6 premios Nobel respaldan investigación del GIEI, ante campaña de desprestigio
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

6 premios Nobel respaldan investigación del GIEI, ante campaña de desprestigio

A través de una carta, las ganadoras del Nobel pidieron al gobierno de México "descartar cualquier intento de desacreditar la integridad o las contribuciones de cualquiera de los integrantes del grupo de expertos".
Cuartoscuro
Por Paris Martínez
4 de febrero, 2016
Comparte
Los padres adelantaron que el 15 de enero se reunirán con autoridades federales. // Foto: Archivo Cuartoscuro

Los padres adelantaron que el 15 de enero se reunirán con autoridades federales. // Foto: Archivo Cuartoscuro

Seis defensoras de los derechos humanos, reconocidas con el Premio Nobel de la Paz, demandaron al gobierno mexicano “mantener su compromiso” de apoyar la investigaciones que realiza el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes, en torno a la desaparición de 43 alumnos de Ayotzinapa, así como por el asesinato de otros tres.

A través de una misiva, hecha pública el pasado 1 de febrero, el grupo de ganadoras del premio Nobel –integrado por Jody Williams, Ribogerta Menchú, Shirin Ebadi, Mairead Maguire, Tawakkol Kaman y Leyma Gbowee– exigió a las autoridades mexicanas “descartar cualquier intento de desacreditar la integridad o las contribuciones de cualquiera de los integrantes del GIEI”.

La misiva de estas seis Nobel de la Paz se da después de que, desde finales de 2015, los activistas María Isabel Miranda de Wallace y José Antonio Ortega comenzaron una campaña de denostaciones en contra de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, órgano continental que nombró al GIEI, y cuya autoridad reconoce el Estado mexicano.

Luego de que, en septiembre de 2015, el Grupo de Expertos presentara los resultados preliminares de su investigación –en los cuales refutaba las conclusiones oficiales de la Procuraduría General de la República–, María Isabel Miranda de Wallace afirmó que detrás de este reporte preliminar estaba un intento de Emilio Álvarez Icaza (secretario ejecutivo de la CIDH) por obtener una candidatura del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

La acusación de María Isabel Miranda, sin embargo, no vino acompañada de ninguna evidencia.
Por su parte, José Antonio Ortega denunció que el objetivo de la CIDH y de su Grupo de Expertos es “desacreditar por completo a las instituciones públicas del país y desestabilizarlas, para así favorecer un proyecto electoral, específicamente el de Andrés Manuel López Obrador”.

Al igual que Miranda de Wallace, cuando formuló esta acusación, José Antonio Ortega tampoco presentó pruebas de su dicho.

Al respecto, la misiva de las Nobel de la Paz destaca: “Nosotras urgimos enérgicamente a las autoridades a descartar cualquier intento de desacreditar la integridad o las contribuciones de cualquiera de los integrantes del GIEI, ya que es importante que la confianza pública en el proceso no se vea disminuída. Es de suma importancia que la seguridad de todos los miembros del Grupo de Expertos esté garantizada, para que puedan desarrollar su trabajo”.

Las firmantes de la misiva son:

– Jody Williams, quien obtuvo el Nobel de la Paz en 1997 por su lucha contra el uso de minas antipersonales y bombas de racimo durante conflictos bélicos, así como por la limpieza de zonas minadas.

– Rigoberta Menchú, ganadora del Nobel de la Paz en 1992 por su defensa de los ciudadanos guatemaltecos, básicamente indígenas y campesinos, sobre los que la dictadura de ese país aplicó una campaña armada de exterminio, durante la guerra civil de 30 años en ese país.

– Shirin Ebadi, abogada iraní que obtuvo el Nobel de la Paz en 2003 –convirtiéndose así en la primera mujer musulmana en recibir esta distinción– por su defensa de los derechos de las mujeres en este país, donde este sector de la población no goza de igualdad ante la ley ni los mismos derechos y privilegios que los hombres. Asimismo, es destacada su defensa de los derechos de la infancia, y de los derechos civiles y políticos de la población iraní en general, luego de la “revolución” islámica de 1979.

