Caso Narvarte: Dos de los detenidos se retractan, niegan haber estado en departamento

Los procesados dijeron que fueron torturados para aceptar que estuvieron en la escena del crimen, revela abogada de las víctimas. PGJDF sostiene que hay otros elementos como huellas, llamadas y un video que lo confirman.

Nadia Vera
Cuartoscuro
Personal del PGJDF, con resguardo de policías de la SSP-DF, retomaron los peritajes en el interior de departamento donde el 31 de julio asesinaron a cinco personas. //Foto: Cuartoscuro
En el interior de un departamento de la colonia Narvarte fueron asesinadas 5 personas el 31 de julio de 2015. //Foto: Cuartoscuro
Abraham Tranquilino y Daniel Pacheco, dos de los tres acusados de haber participado en el multihomicidio de la colonia Narvarte, se retractaron ante la juez de sus declaraciones ante el Ministerio Público, en las que confesaban haber estado en el departamento donde ocurrieron los asesinatos de cinco personas. El tercer detenido, Omar Martínez, desde un inicio negó que hubiera acudido al sitio.

Karla Michel Salas, abogada de dos de las víctimas, reveló que los involucrados pidieron una ampliación de su declaración en el juzgado, antes que se cerrara el periodo de presentación de pruebas el pasado 20 de enero, en donde argumentaron que presuntamente fueron torturados por la policía capitalina para confesar que estuvieron en el lugar de los hechos.

“Ellos están en su derecho de corregir o incluso retractarse como pasó en este caso. Abraham y Daniel negaron todas sus declaraciones anteriores y alegan que los torturaron. Rechazan haber estado en el departamento”, señaló la litigante.

Salas dijo que aunque los inculpados se hayan retractado, esto solo es un elemento a tomar en cuenta y que será valorado por la juez, pues el Ministerio Público presentó varias pruebas en contra de los detenidos. Se espera que la sentencia se dicte en las próximas semanas.

En una entrevista concedida a este medio en noviembre pasado, el subprocurador capitalino Edmundo Garrido, dijo que el caso no estaba sustentado únicamente en las declaraciones de los detenidos, sino en decenas de evidencias más como geolocalización de llamadas, videos de cámaras y huellas digitales.

Animal Político publicó este jueves 28 de enero, que la escena del crimen en el departamento fue contaminada por el comandante de la policía que intervino. En ese lugar es donde se encontró una huella que presuntamente corresponde a la de Daniel Pacheco. De los otros procesados no hubo correspondencia.

Pese  a eso, la abogada de las víctimas consideró probable que se dicte sentencia condenatoria contra los detenidos pues el juzgado donde se lleva el caso ha resuelto casi siempre a favor de la Procuraduría, pero advirtió que “la verdad” de lo que pasó, incluyendo el móvil del homicidio, sigue sin conocerse.

El crimen ocurrió el 31 de julio del año pasado en un departamento de la calle Luz Saviñon, en la colonia Narvarte. Las víctimas fueron la activista Nadia Vera, la estudiante de belleza Yesenia Quiroz, la modelo colombiana Mile Martin, la trabajadora doméstica Alejandra Negrete, y el foto periodista Rubén Espinosa. Todos fueron asesinados con un disparo  de arma de fuego en la cabeza, y algunos fueron torturados previamente.

¿Qué habían declarado?

Ninguno de los procesados aceptó ante la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) haber asesinado a las cinco víctimas, pero Daniel Pacheco y Abraham Tranquilino si reconocieron haber estado en el departamento aunque con varias diferencias. O por lo menos eso fue lo que quedó asentado en las declaraciones ministeriales.

Animal Político publicó integra la declaración de Daniel Pacheco el 20 de agosto del año pasado. En ella no reconoció que hubieran robado algo – como se había filtrado previamente en la prensa – sino que acudieron por invitación de Mile Virginia, quien conocía a Abraham Tranquilino.

Según Pacheco, en ningún momento hubo violencia en contra las víctimas y agregó por el contrario, que el sostuvo relaciones sexuales con una de las chicas que se encontraba en el lugar. Negó también que hubieran comprado drogas como se manejó, y reiteró que él se fue del sitio sin que hubiera incidentes.

