close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AP

Homilía del papa Francisco en Ciudad Juárez, su última Misa en México

Una misa en Ciudad Juárez, Chihuahua, fue la última actividad del papa Francisco en México antes de volver a Roma.
AP
17 de febrero, 2016
Comparte

La gloria de Dios es la vida del hombre, así lo decía San Ireneo en el siglo II, expresión que sigue resonando en el corazón de la Iglesia. La gloria del Padre es la vida de sus hijos. No hay gloria más grande para un padre que ver la realización de los suyos; no hay satisfacción mayor que verlos salir adelante, verlos crecer y desarrollarse. Así lo atestigua la primera lectura que escuchamos. Nínive, una gran ciudad que se estaba autodestruyendo, fruto de la opresión y la degradación, de la violencia y de la injusticia. La gran capital tenía los días contados, ya que no era sostenible la violencia generada en sí misma. Ahí aparece el Señor moviendo el corazón de Jonás, ahí aparece el Padre invitando y enviando su mensajero. Jonás es convocado para recibir una misión. Ve, le dice, porque «dentro de cuarenta días, Nínive será destruida» (Jon 3,4). Ve, ayúdalos a comprender que con esa manera de tratarse, regularse, organizarse, lo único que están generando es muerte y destrucción, sufrimiento y opresión. Hazles ver que no hay vida para nadie, ni para el rey ni para el súbdito, ni para los campos ni para el ganado. Ve y anuncia que se han acostumbrado de tal manera a la degradación que han perdido la sensibilidad ante el dolor. Ve y diles que la injusticia se ha instalado en su mirada. Por eso va Jonás. Dios lo envía a evidenciar lo que estaba sucediendo, lo envía a despertar a un pueblo ebrio de sí mismo.

Y en este texto nos encontramos frente al misterio de la misericordia divina. La misericordia rechaza siempre la maldad, tomando muy en serio al ser humano. Apela siempre a la bondad de cada persona aunque esté dormida, anestesiada. Lejos de aniquilar, como muchas veces pretendemos o queremos hacerlo nosotros, la misericordia se acerca a toda situación para transformarla desde adentro. Ese es precisamente el misterio de la misericordia divina. Se acerca, invita a la conversión, invita al arrepentimiento; invita a ver el daño que a todos los niveles se está causando. La misericordia siempre entra en el mal para transformarlo.

Misterio de nuestro Padre Dios, envía a su Hijo que se metió en el mal, se hizo pecado para transformar el mal. Esa es su misericordia. El rey escuchó, los habitantes de la ciudad reaccionaron y se decretó el arrepentimiento. La misericordia de Dios entró en el corazón revelando y manifestando lo que será nuestra certeza y nuestra esperanza: siempre hay posibilidad de cambio, estamos a tiempo de reaccionar y transformar, modificar y cambiar, convertir lo que nos está destruyendo como pueblo, lo que nos está degradando como humanidad. La misericordia nos alienta a mirar el presente y confiar en lo sano y bueno que late en cada corazón. La misericordia de Dios es nuestro escudo y nuestra fortaleza.

Jonás ayudó a ver, ayudó a tomar conciencia. Acto seguido, su llamada encuentra hombres y mujeres capaces de arrepentirse, capaces de llorar. Llorar por la injusticia, llorar por la degradación, llorar por la opresión. Son las lágrimas las que pueden darle paso a la transformación, son las lágrimas las que pueden ablandar el corazón, son las lágrimas las que pueden purificar la mirada y ayudar a ver el círculo de pecado en que muchas veces se está sumergido. Son las lágrimas las que logran sensibilizar la mirada y la actitud endurecida y especialmente adormecida ante el sufrimiento ajeno. Son las lágrimas las que pueden generar una ruptura capaz de abrirnos a la conversión.

Así le pasó a Pedro, después de haber renegado de Jesús, lloró y las lágrimas le abrieron el corazón. Que esta palabra suene con fuerza hoy entre nosotros, esta palabra es la voz que grita en el desierto y nos invita a la conversión. En este Año de la Misericordia, y en este lugar, quiero con ustedes implorar la misericordia divina, quiero pedir con ustedes el don de las lágrimas, el don de la conversión.

Aquí en Ciudad Juárez, como en otras zonas fronterizas, se concentran miles de migrantes de Centroamérica y otros países, sin olvidar tantos mexicanos que también buscan pasar «al otro lado». Un paso, un camino cargado de terribles injusticias: esclavizados, secuestrados, extorsionados, muchos hermanos nuestros son fruto del negocio de tráfico humano, de la trata de personas.

No podemos negar la crisis humanitaria que en los últimos años ha significado la migración de miles de personas, ya sea por tren, por carretera e incluso a pie, atravesando cientos de kilómetros por montañas, desiertos, caminos inhóspitos. Esta tragedia humana que representa la migración forzada hoy en día es un fenómeno global. Esta crisis, que se puede medir en cifras, nosotros queremos medirla por nombres, por historias, por familias. Son hermanos y hermanas que salen expulsados por la pobreza y la violencia, por el narcotráfico y el crimen organizado. Frente a tantos vacíos legales, se tiende una red que atrapa y destruye siempre a los más pobres. No sólo sufren la pobreza sino que además tienen que sufrir todas estas formas de violencia. Injusticia que se radicaliza en los jóvenes, ellos, «carne de cañón», son perseguidos y amenazados cuando tratan de salir de la espiral de violencia y del infierno de las drogas. ¡Y qué decir de tantas mujeres a quienes les han arrebatado injustamente la vida!

