La española que pide a México que encuentre a su tío abuelo víctima del franquismo
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Amnistía Internacional

La española que pide a México que encuentre a su tío abuelo víctima del franquismo

Anaïs Huerta denunció ante la PGR la desaparición forzada de su tío en España durante la Guerra Civil, hace 80 años. Activistas dicen que si México atrae el caso, puede abrir un precedente en la investigación de miles de desapariciones forzadas en el país.
Amnistía Internacional
Por Manu Ureste
27 de enero, 2016
Comparte
Anahïs Huerta es cineasta y lleva residiendo 10 años en México. Pide a las autoridades mexicanas que investiguen la desaparición forzada de su tío abuelo durante la Guerra Civil Española. //Foto: Amnistía Internacional

Anaïs Huerta es cineasta y lleva residiendo 10 años en México. Pide a las autoridades mexicanas que investiguen la desaparición forzada de su tío abuelo durante la Guerra Civil Española. //Foto: Amnistía Internacional

Anaïs Huerta conoce pocos detalles de la vida de su tío abuelo Félix Llorente Gutiérrez.

Sólo sabe, por lo que alguna vez le escuchó decir a su abuela, que Félix “era un hombre agradable y muy cariñoso”. Que a sus 27 años tuvo una esposa y un hijo a los que también se les perdió la pista. Y que desapareció hace 80 años tras el estallido de la Guerra Civil Española, cuando las tropas fascistas en Medina del Campo, Valladolid, lo encarcelaron un 15 de agosto de 1936 por su ideología de izquierda y su militancia en el sindicato ferrocarrilero.

Desde entonces, el silencio.

Un silencio impertérrito que se ha prolongado durante ocho décadas. Primero, durante el régimen del general Francisco Franco, quien perpetuó una férrea dictadura durante 39 años. Y luego, con la llegada de la transición y con la democracia actual, en la que las autoridades españolas no han abierto ni una investigación sobre las 114 mil 266 desapariciones forzadas que, según denunciaron familiares ante una Corte en 2006, tuvieron lugar en España entre el 17 de julio de 1936 y diciembre de 1951.

El caso argentino que “puede ayudar a miles de víctimas” en México

Por eso, impulsada por un precedente en Argentina -una jueza de ese país acaba de conseguir que la justicia española ordene exhumar el cadáver de una víctima del franquismo para entregárselo a su hija de 90 años-, Anaïs explica que acudió a la justicia mexicana para que la ayuden a hacer lo que en España no quieren ni oír hablar por temor a reabrir viejas heridas: que se investigue qué suerte corrió Félix aquel 15 de agosto y que el crimen no prescriba, que se determinen responsabilidades, y que encuentren sus restos para que la familia pueda estar en paz.

“México fue un país que nunca apoyó al franquismo y que además recibió a más de 27 mil exiliados después de la Guerra Civil –recuerda Anaïs, cineasta residente en México desde hace 10 años-. Por eso tengo esperanza en que la justicia mexicana investigue este caso, porque si lo hace, además puede abrir otro precedente para investigar los casos de desapariciones forzadas que son un problema enorme en México”.

Acompañada por Amnistía Internacional (AI), la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH) y la Federación Internacional de los Derechos Humanos (FIDH), la joven nacida en Canadá pero de padre y familia española interpuso ayer martes 26 de enero una denuncia en la PGR “contra quien o quienes resulten responsables” en España por la desaparición de Félix -aquí puedes leer el comunicado íntegro de AI-.

Y para acompañar la querella, Anaïs subraya que puso a disposición de la fiscalía mexicana “todas las pruebas” que consiguió durante cinco años de investigación que ella misma y su padre llevaron a cabo.

Entre esas pruebas, por ejemplo, se adjuntó la ubicación exacta de una vieja bodega subterránea de vinos en Medina del Campo, donde Anaïs cree que yacen los restos de su tío abuelo, junto con los de al menos otras 200 víctimas.

“En esa bodega hay cientos de restos. Eso algo que sabe todo el pueblo desde hace años. De hecho, el actual dueño nos dijo que de adolescente entró a la bodega y vio montones de calaveras”, cuenta la cineasta, quien tras el hallazgo acudió a un reputado perito forense para intentar hallar en ese rompecabezas a su pariente. Pero no lo logró, debido a la falta de colaboración de las autoridades que no les dieron acceso a los archivos de la guerra civil, por lo que la búsqueda “se quedó estancada” en ese punto.