Por su parte el ex policía Abraham Tranquilino dijo que acudió al departamento por invitación de sus dos amigos, y negó que hubiera planeado algún crimen. Señaló que sabía que Daniel y Omar pertenecían al grupo delictivo de Los Zetas – algo que nunca pudo probar la PGJDF – y que supuestamente le querían robar un paquete de droga a Mile Virginia.

En esa declaración, Abraham reconoció que ellos eran las personas que aparecían en un video grabado por una cámara de seguridad afuera del domicilio de la colonia Narvarte, aunque negó, como había asegurado Pacheco, que el automóvil en el que se retiraron de la zona fuera de su propiedad.

Pese a las contradicciones y a que negaron ser autores del crimen, la Procuraduría sostuvo que las declaraciones de las personas detenidas los ubicaban en tiempo y lugar en la escena del crimen y por ello, las consideró como una de las piezas centrales en el pliego de consignación que remitió al juez por los delitos de cuádruple feminicidio y homicidio, además de robo.

No obstante, previo al cierre del periodo de pruebas el pasado 20 de enero, Pacheco y Tranquilino solicitaron ampliar su declaración  ante la juez Hermelinda Silva para desconocer todos los testimonios que dieron antes y argumentar que declararon bajo presuntas condiciones de tortura.

Las otras pruebas

De acuerdo con la PGJDF, las declaraciones son un elemento de varios que contiene  la acusación enviada al Juzgado 25 Penal. En la entrevista concedida a este medio en noviembre pasado, el subprocurador capitalino Edmundo Garrido dijo que aun con los testimonios contradictorios el caso era sólido.

“Ellos (los detenidos) se hubieran podido reservar (no declarar nada) y de todos modos los hubiéramos consignado y hubiéramos obtenido el auto de formal prisión y la sujeción a proceso pues es evidente que son los que entraron y que ellos son los que salieron del departamento” subrayó el subprocurador” dijo el funcionario capitalino.

Entre las pruebas que la Procuraduría destacó se encuentra el video en el que se aprecia a varios hombres salir del edificio de departamentos donde ocurrió el homicidio. La imagen no permitía distinguir con claridad las facciones de las personas sin embargo, la investigación sostiene que son ellos.

Además,  se encuentran los rastreos de las llamadas que según la PGJDF permiten ubicar a por lo menos dos de los sospechosos en la zona de la ciudad donde se encuentra el departamento que rentaban dos de las víctimas.

A esto se suman las huellas obtenidas dentro del inmueble, aunque solamente una de ellas corresponde a uno de los procesados: Daniel Pacheco. Las otras son de las víctimas y de tres personas más que no han sido identificadas. Animal Político publicó que la escena del crimen no fue preservada adecuadamente.

Esperan condena, pero falta verdad

La abogada Karla Michel Salas previó que será a más tardar en abril cuando se conocería la sentencia que dictará la juez Hermelinda Silva. Esto luego de que terminó el “periodo de instrucción” como se le conoce a la fase del juicio en la que se aportan las pruebas tanto de la defesa como del Ministerios Público.

Con el conocimiento que tiene del caso al ser representantes legales de las víctimas, Salas estimó que aun pee a las dudas en torno a varios elementos como el delas declaraciones o el de peritajes que no se hicieron, es muy probable que la sentencia sea condenatoria.

“La juez que está al frente del caso es conocida por tener este tipo de procesos mediáticos como el el del Bar Heaven, y generalmente han sido sentencias condenatorias. Sin embargo, el tema de nosotros siempre ha sido más allá de la sanción. Las víctimas tienen derecho a conocer la verdad, a que se les repare el daño y se haga justicia” dijo.

La abogada recordó que hasta ahora se desconoce el móvil del multihomicidio además de otros cabos sueltos que siguen vigentes.

“Las víctimas siguen sin conocer la verdad de los hechos, La sociedad no sabe a casi seis meses que pasó aquel 31 de julio, no se ha indagado la participación de otras personas aunque existen indicios. Y además hubo una campaña de las autoridades para denigrar y desprestigiar a las víctimas” dijo la litigante.

Cabe recordar que los abogados de las víctimas habían solicitado a al PGJDF la realización de varios diligencias, entre ellas una reconstrucción plena de los hechos para esclarecer, por ejemplo, como se pudieron haber efectuado los disparos sin silenciadores pese a que ser aun edificio habitacional. Se hizo la petición formal a la Fiscalía de Homicidios pero esta lo rechazó.

Close
Comentarios