El auditorio Che Guevara de la UNAM: una historia de tomas y confrontaciones
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

El auditorio Che Guevara de la UNAM: una historia de tomas y confrontaciones

Los sucesos de colocación de barricadas y algunas quemas este jueves tienen el antecedente de otros sucesos violentos en la zona del Auditorio Che Guevara, controlado por diferentes colectivos desde 1999.
Cuartoscuro
Por Redacción Animal Político
25 de febrero, 2016
Comparte
// Foto: Cuartoscuro

// Foto: Cuartoscuro

Las barricadas colocadas en uno de los accesos a la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), y diferentes quemas y destrozos reportados tras la detención de una persona, se suman a otros conflictos relacionados con el Auditorio Justo Sierra, conocido como Che Guevara, que ha estado bajo control de diferentes grupos.

Los incidentes de este jueves en Ciudad Universitaria se registraron como respuesta a la detención de Jorge Emilio Yorch Esquivel Muñoz, que según las autoridades vendía tacos afuera del auditorio Justo Sierra para encubrir su actividad de venta de drogas.

La Procuraduría General de la República (PGR) detalló que al momento de detenerlo en Avenida Universidad le encontraron  50 envoltorios de cocaína en piedra, 26 pastillas psicotrópicas “Ribotril”, y una bolsa con 300 gramos de marihuana.

Al respecto, la UNAM informó que Esquivel Muñoz es una persona ajena a la universidad, y que los disturbios tras su detención fueron obra de “provocadores”, que se refugian en el auditorio Che Guevara.

Medios y usuarios de redes sociales mostraron la mañana de este jueves imágenes de personas con el rostro cubierto, colocando barricadas en el circuito universitario por el que se accede a la Facultad de Filosofía y Letras, y al auditorio Che Guevara. También se observó que quemaron un vehículo de vigilancia UNAM, y contenedores de basura.

Desde 1999, cuando concluyó la huelga estudiantil en la UNAM y salieron los integrantes del Consejo General de Huelga, diferentes colectivos han mantenido el control del Auditorio Che Guevara, como la Coordinación de Colectivos Auditorio Che Guevara, y el grupo Okupache u Okupas.

Uno de los conflictos más recientes y con hechos de violencia, previo a las barricadas y las quemas reportadas este jueves, se dio el 3 de marzo  de 2014 —en aquel entonces el rector de la UNAM era José Narro—.

Aquel día un grupo de personas con el rostro cubierto trató de expulsar a otro colectivo para tomar el control del Auditorio Che Guevara. Las personas en el interior acusaron que los habían golpeado con toletes, además de atacarlos con pistolas eléctricas y pistolas de diávolos.

Según los ocupantes del Auditorio (Okupache), pudo tratarse de una revancha, ya que en diciembre de 2013 habían desalojado a otro colectivo, con violencia, según la UNAM.

Las televisoras mostraron a jóvenes lanzando botellas, y a otros respondiendo activando extintores. La UNAM indicó entonces que “resultaron algunos lesionados” del choque violento, y que exigía la entrega inmediata “del auditorio ocupado en forma ilegal”.

Grupos de exalumnos, académicos y trabajadores hicieron pronunciamientos para sumarse a la exigencia de recuperar el espacio, e incluso se desarrollaron debates de universitarios en las propias instalaciones del Che Guevara. Sin embargo pasaron los días, y no se dio la liberación del Auditorio, aunque autoridades universitarias hayan informado sobre la presentación de denuncias ante la PGR, para responder a la ocupación.

En noviembre de 2014, se dio otro hecho violento en Ciudad Universitaria.

Un oficial secretario del Ministerio Público, un elemento de la Policía de Investigación y dos peritos de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) acudieron para hacer una diligencia, por la denuncia del robo de un teléfono celular a una estudiante.

Unas 20 personas, según la PGJDF, los agredió y en el altercado un elemento de la Procuraduría detonó su arma de fuego, por lo que resultó lesionado un estudiante en la pierna.

