3 razones para descartar la incineración de normalistas en Cocula, según los peritos argentinos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

3 razones para descartar la incineración de normalistas en Cocula, según los peritos argentinos

El grupo de peritos argentinos trabajó por más de un año en las muestras recolectadas en el basurero de Cocula, sus resultados los llevaron a refutar la "verdad histórica" del gobierno.
Cuartoscuro
Por Paris Martínez
10 de febrero, 2016
Comparte
Los peritos argentinos rechazaron la versión dela PGR sobre lo ocurrido en el basurero de Cocula. // Foto: Cuartoscuro.

Los peritos argentinos rechazaron la versión dela PGR sobre lo ocurrido en el basurero de Cocula. // Foto: Cuartoscuro.

¿Hubo un incendio en el Basurero de Cocula el 27 de septiembre de 2014, lo suficientemente grande como para calcinar los cuerpos de los 43 normalistas de Ayotzinapa? La respuesta que da el Equipo Argentino de Antropología Forense a este cuestionamiento es tajante: No.

Tal como informó ayer la titular del EAAF, Mercedes Doretti, el examen multidisciplinario realizado por este equipo de expertos “no respalda la hipótesis de que hubo un fuego de la magnitud requerida y de la duración informada, en la madrugada del 27 de septiembre de 2014, que habría arrojado como resultado la incineración en masa de los 43 estudiantes desaparecidos”.

Esta es la conclusión a la que llegó este equipo multidisciplinario de expertos, el cual laboró diez días en el Basurero para recolectar muestras que, durante más de un año, fueron sometidas a distintos análisis científicos, como parte de su coadyuvancia en la investigación oficial sobre la desaparición de los normalistas.

1.- El fuego…

El peritaje realizado por el EAAF –en el que participaron expertos en dinámica de fuego, antropología, arqueología, criminalística, balística, botánica, entomología, odontología, anatomía, genética, analistas de imágenes satelitales y fotografía–, determinó que en el Basurero de Cocula sí hay, efectivamente, rastros de fuego, pero no de un solo incendio, sino de distintos “eventos de fuego”, acontecidos a lo largo de, por lo menos, diez años, sin que pueda determinarse cuándo ocurrió cada uno.

Lo que sí puede demostrarse, señaló el EAAF, es que el 27 de septiembre no hubo un incendio lo suficientemente grande, como para que fuesen calcinados los cuerpos de los 43 normalistas, tal como sostiene la versión oficial de los hechos, presentada el 27 de enero de 2015 por el entonces procurador General de la República, Jesús Murillo Karam.

La clave para llegar a esta conclusión, tal como explicó el EAAF, está en las plantas y en los árboles: El equipo de expertos forenses realizó inspecciones de campo en el Basurero de Cocula, durante 10 días, del 27 de octubre al 6 de noviembre de 2014. Entre las distintas muestras recolectadas, expertos en botánica y dinámica de fuegos recolectaron 20 muestras de plantas, ubicadas en el punto del basurero donde había más señales de fuego, esto es, en la parte inferior de la barranca.

De esas 20 muestras, 19 no mostraron ninguna exposición al fuego, y sólo una de ellas registró “leves daños de fuego o alteración térmica”.

El nivel de desarrollo de estas plantas, concluyeron los expertos en botánica, es superior a los 30 días que habían pasado entre la desaparición de los normalistas y el momento en que se levantaron esas muestras: 18 plantas tenían entre 3 y 5 meses de desarrollo y una más tenía 2 años de crecimiento (la última muestra fue descartada, pues correspondía a una planta con sólo dos semanas de desarrollo).

Esto permite concluir que en la zona del basurero en la que hay más rastros de fuego, también existen pruebas de que no ha habido un incendio grande (al menos tanto como para calcinar 43 cuerpos) en los últimos dos años. De haber sido así, “estas plantas habrían sido seriamente afectadas por fuego directo o calor radiante”, lo cual no ocurrió.

Además de estas muestras, el Equipo Argentino de Antropología Forense analizó troncos de 14 árboles ubicados dentro de la zona con mayores rastros de ceniza, y la conclusión fue que “todos los tocones mostraban ausencia de signos de fuego o presencia mínima de alteración térmica”.

De hecho, uno de estos troncos enraizados, denominado “Tocón 12”, se encontraba justo en “una zona de alta densidad de restos óseos”, a pesar de lo cual “presenta mínima alteración por fuego”.

Nuevamente, la conclusión a la que conducen estos indicios es que, de haberse dado ahí un incendio tan basto y duradero como para calcinar 43 cuerpos humanos, el Tocón 12 habría sufrido importantes daños por el fuego, y no fue así.

2.– Los huesos…

El EAAF confirmó que en el Basurero de Cocula se encontraron “varios miles de fragmentos” óseos, todos “carbonizados” o “calcinados”.

