta el presente.

“Hemos visto durante mucho tiempo que los protestantes evangélicos blancos están entre los votantes republicanos más consistentes de EU y entre los partidarios más fuertes, leales y consistentes de Donald Trump”, dice Smith a BBC Mundo.

“Salvar a EU”

El peso electoral de los evangélicos blancos en EU hoy es bastante mayor que su decreciente presencia demográfica.

En 2016 eran 17% del total de la población, seis puntos menos que una década antes, según el Instituto de Investigación de Religión Pública en Washington.

Se estima que en los últimos cuatro años la proporción de evangélicos blancos en EU cayó otros dos puntos, hasta 15% de la población.

Votantes en una escuela de primaria en el condado de Chesterfield, Virginia

Getty Images
Los evangélicos blancos sumaron un cuarto de los votantes de EU en 2016, aunque sólo eran 17% de la población.

Sin embargo, en las últimas elecciones fueron el 26% del total de votantes.

Sarah Posner, autora del reciente libro “Profano: por qué los evangélicos blancos oran en el altar de Donald Trump”, señala que el movimiento no sólo se apoya en líderes de iglesias sino también en medios propios de TV y redes sociales.

“La derecha religiosa tiene una operación muy sólida y bien organizada para incentivar el voto, por lo que son muy importantes para que el Partido Republicano gane elecciones”, dice Posner a BBC Mundo.

La unión de evangélicos y Trump suele verse como una extrañeza de la política de EU: religiosos que predican sobre moral aliados a un hombre acusado de infidelidades matrimoniales, casado tres veces, que se ha expresado de forma obscena sobre las mujeres y agresiva sobre los inmigrantes.

Pero Trump recibió en 2016 un apoyo de los evangélicos blancos aún mayor que sus antecesores republicanos.

Joe Biden en un evento de la campaña en marzo.

Getty Images
Biden fue vicepresidente de Estados Unidos durante el gobierno de Barack Obama.

Y, si bien la aprobación de los evangélicos blancos a Trump cayó algunos puntos en medio de la crisis de coronavirus y las protestas por injusticia racial, cerca de ocho de cada 10 votantes de ese grupo aún se inclinan a votar por él, según encuestas.

El bajo nivel de apoyo de los blancos evangélicos al candidato demócrata Joe Biden contrasta con el amplio respaldo que recibe entre los protestantes negros (cercano a 90% en un reciente sondeo de Pew) y el hecho de que es favorito en las encuestas de votantes en general.

El respaldo de los evangélicos blancos a Trump es atribuido a la ansiedad que sienten ante los cambios raciales y culturales que EE.UU. tuvo en las últimas décadas.

“Trump representa al hombre fuerte que creen que necesitan para salvar a EU del liberalismo“, indica Posner. “Lo ven no necesariamente como un cristiano como ellos, sino como un líder improbable que Dios ha ungido para salvar a EU.”.

Prueba de fuerza

Trump tiene un vicepresidente evangélico como Mike Pence y varios miembros de su gabinete pertenecen a ese movimiento religioso o cultivan lazos con el mismo.

En esta campaña, Trump ha buscado asegurarse de que los evangélicos vuelvan a sufragar por él.

Por ejemplo, ha repetido que ya colocó dos jueces para la Corte Suprema y el mes pasado nominó a otra que, si es confirmada por el Senado, puede dar a los conservadores una mayoría firme en el máximo tribunal.

Donald Trump

Reuters
Trump ha buscado asegurarse el voto evangélico en noviembre de distintas formas, algunas de ellas polémicas.

Trump también acusó a Biden de estar “contra Dios” y “contra la Biblia”, aunque el exvicepresidente es un católico practicante y ha recibido el reciente respaldo de algunos líderes evangélicos blancos.

Además, Trump causó polémicas que le valieron críticas de figuras religiosas, por ejemplo al posar para las cámaras con la Biblia en la mano ante una iglesia, para lo cual fue dispersada a la fuerza una protesta pacífica en la zona.

Su campaña también apuesta a atraer votantes evangélicos negros y latinos, que tienen posturas conservadoras en temas como el aborto pero son más abiertos a la inmigración y las políticas sociales, lo cual puede inclinarlos por Biden.

Así, la elección será una nueva prueba de fuerza para los evangélicos de EU y su peculiar alianza con el presidente.

“La participación electoral entre los evangélicos blancos será muy importante para Trump: necesita que salgan en grandes cantidades. Si no”, advierte Posner, “será mucho más difícil para él ganar”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=bW1ibaFkARg

https://www.youtube.com/watch?v=82qlWHpSRaw&t=1s

https://www.youtube.com/watch?v=4hw6wlscdUk

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.