¿Cómo se convirtió Google en la empresa más valiosa del mundo?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AP

¿Cómo se convirtió Google en la empresa más valiosa del mundo?

La empresa matriz de Google tiene una capitalización de mercado mayor a la de Apple. ¿Cómo llegó hasta ese nivel?
AP
Por Lucy Hooker de BBC Mundo
2 de febrero, 2016
Comparte
Alphabet, la empresa matriz de Google, tiene una capitalización de mercado mayor que la de Apple. // Foto: AP.

Alphabet, la empresa matriz de Google, tiene una capitalización de mercado mayor que la de Apple. // Foto: AP.

No vende nada que puedas llevar en tu bolsillo. Nunca le pagamos dinero de forma directa.

Y sin embargo Alphabet, la empresa matriz de Google, tiene una capitalización de mercado mayor que la de Apple, como muestra su último informe de resultados.

Esto la convierte en la empresa más valiosa del mundo, valorada en casi US$520.000 millones.

Pero ¿cómo llegó hasta allí?

El éxito de Google se originó con una visión simple de sus fundadores, Larry Page y Sergey Brin.

A fines de los 90 se dieron cuenta de que la caótica cantidad de material que estaba cayendo sobre internet podía ser organizada, clasificando los resultados de acuerdo a su popularidad.

Desde entonces, nunca miraron hacia atrás. Han obtenido millones de dólares en publicidad en la red y han aprovechado algunas de las ideas más innovadoras en el mundo de la tecnología.

Y la mayoría de nosotros lo usamos sus servicios día tras día: para verificar cómo será la nevada antes de reservar a último minuto un viaje para ir a esquiar, para enviar un correo eléctronico a tu jefe avisándole que no irás a trabajar, para traducir la tarea de francés de tu hijo.

Google
La compañía fue lanzada en 1998.

Pero con el éxito surgen las dudas: sobre si el dominio de Google en el mercado es justo para otros participantes; sobre si su creciente influencia le permite, junto con otros gigantes multinacionales, pagar menos impuestos de los que muchos creen debería pagar; sobre si la información que tiene sobre nosotros le otorga demasiado poder.

En el comienzo

Tras reunir un millón de dólares con aportaciones de la familia, amigos y otros inversores, Brin y Page lanzaron su compañía el 7 de septiembre de 1998.

Se la conoció previamente como “Barckrub”. Su nuevo nombre era un juego de palabras del gran número Googol (1 seguido por 100 ceros).

Desde entonces, la compañía ha crecido gradualmente hasta dominar las búsquedas en la red en todo el mundo, y con esto han obtenido una porción sustancial de las ganancias publicitarias en internet.

A pesar de que Google creó el mejor motor de búsquedas del mercado, fue su éxito inmediato lo que le dio la experiencia y, lo más importante, la información que le permitió mejorar rápidamente.

“Entre más sabes sobre lo que la gente quiere buscar, más eres capaz de ofrecer resultados precisos”, dice Brian Wieser, analista del grupo Pivotal Research.

Brin y Page
Los fundadores de Google comenzaron la empresa con un millón de dólares.

“Hay muchos costos asociados a ello, como el procesamiento de las búsquedas y los centros de información de apoyo. Así que se crea un monopolio natural”, agrega.

Adquisiciones

Además de nutrir el crecimiento del motor de búsqueda, Brin y Page siempre estuvieron dispuestos a explorar nuevos terrenos.

El famoso “20% del tiempo” de Google, que permite a los empleados tomarse un día a la semana para pensar en proyectos originales, ha producido algunas innovaciones como Google News.

Pero eso no ha sido suficiente para los fundadores de Google.

Google
Alphabet se convirtió esta semana en la empresa más valiosa del mundo.

En los últimos años se han dedicado a gastar para reunir a varias compañías bajo el grupo Google, ahora llamado Alphabet.

“Los ejecutivos de Google están motivados por el deseo de tener start-ups… quieren tener un portafolio de start-ups“, dice Mark Bergen, de la publicación tecnológica online Recode.

En agosto la compañía anunció que estaba creando la compañía matriz, Alphabet, y que dejaría el nombre Google para empresas más extravagantes -sus “Moonshots”- como la extensión de la vida humana, la entrega de drones y la provisión de internet por medio de globos a alta altitud.

Bergen cree que la creación de Alphabet se debe en parte a que ellos desean verse menos abarcadores y menos amenazadores.

Auto sin conductor
Los autos sin conductor son un proyecto incluido en Google X.

¿Qué hace Alphabet?

  • La rama de Google de la compañía incluye búsquedas, mapas, YouTube, Chrome y la plataforma Android para móviles.

¿Qué hacen las “moonshots”?