Además, ratificó que la mayoría de esos huesos estaban en el mismo punto en donde había más evidencias de fuego.

Sin embargo, gran parte de esos restos son tan pequeños y están tan deteriorados que es imposible saber si pertenecen a humanos o animales.

Otra grupo de restos que sí pudieron identificarse, fueron clasificados como huesos de animal, y finalmente, en un tercer grupo se comprobó que eran humanos.

Al analizar este conjunto de fragmentos  de hueso humano, el grupo de Expertos Forenses concluyó que se trataba de restos de al menos 19 personas distintas, aunque, se aclaró, éste “no es el total de individuos presentes en ese sitio”, sino sólo el número mínimo de cadáveres presentes en el Basurero de Cocula.

Esto demuestra que en ahí han sido arrojados los restos de, al menos, 19 personas, pero no existe evidencia de que entre ellas esté alguno de los normalistas desaparecidos.

Por el contrario, hay pruebas de que al menos una de las personas cuyos restos fueron hallados en este basurero definitivamente no es ninguno de los 43 normalistas desaparecidos: se trata de una prótesis dental que fue encontrada aún adosada a un diente humano; artefacto que no pertenecía a ninguno de los estudiantes raptados la noche del 26 de septiembre de 2014.

Asimismo, los expertos forenses encontraron un “pequeño fogón” con restos humanos calcinados, alejado 20 metros del punto central de concentración de cenizas, lo que evidencia que el Basurero de Cocula era “un sitio relativamente habitual de quema de restos humanos”.

Todas estas evidencias en conjunto, señaló el EAAF, indican que en el Basurero de Cocula fueron depositados restos humanos en distintos episodios, a lo largo de por lo menos diez años, pero se subrayó que ninguno de los restos óseos encontrados ahí ha podido vincularse con los estudiantes raptados en septiembre de 2014.

3.- Genética…

El 29 de octubre de 2014, es decir cuando el Equipo Argentino de Antropología Forense tenía ya dos días realizando peritajes en el Basurero de Cocula, fueron notificados de que, en un punto cercano, elementos de la Marina habían encontrado bolsas con posibles restos óseos, en el lecho del Río San Juan.

El levantamiento de estas evidencias fue realizado por la Marina y la PGR sin que estuvieran presente los expertos argentinos, razón por la cual, éstos ponen en duda que el hallazgo de esas evidencias se hubiera dado de la forma en que las autoridades mexicanas afirman.

Cuando los expertos argentinos llegaron al lugar, según se denunció, estas evidencias ya estaban dispuestas sobre una tela, en el suelo y, hasta la fecha, al EAAF se le ha negado el acceso a la “cadena de custodia” de estas evidencias, es decir, el registro oficial en el que debió establecerse la forma en que dichas evidencias fueron halladas.

Esta anomalía cobra relevancia, subrayó el EAAF, ya que entre los restos que supuestamente fueron extraídos de las bolsas estaba un fragmento de hueso, con un nivel de conservación “particularmente inusual”, en comparación con el resto de fragmentos óseos calcinados, que fueron hallados tanto en la bolsa del Río San Juan, como en el Basurero de Cocula.

Ese hueso pudo ser finalmente identificado, mediante pruebas genéticas en el extranjero, como un fragmento del cráneo de Alexander Mora Venancio, uno de los 43 normalistas desaparecidos, y el único cuya muerte ha podido ser confirmada hasta ahora.

Sin embargo, el EAAF destacó que las autoridades mexicanas no han presentado pruebas de que ese hueso fuera hallado en las condiciones que señala la versión oficial, además de que tampoco hay un solo indicio científico que vincule los restos del Río San Juan, con los restos del Basurero.

Epílogo: ahí no…

Con este cúmulo de evaluaciones forenses, el EAAF concluyó que no existen evidencias de que en el Basurero de Cocula se diera un incendio de proporciones suficientes para calcinar los cuerpos de los 43 normalistas y, de hecho, no hay evidencias de que los normalistas hayan estado en ese lugar.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¿Cómo va la vacunación contra la COVID en mi país?

Agathe Demarais, directora de pronóstico global de la Unidad de Inteligencia del Economist, realizó una de las investigaciones más completas sobre el acceso a las vacunas contra la COVID-19 a nivel mundial.
12 de febrero, 2021
Comparte

En lo que respecta a la distribución de vacunas, hay una pregunta que la mayoría de la gente se hace: ¿cuándo me la ofrecerán? Un puñado de países se han fijado objetivos muy específicos, pero para el resto del mundo el panorama es mucho menos claro. ¿Qué se sabe actualmente?

Vacunar al mundo contra el COVID-19 es una cuestión de vida o muerte.

