20 frases del papa Francisco durante su visita a México

El líder de la iglesia católica hizo referencias al narcotráfico, los pueblos indígenas y la corrupción en diferentes eventos de su gira por territorio mexicano.

20 frases del papa Francisco durante su visita a México
El papa Francisco se reunió con religiosos en el estadio Venustiano Carranza de Morelia. // Foto: Carlos Arrieta. Carlos Arrieta
El papa Francisco se reunió con religiosos en el estadio Venustiano Carranza de Morelia. // Foto: Carlos Arrieta.
El papa Francisco se reunió con religiosos en el estadio Venustiano Carranza de Morelia. // Foto: Carlos Arrieta.
El narcotráfico, la corrupción y la exclusión de los pueblos indígenas son algunos de los temas que tocó el papa Francisco durante su visita a México, en diferentes entidades y ceremonias.

A continuación te presentamos 10 de las frases más destacadas de sus discursos, antes de que culmine su gira este miércoles, con una visita a Ciudad Juárez, Chihuahua:

1.- En la Ciudad de México, el 13 de febrero, el papa Francisco le dio un mensaje a las autoridades del país, respecto a su responsabilidad para lograr el bien común:   

“La experiencia nos demuestra que cada vez que buscamos el camino del privilegio o beneficio de unos pocos en detrimento del bien de todos, tarde o temprano, la vida en sociedad se vuelve un terreno fértil para la corrupción, el narcotráfico, la exclusión de las culturas diferentes, la violencia e incluso el tráfico de personas, el secuestro y la muerte, causando sufrimiento y frenando el desarrollo”.

2.-  En Chiapas, estado del sur de México, el papa habló ante cientos de indígenas y criticó el despojo y la exclusión en el país respecto a ese grupo social:

“Muchas veces, de modo sistemático y estructural, sus pueblos han sido incomprendidos y excluidos de la sociedad. Algunos han considerado inferiores sus valores, sus culturas y sus tradiciones. Otros, mareados por el poder, el dinero y las leyes del mercado, los han despojado de sus tierras o han realizado acciones que las contaminaban. ¡Qué tristeza! Qué bien nos haría a todos hacer un examen de conciencia y aprender a decir: ¡Perdón!, perdón hermanos. El mundo de hoy, despojado por la cultura del descarte, los necesita a ustedes”.

3.-  En Morelia, estado de Michoacán, el papa habló durante una misa sobre la tentación de caer en la resignación ante los problemas sociales:

¿Qué tentación nos puede venir de ambientes muchas veces dominados por la violencia, la corrupción, el tráfico de drogas, el desprecio por la dignidad de la persona, la indiferencia ante el sufrimiento y la precariedad?… Creo que la podríamos resumir con una sola palabra: resignación. Y frente a esta realidad nos puede ganar una de las armas preferidas del demonio, la resignación”.

4.-Los jóvenes fueron parte importante en el discurso y eventos del papa en México. En su mensaje desde Palacio Nacional, Francisco dijo que la principal riqueza del país son sus jóvenes.

“Pienso, y me animo a decir, que la principal riqueza de México hoy tiene rostro joven. Sí, son sus jóvenes. Un poco más de la mitad de la población está en edad juvenil. Esto permite pensar y proyectar un futuro, un mañana. Da esperanza y proyección”.

5.- El sábado 13 de febrero, en la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México, el papa dio un mensaje a los obispos. Les pidió que se hablaran con la verdad, si tenían alguna disputa o diferencia:

“Si tienen que pelearse, peléense, si tienen que decirse cosas, se las digan, pero como hombres, en la cara y como hombres de Dios, que después van a  rezar juntos, a discernir juntos y si se pasaron de la raya, a pedirse perdón pero mantengan la unidad del cuerpo episcopal”.

6.- En otro punto del mensaje a los obispos, habló sobre el rechazo a la opacidad y el materialismo en la iglesia católica:

“No le tengan miedo a la transparencia. La Iglesia no necesita de la oscuridad para trabajar. Vigilen para que sus miradas no se cubran de las penumbras de la niebla de la mundanidad; no se dejen corromper por el materialismo trivial ni por las ilusiones seductoras de los acuerdos debajo de la mesa; no pongan su confianza en los ‘carros y caballos’ de los faraones actuales”.

7.- También pidió a los religiosos católicos tener “coraje” y una posición clara ante el desafío que representa el narcotráfico:

“Les ruego por favor no minusvalorar el desafío ético y anticívico que el narcotráfico representa para la juventud y para la entera sociedad mexicana, comprendida la Iglesia. La proporción del fenómeno, la complejidad de sus causas, la inmensidad de su extensión, como metástasis que devora, la gravedad de la violencia que disgrega y sus trastornadas conexiones, no nos consienten a nosotros, Pastores de la Iglesia, refugiarnos en condenas genéricas, sino que exigen un coraje profético y un serio y cualificado proyecto pastoral”.

8.- En Ecatepec, Estado de México, el papa dijo durante su homilía:

“Hermanos y hermanas, metámoslo en la cabeza: con el demonio no se dialoga, no se pueda dialogar porque nos va a ganar siempre, solamente la fuerza de la palabra de Dios lo puede derrotar”.

