Vivir con el narco: El municipio de Puebla sin médicos; el narco acaba con el derecho a la salud
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Animal Político

Vivir con el narco: El municipio de Puebla sin médicos; el narco acaba con el derecho a la salud

Esta entrega del especial Aprender a Vivir con El Narco presenta los efectos del crimen organizado en Puebla. Si las clínicas están vacías no es solamente porque faltan doctores sino porque se niegan a vivir en zonas dominadas por el crimen organizado. La delincuencia organizada nos ha quitado hasta el derecho de una atención médica digna.
Foto: Animal Político
Por Ixchel Cisneros Soltero
4 de diciembre, 2015
Comparte
// Foto: Animal Político.

// Foto: Animal Político.

Los habitantes de Guadalupe Victoria, en el sureste de Puebla, desalojaron y cerraron su principal centro de salud en julio de 2013, porque cualquier operación era imposible. El cirujano atendía de lunes a viernes y el anestesiólogo únicamente de sábado a domingo. No había procedimiento que pudiera realizarse cuando sólo un especialista estaba presente.

La población se levantó y casi linchan a los médicos porque las cirugías eran diferidas a otros municipios, cuenta el doctor Víctor Juárez Domínguez. Él tuvo en sus manos —desde su cargo como delegado sindical— la reubicación de los doctores agredidos. La razón obvia del cierre fue que no había médicos suficientes, pero la causa real de la ausencia fue la inseguridad. Los Zetas son el grupo del crimen organizado que domina esta zona cercana a Veracruz. El secuestro y el robo de combustible son la principal actividad de este grupo.

Por la presencia de los zetas, pocos profesionales de la salud aceptan trabajar en esa región. El temor no es infundado. Los médicos ya han sido blanco de la delincuencia.

Apenas el pasado agosto, el director del Hospital Comunitario de Guadalupe Victoria, Fernando Sarmina Pérez, fue atacado a balazos por resistirse a que un grupo de hombres le robara su camioneta. Un mes antes, en julio, el subdirector nocturno del Hospital Regional de Teziutlán, Isidro Baltazar de la Merced, fue asesinado con un tiro en la cabeza.

El doctor Juárez dice que entre 10 y 15% de los pasantes han sufrido problemas de inseguridad en el estado y no aceptan ir a plazas que tienen antecedentes de violencia.

“Las medidas de seguridad que tienen en los centros de salud no son las necesarias, no tienen cerrojos de seguridad metálicos, son chapas fácilmente violables de tal forma que, muchas veces el pasante se tienen que llevar a un familiar para que pueda cuidarlos”, dice el exdelegado del sindicato de trabajadores del sector salud.

Además, para llegar a estos lugares es necesario pasar por la carretera federal Orizaba–Tehuacán, una vía oscura de ida y vuelta, llena de baches y topes, conocida por los habitantes como el “basurero de cadáveres”. Un camino por el que el crimen arroja a los conductores llantas de tráiler para obligarles a orillarse, robarles el automóvil y en ocasiones secuestrarlos.

Según el informe Drug Violence in Mexico, de la organización Justice In Mexico de la Universidad de San Diego, en 2014 asesinaron en Puebla a 88 personas relacionadas con el crimen organizado, una más que en 2013. A pesar de que en ese estado este tipo de violencia no se compara con Chihuahua o Guerrero donde contabilizaron a más de mil, aquí, los incidentes están focalizado en la zona oriente.

En la comunidad de Cañada Morelos, el 26 de noviembre de 2014, el gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, inauguró un Centro de Salud con Servicios Ampliados (Cessa) que ofrecería los servicios de consulta externa, medicina preventiva, medicina general, laboratorio, rayos X y ultrasonido.

Ese día, el Cessa estaba lleno de médicos y enfermeras; hoy, no hay suficientes doctores que brinden el servicio a los 18 mil 954 habitantes de los cuales el 85.6% vive en pobreza —información del Censo de 2010—.

Aquí puedes seguir leyendo este especial y contarnos cómo aprendiste tú a vivir con el narco.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Por qué se retiró el agua del océano de la bahía de Tampa antes de la llegada del huracán Ian

El fenómeno es llamado "marejada ciclónica a la inversa" y la explicación está en los vientos de los ciclones tropicales.
29 de septiembre, 2022
Comparte

El poderoso huracán Ian no solo trajo vientos y fuertes lluvias, sino que también causó un curioso fenómeno en las costas del oeste Florida conocido como marejada ciclónica inversa.

Esta hizo que en la mañana de este miércoles el agua del océano desapareciera de la Bahía de Tampa y de otras zonas, justo antes de que el ciclón categoría 4 tocara tierra con vientos sostenidos de 240 km/h.

Las imágenes en redes sociales mostraban la arena húmeda de la bahía que quedó una vez el agua “desapareció”. Varios transeúntes se aventuraron a acercarse y caminar sobre las algas que quedaron a la intemperie.

El Servicio Nacional de Meteorología de EE.UU. compartió una imagen de lo ocurrido, lanzando una advertencia. “Nota importante: el agua volverá. No intente caminar allí ni en ningún otro lugar en que el agua haya retrocedido”.

Más tarde el agua no solo regresaría, sino que lo haría con mareas “catastróficas”, como había advertido el Centro Nacional de Huracanes (NHC, por sus siglas en inglés).

La última vez que se registró una marejada ciclónica inversa en Tampa fue en 2017, durante el paso del huracán Irma, que llegó a EE.UU. también con categoría 4.

Para comprender por qué sucede, debemos prestar atención a diversos factores, como la estructura del huracán y sus vientos.

La dirección del viento

Los vientos de los ciclones tropicales, cuando se forman al norte del Ecuador, circulan al revés de las manecillas del reloj, es decir, de derecha a izquierda.

La costa occidental de Florida se ubica en dirección contraria a la rotación del ciclón. Por eso, en las zonas que quedan al norte del huracán, este hace que el agua se retire hacia al océano por la fuerza de los vientos.

Por el contrario, en las zonas que quedan al sur, los vientos del ciclón hacen que el agua del océano entre en forma de marejada.

Según el meteorólogo José Álamo, del Servicio Nacional de Meteorología de EE.UU., cuando ocurre la marejada ciclónica a la inversa suele haber una “marea baja” antes de la llegada del ciclón.

“Cuando el agua retrocede significa que el huracán viene de camino”, indicó.

una persona camina por la arena cuando retrocedió el mar por el huracán Ian

Getty Images

El regreso del mar

Sin embargo, el propio movimiento de los vientos del huracán lleva a que al desplazarse por una zona, ocurra un cambio de dirección: lo que iba en un sentido, al cambiar de posición el ciclón, regresa en el contrario.

Entonces, cuando la zona que estaba al norte del huracán pasa a encontrarse al sur, ocurre lo mismo, pero en sentido contrario. Es lo que llamamos surgencia o inundación costera de huracán.

También sucede que, cuando el huracán se aleja del lugar en el que las aguas se han retirado, estas pueden regresar lentamente, a medida que el sistema tropical abandona la zona.

niños caminan por la arena una vez retrocedió el mar por el huracán Ian

Getty Images

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=HvJX5pcxMzg&t=2s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.