Estados reciben mil mdp para educación, pero no se sabe en qué los gastaron
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro.

Estados reciben mil mdp para educación, pero no se sabe en qué los gastaron

La Auditoría Superior de la Federación concluyó que “se presume un probable daño o perjuicio, o ambos, a la Hacienda Pública Federal por un monto de 1,170 millones de pesos”.
Cuartoscuro.
Por Nayeli Roldán
19 de febrero, 2016
Comparte

Cintillo

Los recursos debían destinarse a elevar la calidad educativa en preescolares, primarias y secundarias durante 2014. // Foto: Cuartoscuro.

Los recursos debían destinarse a elevar la calidad educativa en preescolares, primarias y secundarias durante 2014. // Foto: Cuartoscuro.

La buena: las 31 entidades del país recibieron mil 255 millones de pesos etiquetados para elevar la calidad educativa en preescolares, primarias y secundarias durante 2014. La mala: los gobiernos estatales lo gastaron todo, pero no se sabe en qué.

De acuerdo con la Auditoría Superior de la Federación, los estados gastaron 92% de los recursos (mil 170 millones de pesos) sin presentar documentación comprobatoria. Sólo entregaron facturas de 8% de los recursos, pero por gastos como compra de vales de gasolina, artículos deportivos; pago a asesores y organización de eventos.

De acuerdo con el Informe de la Cuenta Pública 2014, los gobiernos estatales deberán entregar la documentación fiscal que compruebe que los recursos realmente se ocuparon en educación, o de lo contrario, deberán regresar el dinero a la Tesorería de la Federación.

Estos recursos fueron etiquetados para el Programa de Fortalecimiento de la Calidad en Educación Básica, cuya finalidad es apoyar a las entidades federativas, y las 229 mil escuelas del país, y personal docente para que mejoraran el logro educativo de los alumnos de educación básica, sobre todo en lectura, escritura y matemáticas.

Los gobiernos estatales debían distribuir el dinero entre las secretarías de Educación y estas a su vez, invertir en las escuelas para que generaran materiales educativos complementarios, recursos y estrategias; para el apoyo para el desarrollo curricular; instrumentación de una segunda lengua (inglés) en escuelas públicas de educación básica y crear esquemas de financiamiento de proyectos locales.

Hasta el momento no se sabe si alguno de estos aspectos se haya aplicado. Si bien las cuentas bancarias ya estaban vacías, hasta el 31 de diciembre de 2014, los gobiernos no entregaron documentos que comprobaran en qué lo gastaron.

Tamaulipas, gobernado por Egidio Torre Cantú, y cuyo secretario de Educación es Diódoro Guerra, fue la entidad con el mayor monto recibido: 159 millones 349 mil pesos. Sólo comprobó el gasto de 29 millones (23% del total), por lo que no se sabe dónde están 129 millones de pesos.

Aunque recibió el mayor monto, la entidad no tiene el sistema educativo más grande, pues sólo hay 5 mil 600 escuelas de educación básica, la mitad que Puebla y una tercera parte de las que hay en el Estado de México, uno de los estados con mayor población en el país.

En Aguascalientes, la administración del gobernador Carlos Lozano Torre recibió 116 millones de pesos, pero no comprobó ni un peso. Ahí, sólo hay mil 700 escuelas de preescolar, primaria y secundaria.

De las 31 entidades, sólo ocho mostraron comprobación del gasto por 80 millones de pesos, pero se trata sólo de una mínima parte de los recursos que recibieron. Por ejemplo, Baja California recibió 21 millones de pesos y comprobó el gasto de 318 mil pesos (1.8%). Coahuila gastó 51 millones de pesos, pero sólo entregó facturas por 5 millones de pesos (11%). En tanto, Sonora recibió 46 millones de pesos y sólo comprobó 7 millones de pesos (15%).

Por lo tanto, la Auditoría concluyó que “se presume un probable daño o perjuicio, o ambos, a la Hacienda Pública Federal por un monto de mil ciento setenta millones de pesos por la falta de documentación comprobatoria que demuestre que el gasto se erogó para el cumplimiento del programa presupuestario”.

// Foto: Especial.

// Foto: Especial.

 

La SEP y su responsabilidad

Lo que permitió que los estados recibieran el dinero y no reportaran en qué lo gastaban tiene que ver con las “omisiones” de la Secretaría de Educación Pública e, incluso, con el propio diseño de las reglas de operación del programa, publicadas por la dependencia el 28 de diciembre de 2013 en el Diario Oficial de la Federación.

De acuerdo con la Auditoría, en las reglas de operación “no se establece un mecanismo para constatar que los importes reportados en los informes de avance físico-financieros se soporten en los comprobantes fiscales que amparen el ejercicio del gasto en el periodo correspondiente”.

