Playboy cierra sus desnudos con Pamela Anderson, quien más veces posó para la revista
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Tomada del Facebook de Playboy.

Playboy cierra sus desnudos con Pamela Anderson, quien más veces posó para la revista

Pamela Anderson, quien ha posado en 13 ocasiones para Playboy, aparece en la portada de la edición enero-febrero de 2016 de la revista, que sale a la venta el próximo 11 de diciembre.
Tomada del Facebook de Playboy.
Por BBC Mundo
4 de diciembre, 2015
Comparte
Esta es la portada de la edición enero-febrero de 2016 de Playboy. // Foto: Tomada del Facebook de Playboy.

Esta es la portada de la edición enero-febrero de 2016 de Playboy. // Foto: Tomada del Facebook de Playboy.

La mujer que más veces se desnudó para Playboy será la última en hacerlo: Pamela Anderson.

En octubre la revista anunció que dejaría de publicar desnudos completos, por considerarlo algo “desfasado”.

Y para terminar con esa tradición de 60 años, la publicación ha escogido a la actriz que se hizo conocida por su papel de socorrista en la serie de los 90 “Baywach”.

No podía ser de otra manera.

Ninguna otra modelo, actriz o cantante se ha quitado tantas veces la ropa para la revista como Anderson.

Su primera portada en Playboy fue la de la edición de octubre de 1989.

Y desde entonces ha repetido la experiencia en otras 12 ocasiones.

La de la edición de enero-febrero de 2016 será su última foto sin ropa en Playboy.

Ella, “nadie más”

“Recibí una llamada del abogado de Hugh Hefner (el fundador de la revista)”, contó Anderson al programa Entertainment Tonight, de la compañía estadounidense CBS.

“Me dijo: ‘No queremos a nadie más. No puede ser otra. ¿Saldrías en la última portada (con desnudos) de Playboy?'”.

Ella aceptó, tras pedirles permiso a sus hijos, de 17 y 19 años, según contó en la entrevista.

La nueva edición saldrá a la venta el 11 de diciembre, pero la portada ya está circulando en internet.

Consiste en un plano medio de Anderson, con maquillaje negro en los ojos, el pelo revuelto, y un collar que dice “Sex” (sexo).

La actriz mira insinuante a la cámara, mientras se muerde las uñas de la mano derecha y se cubre el pecho con los brazos.

“Me quité toda la ropa y salí corriendo colina abajo tan rápido como pude”, contó la actriz sobre el desarrollo de la sesión fotográfica.

Se llevó a cabo en los alrededores de la Mansión Playboy, el hogar del fundador de la revista, situada en Holmby Hills, Los Ángeles, California.

Las fiestas de esa casa son legendarias, y Anderson es asidua a ellas.

Así lo demuestran las numerosas imágenes de la actriz en compañía de Hefner publicadas por la prensa en las últimas dos décadas.

No más desnudos

La canadiense de 48 años es también activista en defensa de los animales y autora de libros sobre el estilo de vida vegano.

Incluso escribió una carta al presidente ruso Vladimir Putin para pedirle ayuda para frenar el tráfico de carne de ballena.

Pero aunque esa acción se hizo viral, lo que más se conoce de ella sigue siendo su voluptuoso cuerpo embutido en un ceñidísimo bañador rojo.

Así lucía su personaje, la socorrista C.J. Parker en “Baywatch”, una serie sobre los socorristas de una playa en California, EE.UU.

Ese papel le abrió la puerta a una serie de películas en la que intepretaba a personajes con igual cantidad de ropa.

Y su imagen semidesnuda se multiplicó en revistas y redes sociales.

Pero ahora, más allá de la edición de enero-febrero, nada de eso se podrá encontrar entre las páginas de Playboy.

La revista lanzó su primera edición en 1953, con una Marilyn Monroe al natural, y en octubre pasado anunció el fin de una era.

“El fácil acceso a la pornografía en internet ha hecho que esas imágenes eróticas estén trasnochadas”, explicóel director ejecutivo de la publicación, Scott Flanders.

“Estás a un clic de cualquier acto sexual imaginable. Así que, a estas alturas, está muy pasado de moda”.

Esa es la principal razón también de que la circulación de Playboy haya caído de 5,6 millones de ejemplares en 1975 a los 800.000 de la actualidad.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Escocia se convierte en el primer país donde los productos para la menstruación son gratis

Esta semana, en Escocia se firmó una ley que garantiza el suministro sin costo de los tampones y las toallas sanitarias.
16 de agosto, 2022
Comparte

Escocia se convirtió este lunes en el primer país en el mundo en declarar el acceso gratuito a los productos para la menstruación como tampones y toallas sanitarias.

Con la firma de la nueva ley, que se hizo efectiva este lunes, la nación británica busca proteger el acceso sin costo a estos productos sanitarios.

La nueva legislación, conocida como “Ley de productos para la menstruación” señala que concejos públicos e instituciones educativas deben crear métodos para hacer disponible de forma gratuita estos productos.

Desde 2017, en el país se han invertido cerca de US$30 millones para proveer tampones y toallas sanitarias en sitios públicos.

Georgie Nicholson, quien dirige la organización británica Hey Girls, que busca que se den de forma gratuita estos productos en todo Reino Unido, le dijo a la BBC que la organización había realizado un estudio antes de la pandemia que indicaba que una de cada cuatro mujeres en Escocia se había enfrentado a la pobreza menstrual en algún momento.

“Hay una manera muy simple de describir la pobreza de la menstruación: vas al supermercado y tienes que elegir si puedes comprar una bolsa de pasta o una caja de tampones. Es así de básico”, dijo.

“Escuchamos de muchas madres que se quedan sin su protección para el período para poder alimentar a sus hijos y usan cosas como periódicos metidos en calcetines o pan… porque son más baratos que los tampones y las toallas sanitarias”.

Nicholson agregó que Escocia se convierta en el primer país del mundo en ofrecer productos gratuitos para la menstruación es un hito “realmente enorme”.

Por su parte, en América Latina el paso más lejano que se ha dado en este sentido tuvo lugar en Colombia, donde se les quitó el impuesto al consumo a los tampones y toallas sanitarias.

Tampones.

Getty Images
En América Latina en muchos países gravan con un impuesto a estos productos.

“Que alguien me los comprara”

Shauna Gauntlett ha sufrido de la llamada “pobreza de la menstruación” después del nacimiento de su primer hijo.

Ella, quien vive en Escocia, le dijo a la BBC que comprar productos sanitarios se había convertido en una carga financiera tras sufrir distintas dolencias después de dar a luz.

“Nadie te dice exactamente lo que pasa después del parto, qué es normal, qué esperar”, señala.

“Necesité que alguien me comprara esos productos por mí, porque yo no podía pagarlo, ni podía ir a comprarlos. Tenía algunos puntos por la cesárea, pero después me tuvieron que operar y entre ambas intervenciones tuve que conseguirlo de alguna manera”, explica.

La parlamentaria Monica Lennon fue la persona encargada de hacer la proposición de ley.

“Este es otro gran hito para los activistas por la dignidad de la menstruación y los movimientos de base que muestra la diferencia que pueden marcar las decisiones políticas y audaces”, anotó Lennon.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=s1V3xOL23Zg

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.