close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Los problemas del peso: ¿por qué México no puede contener la devaluación de su moneda?

En México los analistas financieros coinciden en que, por el momento, el precio del dólar no volverá a los niveles de otros años. ¿Qué hay detrás de la reciente devaluación del peso?
Cuartoscuro
Por Alberto Nájar de BBC Mundo
29 de enero, 2016
Comparte
El peso mexicano es una de las divisas más utilizadas para operaciones financieras en América Latina. // Foto: Cuartoscuro.

El peso mexicano es una de las divisas más utilizadas para operaciones financieras en América Latina. // Foto: Cuartoscuro.

El tema preocupa a muchos en México: desde hace varios meses el peso se devalúa casi todos los días frente al dólar estadunidense.

El valor de la moneda mexicana ha caído 16% respecto al que tenía el año pasado.

La cotización alcanzó el 21 de enero pasado los 19 pesos por dólar, el nivel más alto desde 1981 cuando el tipo de cambio fue de 24,5 pesos por cada billete estadunidense.

Actualmente el valor promedio es de 18 pesos por dólar.

Y, hasta ahora, las autoridades financieras no han logrado detener la depreciación de la moneda.

Incluso las reservas internacionales bajaron el año pasado más de US$16.000 millones.

El gobernador del Banco de México (banco central), Agustín Carstens, afirma que el peso se encuentra “subvaluado”, y que los mercados internacionales dan un trato “injusto” a la moneda.

Algunos especialistas creen que hay una sobre reacción de los mercados internacionales, y eso afecta la cotización del peso y otras monedas de economías emergentes.

Pero grupos empresariales de México advierten que, más allá de la especulación financiera, si el valor del dólar sigue aumentando la crisis interna puede agravarse en corto tiempo.

La Fed

¿Por qué no ha sido posible contener la depreciación del peso?

La respuesta no se encuentra sólo en México, le dice a BBC Mundo el especialista Jonathan Heath.

Durante varios años la Reserva Federal de Estados Unidos, también conocida como Fed, mantuvo bajas sus tasas promedio de interés como un intento de mantener el control de la economía interna.

Muchos inversionistas buscaron mercados más atractivos para su dinero, y México fue uno de los principales beneficiados.

En 2013 la Inversión Extranjera Directa (IED) en el país fue superior a US$35.000 millones, considerada una cifra histórica.

Y en 2015, aunque en menor flujo, mantuvo un crecimiento sostenido a lo largo del año.

La situación empezó a cambiar cuando la Fed envió señales de que modificaría su política monetaria.

Eso provocó que los capitales regresaran a terreno más seguro como el mercado estadunidense, una situación que también se presentó en otros países con economías emergentes.

“El dólar se ha apreciado contra todas las monedas del mundo”, señala el especialista.

“¿Por qué el gobierno mexicano no ha podido evitar la depreciación? Porque no lo ha podido evitar ninguno“.

“Alcancía”

En distintos momentos las autoridades financieras hablaron de “ataques” contra la moneda mexicana.

Uno de éstos, coinciden especialistas, es la excesiva precaución de quienes invierten en México ante el inestable escenario internacional.

Agustín Carstens, gobernador del Banco de México
Agustín Carstens, gobernador del Banco de México, dice que el peso está “subvaluado”.

Pero otro es la especulación financiera, afirma Raymundo Tenorio Aguilar, director de la carrera de economía del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), campus Santa Fe.

“El Banco de México se ha visto superado por la sobredemanda de dólares en el mercado. Así es el dinero, siempre busca la mayor tasa de ganancia“, explica.

“Lo que hacen los capitalistas es que especulan, amenazan con salir y entonces hay más sobredemanda por dólares y poderlos sacar” del país.

Es parte del funcionamiento de los mercados financieros internacionales.

Durante más de cinco años México fue “un gran receptor de flujos de inversión extranjera de portafolio como resultado de la política de expansión monetaria de la Fed”, recuerda Jonathan Heath.

El dinero se acumuló “en la gran alcancía que son las reservas internacionales”, completa Tenorio Aguilar.

Y ahora “esa llegada de capitales tiene que vaciarse y no hay problema, porque así como llegaron así se van a ir”.

Un elemento adicional: la mexicana es una de las divisas más utilizadas para operaciones financieras en América Latina, como coberturas de riesgo o contratos de compra a futuro, dice Heath.

Esta liquidez o facilidad de intercambio “la hace mucho más susceptible que otros países a la relación de oferta y demanda”.

Costumbres

Pero los detalles de economía global son una parte de la historia. La otra se relaciona con la apertura económica que el país inició en 1986.