  • X incluye autos sin conductor, entrega de drones, internet con globos, lentes de contacto que detectan niveles de glucosa, inteligencia artificial y otros.
  • Calico combate la longevidad o “el desafío de envejecer y sus enfermedades asociadas”.
  • Nest hace termostatos inteligentes y otros dispositivos para el hogar.
  • Fiber trata de ofrecer banda ancha súper rápida y servicios de TV a la carta para suscriptores en EE.UU.
  • Robotics es otra área moonshot, pero ninguna incluye desarrollo con aplicaciones militares, dice la compañía.

Google Ventures y Google Capital permite a la compañía apoyar nuevos proyectos exteriores.

Sin embargo, no todo ha funcionado.

“Google Glass fue una inversión relativamente cara”, dice Bergen. “Está claro que han cometido algunos errores“.

Y también está claro que la compañía no ha podido igualar a su rival Facebook en la esfera de las redes sociales.

“No hagas el mal”

¿Pero ha abusado Google de su posición dominante?

Su enorme tamaño le ha dado acceso a políticos en capitales importantes en todo el mundo.

Ahora algunos argumentan que la compañía ha “secuestrado” el pensamiento de los gobiernos y se le está tratando con indulgencia en la cuestión de impuestos.

Google Glass
Google ha cometido errores, como las Google Glass.

Google, igual que muchas grandes compañías, no revela cuántos impuestos paga en cada jurisdicción que opera, pero en una carta al Financial Times la semana pasada, su director de comunicaciones para Europa, Peter Barron, dijo: “Como compañía estadounidense, pagamos un volumen de nuestros impuestos corporativos en EE.UU.: US$3.300 millones en el último informe anual”.

La consigna, ahora conocida, de Google era: “No hagas el mal”, la cual ha sido motivo de burla.

“Eso fue siempre bastante tonto”, dice Brian Wieser. “Traicionó el sentido del idealismo”.

Pero Wieser piensa que hay gente dentro de la compañía que genuinamente cree en la consigna y que ella ha evitado que Google abuse de su posición dominante.

“Aunque muchos observadores piensen que la conducta de Google ha sido mala,pudo haber sido mucho, mucho peor” afirma.

Y asegura que los consumidores no han resultado directamente perjudicados por el dominio de Google, aunque los anunciantes sí tengan quejas justificadas.

A largo plazo

¿Podrá alguien desafiar el dominio de Google?

Brian Wieser piensa que sí: “No es tan difícil crear un motor de búsqueda y ya existen varios de ellos”.

Dice que los consumidores podrán cambiar con relativa facilidad a un nuevo motor de búsqueda si surgiera uno mejor.

“Ya no es tan difícil crear estas cosas. Si hay una grieta en la armadura, esta puede resultar atacada”.

Pero Mark Bergen piensa que en 10 o 20 años Google seguirá siendo una enorme pieza clave, aunque esto sólo se deba a que son tan ambiciosos.

“Tienen muchos platillos cocinándose y al menos uno brindará resultados”, afirma Brian Wieser.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

6 formas en las que la pérdida de olfato por COVID-19 te puede afectar a largo plazo

Después de COVID-19, muchas personas se han quedado con impedimentos a largo plazo en su sentido del olfato.
Por Johan N. Lundström / BBC News Mundo
12 de junio, 2022
Comparte

Al principio de la pandemia, múltiples estudios mostraron que aproximadamente la mitad de las personas con COVID-19 perdieron el sentido del olfato (un trastorno llamado anosmia) en algún momento durante el curso de la infección.

Aproximadamente, entre un 20% y un 35% adicional experimentó una reducción clínica en su capacidad para oler (hiposmia).

Aunque la evidencia más reciente sugiere que Ómicron podría no conducir a la pérdida del olfato tanto como las variantes anteriores, dado que más de 500 millones de personas han tenido al menos una de las variantes hasta la fecha, todavía son muchos millones de personas que probablemente han experimentado esta condición en algún grado.

Para la mayoría, esto es solo una pérdida temporal de la función. Pero una parte considerable experimentará problemas a más largo plazo.

Estudios recientes muestran que entre 12 y 18 meses después del diagnóstico inicial de COVID-19, entre el 34% y el 46% de las personas aún experimentan una reducción clínica en su sentido del olfato.

Sin embargo, la mayoría de estas personas no son conscientes de ello.

Un problema relacionado es la parosmia, en la que la percepción de los olores de una persona cambia y, a menudo, descubre que se vuelven más desagradables.

La investigación sugiere que hasta el 47% de las personas que han tenido COVID-19 podrían verse afectadas.

Al igual que con la pérdida del olfato, la mayoría de las personas con parosmia probablemente sanarán con el tiempo. Sin embargo, algunas podrían tener problemas más duraderos.