“Lo que buscamos con esta denuncia es que el estado español, y no las asociaciones civiles ni las familias, sea el que investigue qué sucedió con mi familiar, que nos den acceso a los archivos, y que nos permitan exhumar los restos. Pero, por ahora, en España no se puede hacer nada. Las puertas están absolutamente cerradas. Por eso acudí a Amnistía Internacional y a México, para presionar desde afuera”, dice Anaïs en una entrevista con Animal Político.

Con 22 mil desapariciones, ¿México indagará este caso?

Cuando se le pregunta a Perseo Quiroz, director de la oficina de Amnistía Internacional México, si es buena idea pedir a la PGR que investigue un caso de desaparición forzada en España de hace 80 años, máxime teniendo en cuenta que en México se calcula que hay más de 22 mil personas desaparecidas, éste asiente con la cabeza para, a continuación, contestar que la ley los ampara.

“Es cierto que aquí hay una grave crisis de derechos humanos, y así lo hemos expuesto en numerosos informes -apunta Quiroz-. Pero, por otra parte, se da la paradoja de que México es uno de los países con un marco legislativo para la defensa de los derechos humanos más avanzados del mundo”.

“La legislación mexicana establece que cuando un crimen se comete en el extranjero pero continúa teniendo efectos en México, las autoridades de este país son competentes para investigar el delito. Y aunque la desaparición forzada fue en España, puesto que Anaïs lleva 10 años en México como residente, esta desaparición continúa generando efectos”, argumenta el activista. “Por eso es crucial que las autoridades mexicanas garanticen, en colaboración con la justicia española, la realización de todas las diligencias de prueba necesarias para el esclarecimiento de este caso, y a su vez, el derecho a la verdad, la justicia y la reparación de Anaïs”.

Asimismo, Quiroz opina que México está ante una oportunidad para demostrar que busca combatir el problema de la desaparición forzada, especialmente tras el caso de los 43 normalistas de Ayotzinapa, el cual cumplió ayer 16 meses sin que se haya esclarecido.

“La reputación de México a nivel internacional está abollada. Y si de verdad el Estado quiere empezar a dar señales de que busca recomponer la situación, debe empezar a tomar decisiones tanto en el interior como en el exterior. Y este caso de Félix sería una buena oportunidad para demostrar esa congruencia”, recalca el responsable de Amnistía, quien, no obstante, advierte que acudirán “a instancias internacionales de justicia” si la fiscalía rechaza o ignora la denuncia.

“Estamos, en definitiva, ante un tema que puede beneficiar a España, pero también a miles de familias mexicanas que tienen víctimas de desaparición. Porque si se acepta investigar, estaríamos abriendo precedentes judiciales sobre desaparición que, hasta ahora, no se han dado en este país”, remata Quiroz la argumentación.

Por su parte, Anaïs Huerta hace hincapié en que cuando se trata de un crimen de lesa humanidad no debería importar la nacionalidad de la víctima para iniciar una investigación en cualquier parte del mundo, ni tampoco que hayan pasado 80 años.

“Hay quienes dicen que hay que pasar la página. Y claro, se puede cerrar el libro, pero siempre que se escriba primero qué fue lo que pasó, porque en España hay una generación de jóvenes que no saben lo que pasó –lamenta la cineasta, que concluye-. No saben que hay mucha gente que se está muriendo sin que antes puedan enterrar dignamente a su padre o abuelo”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Medio ambiente: ¿cuál es el veredicto de los científicos sobre lo acordado para frenar el cambio climático?

Científicos consultados por la BBC temen que los políticos no cumplan sus promesas. Y recuerdan que "ya estamos en un nivel peligroso de calentamiento global".
18 de noviembre, 2021
Comparte

Los científicos y los principales expertos sobre el clima expresaron preocupación por los resultados de la COP26, la cumbre sobre el cambio climático que tuvo lugar este mes en Glasgow.

Expertos consultados por la BBC elogiaron que los países hayan acordado reunirse nuevamente el próximo año para prometer recortes de emisiones más profundos.