– Mairead Maguire es una luchadora social que obtuvo el Nobel de la Paz en el 76, tras encabezar el Movimiento por la Paz de Irlanda del Norte, integrado lo mismo por católicos que por protestantes, y que impulsó una salida político al conflicto que por décadas sostuvieron las fuerzas armadas británicas y el grupo independentista conocido como Ejército Republicano Irlandés.

En 2009, además, fue detenida por el gobierno de Israel, cuando tripulaba –junto a otros 20 activistas– un pequeño barco con ayuda humanitaria, que intentó romper el cerco naval impuesto por el estado hebréo sobre la Franja de Gaza, y que en ese momento amenazaba con causar una crisis humanitaria en ese enclave palestino.

– Tawakkol Kaman es la primer mujer árabe que obtuvo el Nobel de la Paz, en 2011, tras encabezar el grupo Mujeres sin Cadenas, en Yemen, donde además fue figura emblemática de las jornadas pacíficas conocidas como Primavera Árabe.

– Leyma Gbowee fue reconocida con el Nobel de la Paz en 2002. Desde la adolescencia dio asistencia a las niñas y niños afectados por la guerra civil en Liberia, muchos de ellos reclutados o esclavizados por las fuerzas en pugna. En 2002 fundó el movimiento Mujeres de Liberia, Acción Masiva por la Paz, que comenzó con un pequeño grupo de mujeres que oraban en un mercado, que en poco tiempo se convirtió en un conglomerado de miles de mujeres cristianas y musulmanas.

Este movimiento obligó al reinicio de negociaciones de paz y, en 2002, al establecimiento de un acuerdo que puso fin a la guerra y al inicio de un proceso de democratización, que llevó a la elección de Ellen Johnson Sirleaf como presidenta de Liberia. La primer mujer presidenta de un país africano.

A continuación, te presentamos de forma íntegra la carta dirigida a las autoridades mexicanas:

“México debe dar apoyo total a la investigación independiente sobre Ayotzinapa”
Febrero 1, 2016

El caso de Ayotzinapa –en el que tres estudiantes fueron asesinados y 43 más fueron desaparecidos de manera forzada en la localidad de Iguala, en el estado del sureste mexicano de Guerrero, en septiembre de 2014– es una prueba importante del compromiso de México ante la justicia.

Como ganadoras del Nobel de la Paz, llamamos a las autoridades mexicanas a mantener su compromiso con la investigación, imparcial e independiente, que sobre la desaparición de los estudiantes realizan la Procuraduría General de la República y el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes, designado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

El GIEI está integrado por cinco distingidos profesionales de los derechos humanos, con amplia experiencia en casos que involucran desaparición: Claudia Paz y Paz, Carlos Martín Beristain, Ángela Buitrago, Francisco Cox Vidal y Alejandro Valencia Villa.

El GIEI fue creado en noviembre de 2014 mediante un acuerdo establecido entre la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, el Estado Mexicano y representantes de los estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos.

Públicamente queremos expresar nuestro reconocimiento ante el hecho de que dos integrantes del grupo de expertos internacionales son mujeres, profesionales del derecho con antecedentes sobresalientes en el abordaje de casos controversiales, como en el caso de la ex fiscal general de Guatemala, Claudia Paz y Paz, quien supervisó la investigación contra el dictador guatemalteco general Efraín Ríos Montt, por crímenes contra la humanidad cometidos durante la guerra civil de 36 años en Guatemala. Asimismo, Ángela Buitrago es una abogada especializada en derechos humanos. Ambas mujeres han abordado casos difíciles, con gran riesgo para su seguridad.

En otoño pasado, el gobierno mexicano acordó extender el mandato del grupo hasta abril de 2016 –así como hacer cambios en la forma en la que la PGR está llevando la investigación, incorporando las recomendaciones formuladas por el Grupo de Expertos. El GIEI presentó sus resultados preliminares en septiembre, en una conferencia de prensa con la presencia de las familias de los estudiantes desaparecidos.

Nosotras urgimos enérgicamente a las autoridades a descartar cualquier intento de desacreditar la integridad o las contribuciones de cualquiera de los integrantes del GIEI, ya que es importante que la confianza pública en el proceso no se vea disminuída. Es de suma importancia que la seguridad de todos los miembros del Grupo de Expertos esté garantizada, para que puedan desarrollar su trabajo.

