Reducir el consumo de carne, una de las claves en la lucha contra el cambio climático
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Cuartoscuro

Reducir el consumo de carne, una de las claves en la lucha contra el cambio climático

Las emisiones contaminantes de la ganadería son equivalentes a las emitidas por todos los autos del mundo; pues contribuye con 15% de los gases de efecto invernadero.
Foto: Cuartoscuro
Por Tania L. Montalvo
12 de diciembre, 2015
Comparte
Las emisiones anuales del sector ganadero son equivalentes a las emisiones por quema de combustible fósiles de todos los autos que actualmente circulan en el mundo. //Foto: Cuartoscuro

Las emisiones anuales del sector ganadero son equivalentes a las emisiones por quema de combustible fósiles de todos los autos que actualmente circulan en el mundo. //Foto: Cuartoscuro

Si la comunidad internacional quiere acabar con el cambio climático, una de las  cosas que debe hacer es… reducir el consumo de carne, advirtieron en París, Francia, científicos y centros de estudio.

Las emisiones anuales del sector ganadero —incluyendo ganado vacuno y ovino; pollos y cerdos— son equivalentes a las emisiones por quema de combustible fósiles de todos los autos que actualmente circulan en el mundo.

Tanto ganado como vehículos en movimiento equivalen, cada uno, a 15% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero, según los cálculos del centro de estudios de políticas públicas Chatham House, realizados con datos del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés).

El instituto urgió a los ministros reunidos en París, Francia con motivo de la vigésimo primera Conferencia de las Partes (COP 21) de la Convención Marco de las Naciones Unidas contra el Cambio Climático a incluir en el debate climático el tema de patrones de consumo de carne en el mundo, pues estudios apoyados también por la Universidad de Estocolmo muestran que seguir la dieta actual es incompatible con la meta de mantener la temperatura del planeta por debajo de los 2 grados centígrados.

“Si vamos a evitar el peligroso cambio climático, las emisiones globales de cada año deben disminuir rápidamente desde los niveles actuales de 49 giga toneladas de dióxido de carbono a 23 para el año 2050. Si nuestro consumo de carne continúa como hasta ahora y mantiene los niveles actuales de crecimiento, ese sector por sí mismo implicará 20 de las 23 giga toneladas de dióxido de carbono que podremos emitir por año. Sólo quedarán 3 para el resto de las actividades de la economía global”, explicó Antony Froggatt, investigador del departamento de Energía y Medioambiente de Chatham House.

Altas cantidades de metano, óxido nitroso y dióxido de carbono se emiten a lo largo de toda la cadena de valor vinculada al consumo de carne: desde la producción de cultivos y la preparación de tierras para satisfacer la creciente demanda de alimento para los animales; hasta la calefacción y refrigeración que se usa en las áreas para procesamiento del producto.

Pero también por lo emitido en los procesos digestivos de los animales, el estiércol y por el transporte para llevar el producto final al consumidor.

Las emisiones vinculadas a vacas, ovejas y cabras son más altas que las de pollos o cerdos; pero en general, los gases de efecto invernadero generados “son considerablemente más altos” que los asociados a los de una dieta basada en frutas, vegetales, tubérculos, granos y legumbres.

Por la producción de carne de res se emite, en promedio, hasta ocho veces más gases que por la de pollo y siete veces más que las legumbres y frutas.

“Tenemos que empezar a pensar en qué le estamos haciendo al planeta con nuestros hábitos de consumo. No sólo hay que hacerlo por una cuestión de salud también para reducir el impacto ambiental y proteger nuestros ecosistemas”, dijo Johan Rockström, profesor de Ciencia Ambiental de la Universidad de Estocolmo.

El excesivo consumo de carne y el daño al planeta también está vinculado al uso de suelo, pues dos tercios de las tierras agrícolas del mundo se utilizan para cultivos destinados a alimentar al ganado, marginando la producción de cultivos para consumo humano.

Aunque los científicos no sugieren que el planeta entero está obligado a tener una dieta cien por ciento vegetariana para evitar el cambio climático, sí insisten en que debe crearse una regulación sobre la producción y consumo de animales.

“El sobreconsumo global traerá altos costos para la sociedad y el ambiente. El mercado está fallando y sin intervención gubernamental la población no reducirá su consumo. Tampoco existen suficientes incentivos para las empresas para reducir la oferta”.

Una encuesta que Chatham House aplicó en Brasil, China, Estados Unidos y el Reino Unido sobre el consumo de carne y sus vínculo con el cambio climático mostró que la gente “generalmente” no tiene idea de que la producción de alimentos de origen animal implica altos niveles de emisiones contaminantes.