“El elemento de la Policía de Investigación dijo haber realizado disparos al aire para evitar el ataque, resultando lesionada en el muslo izquierdo, una persona de sexo masculino que se encontraba en el sitio”, indicó la Procuraduría.

Según la UNAM, “el grupo que se encontraba en el auditorio Justo Sierra persiguió al funcionario (que disparó) y algunos de sus integrantes lo lesionaron”. Tras esos hechos, personas con el rostro cubierto prendieron fuego a un vehículo de la PGJDF, y lanzaron objetos a elementos de la policía capitalina.

“Solo hacen revueltas y generan caos, y ni siquiera son alumnos”, opina vía telefónica sobre los grupos que ocupan el Auditorio, y sobre los hechos de este jueves, el estudiante de Literatura en la Facultad de Filosofía y Letras, José Luis Canela.

Francisco Burgoa, catedrático de Derecho Constitucional en la Facultad de Derecho de la UNAM, dijo vía telefónica que ha faltado voluntad “para hacer valer la ley”, en el caso del Auditorio Che Guevara, ya que no se ha dado seguimiento puntual a las denuncias presentadas, para que en verdad tengan repercusiones.

“No se trata de inventarles algún delito. Que se aplique la legislación”, expresó.

En esto coincide el catedrático de la Facultad de Filosofía y Letras, Alberto Paredes, quien considera que ningún grupo de profesores, estudiantes, o exestudiantes tiene el derecho de administrar por su propia cuenta el auditorio.

“El hecho de no recuperarlo significa sensibilidad política excesiva para no provocar problemas con esos grupos que se han apropiado de ese auditorio”, señaló el profesor.

Paredes añade que muchos profesores e investigadores de la UNAM esperan que el nuevo rector, Enrique Graue, tome medidas legales y recupere el Che Guevara.

En mayo de 2015, la UNAM indicó en un comunicado que otra preocupación constante en cuanto a su seguridad es la de que exista consumo, venta y distribución de drogas en las instalaciones universitarias. En 2014, detalló, detectó a 46 personas vinculadas con esas actividades, presentó la acusación correspondiente y se abrieron seis averiguaciones previas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Yolanda Martínez: la joven que según autoridades se marchó de casa 'por voluntad propia' y apareció muerta

El caso de Yolanda Martínez engrosa la crisis de mujeres desaparecidas que azota al estado mexicano de Nuevo León.
10 de mayo, 2022
Comparte

La Fiscalía General de Nuevo León comunicó este lunes la identificación del cadáver de Yolanda Martínez, una joven de 26 años que llevaba desaparecida desde el pasado 31 de marzo en este estado en el norte de México.

Los restos, en avanzado estado de descomposición, fueron encontrados este domingo en el municipio de Júarez, en la zona metropolitana de Monterrey.

Griselda Núñez Espinoza, fiscal especializada en feminicidios del estado, reveló que el cadáver vestía la misma ropa del día de la desaparición y que presentaba una evolución estimada en más de tres semanas, indicio de que la muerte pudo producirse poco después de desaparecer.

El caso está rodeado de preguntas y flecos sueltos.

Martínez fue vista por última vez en San Nicolás de los Garza tras salir de casa de su abuela, también en el área metropolitana de Monterrey.

Desde su desaparición, su familia la ha buscado sin parar y ha acusado a las autoridades de negligencia en la pesquisa.

Durante semanas, la Fiscalía de Nuevo León sostuvo la hipótesis de que la joven se había marchado de casa por “voluntad propia” y más tarde abrió la posibilidad de que estuviese huyendo de una presunta violencia familiar.

Motivos que no han sido corroborados el padre de la víctima, Gerardo Martínez, quien protagonizó jornadas de campañas y protestas pidiendo más atención e investigación al caso.

El hallazgo del cuerpo de Martínez se produce pocas semanas después de encontrarse los cádaveres de Debanhi Escobar y María Fernanda Contreras, otras dos jóvenes que desaparecieron en Nuevo León en circunstancias similares.

