close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Manu Ureste (@ManuVPC)
Promover a México como destino turístico implica gastar casi cuatro veces más de lo presupuestado
El Consejo de Promoción Turística ha recibido en el periodo 2013-2015 hasta 360% más de los recursos asignados por la Cámara de Diputados. No existe una explicación clara para justificar el aumento.
Manu Ureste (@ManuVPC)
Por Tania L. Montalvo
4 de enero, 2016
Comparte
Turistas en Playa del Carmen, municipio de Solidaridad, Quintana Roo. //Foto: Manu Ureste (@ManuVPC)

Turistas en Playa del Carmen, municipio de Solidaridad, Quintana Roo. //Foto: Manu Ureste (@ManuVPC)

La promoción de México como destino turístico implica que, cada año, se gaste casi cuatro veces más del dinero público asignado por la Cámara de Diputados para ese objetivo.

Desde 2013, el Consejo de Promoción Turística de México, dependiente de la Secretaría de Turismo ha gastado 367% más de los recursos que le corresponden del Presupuesto de Egresos y la única explicación que da es que requiere más dinero para “la promoción de México como destino turístico”.

En el Consejo se acumula de enero 2013 a septiembre de 2015 un gasto ejercido de 10 mil 706.7 millones de pesos, pese a que los recursos públicos asignados apenas ascienden a dos mil 292 millones.

Sin dar detalle de en qué gastan o cuáles son las diferencias sustanciales que requieren el incremento de recursos, el Consejo de Promoción Turística de México aumenta año con año su gasto.

Según los reportes trimestrales de la Secretaría de Hacienda, de enero a septiembre de 2015, el Consejo de Promoción Turística había ejercido cuatro mil 321 millones de pesos, es decir, 392% más de lo asignado por la Cámara de Diputados.

El monto de los primeros nueve meses de 2015 ya es incluso superior al de todo 2014, año en el que también hubo un aumento de recursos públicos sin justificación.

Datos de la Cuenta Pública muestran que, en 2014, el Consejo de Promoción Turística ejerció tres mil 703 millones de pesos; cifra 409% superior al monto asignado por la Cámara de Diputados.

Un año antes, en 2013, ocurrió lo mismo: se ejercieron 2 mil 681 millones de pesos cuando lo dispuesto en el Presupuesto de Egresos de la Federación era de apenas 687 millones de pesos.

“La Secretaría de Hacienda entrega cada trimestre un documento sobre las Principales Causas de la Variación del Gasto, pero una variación presupuestal de dos mil millones de pesos no debería explicarse en tres líneas. Eso no es rendición de cuentas”, dijo Diego de la Mora, coordinador del área de Presupuesto y Políticas Públicas de Fundar Centro de Análisis e Investigación.

Para 2015, la explicación sobre la variación del gasto en Turismo cita: “Mayores recursos para la promoción de México como destino turístico y para el desarrollo de infraestructura y promoción de la inversión en el sector turístico”.

“Eso no es rendir cuentas en un sentido amplio. Debemos saber a qué se destinaron los recursos, en qué programas se invirtió, qué resultados se obtuvieron, qué acciones específicas se llevaron a cabo y sobre todo, deberíamos saber qué ocurrió para reprogramar el gasto de esta forma”.

En caso de que no hubiera suficientes recursos para la promoción turística de México, en la planeación del gasto para el año se debería explicar la necesidad de obtener mayor presupuesto y la justificación del mismo.

Sin embargo, sin explicación de por medio, cada año se realiza una reprogramación del gasto que implica entregar casi cuatro veces más recursos al Consejo de Promoción Turística.

Para el Presupuesto de Egresos de la Federación 2016, los diputados asignaron al Consejo 900.5 millones de pesos, apenas 22 millones más de lo etiquetado el año anterior.

Sin embargo, la cifra asignada en el Presupuesto es 379% menor a lo que realmente ejerció de enero a septiembre de 2015 el Consejo tras la reasignación de recursos.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Los países de América Latina donde se pagan más y menos impuestos
Cuba y Brasil son los países latinoamericanos donde más se pagan impuestos, mientras que Guatemala es el país de la región con menores impuestos.
24 de marzo, 2019
Comparte

Aunque el mundo de los impuestos suele ser una nebulosa por las peleas técnicas y las pasiones políticas que desata, es un debate que nunca está lejos de las primeras planas.

