Acteal, la herida abierta que no verá el papa en Chiapas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Nayeli Roldán

Acteal, la herida abierta que no verá el papa en Chiapas

Aunque “Las abejas” buscaron ser parte del encuentro que el papa Francisco tendrá con indígenas en Chiapas el próximo lunes 15 de febrero, la única presencia del grupo será a través del coro de Acteal que cantará en la misa que el pontífice ofrecerá en San Cristóbal de las Casas.
Nayeli Roldán
Por Nayeli Roldán
14 de febrero, 2016
Comparte

Cuando Micaela Vázquez Pérez fue asesinada tenía 9 años. Era delgada, morena, con cabello largo y ojos grandes. Su fotografía está colgada en una pared de adobe junto a la de su tía, María Capote Pérez, y a la de 43 personas más. En el suelo hay cruces de colores con sus nombres y veladoras consumadas. Es el mausoleo de los mártires de Acteal: los 45 indígenas tsotsiles asesinados por un grupo paramilitar en el municipio de Chenhaló, Chiapas, en 1997.

En los últimos 18 años, las familias sobrevivientes integrantes de la organización civil “Las abejas” han buscado justicia en todos los niveles de gobierno sin encontrar respuesta; por eso acudieron hasta la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) desde 2005, acusando al Estado mexicano por los crímenes de lesa humanidad cometidos durante la administración del expresidente Ernesto Zedillo.

La fe en Dios los mantiene con la esperanza de que los responsables serán castigados, por eso no pueden perdonar, aún cuando el perdón sea un fundamento católico. Por eso no aceptaron una “solución amistosa” ofrecida por el gobierno mexicano durante la audiencia ante la CIDH en octubre de 2015.

Familiares de las víctimas de la matanza de Acteal recibirán al Papa Francisco en Chiapas. Foto: Nayeli Roldán

Familiares de las víctimas de la matanza de Acteal recibirán al papa Francisco en Chiapas. Foto: Nayeli Roldán

“La iglesia habla de perdón. Hay formas donde sí se puede perdonar. No en todas las cosas puede haber perdón; como es un crimen lo que se hizo, se debe aplicar la justicia”, dice Sebastián Pérez, presidente de la mesa directiva, máxima autoridad del grupo indígena elegido en asamblea.

Aunque “Las abejas” buscaron ser parte del encuentro que el papa Francisco tendrá con indígenas en Chiapas el próximo lunes 15 de febrero, la única presencia del grupo será a través del coro de Acteal que cantará en la misa que el pontífice ofrecerá en San Cristóbal de las Casas.

Elena Pérez, una indígena de 38 años que perdió a sus padres y hermanos en la masacre, saldrá de Acteal durante la madrugada del lunes con la intención de ver al papa a los lejos, aunque sea por unos segundos. Sonríe mientras cocina voctich –un guisado tradicional hecho con frijoles y masa– en una olla puesta sobre leña. La visita de Francisco “me alegra el corazón”, dice.

Sebastián Pérez dice que la presencia del papa servirá para traer paz a Chiapas y al resto del país, aunque advierte: “si no hay justicia no puede establecer la paz”.

Apenas en octubre del año pasado, la CIDH recibió en audiencia a Las abejas y a los abogados del Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas A. C. quienes interpusieron la denuncia contra el Estado mexicano. Ahí expusieron el estudio elaborado por el experto Carlos Beristain, que comprueba el impacto psicosocial y colectivo sufrido por la comunidad de Acteal tras la masacre y la impunidad en los años siguientes.

Las abejas de Acteal, los católicos que no perdonan . Foto: Nayeli Roldán

Las abejas de Acteal, los católicos que no perdonan . Foto: Nayeli Roldán

La masacre respondió “a la política sistemática del Estado mexicano diseñada con el objetivo de eliminar y aniquilar al Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) –levantado en 1994– y sus bases de apoyo”, expusieron ante los comisionados. Aunque Las abejas son una organización pacifista que coincide con la ideología zapatista, no apoya el uso de armas, por eso son simpatizantes, pero no adherentes del movimiento.

Durante las audiencias, el Estado mexicano reconoció fallas en el proceso de investigación, pero rechazó que la masacre fuese perpetrada por grupos paramilitares financiados por el gobierno federal.

El grupo indígena continuará con la lucha legal y si es necesario acudirá a la Corte Interamericana (CI) para hacer cumplir sus cuatro exigencias: tomar las medidas necesarias para esclarecer los hechos cometidos en la masacre de Acteal. Investigar, identificar y sancionar a todos los responsables materiales e intelectuales. Reparar integralmente el daño causado a todas las víctimas del caso y garantizar que estas graves violaciones a derechos humanos nunca vuelvan a repetirse en Chiapas ni en cualquier otro lugar del país.

Mientras llega la justicia legal, cada día 22 de todos los meses nombran a las 18 mujeres (cuatro de ellas embarazadas), 7 hombres, 16 adolescentes y cuatro niños asesinados durante la emboscada de diciembre de 1997. Oran por ellos contra el olvido.

Los indígenas que rechazan las dádivas del gobierno

En 1997, Las Abejas agrupaban a más de 5 mil personas, pero ahora sólo suman 2 mil, dice Sebastián Pérez. En estos 18 años algunos han caído en la estrategia de división lanzada por el gobierno. “Siempre buscan la manera de cómo convencernos, pero siempre hemos dicho que nosotros nunca vamos a traicionar la sangre de los mártires, ni tampoco queremos una migaja del gobierno, lo que queremos es la justicia. Pero el gobierno siempre busca la manera y mete la división”.