COVID-19 no es la única enfermedad que puede conducir a la pérdida del olfato. También puede ser causada por otros virus o infecciones, o traumatismo craneoencefálico o una variedad de enfermedades neurodegenerativas.

Efectos a largo plazo

Si bien la evidencia sobre la pérdida del olfato posterior a COVID-19 aún está surgiendo, los datos de otros tipos de disfunción olfativa nos dan una idea de algunos de los efectos que la pérdida del olfato a largo plazo puede tener en la vida cotidiana.

1. Seguridad alimentaria

Las personas con esta discapacidad son más propensas a ingerir alimentos en mal estado porque es el olor, ante todo, lo que nos advierte cuando algo se echó a perder.

Esto puede aumentar el riesgo de enfermedades transmitidas por los alimentos.

olfato

Getty Images

2. Gusto

Aparte de las sensaciones gustativas centrales (dulce, salado, amargo, ácido y umami), casi todo lo que experimentamos como sabor es producido por los olores que llegan a los receptores olfatorios en la nariz a través del pasaje oral-nasal en la parte posterior de la garganta.

Desafortunadamente, sin el sentido del olfato, la mayor parte de lo que comes tendrá poco o ningún sabor.

Si se elimina la capacidad de detectar olores, una manzana sabrá como una papa si cierras los ojos.

3. Apetito

Más allá de darnos placer al comer, los olores de la comida también nos estimulan el apetito.

Esto significa que cuando no podemos oler los aromas de la cena que se cocina en el horno, es menos probable que tengamos hambre.

4. Fluctuaciones de peso

La pérdida combinada de apetito y placer de comer hace que la mayoría de las personas con un trastorno del olfato recién adquirido pierdan peso inicialmente.

Sin embargo, nuestros cuerpos están diseñados para mantenernos con vida. Las personas con pérdida del olfato rápidamente comienzan a buscar el placer de otros estímulos sensoriales al comer, como la textura, por ejemplo, en el crujido de los alimentos fritos.

Y en lugar de esperar a tener hambre, muchos simplemente comerán con más frecuencia.

Estos cambios no conscientes en el comportamiento alimentario a menudo dan como resultado un aumento de peso, lo que puede provocar problemas cardiacos a largo plazo y otros problemas de salud relacionados.

5. Relaciones

Hay algunas consecuencias de la pérdida del olfato en las que quizá no pienses de inmediato.

Tomemos, por ejemplo, el hecho de que una persona que no puede oler no podrá controlar su propio olor corporal. Esto puede ser una fuente de timidez e inseguridad en situaciones sociales.

olfato y gusto

Getty Images
Cuando no podemos oler los aromas de la comida es menos probable que tengamos hambre.

Varios estudios han demostrado que un sentido del olfato deficiente está relacionado con una reducción en las interacciones sociales, el número de amigos y el disfrute sexual reportados.

Esto último también podría estar relacionado con la pérdida de la capacidad de sentir el olor de una pareja.

6. Salud mental

Un tercio de las personas que buscan tratamiento para sus problemas de olfato informan haber experimentado una reducción en su calidad de vida y bienestar general, en comparación con su vida antes de tener estos problemas.

Es probable que esto se deba a una combinación de los factores descritos anteriormente.

Las personas con disfunción del olfato a menudo reportan síntomas de depresión, y no es raro que los relacionen con sus problemas de olfato.

Opciones de tratamiento

Lamentablemente, existen pocos tratamientos para las personas que experimentan disfunción del olfato.

Para los problemas de olfato inducidos por virus, el único tratamiento que tiene algún efecto demostrable es el entrenamiento del olfato.

Esto es un poco como la fisioterapia para la nariz y consiste en una terapia de exposición, en la que se le pide al paciente que huela una variedad de olores durante unos 20 minutos, cada mañana y tarde, durante un periodo de dos a tres meses.

Aunque los pacientes rara vez se recuperarán por completo, los estudios han demostrado que el entrenamiento del olfato mejora las funciones olfativas con el tiempo.

Dicho esto, la pandemia de COVID-19 ha dado impulso a la investigación olfatoria, y varios tratamientos nuevos e interesantes se encuentran actualmente en ensayos preclínicos.

Dentro de unos años, es posible que veamos una variedad de tratamientos novedosos para la disfunción del olfato.

Mientras tanto, ¿qué debes hacer si crees que tu sentido del olfato no es como debería ser?

Puedes comenzar a entrenarte con el olfato usando olores domésticos comunes. Si no ves una mejora notable después de seis semanas de entrenamiento, comunícate con tu médico para una evaluación.

*Johan N. Lundström es profesor asociado del Departamento de Neurociencia Clínica del Instituto Karolinska. Este artículo apareció en The Conversation. Puedes leer la versión en inglés aquí.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ae6XHLUCGmM&t=3s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.