Si la economía marcha bien, no es extraño que se eleven las voces reclamando una mejor distribución del ingreso, a través de un alza de impuestos que le permita al Estado recaudar más dinero.

Con la misma fuerza, surgen los detractores que alertan sobre los efectos negativos que eso puede tener en el ahorro o la inversión.

¿Se pagan muchos o pocos impuestos en América Latina?

La respuesta depende del punto de comparación. Lo que habitualmente hacen los economistas es tomar como referente a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que agrupa a muchas de las economías más desarrolladas del mundo.

En la región el promedio de los tributos llega a un 23% del Producto Interno Bruto (PIB) y en la OCDE, alrededor del 34%.

Impuestos América Latina. (% del PIB). .

Los países que menos pagan impuestos en América Latina son Guatemala (12,6% del PIB), República Dominicana (13,7%) y Perú (16,1%), según las última cifras disponibles que aparecen en el informe de Estadísticas Tributarias en América Latina y el Caribe, elaborado por OCDE, CIAT, BID, CEPAL.

En el otro extremo está Cuba (41,7% del PIB), seguido por Brasil (32,2% del PIB) y Argentina (31,3%).

Los expertos consideran a Cuba como un caso aparte, dadas las características singulares de su economía, que difieren del resto de la región.

Y al mirar las experiencias de alta tributación de Brasil, Argentina y Uruguay, aparecen ciertas características comunes.

“Los tres tienen tasas impositivas elevadas, tanto en impuesto sobre la renta de las personas y sociedades, como en el Impuesto al Valor Agregado (IVA), que grava el consumo”, le dice a BBC Mundo Santiago Díaz de Sarralde, director de Estudios e Investigaciones del Centro Interamericano de Administraciones Tributarias (CIAT), con sede en Panamá.

¿Más o menos impuestos?

“Ese alto nivel de impuestos les ha permitido financiar mayores gastos sociales, pero los efectos de una alta carga impositiva son muy variados según cada país”, apunta.

“Hay países desarrollados que han funcionado mejor con impuestos altos, con elevada presión fiscal, y otros que han funcionado bien con tasas menores”.

En la OCDE, por ejemplo, entre los países con impuestos más altos son Islandia, Dinamarca, Francia, Bélgica, Suecia, Finlandia, y “están entre los más competitivos del mundo“.

Por otro lado, el tema no es solo el monto de recaudación, sino también el tipo de impuestos y cómo gastan esos países la recaudación fiscal.

“Finalmente son diferentes modelos de sociedad”, agrega Díaz de Sarralde.

Aunque en 2016 (últimas cifras disponibles) los impuestos bajaron 0,3% respecto al año anterior, la tendencia ha sido al alza.

“En las últimas tres décadas ha subido la carga tributaria en la región, acercándose hacia la media de la OCDE”, dice el experto.

La media de la región se acerca al 23%, pero en los años 90 estaba a 15 o 16 puntos de diferencia más abajo.

Los desafíos tributarios

Hay países en la región que recaudan sobre el 30% y otros apenas 12%, algo que muestra gran disparidad. Y en general, la presión fiscal varía según el nivel de ingresos del país.

La otra cara de la moneda es el gasto de los gobiernos.

Los egresos han crecido mucho más y por eso tenemos situaciones fiscales complejas“, le dice a BBC Mundo Alberto Barreix, economista líder principal de Gestión Fiscal del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

“Hay muchos países donde hay espacio fiscal para subir impuestos. En algunos el IVA, y en la mayoría de los países es el impuesto a la renta”.

Uno de los grandes desafíos, explica, es bajar los niveles de evasión.

Y la tendencia regional es “avanzar despacio por el camino de subir los impuestos, en la medida que suban los ingresos de los países”, apunta.

Pero, advierte Barreix, “el problema con el impuesto a la renta personal, es que si tengo tasas demasiado altas, voy contra el ahorro”.

“Por eso hay espacio para subir impuestos, pero hay que hacerlo con cuidado”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=GCO92Wbx4Wg

https://www.youtube.com/watch?v=ktu0V3H8ZsU&t=4s

https://www.youtube.com/watch?v=5BShG6hUsnI

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.