El número de católicos en México va a la baja; aumentan los ateos y de otras religiones
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

El número de católicos en México va a la baja; aumentan los ateos y de otras religiones

Las cifras de población muestran que en México 8 de cada 10 se dicen católicos, pero la caída en seguidores de esa religión no cesa. En el sureste del país es en donde hay más simpatizantes de otras religiones.
Cuartoscuro
Por Tania L. Montalvo
13 de febrero, 2016
Comparte
En el último censo de población del INEGI, 82.9% de los mexicanos se identificó como católico. // Foto: Cuartoscuro.

En el último censo de población del INEGI, 82.9% de los mexicanos se identificó como católico. // Foto: Cuartoscuro.

El país vive la séptima visita de un Papa, pero los católicos en México cada vez son menos. Las cifras oficiales sobre población muestran cómo desde la década de 1970 no ha dejado de caer el porcentaje de mexicanos que se dicen católicos.

Hace quince años, el porcentaje de población identificado como católico era 88%. Pero en el último censo de población del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) ese porcentaje disminuyó a 82.9%.

La proporción de mexicanos que se dicen católicos disminuye mientras son más los que se declaran simpatizantes de otras religiones.

En total, 8.3 millones de mexicanos dijeron, en 2010, que eran parte de algún grupo protestante o evangélico; 2.5 millones de algún otro grupo y otros 1.5 millones que se declararon Testigos de Jehová.

En el país también se tienen registros de otras religiones como la judía (67 mil 500 personas), islámica (3 mil 760), de origen asiático (18 mil 185 personas), o espiritualista (35 mil).

Pero lo que también aumenta es el número de mexicanos que se declara ateo y rechaza profesar cualquier religión. Si en la década de 1970, el gobierno federal tenía registro de que el 1.6% de los mexicanos no tenía religión; ese porcentaje de la población aumentó a 4.6% cuarenta años después.

// Gráfico: Omar Bobadilla (@obobadilla).

// Gráfico: Omar Bobadilla (@obobadilla).

“No hay duda de que la cantidad de católicos en México ha disminuido. Están las cifras oficiales pero también el número de mexicanos que aunque se dicen católicos ya no se casan por la Iglesia, ya no bautiza a sus hijos, éstos se redujeron a la mitad”, dijo en entrevista Elio Masferrer Kan, investigador de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH).

Según el antropólogo, con la visita del papa Francisco a México se reabre un debate sobre el rol que debe tener el Estado en un viaje papal,  lo que divide aún más la opinión de quiénes se han alejado de la Iglesia católica.

Este jueves, el gobierno federal informó que el presidente Enrique Peña Nieto asistirá a la misa que Francisco oficiará en la Basílica de Guadalupe de la Ciudad de México. Actividad que es independiente de la agenda que encabezará el mandatario federal para recibir al Papa como Jefe de Estado de la Ciudad del Vaticano, según confirmó Presidencia.

“El Estado mexicano cambia el discurso. En algún momento dice que lo reciben porque es un Jefe de Estado pero en otro se deslinda y lo reconoce como líder espiritual y participa en las actividades que encabeza como jerarca de la iglesia católica. Los ciudadanos entonces entran en un lío”, dijo Masferrer.

En el país, 14 estados de la República tienen una población con más del 90% de sus habitantes que se dicen católicos: Guanajuato, Aguascalientes, Jalisco, Querétaro, Zacatecas, Michoacán, Tlaxcala, Colima, San Luis Potosí, Nayarit, Puebla, Estado de México e Hidalgo.

Pero las entidades con el mayor número de católicos son los del centro-occidente del país.

// Gráfico: Omar Bobadilla (@obobadilla).

// Gráfico: Omar Bobadilla (@obobadilla).

En cambio, el sureste mexicano es en donde hay más avance de otras religiones. Destaca el caso de Chiapas, el estado del país con mayor diversidad religiosa y a donde Francisco acudirá el próximo lunes como parte de su viaje apostólico por México.

grafico-religion-mexico-3Otrasreligiones

En Chiapas, el 58% de sus habitantes son católicos, el promedio más bajo entre las 32 entidades federativas.

El 19.20% de la población chiapaneca es evangélica y 2.7% profesa alguna otra religión. Es la proporción más alta a nivel nacional.

Según datos del INEGI, en el sureste del país reside 66.9% de los evangélicos de México y de ese total, el 47% vive en localidades rurales de menos de 2 mil 500 habitantes.

De hecho, Chiapas es la única entidad del país en donde existen municipios en los que los católicos son una minoría, como en Amatán, que son el 36.1%; Chalchihuitán, el 20.7%; Chenalhó, el 33.6%; Mitontic, el 38.3%; Pantelhó, el 44% y Simojovel, el 41.8%.

Esta diversidad religiosa también le ha valido a Chiapas ser una de las entidades del país con el mayor número de casos por intolerancia religiosa.

En el municipio de San Cristóbal de las Casas —en donde estará el papa Francisco— en mayo de 2009 inició un conflicto religioso en la comunidad de Los Llanos, una comunidad regida por usos y costumbres en la que su asamblea decidió que no querían que se profesara la religión católica ni que existiera un templo de esa iglesia.

Esto derivó en un conflicto violento que implicó que las familias evangélicas tuvieran que abandonar sus hogares y que, a la fecha, continúa.

Como éste, en el país, en el último año surgieron al menos otros 7 conflictos por intolerancia religiosa, todos ellos de católicos con simpatizantes de alguna otra religión.

Las entidades de Chiapas, Guerrero y Oaxaca son en las que, al menos en los últimos siete años, han prevalecido las diferencias religiosas, según datos de la Secretaría de Gobernación.

