Antes de Topo Chico: la historia de violencia y muerte en cárceles mexicanas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Antes de Topo Chico: la historia de violencia y muerte en cárceles mexicanas

El enfrentamiento que provocó 52 muertes en el penal de Topo Chico, Nuevo León, se suma a otros casos de violencia en las cárceles mexicanas en los últimos años; por la cantidad de fallecimientos, es uno de los episodios más violentos.
Cuartoscuro
Por Redacción Animal Político
11 de febrero, 2016
Comparte
El gobernador de Nuevo León informó sobre la muerte de internos tras una conrfrontación en la cárcel de Topo Chico// Foto: Cuartoscuro

El gobernador de Nuevo León informó sobre la muerte de internos tras una conrfrontación en la cárcel de Topo Chico// Foto: Cuartoscuro

La muerte de 52 personas en una riña en el penal de Topo Chico, Nuevo León, se suma a la lista de episodios violentos registrados en cárceles mexicanas, la mayoría en el norte del país.

Por la cantidad de víctimas, es uno de los sucesos más trágicos, equiparable al de la muerte de 44 internos por una confrontación en la cárcel de Apodaca en febrero de 2012, también en territorio neoleonés.

A continuación presentamos un recuento de riñas suscitadas en cárceles de México durante los últimos años:

  • San Luis Potosí (2013)

Prisioneros se enfrentaron en el área de dormitorios de la cárcel de La Pila, que está a las afueras de la ciudad de San Luis Potosí, y tras la confrontación se contabilizaron 13 muertes el 27 de abril de 2013. Los reportes oficiales indicaron que los reos utilizaron armas blancas durante las agresiones.

  • Altamira, Tamaulipas (2012)

Un total de 31 reos murió en una riña en el penal de Altamira, Tamaulipas —noreste de México—, el 4 de enero de 2012. Las autoridades detallaron que en las agresiones fueron utilizadas armas blancas.

  • Apodaca, Nuevo León (2012)

Uno de los episodios más trágicos previo a lo ocurrido en Topo Chico se presentó el 19 de febrero de 2012, cuando en una disputa en el Centro de Readaptación Social de Apodaca (Cereso) murieron 44 personas. En su momento las autoridades estatales acusaron que esa cárcel tenía una sobrepoblación del 80%.

  • Ciudad Juárez, Chihuahua (2011)

Una confrontación entre grupos criminales rivales en el Centro de Reinserción Social Municipal de Ciudad Juárez, Chihuahua, llevó a que murieran 17 personas el 26 de julio de 2011. Las autoridades del municipio indicaron entonces que la disputa había sido entre la banda de Los Aztecas y Los Mexicles.

  • Cadereyta, Nuevo León (2011)

Una riña entre internos en el penal de Cadereyta dejó un saldo de 7 reos fallecidos en octubre de 2011. En aquella ocasión se enfrentaron decenas de presos, utilizaron puntas metálicas e incluso incendiaron colchones.

  • Matamoros, Tamaulipas (2011)

La madrugada del 15 de octubre de 2011 los internos en el penal de Matamoros, Tamaulipas, se enfrentaron y las autoridades registraron un saldo final de 20 muertos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Atentados del 11S: la icónica foto de la "dust lady" cubierta de polvo tras los ataques a las Torres Gemelas

Marcy Border fue fotografiada cuando logró refugiarse en un edificio cercano a las torres. Te contamos su historia.
11 de septiembre, 2020
Comparte

En agosto de 2015 fallecía a consecuencia de un cáncer Marcy Borders, recordada como la “dust lady” (dama del polvo) y cuya fotografía se convirtió en una de las más icónicas de los ataques contra las Torres Gemelas de Nueva York del 11 de septiembre de 2001.

Fue fotografiada cuando logró refugiarse en un edificio cercano a las torres.

Tenía su rostro y todo su cuerpo cubierto por el polvo que envolvió la Zona Cero después de que los edificios se vinieron abajo.

Dieciocho años después de los atentados, recordamos la historia detrás de esta emblemática imagen.

La fotografía

El 11 de septiembre de 2001, Borders recién cumplía su primer mes de trabajo en el Bank of America, cuyas oficinas se encontraban en el piso 81 de la Torre Norte del World Trade Center.

Lady Dust

Getty Images
En 2002 Marcy Borders posó con el fotógrafo que tomó su imagen cubierta por el polvo en la Zona Cero.

“El edificio comenzó a temblar y balancearse. Yo perdí todo el control. Luché a mi manera por salir de ese lugar”, dijo Borders al diario Daily Mail en 2011.

Desafiando las instrucciones de su jefe de que no debían salir, huyó por las escaleras y se refugió en el vestíbulo de un edificio cercano. Allí su imagen fue capturada por el fotógrafo Stan Honda.

El autor de la instantánea recordó aquel momento en una publicación de Facebook en el décimo aniversario de los ataques.

“Una mujer entró completamente cubierta de polvo gris. Se notaba que estaba muy bien vestida para el trabajo y por un segundo se detuvo en el lobby. Pude hacer una toma de ella antes de que un agente de policía comenzara a dirigir a la gente hacia las escaleras”, escribió Honda en 2011.

Borders, nacida en Nueva Jersey, no se dio cuenta que había sido fotografiada hasta que su madre vio la imagen al día siguiente y se puso en contacto con Stan Honda.

Complicaciones

Ataques del 11 de septiembre de 2001

Getty Images
Miles de personas que se encontraban en la Zona Cero el 11-S fueron diagnosticadas con cáncer en años posteriores,

En los años posteriores a los ataques, Borders sufrió cuadros de depresión severa y adicción a las drogas. Incluso perdió la custodia de sus dos hijos.

“No trabajé en casi 10 años y en 2011 era un completo desastre”, le dijo a The New York Post en ese entonces. “Cada vez que veía un avión me entraba el pánico”.

Sin embargo, después de una temporada en rehabilitación, logró desintoxicarse y recuperó la custodia de sus hijos.

En noviembre de 2014 se conoció que padecía de cáncer de estómago.

Borders afirmó que su mal fue el resultado de lo que vivió en 2001. “Definitivamente lo creo porque no tenía ninguna enfermedad”, dijo al diario estadounidense New Jersey Journal.

“Yo no tengo la presión arterial alta, ni el colesterol alto, ni diabetes”.

Miles de personas que se encontraban en la Zona Cero el 11-S fueron diagnosticadas con cáncer en años posteriores, particularmente los rescatistas que trabajaron en los escombros de los edificios en los días y semanas posteriores a los atentados.

Eso llevó a la creación de un fondo compensatorio durante el gobierno de Barack Obama.

Smoke from the burning World Trade Center towers fills up the downtown Manhattan skyline

Getty Images
Muchas personas sufrieron las consecuencias físicas y psicológicas de los ataques del 11S.

Fallecimiento

En entrevistas en los años que siguieron al ataque, Borders culpó de su cáncer al polvo y las sustancias contaminantes que aspiró mientras escapaba del World Trade Center.

Tras su fallecimiento en 2015, Juan Borders, primo de Marcy, la llamó “heroína” y aseguró que “sucumbió a las enfermedades que cargó en su cuerpo desde el 11-S”.

“Además de la pérdida de tantos amigos, compañeros de trabajo y colegas durante y después de ese trágico día, los dolores del pasado han encontrado una manera de resurgir”, dijo.

Noelle, hija de Marcy Borders, le dijo al diario estadounidense New York Post que su madre “peleó una batalla increíble”.

“Ella no sólo es la ‘dust lady’, es mi heroína y vivirá para siempre a través de mí”, concluyó.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.