Francisco pide a obispos actuar ante la violencia en México y no escudarse en condenas enérgicas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Francisco pide a obispos actuar ante la violencia en México y no escudarse en condenas enérgicas

Cuartoscuro
Por Redacción Animal Político
13 de febrero, 2016
Comparte
 El Papa Francisco y el presidente Enrique Peña Nieto, acompañado de su esposa Angélica Rivera, durante la recepción oficial en Palacio Nacional. // Foto: Cuartoscuro.

El Papa Francisco y el presidente Enrique Peña Nieto, acompañado de su esposa Angélica Rivera, durante la recepción oficial en Palacio Nacional. // Foto: Cuartoscuro.

El papa Francisco dijo este sábado que, ante la gravedad de la violencia en México, los obispos mexicanos no deben solo condenarla, sino actuar con un proyecto que involucre a la Iglesia, las escuelas y los políticos y las estructuras de seguridad.

“La complejidad de sus causas (de la violencia), la inmensidad de su extensión como metástasis que devora, la gravedad de la violencia que segrega y sus trastornadas conexiones, no nos consienten a nosotros pastores de la iglesia, refugiarnos en condenas genéricas (…) sino que exigen un coraje profético y un serio y cualificado proyecto pastoral”, dijo el papa en la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México, donde se reunió con los obispos y cardenales de todo el país.

Francisco pidió a los obispos y cardenales “no minusvalorar el desafío ético y anticívico que el narcotráfico representa para la juventud y para la entera sociedad mexicana”. Destacó que la Iglesia debe contribuir a entretejer la red humana comenzando por las familias y los territorios desolados.

El papa también habló de los millones de migrantes que dejan a sus familias para buscar mejores condiciones de vida en Estados Unidos. Lo hacen, dijo, dejando sus raíces para “aventurarse”, aún en la clandestinidad que implica todo tipo de riesgos, en búsqueda de la “luz verde” que juzgan como su esperanza.

Pidió a los obispos seguir y ayudar a los migrantes más allá de las fronteras, así como trabajar más de cerca con el episcopado estadounidense, para mantenerse cerca de los migrantes.

Francisco habló también de la transparencia en la Iglesia. Dijo a los integrantes del Episcopado Mexicano que no deben tener miedo a la transparencia, ya que la Iglesia no necesita la oscuridad para trabajar.

“No se dejen corromper por el materialismo trivial ni por las ilusiones seductoras de los acuerdos debajo de la mesa”, expresó. 

Papa pide a políticos no buscar el privilegio de unos cuantos

Antes, en su primer discurso en su visita a México, desde Palacio Nacional, el papa Francisco se dirigió a la clase política del país: le pidió trabajar para ofrecer a los ciudadanos mejores condiciones de vida, trabajo, vivienda, justicia y seguridad efectiva.

Aseguró que buscar el privilegio de unos cuantos hace que “la vida en sociedad se vuelve un terreno fértil para la corrupción, el narcotráfico, la exclusión de las culturas diferentes, la violencia e incluso el tráfico de personas, el secuestro y la muerte, causando sufrimiento y frenando el desarrollo”.

Francisco dijo que el desarrollo de México no es cosa de contar con más leyes, sino de la responsabilidad personal de sus líderes, las instancias públicas y privadas y los ciudadanos.

Destacó que la principal riqueza de México son sus jóvenes, pues “un pueblo con juventud es un pueblo capaz de renovarse, transformarse; es una invitación a alzar con ilusión la mirada hacia el futuro y, a su vez, nos desafía positivamente en el presente”.

Añadió que un futuro esperanzador se forja en un presente de hombres y mujeres justos y honestos, capaces de empeñarse en el bien común.

Entre los gobernadores – con sus respectivas parejas – que se acercaron para saludar e incluso besar la mano de Francisco estaban los gobernadores que recibirán al papa durante los siguientes días de su visita: del Estado de México, Eruviel Ávila; de Chihuahua, César Duarte; de Michoacán, Silvano Aureoles y de Chiapas, Manuel Velasco.

También de Puebla, Rafael Moreno Valle; de Coahuila Rubén Moreira; Morelos, Graco Ramírez; Tamaulipas, Rodolfo Torre Cantú; Tabasco, Arturo Nuñez; Sinaloa, Mario López Valdéz; Baja California, Francisco Vega, y de Aguascalientes, Carlos Lozano de la Torre.

Artistas, activistas y sus familias llenaron las sillas y gradas dispuestas en el patio central de Palacio Nacional para ver al papa Francisco.

Mientras, afuera bajo el sol y con un viento frío, cientos de personas, en un Zócalo que no logró llenarse, esperaban ver por un momento a Francisco.