Pidámosle a nuestro Dios el don de la conversión, el don de las lágrimas, pidámosle tener el corazón abierto, como los ninivitas, a su llamado en el rostro sufriente de tantos hombres y mujeres. ¡No más muerte ni explotación! Siempre hay tiempo de cambiar, siempre hay una salida, siempre hay una oportunidad, siempre hay tiempo de implorar la misericordia del Padre.

Como sucedió en tiempo de Jonás, hoy también apostamos por la conversión; hay signos que se vuelven luz en el camino y anuncio de salvación. Sé del trabajo de tantas organizaciones de la sociedad civil a favor de los derechos de los migrantes. Sé también del trabajo comprometido de tantas hermanas religiosas, de religiosos y sacerdotes, de laicos que se la juegan en el acompañamiento y en la defensa de la vida. Asisten en primera línea arriesgando muchas veces la propia vida suya. Con sus vidas son profetas de la misericordia, son el corazón comprensivo y los pies acompañantes de la Iglesia que abre sus brazos y sostiene.

Es tiempo de conversión, es tiempo de salvación, es tiempo de misericordia. Por eso, digamos junto al sufrimiento de tantos rostros: «Por tu inmensa compasión y misericordia, Señor apiádate de nosotros… purifícanos de nuestros pecados y crea en nosotros un corazón puro, un espíritu nuevo» (cf. Sal 50/51,3.4.12). Y también deseo en este momento saludar desde aquí a nuestros queridos hermanos y hermanas que nos acompañan simultáneamente al otro lado de la frontera, en especial a aquellos que se han congregado en el estadio de la Universidad del Paso conocido como el Sun Bowl. Bajo la guía de su Obispo, Mons. Mark Seitz. Gracias a la ayuda de la tecnología podemos orar, cantar y celebrar juntos ese amor misericordioso que el Señor nos da y que ninguna frontera podrá impedirnos compartir, Gracias hermanos y hermanas, gracias hermanos y hermanas de El Paso por hacernos sentir una mismafamilia y una misma comunidad cristiana.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Las Greta Thunberg latinas que luchan contra el cambio climático

Desde la estadounidense Alexandria Villaseñor a Bruno Rodríguez de Argentina. Te invitamos a conocer algunos de los jóvenes latinos que organizan movilizaciones contra el calentamiento global.
29 de septiembre, 2019
Comparte

“¿Cómo se atreven? Me han robado mis sueños y mi infancia con sus palabras vacías”. El emotivo discurso de este mes de Greta Thunberg ante líderes mundiales en la ONU no solo representa la frustración de la activista sueca de 16 años.

También simboliza el desasosiego y la determinación de una generación de jóvenes a nivel global decidida a actuar ante la amenaza del cambio climático.

No solo han surgido líderes de Fridaysforfuture, el movimiento de huelgas estudiantiles de los viernes, en muchos países, sino que algunos de esos adolescentes fundaron ya sus propias organizaciones.

En BBC Mundo te invitamos a que nos cuentes quiénes son las y los adolescentes que al igual que Greta Thunberg están generando conciencia climática en tu país.

Y te invitamos a que conozcas a cuatro adolescentes latinos que impulsan la movilización contra el calentamiento global.


Alexandria Villaseñor, 14 años

Alexandria Villaseñor

Getty Images
Ser testigo de los incendios devastadores en California inspiró a Alexandria Villaseñor a liderar la primera huelga estudiantil contra el cambio climático en Estados Unidos.

Hace un año Villaseñor, que vive en Nueva York, vio de cerca por primera vez el impacto del cambio climático.

La adolescente de origen latino visitaba su ciudad natal, Davis, en California, cuando se disparó el incendio forestal devastador que mató más de 80 personas, destruyó cerca de 14.000 hogares y arrasó con la localidad de Paradise.

Tengo asma y fue una experiencia aterradora. Debía permanecer en casa y si caminaba fuera me ardían los ojos”.

Alexandria Villaseñor sentada frente a la ONU con un cartel que dice "School strike 4 climate" o "Huelga estudiantil por el clima".

Getty Images
La joven protesta cada viernes desde diciembre de 2018 frente a la sede de la ONU en Nueva York.

Inspirada por Greta Thunberg, la joven comenzó a protestar cada viernes, desde el 14 de diciembre de 2018, frente a la sede de Naciones Unidas, y lideró la primera huelga estudiantil contra el cambio climático en Estados Unidos.

La joven también fundó su propio organización, Earthuprising.org

“Mi generación sabe que el cambio climático es el mayor problema que deberemos enfrentar. Y es triste que debamos empujar a los líderes mundiales a actuar”, afirmó la joven a la prensa estadounidense.