Aquí puedes consultar el texto íntegro en inglés, difundido por la Iniciativa de Mujeres Nobel .

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Justin Trudeau: el nuevo escándalo que tiene en crisis al primer ministro

Un millonario programa de becas para ayudar a jóvenes estudiantes ha puesto al primer ministro de Canadá y su familia en el foco mediático. Te contamos por qué.
27 de julio, 2020
Comparte
Justin Trudeau

Reuters
El último escándalo que salpica a Justin Trudeau se ha producido en plena pandemia.

Cuando el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, llegó al poder en 2015, prometió una nueva forma de hacer política. Pero ahora se enfrenta a su tercer escándalo relacionado con cuestiones éticas. ¿Qué está pasando?

El gobierno de Canadá anunció en junio que elegía a la organización WE Charity, conocida sobre todo por sus conferencias WE Day a las que acuden numerosas celebridades, para que administrara un nuevo programa de becas para estudiantes afectados por el desplome económico.

¿Cómo derivó esa decisión en acusaciones de favoritismo y conflicto de intereses, dos investigaciones federales, el foco puesto en la familia Trudeau y llamados a la renuncia del primer ministro?

Esta es una guía para comprender este último escándalo político en Canadá.

La familia de Trudeau bajo la lupa

Trudeau se enfrenta a su tercera investigación por conflicto de intereses en sus cinco años en el poder por la decisión de su gabinete de otorgarle un contrato valorado en US$43 millones a la organización WE Charity de Canadá.

Sophie Gregoire Trudeau y su esposo el primer ministro Justin Trudeau en un evento de WE

Getty Images for We Day
El primer ministro canadiense y su esposa han participado en eventos de la organización We Charity.

El programa de US$680 millones estaba diseñado para conectar a estudiantes graduados de la secundaria con opciones de trabajo voluntario pagado para compensar la pérdida de los empleos de verano previstos a causa de la pandemia.

Posteriormente se supo que la madre y el hermano de Trudeau recibieron dinero en el pasado por hablar en distintos eventos de WE.

Margaret Trudeau recibió poco más de US$185,000 por hablar en 28 eventos de WE en cuatro años, y el hermano del primer ministro, Alexander, recibió unos US$23,000 por hablar en ocho eventos entre 2017 y 2018.

Trudeau también ha hecho frecuentes apariciones, incluido su primer evento de WE en 2007, según el sitio de noticias iPolitics. Su esposa, Sophie Gregoire-Trudeau, fue la locutora de un podcast de temas de bienestar para la organización.

Sophie Grégoire-Trudeau,con la exprimera ministra de Australia Julia Gillard y la cantante Leona Lewis

Getty Images
La esposa de Trudeau, Sophie Grégoire-Trudea (izda.), es embajadora del programa de bienestar de WE.

El primer ministro no se retiró de las discusiones relacionadas con la decisión de darle el contrato a WE y hace dos semanas se disculpó por ello.

El organismo federal de supervisión ética ha confirmado que está investigando el asunto.

“Este país está gobernado por un pequeño círculo de élites y hay un culto a quienes pertenecen al círculo que refuerza ese sistema, que produce este tipo de escándalos de forma bastante rutinaria”, opina el teórico político canadiense David Moscrop.

“Ese es el problema estructural, que Canadá termina siendo un pequeño país gobernado por un pequeño grupo de personas”.

El programa de becas tenía ya más de 35,000 solicitudes y 83 socios no lucrativos.

El ministro de Finanzas bajo presión

Al igual que los Trudeau, la familia del ministro de Finanzas, Bill Morneau, tenía vínculos con WE. Dos de sus hijas están relacionadas con la organización, una de ellas como empleada.

ministro de Finanzas, Bill Morneau

Reuters
El ministro de Finanzas, Bill Morneau ha reconocido haber cometido errores.

Morneau testificó hace unos días ante un comité de finanzas de la Cámara de los Comunes que investiga el hecho de que su familia realizara dos viajes humanitarios, a Kenia y Ecuador, para ver el trabajo de WE en el extranjero.