En las primeras filas, sentados en las sillas dispuestas en el patio central estaban los hijos del presidente Enrique Peña Nieto y Angélica Rivera; los integrantes del gabinete presidencial y sus familias; los obispos que acompañan al papa; así como el gobernador del Estado de México – entidad que visitará el papa este domingo – Eruviel Ávila y su familia.

Las gradas y filas de sillas del fondo se llenaron con las familias de los funcionarios e invitados especiales como los activistas Isabel Miranda de Wallace y Alejandro Martí; el cantante Emmanuel; el titular del SNTE Juan Díaz de la Torre, y la titular del INEE, Sylvia Schmelkes.

Senadores y diputados también ocuparon las primeras filas del patio central, cubierto por un techo para evitar el sol, y en el que también se colocó un escenario de color rojo, con dos sillones y las banderas de México y El Vaticano.

El papa y Peña Nieto se reunieron en privado por espacio de media hora. Después el presidente y su esposa Angélica Rivera mostraron al papa los murales de Diego Rivera y bajaron a saludar a quienes están en las tribunas.

Durante su mensaje, Peña Nieto destacó la difícil situación que vive el mundo, que dijo, experimenta múltiples y acelerados cambios.

Destacó que la palabra clave en este momento es el diálogo, y que el respeto y la tolerancia serán los valores que “nos hacen mejores personas”.

“México lo abraza con cariño, bienvenidas sus palabras y sus bendiciones”, dijo Peña al papa.

Recibido como jefe de Estado

El papa Francisco fue recibido como jefe de Estado por el presidente Enrique Peña Nieto en Palacio Nacional, pese a que su visita es de carácter pastoral.

Esta es la primera vez que un papa visita Palacio Nacional, al que entró por la puerta Mariana. La ceremonia oficial inició con la presentación de las comitivas, la del papa y el gabinete legal de Peña Nieto. Después se interpretaron los himnos de ambos Estados.

Tras la reunión  los discursos en Palacio Nacional, Francisco recibió de manos del jefe de gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera Espinosa, la Llave de la Ciudad, el pergamino y la medalla que lo reconocen como Huésped Distinguido.

En una plataforma colocada enfrente de la entrada de la Catedral Metropolitana, el papa recibió los regalos y entregó a Mancera Espinosa una medalla. El jefe de gobierno acompañó a Francisco hasta la puerta de Catedral, para su reunión con los obispos.

Por la mañana, al salir de la Nunciatura para iniciar su primer día de actividades, el papa Francisco detuvo el papamóvil para detenerse y saludar a personas de la tercera edad y enfermos que lo esperaban afuera.

Francisco les regaló rosarios, y besó y abrazó a los enfermos. Después subió al vehículo para iniciar su recorrido hasta Palacio Nacional.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

6 formas en las que la pérdida de olfato por COVID-19 te puede afectar a largo plazo

Después de COVID-19, muchas personas se han quedado con impedimentos a largo plazo en su sentido del olfato.
Por Johan N. Lundström / BBC News Mundo
12 de junio, 2022
Comparte

Al principio de la pandemia, múltiples estudios mostraron que aproximadamente la mitad de las personas con COVID-19 perdieron el sentido del olfato (un trastorno llamado anosmia) en algún momento durante el curso de la infección.

Aproximadamente, entre un 20% y un 35% adicional experimentó una reducción clínica en su capacidad para oler (hiposmia).

Aunque la evidencia más reciente sugiere que Ómicron podría no conducir a la pérdida del olfato tanto como las variantes anteriores, dado que más de 500 millones de personas han tenido al menos una de las variantes hasta la fecha, todavía son muchos millones de personas que probablemente han experimentado esta condición en algún grado.

Para la mayoría, esto es solo una pérdida temporal de la función. Pero una parte considerable experimentará problemas a más largo plazo.

Estudios recientes muestran que entre 12 y 18 meses después del diagnóstico inicial de COVID-19, entre el 34% y el 46% de las personas aún experimentan una reducción clínica en su sentido del olfato.

Sin embargo, la mayoría de estas personas no son conscientes de ello.

Un problema relacionado es la parosmia, en la que la percepción de los olores de una persona cambia y, a menudo, descubre que se vuelven más desagradables.

La investigación sugiere que hasta el 47% de las personas que han tenido COVID-19 podrían verse afectadas.

Al igual que con la pérdida del olfato, la mayoría de las personas con parosmia probablemente sanarán con el tiempo. Sin embargo, algunas podrían tener problemas más duraderos.

COVID-19 no es la única enfermedad que puede conducir a la pérdida del olfato. También puede ser causada por otros virus o infecciones, o traumatismo craneoencefálico o una variedad de enfermedades neurodegenerativas.