Tampoco se obliga a los estados a cumplir un plazo para que las secretarías de Finanzas de los estados transfieran los recursos a las secretarías de Educación, ni para emitir recibos de comprobación.

Por ello, entre las irregularidades encontradas está que la Secretaría de Finanzas de San Luis Potosí recibió recursos del programa por 22 millones de pesos, pero los transfirió a su similar de educación hasta enero de 2015. Además, de los recursos entregados por la SEP en diciembre de 2014 a las secretarías de finanzas de Chihuahua y Durango por 4 millones de pesos; de Guanajuato por 7 millones y de Puebla por 6millones de pesos, no se identificó que éstas las hubieran entregado a sus similares de educación.

Aunque el programa obliga a los beneficiados a entregar reportes de los avances financieros cada tres meses, “la falta de controles implementados por la SEB propició que incumpliera con su obligación”.

Por ejemplo, Jalisco, Morelos, Querétaro y Tabasco entregaron los informes entre 20 y 84 días hábiles posteriores a la fecha establecida en la normativa. Chihuahua, Durango, Nayarit, Puebla y Quintana Roo no los proporcionaron. Y de las 20 entidades federativas restantes, la SEP no acreditó su recepción en tiempo, 
ya que no proporcionó los oficios con los que los recibió. 
Sólo Aguascalientes y Querétaro fueron entregaron los estados de cuenta bancarios relativos al periodo de manera adjunta al informe trimestral.

Por lo tanto, la Auditoría inició una promoción de responsabilidades ante el Órgano Interno de Control de la SEP para que investigue y, en su caso, “inicie el procedimiento administrativo correspondiente por los actos u omisiones de los servidores públicos que, en su gestión, no vigilaron el cumplimiento de las autoridades educativas locales”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Vacuna contra la COVID-19: ¿quién decide si es segura?

Reino Unido es el primer país en aprobar la vacuna de Pfizer/BioNTech contra el nuevo coronavirus para uso masivo. La noticia genera muchas preguntas sobre las vacunas y su seguridad. Aquí respondemos algunas de ellas.
Getty Images
2 de diciembre, 2020
Comparte

Las autoridades sanitarias de Reino Unido aprobaron la vacuna contra el coronavirus de Pfizer/BioNTech para uso generalizado, el primer país del mundo en hacerlo. Pero, aunque muchas personas desean ponerse una inyección lo antes posible, a otras les preocupa introducir algo desconocido en su cuerpo.

Aquí despejamos algunas dudas que suscitan las noticias sobre las vacunas.

¿Cómo sabemos que una vacuna es segura?

Esta es la primera pregunta, y la más importante, que hacen los científicos cuando comienzan a diseñar y probar una nueva vacuna o tratamiento.

Las pruebas de seguridad comienzan en el laboratorio, con ensayos e investigación en células y animales, antes de pasar a los estudios en humanos.

El procedimiento requiere comenzar poco a poco y solo pasa a la siguiente etapa de prueba si no hay problemas de seguridad pendientes.

¿Qué papel tienen los ensayos?

Si los datos de seguridad de los laboratorios son buenos, los científicos pueden verificar que la vacuna o el tratamiento son efectivos.

Eso significa realizar pruebas en un gran número de voluntarios, alrededor de 40.0000 personas en el caso de Pfizer/ BioNTech.

Vacuna de Pfizer/BioNTech

Getty Images
La vacuna de Pfizer/BioNTech se desarrolló en apenas 10 meses.

En los ensayos, a la mitad de las personas se les administra la vacuna y a la otra mitad una inyección simulada o de placebo.

Para evitar sesgos, ni a los investigadores ni a los participantes se les dice a qué grupo de esos pertenecen hasta que se hayan analizado los resultados.

Todo el trabajo y los hallazgos se revisan y verifican de forma independiente.

Los ensayos de la vacuna de COVID-19 se han realizado a una velocidad vertiginosa, pero no se han saltado ninguno de estos pasos.

Las pruebas de la vacuna de Oxford/AstraZeneca se suspendieron voluntariamente en una etapa para investigar por qué había muerto un participante, entre muchos miles. Se reinició una vez que quedó claro que lo ocurrido no estaba relacionado con la vacuna.

¿Quién aprueba las vacunas o los tratamientos?

Solo se aprueba una vacuna si el regulador gubernamental -en el caso de Reino Unido es la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios (MHRA) que depende del Departamento de Salud- está satisfecho y considera que esta es segura y eficaz.

Después de que la MHRA se convirtiera en la primera agencia del mundo en aprobar una vacuna de COVID-19, su directora, June Raine, dijo: “El público puede estar absolutamente seguro de que los estándares con los que hemos trabajado son equivalentes a los de todo el mundo”.

Ahora los controles de la vacuna continuarán para asegurarse de que no haya más efectos secundarios o riesgos a largo plazo.

