Defensores de la tierra, criminalizados por autoridades estatales: Informe
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Defensores de la tierra, criminalizados por autoridades estatales: Informe

Los casos documentados en ocho países de América Latina demuestran que policías y actores gubernamentales suelen unirse a particulares para ejercer acción penal contra defensores.
Cuartoscuro
Por Tania L. Montalvo
25 de febrero, 2016
Comparte

En América Latina, los defensores de derecho a la tierra son perseguidos por la justicia gracias a la complicidad de actores estatales con empresas que impulsan proyectos industriales, alertó la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH).

Tras analizar casos de defensores criminalizados en ocho países latinoamericanos —Brasil, Colombia, Ecuador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua y Perú— la FIDH concluyó que la acción penal que se ejerce en contra de los activistas proviene de autoridades locales, policías y operadores de justicia que trabajan con empresas privadas y terratenientes.

“La falta de independencia y de imparcialidad de la justicia tiene un impacto determinante en el fenómeno de la criminalización de defensores y defensoras, en particular, la actividad del Ministerio Público que lidera la acción penal. Además de decidir criminalizar indebidamente a un defensor o defensora, en la mayoría de nuestros ejemplos, el Ministerio Público solicita la prisión preventiva y en muchos casos se empeña en perseguir penalmente una, dos y más veces a los defensores y defensoras”, cita el informe ‘Criminalización de defensores de derechos humanos en el Contexto de proyectos industriales: un fenómeno regional en América Latina’ que la FIDH presenta este jueves 25 de febrero con la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH).

El informe destaca casos de los ocho países de América Latina para mostrar cómo la criminalización de los defensores de derechos a la tierra suele seguir el mismo perfil con el rol de agentes estatales directamente involucrados en el uso indebido del derecho penal para perseguirlos y frenar sus acciones en contra de grandes proyectos industriales.

// Gráfico: Especial.

// Gráfico: Especial.

En el caso específico de México, da seguimiento al caso de Juan Carlos Flores Solís, estudiante de derecho y defensor de derechos humanos de los pueblos originarios del país.

Juan Carlos es vocero del Frente de Pueblos en Defensa del Agua y la Tierra de Morelos, Puebla y Tlaxcala. Desde el 2006, el grupo se opone a la construcción del gasoducto Morelos en el que participan empresas españolas e italianas como Abengoa, Elecnor Anagas y Bonatti.

El defensor argumenta que el proyecto viola el derecho de las comunidades locales a participar en los procesos de consulta y decisión, pues éste afectaría sus derechos a la vida, la salud y el agua.

En abril de 2014 fue detenido por hombres vestidos de civil que se identificaron como policías ministeriales sólo después de una queja interpuesta ante la Comisión de Derechos Humanos de Puebla. Se le acusó de los delitos de despojo, motín, extorsión y ataques a obras públicas, tras su “probable participación” en un motín ocurrido dos años antes. Aunque más tarde se confirmó que no estuvo en el evento, el defensor fue a prisión y apenas el 23 de enero de 2015 ganó un amparo para recuperar su libertad.

La FIDH destaca que de ese caso “no deja de sorprender que el poder judicial haya validado un proceso que inició con una detención completamente ilegal y luego haya emitido una orden de detención a pesar que las pruebas demostraban que aquél no había participado en el evento donde estos delitos fueron supuestamente cometidos”.

Se violan las garantías mínimas del debido proceso y el derecho a la libertad personal. Pero además, se estigmatiza y aísla al defensor.

“Si bien los jueces no siempre condenan a los defensores y defensoras, casi sistemáticamente acceden a las solicitudes de medidas cautelares tales como la detención preventiva. Además resulta sorprendente y paradójica la gran celeridad en los procesos que llevan a la detención de defensores y defensoras, cuando contrariamente, los procesos para investigar el hostigamiento o asesinato son siempre muy lentos”, agrega el informe.