En los últimos meses, este estado mexicano está bajo el foco por la oleada de desapariciones, en su mayoría mujeres jóvenes.

Ahora, a falta de que se confirme la causa de muerte de Yoalnda Martínez, este caso incrementa la indignación con la que sus habitantes piden respuestas a las autoridades para detener un problema endémico, el de la violencia contra las mujeres, que azota gravemente a la totalidad del país.

Volante sobre la desaparición de Yolanda Martínez.

Buscadoras Nuevo León / Facebook

¿Qué se sabe de la víctima?

Madre soltera de una niña de tres años, a Yolanda Martínez se le perdió el rastro sobre el mediodía del pasado 31 de marzo.

Ese día dejaba la casa de su abuela, en San Nicolás de los Garzo en Monterrey, para supuestamente buscar trabajo por la zona.

Dos días antes, la mujer había visitado el domicilio de su expareja en Guadalupe, en las afueras de la misma ciudad, para ver a su hija.

Ese 31 de marzo, Martínez vestía una blusa negra a rayas, pantalón de mezclilla azul, tenis negros y bolso negro. Los mismos atuendos con los que fue encontrada muerta en la tarde del domingo.

Una mujer que recogía leña en unos matorrales y que se topó con el cuerpo tras llegarle un olor fétido fue quien reportó el hallazgo a las autoridades.

La zona donde se encontró el cadáver, en el municipio de Juárez, se sitúa a unos 11 kilómetros de donde fue vista por última vez.

¿Por qué se critica a las autoridades?

Gerardo Martínez ha denunciado lentitud y negligencia en las investigaciones de la Fiscalía. Asegura que se perdió mucho tiempo de búsqueda porque las autoridades afirmaban que la mayoría de mujeres se van de casa por problemas o desacuerdos familiares.

Durante los primeros días, prácticamente todas las labores de búsqueda fueron conducidas por familiares, allegados de la víctima y voluntarios. Han estado repartiendo volantes, esbozando posibles recorridos, preguntando a vecinos, protestando en medios de comunicación y en las sedes de instituciones.

https://www.instagram.com/p/CdRnF0csNcu/

Por varias semanas, la Fiscalía manejó la hipótesis de que Yolanda Martínez se había marchado de casa por voluntad propia, una línea de investigación que posteriormente fue descartada.

Luego, el 5 de mayo, muchas críticas se dirigieron contra Samuel García, gobernador de Nuevo León, quien dijo ante cámaras que la desaparición de la joven podía tener que ver con una salida de su domicilio por un caso de violencia familiar, supuestamente de “un tío, hermano de la mamá, muy violento”.

Estas declaraciones fueron criticadas ampliamente en redes sociales.

En esta oleada de desapariciones en Nuevo León cambia el nombre el nombre de las víctimas, pero las críticas contra las autoridades se repiten: lentitud, negligencia, falta de transparencia y frivolidad.

Protestas contra la violencia femenina en CDMX el pasado 24 de abril.

Getty Images
El caso de Debanhi Escobar fue el más mediático de una serie que mantiene en vilo a todo el país.

Una crisis que no cesa

La aparición del cádaver de Martínez, y a falta de que se confirme la causa de su muerte, no hace más que amplificar el fenómeno de desapariciones que golpea a Nuevo León, uno de los estados más pudientes México.

El caso de Debanhi Escobar, aún envuelto en interrogantes, ha sido el más mediático de la crisis que tiene pendiente a todo el país.

A fines de abril, la Fiscalía de Nuevo León admitió deficiencias y removió de sus cargos a los titulares de la Fiscalía de Personas Desaparecidas y de la Fiscalía Antisecuestros.

Más de 300 mujeres han sido reportadas desaparecidas en lo que va de año en Nuevo León. Alrededor de 30 siguen sin localizar y seis han sido halladas sin vida.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=YzNpZ77KNUM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.