En Estados Unidos el organismo encargado de aprobar cualquier vacuna contra el COVID-19 es la Administración de Alimentos y Fármacos (FDA).

Una vez autorizada una vacuna, la FDA continúa supervisando la producción y evaluando los lotes para controlar potenciales efectos indeseados y asegurarse de que siga siendo segura y efectiva.

Una persona recibiendo una vacuna.

Getty Images
Algunos grupos en la sociedad tendrán prioridad a la hora de recibir las vacunas aprobadas.

En Latinoamérica ocurre una situación similar.

En México, por ejemplo, el ente encargado de aprobar las vacunas contra el COVID-19 es la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), de la Secretaría de Salud.

El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, dijo a fines de noviembre que Pfizer/BionTech ya había entregado “el expediente de solicitud de registro sanitario” de la vacuna contra el COVID-19 a la Cofepris y, por ende, se está a la espera de una respuesta.

¿Qué contienen las vacunas de COVID-19?

Hay muchas vacunas distintas en desarrollo para el COVID-19.

Algunas contienen el virus pandémico en una forma debilitada.

La vacuna de Oxford/AstraZeneca utiliza un virus inofensivo alterado.

Las vacunas de Pfizer/BioNTech y Moderna utilizan fragmentos de código genético para provocar una respuesta inmune y se denominan vacunas de ARNm.

Estos fragmentos no alteran las células humanas, solo le presentan al organismo instrucciones para que desarrolle inmunidad contra el COVID-19.

Otras inmunizaciones para COVID contienen proteínas del coronavirus.

Las vacunas a veces contienen otros ingredientes, como aluminio, que hacen que la vacuna sea estable o más eficaz.

¿Me enfermará una vacuna?

No hay evidencia de que alguno de estos ingredientes cause daño cuando se usa en cantidades tan pequeñas.

Las vacunas no provocan enfermedades. En cambio, enseñan al sistema inmune a reconocer y combatir la infección contra la que han sido diseñadas.

Algunas personas sufren síntomas leves, como dolores musculares o un poco de fiebre, después de ser vacunadas.

Esta no es la enfermedad en sí, sino la respuesta del cuerpo a la vacuna.

Una persona sosteniendo un frasco de vacuna contra el covid-19 y una jeringa.

Getty Images
Más de 10 potenciales vacunas contra el coronavirus se encuentran en la fase III de sus ensayos clínicos, la última etapa antes de la aprobación por parte de las agencias reguladoras.

Las reacciones alérgicas a las vacunas son raras.

El profesor Sir Munir Pirmohamed, quien asesora a la MHRA, dijo que no había identificado ninguna “reacción adversa grave” durante el ensayo de la vacuna Pfizer/BioNTech.

“La mayoría de los efectos adversos fueron leves y de corta duración, por lo general duraron uno o dos días, similares al tipo de efectos producidos después de cualquier otra vacuna”, dijo.

¿Es seguro que alguien que ha tenido ya COVID-19 se vacune?

Es probable que incluso a las personas que han tenido COVID-19 en el pasado se les ofrezca la vacuna.

Eso se debe a que la inmunidad natural puede no durar mucho tiempo y la inmunización podría ofrecer más protección.

Las autoridades sanitarias en Inglaterra afirman que no hay preocupaciones de seguridad en aplicar la vacuna a las personas que hayan sufrido COVID-19 de larga duración.

Pero aquellos que actualmente padecen de COVID-19 no deben recibir la vacuna hasta que se hayan recuperado.

¿Son las vacunas contra el COVID-19 respetuosas con el bienestar animal?

Algunas vacunas, como la del herpes y la vacuna nasal contra la gripe infantil, pueden contener gelatina de cerdo.

Y algunas vacunas se producen en huevos de gallina o en células de embriones de pollo.

Molécula de coronavirus

Getty Images
Hay muchos tipos de armas que se están probando en la lucha contra el COVID-19.

Hay cientos de vacunas contra el COVID-19 en desarrollo.

Aún no tenemos detalles sobre todos los ingredientes, pero se espera que muchas de las vacunas sean aptas para vegetarianos o veganos.

Si todo el mundo se pone la vacuna, ¿entonces yo ya no necesito hacerlo?

Existe una abrumadora evidencia científica de que la vacunación es la mejor defensa contra infecciones graves.

Las vacunas contra el COVID-19 parecen evitar que las personas se enfermen gravemente y podrían salvar vidas.

Las primeras dosis que estén disponibles probablemente se ofrecerán a las personas con mayor necesidad, como los ancianos, que están en el grupo de personas de mayor riesgo.

Todavía no está claro cuánta protección podrían brindar las vacunas en términos de evitar que las personas propaguen el COVID-19.

Si se puede realizar el proceso bien, vacunar a suficientes personas podría detener la enfermedad.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=3KQvURTJmgA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.