9.- En el estadio José María Morelos y Pavón en Morelia, Michoacán, el papa se molestó porque una persona lo jaló y lo hizo quedar encima de una persona con discapacidad, así que le gritó:

“¿Qué te pasó? ¡No seas egoísta! ¡No seas egoísta!”

10.- También en Morelia, el papa dio un mensaje sobre las inquietudes de los jóvenes ante la realidad del país:

“Es mentira que la única forma de vivir, de poder ser joven es dejando la vida en manos del narcotráfico o de todos aquellos que lo único que están haciendo es sembrar destrucción y muerte“.

11.- El papa incluso hizo un comentario sobre el papel de las suegras, durante el encuentro con familias en el estadio Víctor Manuel Reyna, en Chiapas:

“Qué marido y qué mujer no se pelean, y más cuando se mete la suegra. Qué importa, pero se aman y nos han demostrado que se aman y son capaces por el amor”.

12.- A los jóvenes michoacanos les pidió no perder la esperanza pues son la riqueza de México.

“La riqueza la llevan adentro, la esperanza la llevan en su interior, pero no es fácil, faltan oportunidades de trabajo y de estudio, aunque no me voy a cansar de decirlo, ustedes son la riqueza de México, Jesús nunca nos invitaría a ser sicarios, sino que nos llama a ser discípulos, amigos”.

13.-En la misa con religiosos, también en Morelia, Michoacán, Francisco les pidió no caer en la tentación de resignarse ante las dificultades.

“¿Qué tentación nos puede venir de ambientes muchas veces dominados por la violencia, la corrupción, el tráfico de drogas, el desprecio por la dignidad de la persona, la indiferencia ante el sufrimiento y la precariedad? (…) Creo que la podríamos resumir con una sola palabra: resignación. Y frente a esta realidad nos puede ganar una de las armas preferidas del demonio, la resignación”.

14.- El papa agradeció a las personas que lo esperaron a su llegada a la Nunciatura este martes después de su visita por Michoacán.

“Esta gentileza de esperarme. ¿Cuántas horas hace que están aquí ustedes? Que Dios les pague esto, que Dios les retribuya este cariño”.

15.-En su visita al penal de Ciudad Juárez, el papa dijo a los presos – hombres y mujeres – dijo que la reinserción social de los presos comienza desde la sociedad y no en la cárcel.

“La reinserción no comienza acá en estas paredes, comienza antes, en las calles de la ciudad. La reinserción o rehabilitación, como le llaman, comienza creando un sistema que podríamos llamar de salud social, una sociedad para no enfermar, empezando por no contaminar las relaciones en la barrio, en las escuelas, en las plazas, en todos los centros sociales”

16.-Ante los presos, los de mejor conducta del penal, el papa señaló que la inseguridad no se resuelve encarcelando a las personas para que dejen de delinquir.

“El problema de la seguridad no se agota solamente encarcelando, sino que es un llamado a intervenir afrontando las causas estructurales y culturales de la inseguridad, que afectan a todo el entramado social”.

17.-En su reunión con empresarios y trabajadores en Ciudad Juárez, en el último día de su visita a México, el papa les dijo a los presentes:

¿Qué quiere dejar México a sus hijos? ¿Quiere dejarles una memoria de explotación, de salarios insuficientes, de acoso laboral o de tráfico de trabajo esclavo? ¿O quiere dejarles la cultura de la memoria de trabajo digno, del techo decoroso y de la tierra para trabajar? Tres T. Trabajo, techo y tierra.

18.-Durante la homilía en la misa de Ciudad Juárez, el papa habló de la violencia, la muerte y el daño que ha causado la migración forzada a miles de personas.

“Frente a tantos vacíos legales, se tiende una red que atrapa y destruye siempre a los más pobres; no solo sufren la pobreza, sino que además tienen que sufrir todas estas formas de violencia e injusticia que se radicaliza en los jóvenes, ellos, carne de cañón, son perseguidos y amenazados cuando tratan de salir de la espiral de violencia y del infierno de las drogas, y qué decir de las mujeres que han sido asesinadas”.

19.-Francisco dijo en la misa que se transmitió también a fieles reunidos en un estadio de la Universidad de Texas, en El Paso, que no se puede negar la crisis humanitaria provocada por la migración.

“Los migrantes son esclavizados, secuestrados, extorsionados, muchos hermanos nuestros son fruto del negocio de tráfico humano, de la trata de personas; no podemos negar la crisis humanitaria que en los últimos años ha significado la migración de miles de personas por tren, por carretera o a pie, atravesando cientos de kilómetros por montañas, desiertos”.

20.-Antes de irse, Francisco agradeció a los mexicanos su gentileza y dijo que México siempre es una sorpresa.

“Me he sentido acogido, recibido por el cariño, la fiesta, la esperanza de esta gran familia mexicana, gracias por haberme abierto las puertas de sus vidas, de su nación”.

Close
Comentarios