Implica procesos científicos complicados, corporaciones multinacionales, muchas promesas gubernamentales en conflicto y una gran dosis de burocracia y regulación, por lo que determinar cuándo y cómo se administrarán las vacunas en todo el mundo no es fácil.

Agathe Demarais, directora de pronóstico global de la Unidad de Inteligencia del Economist, Economist Intelligence Unit (EIU), realizó una de las investigaciones más completas sobre el tema.

La EIU analizó la capacidad de producción mundial y la infraestructura de atención médica necesaria para que estas vacunas lleguen a los brazos de las personas, el tamaño de la población de cada país y, por supuesto, lo que cada nación puede pagar.

Gran parte de los resultados de la investigación parecen enmarcarse en parámetros predecibles de ricos versus pobres.

El Reino Unido y Estados Unidos están bien provistos de vacunas en este momento, porque pudieron invertir mucho dinero en el desarrollo de vacunas.

Otros países ricos como Canadá y el bloque de la Unión Europea (UE) van un poco más atrás.

La mayoría de los países de bajos ingresos aún no han comenzado a vacunar, pero en este grupo hay algunas sorpresas, especialmente en el medio.

Aquí puedes explorar cómo se está desarrollando el programa de vacunación en todo el mundo y en tu país.

 

Gráfico que muestra las dosis de vacunas administradas cada 100 habitantes

BBC

Canadá enfrentó críticas a fines del año pasado por comprar cinco veces el suministro que el país necesita para cubrir su población. Pero aún así este país no parece estar bien posicionado en materia de entregas prioritarias.

Y esto se debe a que Canadá decidió invertir en vacunas de fábricas europeas, ante el temor de que Estados Unidos bajo Donald Trump emitiera prohibiciones de exportación. No fue una buena apuesta.

Las fábricas europeas han tenido problemas de suministro y recientemente fue la UE, no Estados Unidos, la que amenazó con prohibir exportaciones.

“Mientras el mercado europeo no tenga suficientes vacunas, creo que las grandes importaciones de Canadá no se concretarán”, señaló Agathe Demarais.

Pero también hay algunos países a los que les está yendo mejor de lo esperado.

Al momento de escribir esta nota, Serbia ocupaba el octavo lugar en el mundo en cuanto al porcentaje de población vacunada, por delante de cualquier país de la UE.

El éxito de Serbia se debe en parte a un plan eficiente de vacunación. Pero este país también se ha beneficiado de la llamada “diplomacia de las vacunas”, la puja entre Rusia y China por influencia en Europa del Este.

Serbia es uno de los pocos países donde la vacuna rusa, Sputnik V, y la vacuna china SinoPharm ya están disponibles.

Los serbios pueden elegir en teoría qué vacuna preferirían recibir: Pfizer, Sputnik o SinoPharm.

En la realidad, la mayoría de las personas han sido vacunadas con SinoPharm.

Es factible que los países que usan una primera y segunda dosis de SinoPharm también busquen dosis de refuerzo de China, si son necesarias en el futuro.

Los Emiratos Árabes Unidos, EAU, también dependen en gran medida de la vacuna SinoPharm, que representa el 80% de las dosis administradas en este país hasta el momento.

Los EAU también están construyendo una planta de producción de SinoPharm.

“China viene con instalaciones para producción y trabajadores capacitados, por lo que es probable que su influencia sea a largo”, afirmó Agathe Demarais.

Será muy difícil para los gobiernos receptores decir no a China en el futuro“.

Sin embargo, ser una superpotencia mundial de vacunas no significa que la población en estas naciones será inoculada primero.

La investigación de la EIU predice que dos de las potencias de producción de vacunas del mundo, China e India, pueden no haber vacunado a toda su población sino hasta fines de 2022.

Esto se debe a que ambos países tienen que lidiar con una enorme población y escasez de trabajadores de la salud.

Proyecciones de la cobertura de vacunación hasta 2023

BBC

La investigación de la Unidad de Inteligencia del Economist tuvo en cuenta la oferta de vacunas, el tamaño de la población de cada país, la disponibilidad de trabajadores de la salud, la logística y la financiación.

El éxito de India como productor de vacunas para combatir el COVID se debe en parte a un hombre, Adar Poonawalla.

Su compañía, el Instituto Serum de India, es la mayor fabricante de vacunas del mundo.

Pero a mediados del año pasado su familia empezó a dudar de su instinto empresarial.

Poonawalla estaba apostando cientos de millones de dólares de su propio dinero en vacunas sin saber si algún día serían efectivas.

En enero, la primera de esas vacunas, desarrollada por Oxford y AstraZeneca, se puso a disposición de India. La empresa de Poonawalla produce actualmente 2,4 millones de dosis de la vacuna de Oxford al día.

Su compañía es uno de los dos principales proveedores de la India y también suministra vacunas a Brasil, Marruecos, Bangladesh y Sudáfrica.