// Gráfico: Omar Bobadilla (@obobadilla).

// Gráfico: Omar Bobadilla (@obobadilla).

En ese contexto es en el que Francisco visitará México desde este viernes y hasta el jueves 18 de febrero.

En esta séptima visita de un Papa al país, además de la Ciudad de México visitará Ecatepec, Estado de México; San Cristóbal de las Casas, Chiapas; Morelia, Michoacán; y Ciudad Juárez, Chihuahua.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo preparar tu hígado para las fiestas de fin de año

Las fiestas de fin de año son a menudo sinónimo de juergas y de excesos. Si bien lo más recomendable es beber con moderación, la nutricionista Florence Foucaut cuenta con un plan que te ayudará a preparar tu hígado para la parranda.
28 de diciembre, 2019
Comparte

Las fiestas de fin de año están muchas veces vinculadas a comer hasta más no poder y a un consumo excesivo de bebidas azucaradas y sobre todo alcohólicas.

Se trata de tres prácticas que ponen a prueba el buen funcionamiento del órgano más grande dentro del cuerpo humano y uno de los más importantes: el hígado.

Esta glándula realiza tareas vitales en nuestro organismo tales como descomponer carbohidratos y desintoxicarlo; todo lo que consumimos, incluso las medicinas, pasan por el hígado.

También es responsable de crear bilis, un líquido que almacena y procesa nutrientes que luego distribuye al resto de nuestro cuerpo.

El hígado es un órgano de desintoxicación, por eso el alcohol es realmente lo que más le causa daño”, asegura Florence Foucaut, dietista, nutricionista y miembro de la Asociación Francesa de Dietistas-Nutricionistas (AFDN).

“Los alimentos ricos en grasas vienen en segundo lugar en cuanto a nocividad y luego las bebidas azucaradas”, prosigue.

Evitar las grasas y consumir alimentos colagogos

Chica con un apio.

Getty Images
Los alimentos colagogos y coleréticos, como el puerro y el apio, estimulan la vesícula biliar.

Debido a la gran importancia de esta glándula para el buen funcionamiento de nuestro organismo, es necesario tratarlo bien para mantenerte sano.

Si bien lo más recomendable es beber con moderación, existen maneras de prepararlo para los excesos.

Foucaut afirma que el primer paso es evitar las bebidas alcohólicas la semana que precede la parranda de fin de año. “El hígado es el único órgano capaz de eliminar el alcohol; si ya se encuentra agotado, le será más difícil reaccionar y realizar sus funciones correctamente”.

De igual forma, es sugerible evitar los alimentos ricos en grasas y las frituras y utilizar técnicas de cocción al vapor.

Foucaut también recomienda comer “muchos legumbres y frutas”.

“Lo mejor son los alimentos colagogos y coleréticos, como por ejemplo el puerro y el apio, que estimulan la vesícula biliar“.

Infusiones y plantas hepatoprotectoras

Taza de boldo.

Getty Images
El boldo, una planta endémica de Sudamérica, es conocida por sus propiedades hepatoprotectoras.

En materia de plantas, la nutricionista recomienda el consumo de rábano negro y de infusiones de boldo, un árbol endémico de Sudamérica conocido por sus propiedades medicinales.

Otro que también recomiendo es el desmodium, se trata de una reconocida planta hepatoprotectora que se puede consumir antes o después de la cena o la bebida en exceso”.

Contrariamente a lo que se suele pensar, ayunar para desintoxicar el cuerpo puede ser una muy mala idea. “No se debe hacer ni antes ni después”, indica Fouquet.

“Aunque puede ser bueno limitar el consumo de ciertos alimentos, dejar de comer es inútil y nocivo. El exceso de lípidos luego de la ruptura del ayuno será un golpe fuerte para el hígado y le hará daño“.

Por otro lado, la doctora considera importante que escuches a tu organismo.

“Incluso cuando ha recibido una gran cantidad de alimentos al mismo tiempo, el cuerpo es capaz de autoregularse. Tal vez no tengamos hambre el día siguiente y, si ese es el caso, no deberíamos obligarnos a comer comidas pesadas, sino caldos o sopas”.

Mantenerse hidratado y activo físicamente

Mujer saltando la cuerda.

Getty Images
El ejercicio físico aumenta la oxidación de ácidos grasos y reduce la grasa intrahepática.

Según la nutricionista, el consumo de agua juega un papel fundamental en este proceso.

“Como el alcohol deshidrata, es sumamente importante mantenerse hidratado antes, durante y después la celebración”. Lo que también ayudará a evitar la típica resaca y los dolores de cabeza del día siguiente.

Durante el tiempo de preparación para las fiestas, la experta recomienda mantenerse activo físicamente y para aquellas personas que no acostumbran realizar ningún deporte es sugerible al menos tratar de hacer “10 mil pasos por día, como lo recomiendan la mayoría de las aplicaciones y expertos”.

La actividad física aumenta la oxidación de ácidos grasos, reduce la grasa intrahepática y previene el daño hepatocelular a través de una reducción de la liberación de patrones moleculares asociados al deterioro.

Después de las fiestas de fin de año, lo ideal, según la dietista, sería continuar con un buen programa de ejercicios, una dieta saludable y tal vez sumarse al reto del “enero seco”, todo un mes sin una gota de alcohol: tu cuerpo, y sobre todo, tu hígado te lo agradecerán.

Amigos celebrando el el Año Nuevo.

Getty Images
Luego de las fiestas de fin de año, muchos se suman al reto del “enero seco”, todo un mes sin una gota de alcohol.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=rCXa2gRXlcM

https://www.youtube.com/watch?v=VhMGk9zH0Zo

https://www.youtube.com/watch?v=QWwnV83nGzY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.