close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Facebook Ayúdenos a encontrarlos
Ellos son los cinco jóvenes a los que la Policía Estatal desapareció en Tierra Blanca
Animal Político presenta un perfil de quiénes son José, Bernardo, Susana, Mario y Alfredo, los cinco jóvenes desaparecidos en Veracruz tras ser interceptados por una patrulla de la Policía Estatal en el municipio de Tierra Blanca.
Facebook Ayúdenos a encontrarlos
Por Manu Ureste
2 de febrero, 2016
Comparte
Con esta imagen piden en Facebook ayuda para localizar a los cinco jóvenes desaparecidos en Tierra Blanca, Veracruz. // Foto: Facebook/Ayúdenos a Encontrarlos

Con esta imagen, familiares piden ayuda en Facebook para localizar a los cinco jóvenes desaparecidos en Tierra Blanca, Veracruz. // Foto: Facebook/Ayúdenos a Encontrarlos

[contextly_sidebar id=”4SGMLjtjgxSRjPzyMtZb28UYyea7AboH”]Tres semanas y un día han pasado desde que, el 11 de enero, un grupo de cinco jóvenes que regresaba de un fin de semana en el puerto de Veracruz desapareció tras ser interceptado por una patrulla de la policía estatal en Tierra Blanca; municipio en el que hicieron una parada durante su trayecto de vuelta a Playa Vicente, localidad ubicada en la cuenca del Papaloapan, al sur de la entidad, de la que son originarios.

Hasta la fecha, siete elementos policiacos han sido detenidos y consignados por este caso, pero nada se sabe del paradero de los jóvenes.

En Animal Político te presentamos un perfil de quiénes son José, Bernardo, Susana, Mario y Alfredo. Los cinco muchachos que Veracruz exige a las autoridades que sean devueltos con vida. 

Bernardo Benítez Arroniz (25 años)

 

Bernardo Benítez Arroniz. //Foto: facilitada a Animal Político por su padre, Bernardo Benítez

Bernardo Benítez Arroniz, de 25 años. Trabaja en la distribuidora de cerveza de su padre. //Foto: facilitada por Bernardo Benítez

Bernardo Benítez Arroniz acaba de terminar la carrera de Administración de Empresas y tiene 25 años de edad. Sin embargo, su padre Bernardo dice con cariño que aún parece un niño porque, a veces, ve caricaturas a escondidas y pasa las tardes delante del televisor jugando videojuegos de futbol.

“Mi hijo es un muchacho mucho muy alegre, muy amiguero, pues. Todo el tiempo mi casa está llena de chamacos. Por eso a veces le digo que parece medio niño –Bernardo ríe al otro lado de la línea telefónica-. Le digo: oye mijo, ya compórtate como un chingao hombre, porque todavía pareces chamaco. Siempre jugando al Nintendo con los amigos de tu hermano”.

A pesar de los regaños, Bernardo dice que su hijo nunca le ha contestado de mala manera. Al contrario, hace hincapié, siempre ha sido muy respetuoso con la familia, cariñoso y atento con su hermano menor del que “no se despega”, y muy responsable con su trabajo en el negocio familiar, una distribuidora de cerveza.

“Cuando salió de la carrera hablé con él y le dije que entendía sus inquietudes porque está joven, pero le pedí que no se fuera de la casa para buscar trabajo en otros lugares. No somos ricos, pero le dije que, poco a poco, podía aprender a llevar el negocio y que en un futuro sería para él”, narra el padre de familia.

Desde esa plática, el joven de 25 años se ha dedicado a ayudar a administrar la distribuidora, pero también a repartir las cervezas en una camioneta cuando es necesario. Por eso, insiste su padre, mucha gente lo conoce en Playa Vicente, una localidad de unos 40 mil habitantes.

“Mi hijo es de ese tipo de personas que no cae mal. Todo lo contrario. Es un tipo bonachón, muy tratable, y por eso toda la juventud en Playa Vicente lo conoce”, dice Bernardo, quien hace una pausa en el teléfono.

“Claro, quizá piense que le digo esto porque es mi hijo”, el veracruzano rompe el silencio, para añadir tajante: “Pero todos en Playa Vicente le van a decir lo mismo que le estoy platicando. Lo sé porque mi muchacho es buena persona; esa es la mera verdad”. 

Mario Arturo Orozco Sánchez, 27 años

Mario Arturo

Mario Arturo Orozco tiene 27 años. Es padre de una niña de tres. //Foto: Colectivo por la paz Xalapa

“Esto es una pesadilla, un sufrimiento que no sé cómo describirlo”.

Con voz trémula, Dionisia Sánchez hace una pausa al otro lado del hilo telefónico.

