Cómo es estudiar en la escuela "más peligrosa" del mundo
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC Mundo

Cómo es estudiar en la escuela "más peligrosa" del mundo

Una maestra y sus alumnos en Bengasi, Libia, están decididos a continuar con las lecciones a pesar de que su escuela queda en el frente de la batalla contra Estado Islámico y al alcance de las bombas y balas de las milicias.
BBC Mundo
Por BBC Mundo
3 de febrero, 2016
Comparte
La escuela reabrió tras la iniciativa de las alumnas y sus padres. // Foto: BBC Mundo.

La escuela reabrió tras la iniciativa de las alumnas y sus padres. // Foto: BBC Mundo.

En uno de los vecindarios más pobres de Bengasi, en todo el frente de la batalla de Libia contra en autodenominado Estado Islámico (EI), una valiente maestra mantiene su escuela abierta.

Dicta clase a pesar de la amenaza de explosiones de misiles y fuego de francotiradores, determinada de que éstos no serán obstáculo para la educación de sus alumnas.

“Tengo miedo, miedo, miedo. Temo que –y espero que no suceda- nos caiga una bomba, porque la mezquita al lado de nuestra escuela fue atacada hace poco. Le dispararon cuando unos estudiantes iban a tomar sus lecciones del Corán. La primera bomba cayó cerca de un niño y otro corrió para ayudarlo. Entonces, cayó otra bomba que le voló una pierna. El primer muchacho también perdió una pierna. Fue absolutamente horroroso”.

Fauzia Mukhtar Abeid
Fauzia Mukhtar Abeid quiere devolverle un sentido de normalidad a la ciudad y sus alumnas.

Fauzia Mukhtar Abeid tiene todo el derecho a sentir miedo. Ella trabaja en una escuela en el distrito al Sulmani, de Bengasi, un vecindario de clase trabajadora que, durante los últimos dos años, ha estado en el frente del conflicto armado en Libia.

A menos de un kilómetro del patio de la escuela, escondidos entre las ruinas de un destrozado conjunto de apartamentos, se parapetan combatientes de EI y otros milicianos islamistas.

Reconstrucción

La escuela fue clausurada en mayo de 2014, cuando la zona de al Sulmani se vio envuelta en los combates que siguieron el lanzamiento de la Operación Dignidad, una ofensiva militar para despejar a las milicias islamistas de Bengasi.

Las familias más acomodadas del vecindario abandonaron el lugar rápidamente o enviaron a sus hijos a colegios privados, a salvo del alcance de las bombas y las balas.

Hueco en la pared
Una brecha en la pared trasera permite un acceso más seguro a las aulas.

Los niños pobres no tuvieron más opción que quedarse en sus casas.

Alrededor de un año después, hartos de ver desvanecer sus perspectivas educacionales, algunos de los estudiantes y sus padres empezaron a preguntarle a Fauzia si abriría la escuela otra vez.

Los predios habían sido bombardeados y saqueados, así que los padres establecieron un fondo para pagar por los arreglos.

“Algunas familias contribuyeron con 50 dinares (unos US$35), otros con 20 o 5”, dice Hassan Omar, un miembro del consejo local.

“Al final, recaudamos unos 1.000 dinares (US$750) de las familias y recibimos otros 3.000 (US$2.140) del comité de crisis del gobierno”.

Al tiempo que reemplazaron los vidrios rotos, los trabajadores abrieron una brecha en la pared trasera de la escuela para que las alumnas tuvieran acceso a las aulas por una vía más protegida de los disparos.

“Hay francotiradores como a unos tres kilómetros de distancia”, explicó Omar. “Así que abrimos esta entrada para evitar problemas”.

“Queremos aprender”

Las clases empezaron otra vez en diciembre de 2015. La electricidad es intermitente, aguas negras se han acumulado frente a la entrada y algunos maestros han rehusado regresar a trabajar en un edificio que está al alcance de los militantes islámicos.

Pero los niños están decididos a continuar con su educación. “No, no, no tenemos miedo”, manifiesta una niña de unos 15 años. “Queremos aprender”.

Lección
Las lecciones se dan entre el ruido de las bombas y las balas.