Entre la comunidad internacional no ha trascendido el tema, denunció el centro de estudios, por lo que pidió que tras la COP 21 de París, se incluya en la agenda de la Convención Marco de las Naciones Unidas contra el Cambio Climático como una de las claves para frenar el calentamiento global.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

'El accidente': el extraño objeto descubierto en nuestra galaxia que desconcierta a los astrónomos y astrofísicos

Los científicos han descubierto una nueva enana marrón más antigua y más rápida, cuya composición química la hace muy diferente a las demás.
3 de septiembre, 2021
Comparte

No son del todo estrellas ni del todo planetas, sino algo entremedio, y podría haber más de las que se pensaba en nuestra galaxia.

Así lo asegura un nuevo estudio publicado por la revista científica The Astrophysical Journal, que se enfoca en una nueva y “enigmática” enana marrón a la que han apodado “El Accidente”, debido a que se descubrió por pura casualidad.

Las enanas marrones son objetos demasiado pequeños para ser estrellas y demasiado grandes para ser considerados planetas. A veces se les llama “estrellas fallidas“.

“Este objeto desafió todas nuestras expectativas”, asegura Davy Kirkpatrick, coautor del estudio y astrofísico del Instituto de Tecnología de California (Caltech).

El estudio señala que El Accidente podría tener entre 10.000 millones y 13.000 millones de años, lo que la convierte en al menos dos veces más antigua que otras enanas marrones que se han descubierto anteriormente.

Esto sugiere que se formó cuando nuestra galaxia era mucho más joven y tenía una composición química diferente.

“Si ese es el caso, es probable que haya muchas más de estas enanas marrones antiguas al acecho en nuestro vecindario galáctico”, agrega Kirkpatrick.

Una enana marrón diferente

El Accidente, conocido formalmente como WISEA J153429.75-104303.3, fue descubierto por el científico Dan Caselden por pura suerte, pues no se parece mucho a ninguna otra enana marrón encontrada en la galaxia hasta la fecha, según un comunicado de la Nasa.

A medida que las enanas marrones envejecen, se enfrían y su brillo cambia en diferentes longitudes de onda, de manera similar a la forma en que los metales calientes cambian de color cuando se enfrían.

Esta ilustración muestra una enana marrón oscura y fría en el espacio.

IPAC / Caltech
Esta ilustración muestra una enana marrón oscura y fría en el espacio.

El objeto desconcertó a los científicos porque su brillo no es el típico que se ha observado en otras enanas marrones envejecidas.

Irradia una luz débil en algunas longitudes de onda clave, lo que sugiere que son muy frías, pero al mismo tiempo muestra más brillo en otras partes, lo que indica que esas áreas son más cálidas.

“No es una sorpresa encontrar una enana marrón tan vieja, pero es una sorpresa encontrar una en nuestro patio trasero”, señala Federico Marocco, colega de Davy Kirkpatrick en el Caltech y coautor del estudio.

“Esperábamos que existieran enanas marrones de esta edad, y también esperábamos que fueran increíblemente raras”, prosigue el astrofísico, quien se ha encargado de dirigir las observaciones utilizando los telescopios Keck y Hubble.

800.000 km/h más rápida

Utilizando telescopios terrestres en el Observatorio WM Keck en Hawái, los investigadores intentaron observar El Accidente con radiaciones infrarrojas adicionales.

Pero la enana marrón se veía tan débil que era indetectable, lo que confirma que es muy fría y, por lo tanto, muy vieja.

Los investigadores estiman la velocidad en la que gira es otra prueba de que ha ocupado la galaxia durante mucho tiempo, pues ha arrastrado objetos masivos que hacen que acelere son su gravedad.

El Accidente se encuentra a unos 50 años luz de la Tierra y gira a aproximadamente 800.000 km/h más rápido que todas las demás enanas marrones descubiertas a una distancia similar de nuestro planeta, de acuerdo al estudio.

Otra característica de El Accidente, destaca el estudio, es que contiene niveles bajos de metano, en comparación con la mayoría de las otras enanas marrones encontradas, lo que le da aún más fuerza al argumento de que se formó hace más de 10.000 millones de años, cuando la galaxia estaba compuesta casi en su totalidad por hidrógeno y helio, y carecía del carbono necesario para crear metano.

“La posibilidad de encontrar una tan cerca del Sistema Solar podría tratarse de una coincidencia afortunada o quiere decir que son más comunes de lo que pensamos”, concluye Marocco.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=cdbFdxwEY3k

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.