“Pensé que toda la locura en torno a la oferta de vacunas terminaría cuando comenzáramos la etapa de producción”, señaló.

“Calculaba que habría muchos otros fabricantes para satisfacer la demanda a nivel mundial. Pero lamentablemente, en el primer trimestre, y quizás incluso en el segundo trimestre de 2021, no vamos a ver un aumento sustancial de la oferta”.

Gráfico que muestra las vacunas más utilizadas a nivel global

BBC

Uno de los grandes problemas según Poonawalla es que la producción no puede incrementarse de la noche a la mañana.

“Se necesita tiempo”, aseguró. “La gente piensa que el Instituto Serum puede lograr lo que sea. Sí, somos buenos en lo que hacemos, pero no tenemos una varita mágica”.

El Instituto Serum tiene una ventaja, porque comenzó a construir instalaciones en marzo del año pasado y a almacenar insumos como productos químicos y viales de vidrio.

La cantidad de vacuna que se elabora puede variar mucho durante el proceso de producción y hay varias etapas en las que las cosas pueden salir mal.

“Producir vacunas es tanto un arte como una ciencia“, señaló Agathe Demarais.

A los fabricantes que comienzan ahora todo el proceso les llevará meses producir vacunas.

Y lo mismo se aplica a refuerzos que podrían ser necesarios para combatir nuevas variantes.

Poonawalla dijo que está comprometido a abastecer a India primero y luego a África a través de un plan llamado Covax.

Covax es una iniciativa liderada por la Organización Mundial de la Salud, Gavi (la Alianza para las Vacunas) y CEPI, la Coalición para las Innovaciones en Preparación para Epidemias.

Su objetivo es que todos los países del mundo puedan acceder a vacunas.

Las naciones que no pueden pagar las vacunas las obtendrán gratis a través de un fondo especial. El resto pagará, pero la teoría es que obtendrán un mejor precio negociando a través del bloque de Covax que si lo hicieran por su cuenta.

Covax planea comenzar a entregar vacunas a fines de febrero.

Mientras tanto, un desafío a los planes de Covax es que muchos países de bajos recursos también están negociando sus propios acuerdos.

Adar Poonawalla señaló que casi todos los líderes africanos del continente se han puesto en contacto con él para acceder a las vacunas de forma independiente.

La semana pasada, Uganda anunció que había obtenido 18 millones de dosis del Instituto Serum a un precio de 7 dólares la dosis, un monto mucho mayor que los 4 dólares que paga Covax.

Mujer siendo vacunada en India

EPA
Incluso si todo sale según lo planeado, Covax solo apunta a cubrir este año entre el 20 y el 27% de la población de cada país de bajos recursos.

Covax instó a los países desarrollados a donar más fondos a su programa de vacunación.

El Instituto Serum Institute afirmó que está en conversaciones con Uganda, pero negó haber firmado un acuerdo.

Poonawalla suministrará 200 millones de dosis de la vacuna de Oxford/Astra Zeneca a Covax tan pronto como obtenga la aprobación de la OMS.

El Instituto Serum también prometió a Covax 900 millones de dosis más, aunque no confirmó cuándo se entregarán.

Aunque está comprometido con el plan, Poonawalla cree que la iniciativa global enfrenta problemas.

Covax está lidiando con demasiados productores de vacunas diferentes, señaló, y cada uno ofrece diferentes precios y plazos de entrega.

Agathe Demarais y la EIU tampoco son demasiado optimistas sobre lo que la iniciativa puede lograr.

Incluso si todo sale según lo planeado, Covax solo apunta a cubrir este año entre el 20% y el 27% de la población de cada país.

“Covax va a tener un impacto marginal, no cambiará sustancialmente el panorama”, dijo Demarais.

De acuerdo a su análisis para la Unidad de Inteligencia del Economist, es posible que algunos países no estén completamente vacunados antes de 2023, o nunca.

La vacunación puede no ser una prioridad para todos los países, especialmente aquellos que tienen una población joven y no han experimentado gran número de casos graves.

El problema con ese escenario es que mientras el virus pueda prosperar en algún lugar, podrá mutar y migrar a otras partes del mundo.

Sin embargo, no todo son malas noticias. Las vacunas se están produciendo más rápido que nunca, aunque la magnitud del desafío (inocular a 7,700 millones de personas) es enorme y se trata de algo que nunca antes se había intentado.

Demarais cree que los gobiernos deben ser honestos con su población sobre lo que es posible: “Es muy difícil para un gobierno decir, ‘No, no vamos a lograr una cobertura de inmunización generalizada durante varios años”. Nadie quiere decir eso “.

Periodismo de datos de Becky Dale y Nassos Stylianou.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PY2lDqGL8n0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.