Efectos a largo plazo

Si bien la evidencia sobre la pérdida del olfato posterior a COVID-19 aún está surgiendo, los datos de otros tipos de disfunción olfativa nos dan una idea de algunos de los efectos que la pérdida del olfato a largo plazo puede tener en la vida cotidiana.

1. Seguridad alimentaria

Las personas con esta discapacidad son más propensas a ingerir alimentos en mal estado porque es el olor, ante todo, lo que nos advierte cuando algo se echó a perder.

Esto puede aumentar el riesgo de enfermedades transmitidas por los alimentos.

olfato

Getty Images

2. Gusto

Aparte de las sensaciones gustativas centrales (dulce, salado, amargo, ácido y umami), casi todo lo que experimentamos como sabor es producido por los olores que llegan a los receptores olfatorios en la nariz a través del pasaje oral-nasal en la parte posterior de la garganta.

Desafortunadamente, sin el sentido del olfato, la mayor parte de lo que comes tendrá poco o ningún sabor.

Si se elimina la capacidad de detectar olores, una manzana sabrá como una papa si cierras los ojos.

3. Apetito

Más allá de darnos placer al comer, los olores de la comida también nos estimulan el apetito.

Esto significa que cuando no podemos oler los aromas de la cena que se cocina en el horno, es menos probable que tengamos hambre.

4. Fluctuaciones de peso

La pérdida combinada de apetito y placer de comer hace que la mayoría de las personas con un trastorno del olfato recién adquirido pierdan peso inicialmente.

Sin embargo, nuestros cuerpos están diseñados para mantenernos con vida. Las personas con pérdida del olfato rápidamente comienzan a buscar el placer de otros estímulos sensoriales al comer, como la textura, por ejemplo, en el crujido de los alimentos fritos.

Y en lugar de esperar a tener hambre, muchos simplemente comerán con más frecuencia.

Estos cambios no conscientes en el comportamiento alimentario a menudo dan como resultado un aumento de peso, lo que puede provocar problemas cardiacos a largo plazo y otros problemas de salud relacionados.

5. Relaciones

Hay algunas consecuencias de la pérdida del olfato en las que quizá no pienses de inmediato.

Tomemos, por ejemplo, el hecho de que una persona que no puede oler no podrá controlar su propio olor corporal. Esto puede ser una fuente de timidez e inseguridad en situaciones sociales.

olfato y gusto

Getty Images
Cuando no podemos oler los aromas de la comida es menos probable que tengamos hambre.

Varios estudios han demostrado que un sentido del olfato deficiente está relacionado con una reducción en las interacciones sociales, el número de amigos y el disfrute sexual reportados.

Esto último también podría estar relacionado con la pérdida de la capacidad de sentir el olor de una pareja.

6. Salud mental

Un tercio de las personas que buscan tratamiento para sus problemas de olfato informan haber experimentado una reducción en su calidad de vida y bienestar general, en comparación con su vida antes de tener estos problemas.

Es probable que esto se deba a una combinación de los factores descritos anteriormente.

Las personas con disfunción del olfato a menudo reportan síntomas de depresión, y no es raro que los relacionen con sus problemas de olfato.

Opciones de tratamiento

Lamentablemente, existen pocos tratamientos para las personas que experimentan disfunción del olfato.

Para los problemas de olfato inducidos por virus, el único tratamiento que tiene algún efecto demostrable es el entrenamiento del olfato.

Esto es un poco como la fisioterapia para la nariz y consiste en una terapia de exposición, en la que se le pide al paciente que huela una variedad de olores durante unos 20 minutos, cada mañana y tarde, durante un periodo de dos a tres meses.

Aunque los pacientes rara vez se recuperarán por completo, los estudios han demostrado que el entrenamiento del olfato mejora las funciones olfativas con el tiempo.

Dicho esto, la pandemia de COVID-19 ha dado impulso a la investigación olfatoria, y varios tratamientos nuevos e interesantes se encuentran actualmente en ensayos preclínicos.

Dentro de unos años, es posible que veamos una variedad de tratamientos novedosos para la disfunción del olfato.

Mientras tanto, ¿qué debes hacer si crees que tu sentido del olfato no es como debería ser?

Puedes comenzar a entrenarte con el olfato usando olores domésticos comunes. Si no ves una mejora notable después de seis semanas de entrenamiento, comunícate con tu médico para una evaluación.

*Johan N. Lundström es profesor asociado del Departamento de Neurociencia Clínica del Instituto Karolinska. Este artículo apareció en The Conversation. Puedes leer la versión en inglés aquí.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ae6XHLUCGmM&t=3s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.