“Y fíjese que cada día vamos a peor –dice agotada tras soltar una bocanada de aire-. Sentimos una impotencia tremenda. Nada más vemos que pasan los días y que aún no sabemos nada de nuestros muchachos. Y todo, porque esos policías que se los llevaron no nos quieren decir dónde están”.

Dionisia es la mamá de Mario Arturo Orozco Sánchez; joven veracruzano que atiende un negocio de autopartes tras un intento fallido de estudiar Comercio Internacional. Es padre de una niña de tres años; y apenas el pasado 8 de enero acaba de cumplir 27 años de edad.

Precisamente, aunque su madre comenta que Mario “es un joven de salir muy poco a los antros”, su cumpleaños fue la excusa ideal para que él y sus amigos pasaran un fin de semana de vacaciones en el Puerto de Veracruz.

“Mi hijo es un muchacho muy callado, muy serio. Pero a pesar de eso, tiene muchos amigos en Playa Vicente. Nunca ha tenido una mala palabra con nadie”, asegura Dionisia, quien también conoce al resto de jóvenes que iban con su hijo, pues “todos se conocen desde la infancia”.

“Mario siempre se ha portado muy bien conmigo y con la gente. Es una persona sana y muy educada. Por eso – dice Dionisia con voz temblorosa – todos estos días no puedo parar de preguntarme: Dios mío, si Mario es tan buen hijo, tan buen padre y tan buen hermano, ¿por qué le ha pasado esto a él?”.

José Benítez de la O, 24 años

José de la O

José de la O tiene 24 años. Estudió mecánica automotriz en Puebla. //Foto: Colectivo por la paz Xalapa

A José siempre le han encantado los coches y la mecánica. Por eso decidió dejar momentáneamente Playa Vicente para ir a la ciudad de Puebla a estudiar mecánica automotriz en la escuela Rudolph Diesel.

Sin embargo, a pesar de que acabó sus estudios hace medio año y de que ha colaborado en varias empresas del Puerto de Veracruz, el joven aún no ha tenido suerte con el empleo. Por lo que, por ahora, trabaja al frente de una tortillería de su padre.

“Mi hijo es un muchacho trabajador. Ahí en la tortillería está de lunes a domingo, porque en ese trabajo no hay días festivos”, explica José Benítez, padre del joven desaparecido, quien lo define como “una persona cien por ciento sana”.

“José es muy parecido a su primo Bernardo en el sentido de que aún son medio infantiles. Es decir, son chamacos que no tienen malicia. En cierta forma, puede decirse que son hasta ingenuos”, apunta por su parte Bernardo Benítez, hermano de José Benítez, y tío del joven de 24 años.

No obstante, a pesar de ese carácter “aniñado”, José explica que su hijo es una persona cumplidora con sus responsabilidades.

“Cuando me dijo que se iba para el Puerto con sus amigos no le podía negar el permiso. Porque, ¿cómo me podía negar a algo así? –se cuestiona el padre, reflexivo-. No podía, porque sé que todo lo que se gasta es porque se lo ha ganado con esfuerzo y honradamente”.

Con un tono de voz cansado, José comenta que ahora lo menos que puede hacer es continuar buscándolo de dos formas: haciendo presión con un plantón en las oficinas de la fiscalía de Tierra Blanca que mantienen desde el día 11 de enero, y viajando constantemente a la Ciudad de México para exigir a las autoridades federales que den con el paradero de los jóvenes y se los entreguen con vida.

“Estamos muy cansados –dice con voz quebradiza-, pero hermano, aquí la fuerza sale porque tiene que salir. Nosotros no somos unos cobardes, y no vamos a dejar a nuestros hijos abandonados. Por eso, pase lo que pase, aquí nos van a ver. Firmes hasta que aparezcan nuestros muchachos”.

 

Susana Tapia Garibo, 16 años

Susana tiene 16 años. // Foto: facilitada a Animal Político por su madre

Susana Tapia tiene 16 años y quiere estudiar Ingeniería Química para trabajar en Pemex. // Foto: facilitada a Animal Político por su madre, Carmen Garibo.

Carmen Garibo interrumpe la oración en la que se encontraba inmersa junto con el resto de padres de los cinco jóvenes desaparecidos, y toma la llamada telefónica.

Cuando se le pregunta cómo describe a su hija Susana, una joven de 16 años de edad, que además de estudiar ayuda en el negocio de abarrotes de su madre, Carmen contesta que hay tantas cosas que podría contar de ella que no sabe muy bien por dónde empezar.

“Mi hija es una muchacha como cualquiera de su edad: es muy alegre, muy platicadora, y se lleva bien con toda la gente en Playa Vicente. Es muy sociable, vaya. Le encanta bailar, escuchar música y ver películas. Y además, es buena estudiante. Siempre ha ido muy bien en la escuela”.

Tan bien le van los estudios a Susana, que ésta ya ha anunciado a su familia que su objetivo es acabar la preparatoria para estudiar Ingeniería Química y de ahí buscar trabajo en Petróleos Mexicanos (Pemex).