El ministro reconoció que recientemente se dio cuenta de que no había pagado alrededor de US$30,000 en gastos de viaje para esas visitas y firmó un cheque para compensarlo.

La organización dijo en un comunicado que, aunque los viajes eran por invitación, el ministro ha desembolsado la cantidad que le hubieran cobrado si hubiera pagado en ese momento.

WE dijo que regularmente organiza visitas para “filántropos bien conocidos”, como Morneau y su esposa, que proceden de ricas familias canadienses.

Los partidos de la oposición piden que renuncie o que sea despedido por los viajes, ya que consideran que violan las reglas éticas.

El académico Moscrop sugiere que si bien el retraso en el pago de los viajes pudo haber sido “un descuido en lugar de malicia”, esta forma de actuar puede generar “cinismo, enojo y frustración. Todo ello en tiempos de una pandemia es doblemente problemático”.

El ministro de Finanzas está actualmente bajo investigación por posibles abusos éticos por no haberse recusado tampoco de las discusiones relacionadas con el contrato a WE, por lo que también se ha disculpado.

Escrutinio sobre WE

La organización WE fue fundada hace 25 años por los hermanos Craig y Marc Kielburger en la casa de sus padres en Ontario, Canadá, cuando Craig tenía 12 años.

Conocida anteriormente como Free the Children (“Liberen a los niños”), la organización se centró en poner fin a la explotación infantil y rápidamente se ganó el reconocimiento internacional.

Sus cofundadores se convirtieron en celebridades locales y aparecieron en programas de televisión como el Show de Oprah Winfrey y 60 Minutes en Estados Unidos.

Sus conferencias motivacionales, llamadas WE Day, se han convertido en un antes y un después para muchos jóvenes canadienses, a quienes les atrae su mensaje de que pueden cambiar el mundo y su lista de conferenciantes y artistas famosos.

Hermanos Kielburger

AFP
La organización WE fue fundada a mediados de los 90 por los hermanos Kielburger.

Actualmente es una organización de amplio alcance que opera en Reino Unido, Canadá y Estados Unidos.

Ante la polémica, WE se retiró del programa de becas este mes por haberse visto “enredado en la controversia desde el momento del anuncio”, según informó la organización.

Pero el escrutinio sobre el contrato se ha extendido a la propia organización, abriendo interrogantes sobre su estructura en expansión, los lazos entre la rama de empresa social, sus entidades caritativas y su cultura interna.

El viernes, el periódico canadiense The Globe and Mail reportó que algunos socios y patrocinadores, incluidas la Fundación de la Reina de Inglaterra y la aerolínea Virgin Atlantic, están revisando su relación con WE.

A mediados de julio, la organización dijo que ha decidido realizar cambios estructurales y de gobernanza y volver a concentrarse en su mandato original de desarrollo internacional, y que contratará consultoras externas para una revisión.

Impacto sobre el apoyo a Trudeau

Los liberales federales de Trudeau todavía tienen una ligera ventaja sobre sus oponentes conservadores, pero sondeos de opinión sugieren que la controversia les está pasando factura.

Trudeau

Getty Images
Justin Trudeau, de 47 años, llegó al poder como primer ministro de Canadá en 2015.

El apoyo al partido Liberal Nacional ha caído desde que la noticia salió a la luz, al igual que el índice de aprobación de Trudeau, según una encuesta de Abacus Data del 20 de julio.

Las reacciones al manejo que ha hecho el gobierno del tema son negativas por todo el país, también dentro del 40% de personas que votaron por los liberales en las elecciones del año pasado, según el sondeo.

Probablemente seguirá siendo noticia por un tiempo.

Trudeau tiene un gobierno en minoría, lo que hace que los partidos de oposición tengan más control sobre la agenda y cuenten con las herramientas para “alargarlo todo lo que sea posible” (el escándalo), apunta el analista Moscrop.

A petición de los conservadores en la oposición, el primer ministro comparecerá ante el comité investigador de la Cámara de los Comunes en los próximos días. Y también lo harán los Kielburger.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=6CuOQEZRNZs&t=6s

https://www.youtube.com/watch?v=o-FUmeEXFOI

https://www.youtube.com/watch?v=UA_FDmt3k90

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.