Uno de los protagonistas en la salida de dólares, por ejemplo, son los bancos.

En México sólo una de estas instituciones, Banorte, tiene su sede principal en el país, pues en el resto la dirección –y accionistas principales– se ubica en el extranjero.

Desde 2014, cuando aparecieron las primeras señales del cambio de política monetaria de la Fed, los bancos empezaron a enviar dólares a sus sedes centrales.

Fue una manera de enfrentar el posible escenario internacional, coincidieron especialistas, pero que en México provocó una demanda inusual de la divisa.

El precio de la moneda estadunidense empezó a aumentar. Y eso provocó que muchos empezaran a comprar dólares, incluso como una forma de ahorro.

Una costumbre de hace varias décadas, cuando el gobierno controlaba el tipo de cambio y las devaluaciones se realizaban por decreto.

En esa época los rumores de una posible depreciación del peso provocaban compras de pánico de dólares.

Cotización peso dólar en México
Especialistas creen que el precio del dólar en México seguirá “caro”.

Todavía hay muchos mexicanos que reaccionan igual, pero su impacto en la demanda de la moneda estadunidense es menor comparado con la de otros sectores.

Y es que la economía mexicana es muy dependiente de la estadounidense, el primer socio comercial del país.

Hasta noviembre de 2015 las importaciones mexicanas desde Estados Unidos fueron de US32.500 millones.

Las mercancías se pagaron en dólares que, en su mayoría, se compraron en el mercado mexicano.

Ganadores y perdedores

En México los analistas financieros coinciden en que, por el momento, el precio del dólar no volverá a los niveles de otros años.

La cotización esperada para 2016 es de 17 pesos en promedio por cada billete estadunidense.

Algunos ya resienten el nuevo escenario. Es el caso de las empresas panificadoras, textiles o las armadoras automotrices que enfrentan un mayor precio en los insumos.

Pero también hay ganadores, como los negocios dedicados al turismo o quienes viven de las remesas enviadas desde Estados Unidos.

Para ellos un dólar más caro les representa obtener más pesos al momento de cambiarlos.

Aunque al final, como todos en México, también deberán pagar más por lo que compren con sus remesas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Viernes 13: ¿cómo se originó la superstición que considera esta fecha como un día de mala suerte?

¿De dónde viene la superstición que dio paso a la mitología del viernes 13 que culminó con las películas y las series de televisión en los 80?
13 de septiembre, 2019
Comparte
calendario

Getty Images
Aunque parezca poco frecuente, todo mes que comience en domingo, siempre tendrá en viernes 13.

Otra vez es viernes 13, y si eso nos preocupa, quizás podemos echar la culpa a un grupo de caballeros estadounidenses que eran enemigos de las supersticiones.

Desde tiempos inmemoriales muchos han temido los viernes y los días 13.

Pero, ¿por qué se juntaron ambos temores para generar una creencia con vida propia en el mundo angloparlante?

En Hispanoamérica y España, en cambio, la superstición se aplica a los martes 13.

En cuanto a los países de habla inglesa, las razones no parecen ser místicas.

“Desde el punto de vista astrológico, no hay necesidad de preocuparse por el viernes 13”, dice Robert Currey, de Equinox Astrology.

Las fechas y días de la semana solían estar estrechamente relacionados con los movimientos planetarios y las fases de la Luna en un sistema que se remonta a los babilonios, explica, pero ya no es el caso.

Sonia Ducie, una consultora de numerología que cree firmemente en la energía innata de los números, cree que 13 “tiene que ver con la transformación y el cambio“.

Viernes 13

Getty Images
Viernes 13, la película, tuvo su base en el mito.

Ducie considera al viernes el quinto día de la semana que se asocia con el movimiento.

“Uno puede ver cómo con esos dos números juntos podrían ser muy inquietos”, pero aclara: “Depende de nosotros. La energía es neutral”.

¿Por qué surgió esta superstición combinada?

En 1907, un libro llamado “Viernes, el XIII” fue publicado por un corredor de bolsa llamado Thomas Lawson. Fue la inspiración para la mitología del viernes 13 que culminó con las películas y las series de televisión en los 80.

El libro de Lawson es una fábula oscura de Wall Street cuyo personaje central genera bonanzas y caídas en el mercado para vengarse de sus enemigos, dejando a muchos en la miseria y la ruina.

Y se aprovecha de los temores que la fecha viernes 13 podía generar en los negociantes.