También dieron la bienvenida a los acuerdos sobre bosques, innovación y las reducciones de las emisiones de metano provenientes de la extracción de combustibles fósiles y la ganadería.

Pero los científicos temen que los políticos no cumplan sus promesas. Y aseguran que la meta de contener el aumento de temperatura a 1,5 ° C por encima de los niveles preindustriales es poco ambiciosa.

Los expertos destacan que la temperatura del planeta aumentó hasta ahora 1,1 ° C en promedio, y solo ese incremento ya ha puesto al mundo en un estado de calentamiento peligroso, con temperaturas récord, incendios forestales, inundaciones y sequías.

El profesor David King, exasesor principal del gobierno británico en temas científicos, me dijo: “Por supuesto, el calentamiento global ya está en un nivel peligroso. Las temperaturas en el verano en las regiones polares fueron de 32 °C. Los bosques estaban en llamas”.

“Incluso si recortamos las emisiones por completo, todavía estaríamos en un lugar difícil debido a la cantidad de gases de efecto invernadero que ya hay en la atmósfera”.

Un mensaje similar es expresado por Piers Forster, autor principal del informe de agosto del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático de Naciones Unidas (IPCC, por sus siglas en inglés).

La gente ya está muriendo y las especies se están extinguiendo con las temperaturas actuales“, afirmó Forster. “Ya estaremos atrapados en un aumento del nivel del mar durante los próximos siglos”.

“1.5 °C se ha convertido en el talismán de lo más seguro que podemos esperar para este siglo. Pero cuanto más aprendemos, más nos damos cuenta de que no existe un límite seguro (para las emisiones)”, agregó Forster.

Planta emitiendo CO2

Getty Images
China e India presionaron para cambiar el compromiso de “eliminar gradualmente” las plantas a carbón por el de “reducir gradualmente”.

Los científicos que contactamos aprecian que la COP haya ofrecido algunas soluciones prácticas.

Es un alivio que, después de 22 COP anteriores, por fin se haga referencia a la necesidad de eliminar gradualmente los combustibles fósiles, aunque hay consternación de que India y China debilitaran el texto del compromiso sobre el carbón en el último minuto. Y hay temores generalizados de que los políticos no cumplan sus promesas.

La profesora Gail Whiteman, fundadora de Arctic Basecamp, un grupo de científicos expertos en el Ártico, dijo que la cumbre había producido “resultados mixtos”.

“Hay muchas promesas bastante buenas sobre la mesa, pero ¿habrá suficiente acción? No lo sé. Estoy preocupada”, señaló Whiteman.

Y el profesor Tim Lenton, del Instituto de Sistemas Globales de la Universidad de Exeter, en Inglaterra, afirmó: “En el lado positivo, la coalición de la sociedad civil, las empresas, las finanzas, las ONGs y otros en torno a la COP26 está comenzando a impulsar un progreso real”.

“Pero todavía nos dirigimos hacia más de 2 °C de calentamiento global, y esto corre el riesgo de desencadenar múltiples puntos de inflexión climáticos (puntos a partir de los cuales un sistema comienza a comportarse de una manera completamente diferente y sin retorno a las condiciones iniciales)”.

Todavía estamos en una crisis climática“, enfatizó Lenton.

“Todos necesitamos persuadir a nuestros líderes políticos para que se unan a nosotros en una gran transformación”, agregó.

“El proceso de política internacional avanza más lento que los cambios en el sistema climático”.

Frans Timmermans mostrando la foto de su nieto en la COP

Reuters
Frans Timmermans, vicepresidente de la Comisión Europea, mostró la foto de su nieto al hablar en la COP: “Si fallamos, él deberá pelear con otras personas por agua y comida. Esto es personal, no es un tema de política”.

Es esa brecha, entre la política, la acción y la ciencia, lo que alarma a los expertos en el clima.

Reino Unido, por ejemplo, es reconocido como un líder mundial en temas ambientales, y estableció un objetivo nacional de lograr el cero neto de emisiones para 2050.

Pero el gobierno británico ha fracasado sistemáticamente en alcanzar sus objetivos previos sobre el cambio climático. Y si bien es alabado por políticas como la eliminación gradual de los automóviles convencionales, no ha introducido cambios significativos para reducir las emisiones a nivel de los hogares, con mejores materiales aislantes y sistemas de calefacción más eficientes.