“Algunos reciben los proyectos de gobierno y se van de aquí”, dice María Sánchez, una de las mujeres que borda blusas para vender en la tienda de la comunidad; pero los que se quedan se niegan a aceptar cualquier tipo de programa de transferencia como Oportunidades, Procampo o la Cruzada Nacional contra el Hambre.

“No queremos recibir ningún apoyo del gobierno porque sabemos lo que hace el gobierno. Sabemos cuál es su plan de gobierno, sabemos que quiere comprar a la gente”, explica Elena Vázquez.

Aunque el dinero y la comida es insuficiente, no están dispuestos a recibir ninguna “migaja” del mismo gobierno que entrenó a paramilitares para matar a sus familias. No pueden aceptar a un gobierno que no entiende su visión de justicia ni de paz.

Las Abejas dicen que no pueden aceptar a un gobierno que no entiende su visión de justicia ni de paz // Foto: Nayeli Roldán

Las Abejas dicen que no pueden aceptar a un gobierno que no entiende su visión de justicia ni de paz // Foto: Nayeli Roldán

El año pasado, por ejemplo, días antes de la audiencia ante la CIDH, el gobernador de la entidad, Manuel Velasco, fue a Acteal y entregó borregos. “Para qué dan borregos si aquí no saben cuidarlos.

Aquí se siembra maíz y frijol. Somos campesinos”, explica Sebastián. También repartieron una televisión plana, pero “eso se ve un poco raro porque no hay comida y hay televisión”, dice.

Por eso, la asociación civil Las Abejas buscan sus propias maneras de mantenerse. Desde 1999 formaron una cooperativa Maya Vinic (hombre maya) para comercializar café. En cuatro años hicieron crecer tanto el negocio que comenzaron a exportar a Suiza, Japón y Estados Unidos.

Pueden producir hasta 196 toneladas al año de café gracias a los 800 productores adheridos a la cooperativa y por lo que consiguen 29 mil pesos por hectárea aproximadamente.

En la cooperativa trabajan 11 personas directamente y son elegidos en asamblea para permanecer en los cargos durante tres años. Gracias a las ganancias pudieron abrir también una cafetería en San Cristóbal de las Casas donde venden el producto al menudeo.

En estos 18 años, Las abejas han sobrellevado la tragedia y el centro comunitario es un recordatorio de la tragedia y la impunidad. En el sitio donde ocurrió la matanza, colocaron un Cristo de más de tres metros y 45 cruces alrededor. Frente a la iglesia, uno de los murales resume su visión: “Renacimos como gigantes, ahora somos fragmentos de luz que impiden que la noche sea oscuridad”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Detienen a Steve Bannon, exasesor de Trump, por presunto fraude vinculado al muro entre EU y México

Streve Bannon y otros tres hombres fueron detenidos y acusados de conspiración para cometer fraude electrónico y lavado de dinero.
20 de agosto, 2020
Comparte

Steve Bannon, un exasesor del presidente Donald Trump, fue arrestado este jueves por un presunto fraude en una campaña de recaudación de fondos para construir el muro en la frontera entre Estados Unidos y México.

Bannon y tres presuntos cómplices supuestamente defraudaron a cientos de miles de personas que aportaron dinero a su campaña We Build The Wall (Construimos el muro, en español), la cual reunió al menos US$25 millones, informó este jueves el Departamento de Justicia de EE.UU.

El también estratega de los conservadores recibió más de US$1 millón de una organización sin fines de lucro y presuntamente usó “cientos de miles de dólares para gastos personales”, según la denuncia.

We Build the Wall se comprometió a utilizar las donaciones para construir en terrenos privados -donde el gobierno no puede- segmentos de la barrera fronteriza, una de las principales promesas de Trump en la campaña 2016.

Además de Bannon, Brian Kolfage, Andrew Badolato y Timothy Shea están señalados en la acusación.

Imagen del sitio We Build the Wall

We Build the Wall
La campaña hacía un llamado para que los donantes aportaran dinero para la construcción del muro fronterizo en terrenos de propiedad privada.

Audrey Strauss, la fiscal federal interina para el Distrito Sur de Nueva York, dijo que los acusados habían “defraudado a cientos de miles de donantes, capitalizando su interés en financiar un muro fronterizo para recaudar millones de dólares, bajo el falso pretexto de que todo ese dinero se gastaría en construcción”.

Kolfage, fundador de We Build the Wall, presuntamente tomó de manera encubierta US$350.000 para su uso personal, según la investigación del Departamento de Justicia.

“Mientras aseguraban reiteradamente a los donantes que Brian Kolfage, el fundador y rostro público de We Build the Wall, no recibiría un centavo, los acusados planearon en secreto entregar cientos de miles de dólares a Kolfage, que los utilizó para financiar su lujoso estilo de vida”, señaló Strauss.

El inspector Philip R. Bartlett dijo que los cuatro emitieron “recibos y reportes falsos para lavar donaciones y encubrir sus delitos, sin mostrar respeto por la ley o la verdad”.

“Este caso debería servir como una advertencia a otros estafadores de que nadie está por encima de la ley, ni siquiera un veterano de guerra discapacitado o un estratega político millonario”, dijo.

Mapa de la frontera entre EE.UU. y México

BBC

Los cuatro acusados están acusados de un cargo de conspiración para cometer fraude electrónico y un cargo de conspiración para cometer lavado de dinero, cada uno de los cuales conlleva una pena máxima de 20 años de prisión.

Bannon, de 66 años, comparecerá ante el tribunal del Distrito Sur de Nueva York. Kolfage y Badolato comparecerán en tribunales en Florida, mientras que Shea lo hará en Colorado.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=C8-GB-H6p14

https://www.youtube.com/watch?v=Ujpo0T9Cz-0

https://www.youtube.com/watch?v=jizwCrw_WEU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.