En octubre de 2015, expertas independientes de América y Europa, que analizaron la situación de defensores en México, concluyeron que las denuncias que dan pie a criminalizarlos avanzan velozmente en el sistema penal, lo cuál contrasta con la “ausencia de apoyo” de autoridades de los tres niveles de gobierno cuando es necesario investigar la misma labor de defensa derechos humanos o amenazas en su contra.

Es decir, el sistema de justicia no es útil para investigar y perseguir las violaciones que denuncian los defensores de derechos humanos, pues sus casos se quedan encarpetados por años. En cambio, ese sistema sí es eficaz cuando se trata de criminalizarlos e iniciar procesos penales en su contra.

Esta práctica, que se repite en América Latina, implica diferentes violaciones a derechos humanos como al principio de legalidad y no retroactividad de la ley penal, a la libertad personal, a las garantías judiciales, a la libertad de expresión y el derecho a la honra y a la buena reputación.

De enero de 2011 a agosto de 2014, la FIDH documentó 32 casos de hostigamiento judicial contra 123 defensoras y defensores del derecho a la tierra y denunció que 95% de los casos permanecen en total impunidad debido a la “incapacidad de los Estados para obligar a los autores a rendir cuentas por sus acciones o por negligencia”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
AFP

La 'broma' que usuarios de TikTok afirman haber hecho a Trump para dejar vacíos los asientos su mitin

Según políticos, expertos y medios, miles de jóvenes usuarios de TikTok y fanáticos del K-Pop le jugaron una broma a Donald Trump.
AFP
21 de junio, 2020
Comparte

Todo había sido preparado con pompa para el gran regreso a la campaña.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, volvía este sábado otra vez al ruedo de los mítines electorales tras el largo lapso de la pandemia del coronavirus.

Y pese a los temores de que un evento de este tipo podría contribuir a la propagación del covid-19 en un país donde ya han muerto casi 120,000 personas por esa causa, el mandatario anunció que un millón de seguidores habían pedido entradas para ver y escuchar a su presidente.

“¡Casi un millón de personas solicitaron entradas para el Rally de la noche del sábado en Tulsa, Oklahoma!”, escribió en Twitter.

Mientras un funcionario de Tusla pronosticó que esperaban unas 100,000 en las afueras del lugar del evento, el Bank of Oklahoma Center.

Era tanta la multitud esperada que por primera vez desde que Trump se sumó a la política hace cuatro años, los organizadores decidieron instalar un escenario al aire libre para que el presidente también pudiera hablar a los que se quedarían fuera del lugar.

“Esta será la primera vez que el presidente hablará en persona a las multitudes que se encuentren tanto adentro como afuera”, escribió en Twitter Brad Parscale, el jefe de campaña de Trump.

Sin embargo, poco antes del esperado momento, el escenario exterior fue removido: no había casi nadie. Las esperadas multitudes nunca se presentaron.

Entretanto, dentro del recinto donde tendría lugar el mitin, con 19.000 asientos de capacidad, los largos espacios vacíos marcaban el discurso del presidente.

Trump llamó “guerreros” a los seguidores que llegaron hasta allí, en un número considerablemente menor al esperado.

Pero ¿qué pasó? ¿Cómo fue posible? ¿Cómo la campaña del presidente de EE.UU. pudo equivocarse de forma tan estrepitosa?

El desafío de Tiktok

La campaña de Trump culpó a los manifestantes “radicales” y a los medios de comunicación por la falta de participantes, aunque el presidente posteó fotos en su Twitter de las “multitudes” que habían llegado allí por él.

Sin embargo, cuando las fotos de los medios de comunicación comenzaron a mostrar la falta de público en un evento que prometía reunir hasta un millón de personas, las redes sociales comenzaron a ofrecer un punto de vista sobre lo que sucedía.

Según políticos, expertos y medios de Estados Unidos, miles de jóvenes usuarios de TikTok y fanáticos del K-Pop estuvieron detrás de lo sucedido: volvieron un desafío en la red social pedir tickets para el evento… para luego no presentarse.

trump

Reuters
El número de asistentes fue mucho menor que el esperado.

El estratega político Steve Schmidt, quien trabajó para la campaña de George W. Bush, reveló que miles de adolescentes de Estados Unidos ordenaron boletos sin tener la intención de presentarse para asegurarse de que hubiera asientos vacíos.