“Cada hombre en la bolsa y en Wall Street tiene su ojo puesto en él. En viernes 13 rompería el mejor mercado alcista (bull market) de la historia que estaba en marcha”, dice uno de los personajes.

viernes

Getty Images
En 1907 el miedo a esa fecha ya era una superstición establecida

Así que en 1907 el miedo a esa fecha ya era una superstición establecida.

No lo era un cuarto de siglo antes.

The Thirteen Club (El club del trece), una reunión de caballeros alegres decididos a desafiar todas las supersticiones, se reunió por primera vez el 13 de septiembre 1881 (un miércoles) a pesar de que se organizó formalmente el viernes 13 de enero de 1882.

Se reunían el día 13 de cada mes, se sentaban en la mesa 13, rompían espejos, derramaban sal con exuberancia y llegaban a la cena caminando bajo escaleras cruzadas.

Los informes anuales del club especificaban cuidadosamente cuántos de sus miembros habían muerto y cuántos habían fallecido durante el año siguiente tras asistir a una cena en el club.

Viernes 13

Getty Images
El objetivo del club era demostrar lo inútil de las supersticiones.

Fue fundado por el capitán William Fowler en su restaurante Cottage Knickerbocker en la Sexta Avenida de Manhattan, en Nueva York.

A Fowler se lo asociaba con “la buena camaradería, un gran corazón y una caridad sencilla y sin ostentación”.

Como mariscal del club, “siempre lideró el camino valientemente y sin temor hacia la sala del banquete”, aseguró el “gobernante jefe” del club, Daniel Wolff.

El club hizo un llamado al presidente de Estados Unidos, a gobernadores y jueces para dejar de elegir al viernes como el día de “colgar” gente y realizar ejecuciones otros días también.

El diario estadounidense The New York Times informó que en la primera reunión, el comensal número 13 estaba retrasado, y Fowler presionó a uno de los camareros para que compensara la ausencia del comensal que completaría el número de mala suerte.

“A pesar de sus gritos estaba siendo empujado por debajo de las escaleras cuando llegó el invitado que faltaba”, narró el diario.

El primer objetivo del club era el temor de que si 13 personas cenaban juntas una podría morir pronto. Pero una segunda superstición surgió poco después.

En abril de 1882, se adoptó una resolución que deploraba el hecho de que el viernes había sido “considerado durante muchos siglos un día de mala suerte… por motivos sin sentido“.

Viernes 13

Getty Images
El grupo buscaba terminar con los mitos vinculados el número 13.

El club hizo un llamado al presidente de Estados Unidos, a gobernadores y jueces para dejar de elegir al viernes como el día de “colgar” gente y que se realizasen ejecuciones otros días también.

Pero no hay ninguna señal en el club de la mezcla de la superstición del viernes con el 13.

Debió aparecer en algún momento entre 1882 y la publicación del libro de Lawson en 1907.

¿Responsabilidad de los enemigos de la superstición?

A lo largo de las décadas, muchos se han preguntado si la superstición podría ser culpa del propio club.

Allí aprovechaban cada oportunidad para ridiculizar ambos temores.

El diario Los Angeles Herald informó en 1895: “Cada vez que durante los últimos 13 años el viernes ha caído el 13 del mes, esta peculiar organización nunca ha dejado de celebrar una reunión especial para regocijarse”.

El club se enorgullecía de que había puesto la superstición en el centro de atención. Su fama era grande: de los 13 miembros originales había pasado a cientos a comienzos del siglo XX. Y se habían fundado clubes similares en otras ciudades de Estados Unidos y en Londres.

Viernes 13

Getty Images
La superstición a veces ha inspirado motivos y disfraces para fiestas como Halloween.

La doctrina del The Thirteen Club era “que la superstición debía ser atacada y combatida y expulsada de la Tierra”

Dos de estas supersticiones vulgares han combatido con decisión y sin inmutarse“, escribió el integrante Charles Sotheran a otros miembros del club en Nueva York en 1883, “es decir, la creencia en que el 13 es un número de mala suerte y el viernes un día de mala suerte. Han creado un sentimiento popular a favor de ambos”.

Sotheran debe haber querido decir que “hicieron los viernes y el 13 menos impopulares”, pero su frase es ambigua y podría haber significado “hicieron las supersticiones populares”. ¿Fue esta interpretación la que estableció la superstición en la opinión pública?

La doctrina del The Thirteen Club era “que la superstición debía ser atacada y combatida, y expulsada de la Tierra”.

Si por el contrario generó una de las supersticiones más comunes y persistentes, fue de hecho un accidente desafortunado.


(*) Este artículo fue publicado originalmente el 13 de noviembre de 2015. Un viernes 13, por supuesto.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.