“Primero me decía que quería ser nutrióloga. Pero luego me la cambió y me dijo que va a estudiar para ser ingeniera química. No me pregunte qué es eso, porque la verdad es que no lo sé”, ríe Carmen quedamente.

“Pero mi hija tiene esa meta y por eso le dije que, mientras saque una de las dos carreras, yo la apoyo en lo que decida. Porque sé que, primero Dios, ella va a lograr sus objetivos”.

José Alfredo González Díaz, 25 años

José Alfredo

José Alfredo tiene 25 años y trabaja cuidando ganado en un rancho de Playa Vicente. //Foto: Colectivo por la paz Xalapa.

José Alfredo nació y creció en un rancho, en las proximidades de Playa Vicente.

Por eso, desde pequeño, siempre le ha encantado ir arriba de un caballo para arriar el ganado en la soledad del campo.

De hecho, su trabajo actual es cuidar caballos y vacas en el rancho del presidente municipal de Playa Vicente; empleo con el que además apoya en casa debido a los problemas de salud de su padre, quien tras la noticia de la desaparición del joven de 25 años ha sufrido una fuerte recaída y no se ha podido unir al plantón frente a las instalaciones de la Fiscalía de Tierra Blanca.

“Alfredo es un joven responsable, que trabaja de lunes a domingo para apoyar en su casa, y que, como cualquier otro joven, el sábado sale al centro del pueblo a divertirse sanamente con sus amigos”, señala Bernardo Benítez, quien conoce al joven desde que era un niño por la amistad que éste guarda con su hijo, también desaparecido.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Getty Images
Mundial femenino y Copa América: por qué mujeres y hombres no pueden jugar juntos al fútbol profesional
Las brechas de rendimiento entre los géneros se han reducido y llevado a jugadores y expertos a creer que la regulación que impide la participación femenina en los deportes de élite masculinos es obsoleta.
Getty Images
17 de junio, 2019
Comparte

Stephanie Labbe es una figura muy conocida en el fútbol, sobre todo por sus habilidades como portera.

La victoria de Canadá 1-0 sobre Camerún en su primer partido del Mundial de Fútbol Francia 2019 el lunes supuso su partido número 30 sin encajar un gol,casi la mitad de los 62 que ha jugado con su selección.

Pero Labbe también es conocida por haber intentado en 2018 unirse al equipo masculino de los Calgary Foothills.

Este club de fútbol canadiense semiprofesional juega en la USL League Two, la cuarta división de Estados Unidos.

La arquera formó parte del equipo e incluso jugó en un partido amistoso de pretemporada, sin que le marcaran un gol.

Pero esto fue antes de que las autoridades de la liga prohibieran su participación, sobre la base de que la USL era una “liga específica de género”.

Ahora a los 32 años, Labbe se ha convertido en la última deportista en cuestionar la segregación de género en las categorías más altas del deporte.

A pesar de que varios organismos gubernamentales nacionales de fútbol han aumentado el límite de edad a los equipos mixtos a nivel juvenil, las ligas profesionales siguen siendo un territorio prohibido.

El principio de segregación

En 2004, el organismo rector del fútbol, la FIFA, declaró que “debe haber una separación clara entre el fútbol masculino y el femenino”.

Este veredicto llegó acompañado de un veto al fichaje de la mexicana Maribel Domínguez por parte del Celaya, un equipo de segunda división masculina en la liga de fútbol del país.

La FIFA rechazó una decisión a favor de Domínguez emitida por la Federación Mexicana de Fútbol.

Y recordó que la separación de género era un principio fundamental en el fútbol.

“Esto es así para las ligas de fútbol y en los partidos internacionales por la existencia de competiciones específicas de género, y las reglas de juego y las reglas de la FIFA no contemplan ninguna excepción”, dijo entonces el órgano rector.

Esa también parece ser la opinión pública general y un argumento común es que los hombres y las mujeres tienen diferentes características físicas y diferentes habilidades.

Juegos Olímpicos

En algunos deportes existen brechas considerables de rendimiento.

Un estudio de 2010 publicado por el “Journal of Sports Science Medicine” analizó las marcas de hombres y mujeres en una serie de modalidades durante la era olímpica moderna y halló que el rendimiento de los hombres podría ser un 40% más alto que el de las mujeres.

Además, las competiciones mixtas no se dan en la mayoría de los “deportes de éxito” del mundo.

De hecho, en los Juegos Olímpicos de verano hombres y mujeres solo compiten en equitación y vela.

También hay partidos mixtos en tenis y bádminton.

En 2017, el Comité Olímpico Internacional anunció que en los Juegos de Tokio 2020 habrá carreras de relevo con hombres y mujeres juntos en atletismo, natación y triatlón.