Walid al Furjani, que envía a sus tres niños a la escuela, está de acuerdo. “Mis hijos han estado sentados en la casa por dos años sin hacer nada. Por supuesto que me preocupo por ellos pero es importante que estudien”.

Muchos en Libia pensaron que, tras el derrocamiento del coronel Muammar Gaddafi, en 2011, gozarían otra vez de las libertades políticas básicas y mejores perspectivas para sus hijos.

A cambio, han visto su país fracturarse en decenas de facciones enfrentadas.

Según el sitio web Libya Body Count, que contabiliza los muertos en base a los informes de prensa, más de 4.000 personas han perdido la vida en los últimos dos años.

Ruinas de Bengasi
Militantes de Estado Islámico se esconden entre las ruinas de los edificios vecinos.

Algunos estiman que, actualmente, hay 2.000 milicias separadas operando en territorio libio.

Comerciantes de armas, yihadistas, guerreros tribales y traficantes humanos han prosperado entre el caos.

Armamento y municiones saqueadas de los arsenales de Gaddafi han sido comerciados a lo largo del desierto para impulsar insurgencias islamistas en el Sahel (la región subsahariana de África).

En la dirección contraria, centenares de miles de migrantes y refugiados se han lanzado desesperadamente hacia Europa, así como yihadistas africanos decididos a unirse a EI precisamente cuando empieza a asentarse en Libia.

Por un mejor futuro

Soldados en Bengasi
Las fuerzas del gobierno controlan la mayoría de la ciudad pero reconocen estar perdiendo terreno.

La ONU estima que actualmente hay hasta 3.000 combatientes de Estado Islámico en Libia.

Uno de los distritos en Bengasi donde han establecido una presencia es en al Sabri, a la vista de la escuela de Fauzia.

Ella no tenía por qué regresar al trabajo, teniendo en cuenta que sus hijos están crecidos y le falta poco para jubilarse.

Pero, cuando los padres le pidieron que reabriera la escuela, dice que no pudo rehusar.

“No podía decirles que no, a sus hijos. Sentí que era un deber nacional enseñarles a estos niños. Mi conciencia me lo exigía, aun cuando las condiciones fueran peligrosas”, expresó.

“Espero que mi país pueda encontrar un camino hacia adelante. Al abrir la escuela, intentamos establecer un poco de normalidad aquí. A pesar de esta guerra, a pesar de toda la destrucción, seguimos adelante. Necesitamos vivir. Necesitamos un futuro para nuestro país. Necesitamos paz y seguridad. No más guerra, basta. Por el futuro de nuestros hijos, ya basta”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

5 cifras que muestran cómo el COVID-19 está fuera de control en EU

Con la cercanía del invierno y ante la carencia de un plan gubernamental nacional para hacer frente a los nuevos brotes, los casos, las hospitalizaciones y las muertes se multiplican.
14 de noviembre, 2020
Comparte

La incertidumbre política y la emergencia sanitaria se cruzan en EE.UU.: mientras el gobierno de Donald Trump se enfoca en pedir recuentos y disputar el resultado de las elecciones, la pandemia de coronavirus vive su peor momento en el país.

Con la cercanía del invierno y ante la carencia de un plan nacional para hacer frente a los nuevos brotes, los nuevos casos, las hospitalizaciones y las muertes se multiplican.

Desde hace días, medios de EE.UU. críticos con la gestión de Trump habían señalado que el presidente, que pasó más de una semana sin hablar ante la prensa, no parecía mostrar interés en sus obligaciones y en el curso de la pandemia, mientras intenta revertir desde Twitter y los tribunales el resultado de los comicios.

En la tarde de este viernes, sin embargo, Trump apareció otra vez frente a las cámaras para prometer que una potencial vacuna estará lista ante de finales de año y descartó la posibilidad de que su gobierno imponga una nueva cuarentena para hacer frente a la pandemia.

“Este gobierno no se cerrará. Ojalá el… pase lo que pase en el futuro, ¿quién sabe qué gobierno será? Supongo que el tiempo lo dirá. Pero puedo decirles que este gobierno no irá a un cierre“, dijo.

TRump

Getty Images
Trump reapareció esta semana tras más de una semana sin dar una conferencia de prensa.