El gobierno británico quiere además aumentar el número de vuelos en contra de la recomendación de sus propios asesores, está permitiendo un nuevo campo de explotación de petróleo cerca de las Islas Shetland, en el Atlántico Norte, e impulsa el polémico proyecto HS2, que prevé la construcción de una línea ferroviaria de alta velocidad que unirá a Londres con varias ciudades a lo largo de más de 500 kms.

Para asombro de los científicos, el ministro de Economía Rishi Sunak no mencionó el cambio climático al anunciar un nuevo presupueto en vísperas de la COP26.

¿Demasiado poco y demasiado tarde?

El primer ministro británico Boris Johnson, mientras tanto, continúa insistiendo en que los recortes de emisiones se pueden lograr solo a través de innovaciones en tecnología, con poco o ningún cambio en el comportamiento de las personas.

Esto va en contra del propio Comité Asesor de Cambio Climático del gobierno británico, que insiste en que los objetivos de recorte de emisiones para 2030 no se pueden alcanzar sin una combinación de ambos factores.

John Kerry en la cumbre de cambio climático rodeado de otros miembros de su delegación

PA Media
John Kerry, en el centro de la foto, dijo que el aumento de temperatura podría contenerse en 1,8 °C.

Hay similares “enredos” a nivel de políticas en Estados Unidos. El presidente Joe Biden sigue intentando que sus medidas ambientales sean aprobadas por el Congreso.

Y su programa de infraestructura de un billón de dólares para carreteras, puentes, aeropuertos y puertos generará muchos millones de toneladas de gases de invernadero, ya que requerirá producir grandes cantidades de hormigón y acero. Las nuevas infraestructuras permitirán, además, más tráfico en el futuro.

Biden lideró el pacto para reducir las emisiones de metano en la COP26, pero no igualó la promesa de Johnson sobre los automóviles convencionales. Y los estadounidenses todavía siguen comprando enormes autos todoterreno.

El enviado de Estados Unidos para el clima, John Kerry, estima que si las naciones realmente concentran sus esfuerzos en lograrlo, el aumento de temperatura podría contenerse en 1,8 °C. Pero los científicos afirman que esa meta equivale a “demasiado poco, demasiado tarde”.

El profesor Richard Betts, del Centro Hadley del Servicio Meteorológico de Reino Unido, me dijo: “Aún podríamos evitar mayores impactos del cambio climático con mayor ambición“.

“Pero hasta que dejemos de acumular dióxido de carbono en la atmósfera seguiremos calentando el clima y causando riesgos e impactos cada vez más graves”.

Ed Hawkins, profesor de ciencia del clima en la Universidad de Reading, advirtió: “Hay una pendiente, en la que ya nos estamos deslizando. Cuanto antes dejemos de deslizarnos, a través de reducciones profundas, sostenidas e inmediatas de las emisiones de gases de efecto invernadero, menos graves serán las consecuencias “.

Manifestantes en Londres con un cartel que dice "mientras los políticos pretenden, nuestro hogar se está quemando".

Getty Images
Manifestantes durante la COP26. El cartel dice: “Mientras los políticos pretenden, nuestro hogar se está quemando”.

Un cuestionamiento aún más grande proviene de Julian Allwood, profesor de ingeniería y medio ambiente en la Universidad de Cambridge.

Allwood me dijo que las soluciones que se discutieron en Glasgow dependen de lograr cantidades poco realistas de electricidad limpia, mecanismos de captura de carbono y quema de biomasa.

“Si se comparan esas cantidades con lo que está disponible hoy, aún teniendo en cuenta cualquier tasa de crecimiento plausible, no hay posibilidad de llegar a esas magnitudes esperadas”.

“Por lo tanto, necesitamos un conjunto diferente de políticas, como por ejemplo disminuir a la mitad el consumo de electricidad. Debemos además reducir los vuelos, el transporte, la producción de cemento y el número de ganado rumiante porque no hay forma de lidiar con ellos”.

Es un mensaje poco agradable para los políticos que quieren estabilizar el clima introduciendo apenas retoques menores a la política de “todo sigue igual”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/user/bbcmundo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.