Jamie Margolin, 17 años

Jamie Margoin

Getty Images
La falta de una respuesta adecuada tras el Huracán María en Puerto Rico, y sus propios problemas respiratorios por un incendio forestal fueron los catalizadores del activismo de Jamie Margolin.

La madre de Margolin es colombiana y su primera lengua es el español.

La adolescente vive en la ciudad de Seattle, en Washington, y cuando tenía 15 años fundó la organización This is Zero Hour, Es la hora cero.

Cuando tenía 14 años, la joven ya trabajó como intérprete y traductora voluntaria del español al inglés en la sede local de la campaña presidencial de Hillary Clinton.

Margolin asegura que su activismo comenzó cuando fue testigo de dos eventos que le cambiaron la vida.

Uno fue la falta de respuesta efectiva al Huracán María, que devastó Puerto Rico en 2017.

Greta Thunberg junto a Jamie Margolin en una audiencia ante un comité de la Cámara de Representantes en Estados Unidos

Getty Images
Junto a otros 12 jóvenes, Margolin demandó al estado de Washington por “negar a los jóvenes su derecho constitucional a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad”.

El otro fue la experiencia de tener dificultades para respirar cuando su ciudad, en el extremo noroeste de Estados Unidos, fue cubierta por una nube de humo proveniente de incendios forestales en la vecina Canadá.

“Los catalizadores fueron por un lado ver la inacción racista hacia Puerto Rico tras el Huracán María, sin que la prensa reconociera una causa climática, y sentir literalmente que no podía respirar durante dos semanas”, señaló a la prensa estadounidense.

Junto a otros 12 jóvenes, la adolescente demandó al estado de Washington por “empeorar la crisis climática y de esa forma negar a los jóvenes su derecho constitucional a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad”.


Chiara Sacchi, 17 años

Chiara Sacchi hablando en la cumbre de la ONU en Nueva York

Getty Images
Sacchi es parte del grupo de adolescentes que pidieron a la ONU en Nueva York que responsabilice a cinco de los países más contaminantes del mundo: Argentina, Brasil, Francia, Alemania y Turquía.

Chiara Sacchi, de Argentina, es una de los 16 jóvenes activistas, incluyendo a Greta Thunberg y Alexandria Villaseñor, que acaban de solicitar al Comité de los Derechos del Niño de Naciones Unidas que responsabilice a cinco de los países más contaminantes del mundo: Argentina, Brasil, Francia, Alemania y Turquía.

Los adolescentes argumentaron en la cumbre de cambio climático en Nueva York que la falta de acción de esos Estados constituye una violación a los derechos de los niños.

Chiara vive en Haedo, en Buenos Aires, y asegura que inició su lucha contra el calentamiento global por los cambios climáticos locales.

Sara Sacchi

Getty Images
“En los últimos años ha habido demasiadas tormentas y graves inundaciones”, señaló la joven de Haedo, Buenos Aires.

Recientemente el clima previamente moderado se ha vuelto extremo“, señaló la adolescente al sitio Children vs. Climate Crisis. https://childrenvsclimatecrisis.org/

“En el verano es muy difícil estar fuera de casa. Todas las calles son de asfalto y eso hace que sea aún más caliente”.

“En los últimos años ha habido demasiadas tormentas y graves inundaciones”.

Estamos bastante desesperados... no tenemos tiempo“, agregó Sacchi. “No podemos considerar el mundo como lo hacemos ahora, no hay muros con el cambio climático. Estamos aquí, estamos todos juntos”.


Bruno Rodríguez, 19 años

Bruno Rodríguez en la cumbre de cambio climático de la ONU

Getty Images
Bruno Rodríguez es el fundador de la organización Jóvenes por el Clima Argentina, que organiza en su país las huelgas estudiantiles de los viernes.

Bruno participó en Nueva York junto a Greta Thunberg de la primera Cumbre Juvenil del Clima de Naciones Unidas (Youth Climate Summit) y se reunió con cien líderes climáticos a nivel global.

El estudiante de la Universidad de Buenos Aires, es el fundador de la organización Jóvenes por el Clima Argentina, que organiza en su país las huelgas estudiantiles de los viernes.

Greta Thunberg junto a Bruno Rodríguez

Getty Images
Bruno participó en Nueva York junto a Greta Thunberg de la primera Cumbre Juvenil del Clima de Naciones Unidas (Youth Climate Summit) y se reunió con cien líderes climáticos a nivel global.

“Muchas veces escuchamos que nuestra generación deberá resolver los problemas creados por los gobernantes actuales, pero no esperaremos pasivamente (…) Llegó la hora de que nosotros seamos los líderes.”, señaló Rodríguez en la ONU.

“Debe ponerse fin a la contaminación criminal por las grandes corporaciones. Ya llegamos al límite. No queremos más combustibles fósiles”.

“Vengo de un país de Latinoamérica. La historia de nuestra región es la de cinco siglos de saqueo. Para nosotros, el concepto de justicia ecológica y medioambiental está ligado al de derechos humanos, justicia social y soberanía nacional en relación a nuestros recursos naturales”, agregó el joven en declaraciones a la prensa.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.