Un día antes, el doctor Anthony Fauci, la principal autoridad en enfermedades infecciosas del país, había llamado a redoblar los esfuerzos ante el aumento de los casos porque una vacuna efectiva, dijo, no iba a estar disponible de forma inmediata.

“La ayuda está en camino. Pero aún no está aquí”, afirmó.

Fauci no ha sido el único en llamar la atención sobre el creciente número de contagios en EE.UU.

Tom Frieden, exdirector de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), consideró que la nación atraviesa una “temporada peligrosa“, mientras el corresponsal médico de CNN, Sanjay Gupta, calificó la situación como un “desastre humanitario“.

En tanto, el epidemiólogo Michael Osterholm, quien recientemente fue nombrado miembro del grupo de trabajo sobre el coronavirus del presidente electo, Joe Biden, describió el panorama actual como un “infierno covid”.

Según Osterholm, aunque EE.UU. no el único lugar del mundo donde los casos repuntan de nuevo, la situación se vuelve más crítica por dos motivos: primero, porque es el país con más contagios y muertes en el mundo y, segundo, porque el gobierno saliente no parece interesado en tomar medidas de mitigación en lo que le queda en el cargo.

Nos podemos hacer una idea de lo sombría de la situación repasando algunas de las cifras que han sonado las alarmas de la comunidad médica y científica.

1. Un récord histórico de casos

Desde hace meses, EE.UU. ocupa la triste posición de ser el país con más casos y muertes por coronavirus del mundo.

De los más de 53 millones de contagios reportados a nivel global, más de 10,3 millones son de habitantes de Estados Unidos, casi un 20% del total global en una nación cuya población representa el 4% del planeta.

Pero si las cifras totales son alarmantes, lo que ha pasado en los últimos días ha sido motivo de preocupación mayor.

Solo el jueves, EE.UU. superó los 160.000 nuevos casos en un día, casi una semana después de cruzar el récord de los 100.000 contagios diarios.

Dos estados, Texas y California, fueron los primeros esta semana en reportar más de un millón de personas infectadas, mientras otros, como Florida, le siguen los pasos.

El aumento ha sido una tendencia en las últimas semanas en más de 40 estados y, según los modelos de varias universidades, la cifra podría ir a peor en los días venideros.

De acuerdo con los CDC, se prevé que antes del 5 de diciembre se reportarán entre 630.000 y 1.700.000 nuevos casos en el país, aunque la agencia señala que la estimación puede quedarse por debajo.

“Durante las últimas semanas, se han reportado más casos de los esperados en la predicción. Esto sugiere que el pronóstico actual puede no reflejar la gama completa de casos que se notificarán en el futuro. Las previsiones para nuevos casos deben interpretarse en consecuencia”, indica en su página web.

2. Creciente número hospitalizaciones

La escena es conocida: como pasó en la primavera y el verano, los hospitales de muchos estados comienzan otra vez a quedarse sin camas, ahora en una proporción mayor.

Actualmente, hay más estadounidenses hospitalizados con covid-19 en EE.UU. que en cualquier otro momento anterior de la pandemia.

Hasta el 12 de noviembre, más de 67.000 personas recibían atención hospitalaria tras dar positivo por coronavirus, según datos del Covid Tracking Project, un sistema de monitoreo de la pandemia.

Hasta este viernes, 17 estados reportaban un incremento general de hospitalizaciones.

pandemia

AFP
Actualmente, hay más estadounidenses hospitalizados con covid-19 en EE.UU. que en cualquier otro punto anterior de la pandemia.

El récord anterior se remontaba al 15 de abril, cuando Nueva York era el epicentro del covid-19 en EE.UU., y se reportaron 59.940 hospitalizaciones a nivel nacional.

El nuevo récord de hospitalizaciones muestra que hemos entrado en el peor período de la pandemia desde el brote original en el noreste (en Nueva York y estados cercanos)”, escribieron los creadores del Covid Tracking Project el miércoles.

3. Las muertes vuelven a aumentar

Los CDC registraban hasta este viernes más de 242.200 fallecidos, una tasa de mortalidad de 73 por cada 100.000 habitantes en EE.UU.

Y reportaron el 10 de noviembre 1.859 muertos por covid-19, la cifra más alta desde los más de 2.500 registrados el 25 de junio, un día anómalo pues para entonces la media semanal había estado cayendo hasta unos 600.