Pero precisamente el fútbol no es un deporte que esté marcado por enormes diferencias de rendimiento entre ambos sexos. Al menos según la ciencia.

Paul Bradley, científico deportivo de la Universidad John Moore de Liverpool, ha realizado varios estudios sobre futbolistas.

En 2013, publicó un artículo que compara estadísticas de partidos entre hombres y mujeres que participan en sus respectivas versiones de la Liga de Campeones UEFA.

Bradley y su equipo encontraron diferencias significativas en las fases de esfuerzo de alta intensidad en ese deporte, especialmente en términos de distancia media recorrida.

Pero el estudio también reveló que había mujeres con un rendimiento que superaba al de los hombres.

Y el científico cree que, en general, la forma de jugar de las mujeres se está poniendo a la par que la de los hombres.

“Dado el enorme cambio en la naturaleza profesional de la liga femenina en los últimos años, esperamos cierta evolución en las métricas físicas“, dijo Bradley a la BBC.

“Especialmente dados los avances en ciencia del deporte, fuerza, nutrición y entrenamiento”.

En el mismo estudio de 2013, se descubrió que los hombres cubrían un 5% más de distancia total en partidos y un 30% más de distancia corriendo en alta intensidad.

Sin embargo, Bradley también señaló una característica única del fútbol: su capacidad de adaptación para una gama más amplia de tipos de jugadores, especialmente en comparación con modalidades como el baloncesto y el voleibol.

Cerebros contra músculos

Los jugadores de menor estatura, debilidad física relativa y ritmo más lento históricamente han desafiado las probabilidades y, para algunos observadores, son la evidencia de que el mismo tono podría acomodar a hombres y mujeres.

El análisis más directo llegó de Marta, la jugadora brasileña que ha competido en seis mundiales.

En diciembre pasado, dijo que no rechazaría una invitación para unirse al equipo masculino.

“He jugado muchas veces con hombres y algunos de ellos eran bastante más fuertes y más altos que yo. Sé que pueden intimidarme físicamente en el campo, pero eso lo compensaría con mi cerebro”, dijo Marta.

Hablando el mes pasado sobre su experiencia con los Calgary Foothills, Stephanie Labbe admitió que se sentía en desventaja física contra la mayoría de los hombres del equipo.

“Como portero, creo que es realmente bueno porque te enfrentas a tiros rápidos, duros y la velocidad del juego es realmente rápida”, dijo a la agencia de noticias AFP.

Aun así, el equipo la habría contratado si las autoridades de la liga no hubieran intervenido.

“Fue difícil asumir que no puedes jugar por algo que está completamente fuera de tu control”, dice Labbe.

“No es algo en lo que pueda trabajar al llegar a casa o cambiar. Mi género es mi género”.

Federico Luzzi, profesor de Filosofía en la Universidad de Aberdeen (Escocia), llama a la segregación de género de FIFA el “escándalo del fútbol que pasa desapercibido”.

“Incluso aunque fuera cierto que ninguna futbolista profesional era tan buena como cualquier jugador profesional, no debería depender de los órganos rectores del fútbol vetar los fichajes sobre la base de la supuesta calidad de un jugador”, escribió.

Los defensores de la segregación de género también han argumentado que es “más seguro” para las mujeres.

Señalan que hay estudios que muestran que las futbolistas son más propensas que los hombres a sufrir algún tipo de lesiones relacionadas con el fútbol como esguinces de tobillo y daño en el ligamento de la rodilla debido a diferencias fisiológicas.

En el caso de lesiones por rotura del ligamento cruzado anterior (LCA), la investigación encargada por la FIFA sugirió que es entre dos y seis veces más probable que le ocurra a ellas que a ellos.

“Incluso si en promedio las mujeres tuvieran un mayor riesgo de lesiones, la prohibición tampoco estaría justificada”, observa Luzzi.

Pero el hecho de que países como Inglaterra, Holanda, Italia y Alemania hayan aumentado el tiempo que las niñas y los niños pueden jugar al fútbol juntos en las categorías inferiores está creando una generación que desaprueba la segregación de género, dice Jean Williams, profesor de deporte en la Universidad de Wolverhampton.

“Un fútbol más mixto normalizará el concepto de hombres y mujeres jugando juntos. Será más difícil para las próximas generaciones aceptar la segregación”, explicó.

“Deberíamos ver muchas más mujeres futbolistas cuestionando los límites del mercado laboral segregado del fútbol. Creo que se producirán muchos cambios en los próximos 10 años”.

Este 14 de junio comienza la Copa América de fútbol. Puedes descargar aquí el calendario de partidos del torneo sudamericano (con el horario según el país en el que vives).


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=24JaHawe-RM

https://www.youtube.com/watch?v=o6uE-XS3O4w

https://www.youtube.com/watch?v=chAeHyV7aSA

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.