Schmidt, que pertenece al Partido Republicano, contó que su propia hija de 16 años y sus amigos habían solicitado “cientos” de boletos.

Varios padres respondieron a la publicación Schmidt contando que sus hijos habían hecho lo mismo.

La congresista demócrata Alexandria Ocasio-Cortez elogió en su Twitter a los jóvenes y a los fanáticos del K-pop que dijo que “habían inundado la campaña de Trump con reservas de boletos falsos” a través de TikTok.

No está claro cuántas de las cientos de miles de reservas de boletos promocionadas por la campaña de Trump fueron falsas, pero un video de TikTok del 12 de junio que alienta a las personas a registrarse para obtener boletos gratis para asegurarse de que haya asientos vacíos recibió más de 700.000 me gusta.

Según el Departamento de Bomberos de Tusla, solo unas 6.200 personas participaron en el mitin, aunque la campaña de Trump dice que unas 12.000 pasaron por el detector de metales.

El video fue publicado después de que se anunciara la fecha original del evento para el 19 de junio, lo que provocó numerosas críticas porque coincidiría con la celebración del fin de la esclavitud estadounidense y en el sitio donde tuvo lugar una de las peores masacres raciales en la historia del país.

Una chispa

Mary Jo Laupp, una mujer de 51 años de Iowa parece haber jugado un papel central en alentar a los jóvenes estadounidenses a ir al sitio web de Trump, registrarse para asistir al evento y luego no participar.

“Todos aquellos que queremos ver este auditorio de 19.000 asientos apenas lleno o completamente vacío, vayan a reservar boletos ahora para que lo dejemos solo (a Trump) allí en el escenario”, escribió en TikTok.

Mary Jo Laupp

TikTok
Mary Jo Laupp fu una de las que inició la broma en TikTok.

Fue una chispa en un polvorín: centenares de usuarios comenzaron a publicar videos que mostraban que también se registraron para el evento y publicaciones similares comenzaron también a aparecer en Instagram y Twitter.

Otro video se dirigió a los fanáticos de la música pop surcoreana, que cuentan con gran poder en las redes sociales y que se han unido en las últimas semanas a las protestas virtuales contra el racismo.

TikTok, una red social utilizada para compartir videos cortos y graciosos, no había sido utilizada hasta ahora para fines políticos de este tipo.

Miedos por el coronavirus

El mitin electoral de Trump en Tulsa estuvo marcado también por las preocupaciones por la celebración de un evento de este tipo a medida que los casos de coronavirus vuelven a aumentar exponencialmente en varios estados, incluida Oklahoma.

Los críticos del presidente lo cuestionaron por poner en riesgo a sus seguidores, a quienes no se les pidió que utilizaran mascarilla.

No obstante, los asistentes al evento tuvieron que firmar una exención que protege la campaña de Trump de la responsabilidad por si se enfermaban de covid-19.

Horas antes de que comenzara el evento, las autoridades dijeron que seis miembros del personal involucrados en la organización del mitin habían dado positivo a un test de coronavirus.

La pandemia fue de hecho uno de los temas que mencionó Trump en su largo discurso de casi dos horas de duración.

Según dijo, había pedido a sus oficiales que disminuyeran el número de pruebas que se hacían, porque a mayor cantidad de pruebas, mayores serían los casos.

Tabla con caso del covid19 en aumento en EE.UU.

BBC

Según los datos de la Universidad Johns Hopkins, se han reportado más de 2.2 millones de casos de covid-19 y 119.000 muertes asociadas a la enfermedad en EE.UU.

“Aquí está la parte mala: cuando hagas pruebas, vas a encontrar más personas, encontrarás más casos. Así que dije ‘hagan menos pruebas'”, dijo a la multitud que lo vitoreaba.

El comentario provocó amplio rechazo en EE.UU., por lo que un funcionario de la Casa Blanca luego trató de matizar lo sucedido y aseguró que el presidente estaba “obviamente bromeando”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.