De hecho, el 10 de noviembre se superó por primera vez la cifra de 1.000 muertos de media en los siete días anteriores, algo que no pasaba desde agosto.

Trevor Bedford, analista del Instituto de Investigación Fred Hutchinson de Seattle, recordó en Twitter que las muertes durante la pandemia generalmente comienzan a aumentar tres semanas después de que se disparan los casos.

“Estimo que Estados Unidos reportará más de 2.000 muertes por día en tres semanas”, escribió.

corona

Getty Images
El número de casos positivos se ha multiplicado en las últimas semanas.

El modelo matemático del Institute for Health Metrics and Evaluation proyecta unas 399.162 muertes en EE.UU. para el 1 de febrero si se mantiene las condiciones actuales, pero si se flexibilizan aún más las medidas de protección, estima que la cifra rondaría los 513.657.

4. Situación crítica en numerosos estados

Si al inicio de la pandemia el epicentro estuvo más “concentrado” en algunos estados (como Nueva York y después Florida), ahora los epidemiólogos advierten que la situación es más complicada por el creciente número de casos que se reportan a lo largo y ancho del país.

Según tuiteó Frieden, esto se debe a que Estados Unidos entró en “la fase exponencial” de propagación del virus, por lo que es previsible que la situación empeore significativamente en la mayoría de los estados.

No obstante, aclaró que no todos los lugares están experimentando actualmente la misma tasa de propagación del covid-19.

“Por ejemplo, Dakota del Sur (el estado con la tasa más alta) tiene 100 veces más propagación que Vermont”, dijo.

corona

Getty Images
Las filas de autos para hacerse pruebas de coronavirus han vuelto a aumentar.

Numerosos estados y ciudades muestran otras cifras preocupantes.

  • El área de Minot, en Dakota del Norte, ha reportado más casos per cápita que cualquier otra parte del país.
  • El brote en Wisconsin ha aumentado más rápido que en cualquier otro estado.
  • El condado que incluye Los Ángeles ha reportado más casos de covid-19 desde el inicio de la pandemia que cualquier otro lugar.
  • Texas tiene más casos que cualquier otro estado y el mayor número de contagios en campus universitarios.
  • En la ciudad de El Paso, las autoridades han pedido el traslado de más morgues móviles ante el creciente aumento de muertes y han necesitado trasladar enfermos por vía aérea a otras localidades porque se han quedado sin capacidad en los hospitales.

“La gente no quiere escuchar que lo que está sucediendo en El Paso no es un evento aislado. Se convertirá en la norma”, le dijo el epidemiólogo Michael Osterholm a Yahoo Finance.

5. La Casa Blanca como epicentro

Para muchos medios de EE.UU., un reflejo de cómo la pandemia está fuera de control en el país es la propia situación en la Casa Blanca, en la que casi 200 personas, desde el presidente hasta miembros de su equipo servicio personal y de seguridad, han dado positivo o han tenido que aislarse por estar en contacto con el virus.

Más de 30 personas, incluido Trump, su esposa y su hijo menor, en fechas cercanas al evento para la nominación de Amy Conney Barret para la Corte Suprema.

El mismo presidente tuvo que ser hospitalizado y unas semanas más tarde varios asistentes del vicepresidente Mike Pence también se enfermaron.

A inicios de noviembre, tras un evento durante la noche de las elecciones en el que Trump se proclamó ganador cuando aún continuaban los conteos, se reportó un nuevo brote: el jefe de gabinete de Trump, Mark Meadows, uno de sus jefes de campaña y otra decena de funcionarios dieron positivo.

corona

Getty Images
Unos 130 imembros del Servicio Secreto se han contagiado o han tenido que aislarse por estar en contacto con el virus.

Este viernes, medios de EE.UU. reportaron que al menos 130 miembros del Servicio Secreto, que se encargan de la seguridad de Trump y la Casa Blanca, dieron positivo o han tenido que aislarse tras exponerse a personas enfermas con covid-19.

Además, al menos ocho miembros del personal del Comité Nacional Republicano, incluido el Jefe de Gabinete, Richard Walters, tienen el virus, según informó la organización.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.