close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC Mundo

Jeb Bush y el sorprendente fracaso de una legendaria dinastía política estadounidense

El heredero de la dinastía Bush acaba de sufrir tal vez la derrota electoral más humillante en Carolina del Sur que haya afrontado la familia más poderosa del conservadurismo estadounidense.
BBC Mundo
Por BBC Mundo
22 de febrero, 2016
Comparte
El arranque de la campaña de Jeb Bush fue auspicioso, con una poderosa red de contactos familiares y donantes a su favor. // Foto: BBC Mundo.

El arranque de la campaña de Jeb Bush fue auspicioso, con una poderosa red de contactos familiares y donantes a su favor. // Foto: BBC Mundo.

Los Bush llevan un siglo hablando duro en la política estadounidense.

En los últimos treinta años, dos hombres con ese apellido llegaron a la Casa Blanca. Pero el heredero aparente de la dinastía, Jeb Bush, acaba de sufrir tal vez la derrota electoral más humillante que haya afrontado la familia más poderosa del conservadurismo estadounidense.

Luego de obtener un desolador cuarto puesto en la elección primaria republicana de Carolina del Sur, Jeb abandonó el sábado en la noche sus esfuerzos por obtener la nominación de su partido a la candidatura presidencial.

Los Bush son lo que en un país latinoamericano se llamaría “gente bien”. Familia de abolengo, modales distinguidos. Una educación de élite.

Y la actitud sosegada y medio despreocupada de quienes han estado acostumbrados a honores y responsabilidades que les llegan casi por derecho propio.

Por lo que no puede ser más notorio el contraste con los tres competidores que lo enviaron al destierro electoral.

Este sábado, Donald Trump, el multimillonario empresario de actitudes faranduleras e incendiario usuario de las redes sociales, cimentó su posición a la cabeza de la carrera en el Partido Republicano con su nueva victoria en Carolina del Sur, sin que haya hecho mella en su popularidad la estela de insultos que deja a su paso contra mexicanos, musulmanes, chinos, veteranos de guerra y otros.

El arranque

Todo parece indicar que los últimos obstáculos que se atraviesan entre Trump y la nominación republicana son dos jóvenes congresistas cubanoestadounidenses.

Uno de ellos es el senador por Texas Ted Cruz.

El otro, más joven aún, es Marco Rubio. En la noche del sábado, resultados preliminares lo ubicaban en la segunda posición de los comicios en Carolina del Sur. Lo que parece consolidarlo como el candidato moderado del “centro establecido” de su partido, los que no están cómodos con las posiciones radicales de derecha de Trump y Cruz.

Una posición que era precisamente la que quería ocupar Jeb Bush.

Cuando lanzó su campaña, a mediados de 2015, parecía el candidato inevitable de su partido, gracias al apoyo récord de grandes donantes, la red de contactos familiares y una fama de ser el más inteligente y capaz de su dinastía, fortalecida por un felizmente recordado período como gobernador de Florida entre 1997 y 2007.

Seguidores de Jeb Bush             En los primeros meses de campaña, Bush apuntó su ofensiva verbal contra su antiguo “pupilo” Marco Rubio.

Cuando el fenómeno Trump despegó, Bush buscó desesperadamente ubicarse como el candidato “sensato” frente a las polémicas posiciones derechistas de su rival. Por lo que buena parte de su campaña se dedicó a atacar no a Trump, sino a Rubio.

La esperanza era derrotar al senador cubano en las primeras primarias para que la carrera republicana se redujera a una competencia entre Trump y Bush, que Jeb esperaba ganar al final.

El “recién llegado”

La derrota ante Rubio tiene que haber sido especialmente dolorosa para Bush, dado que el legislador cubano había sido hasta hace poco su aprendiz, a lo sumo un lugarteniente y finalmente un heredero, pero no había sido considerado un rival político serio por Jeb.

Ambos viven en Miami, a 5 minutos de distancia. Jeb en un barrio más exclusivo, Rubio en un distrito más de clase media.

Mientras Bush, hijo y hermano de presidentes, ocupaba la gobernación de Florida, Rubio, el hijo de un barman cubano, escalaba posiciones en la política municipal y del estado, a veces con el patrocinio del mismo Bush.

Cuando, en 2005, Marco Rubio se convirtió en el primer hispano en ser elegido presidente de la Camara Baja de la legislatura regional de Florida, el mismo Jeb Bush ofreció el discurso congratulatorio.

Bush concluyó sus palabras ofreciéndole ante el público un sable ceremonial, con el que, según sus palabras, ungía al joven Rubio como un guerrero de las ideas conservadoras.

Un sable que, dirán algunos, Rubio enterró de manera simbólica en su antiguo mentor años después al atravesársele en la carrera por la Casa Blanca.

Marco Rubio después de las primarias de Carolina del SurL
La irrupción de Marco Rubio en la carrera electoral republicana cayó mal en el entorno de Bush.

Cuando Rubio anunció su propia candidatura en 2015, aseguran los medios estadounidenses, muchas voces en la campaña de Bush lo vieron como una insolencia de parte de un recién llegado a la política que no sabía esperar por su turno ni respetar a sus “mayores”.

Al final, dirán otros, Bush se clavó el sable él mismo con una campaña mediocre que dejó en claro la falta de carisma del candidato, especialmente al enfrentarse en debates televisados a gladiadores verbales como Trump, Cruz y el mismo Rubio.

Bush quedó con un apodo tristemente célebre, puesto por Trump al final de una de sus salidas en falso en los debates: Jeb era el candidato de “baja energía”.

Tampoco pudo nunca deshacerse de las complicaciones generadas por su ilustre familia.

Al principio dijo que él era un hombre independiente, con sus propias ideas, pero ante el asedio de los periodistas, no se atrevió a dar una posición clara sobre la controversial decisión de su hermano, el presidente George W. Bush, de ir a la Guerra en Irak en 2003.

La esposa y la madre de Jeb BushImage En las últimas semanas, Bush hizo apariciones públicas junto a sus familiares como su esposa (izquierda), madre (derecha) y los expresidentes de la familia, su padre y su hermano.

Al final, en medio del desespero, terminó reclutando al exmandatario e incluso a su nonagenaria madre, Barbara, para que hicieran campaña por él. Pero su estilo siguió siendo visto como árido, indeciso.

En un momento tristemente célebre, al final de uno de los discursos que pronunció, imploró a una audiencia devastadoramente silenciosa que lo aplaudiera.

Una carrera en entredicho

La carrera de Bush, por tanto tiempo imparable, ha quedado en suspenso.

Jeb Bush se preparó por muchos años para el poder.

Jeb Bush
Por ahora, no habrá un tercer Bush en la Casa Blanca.

Luego de graduarse de la aristocrática escuela de Andover, sorprendió a su familia al casarse con una mexicana, Columba, y terminó sus estudios en la Universidad de Texas.

Trabajó como empresario e incluso pasó un tiempo en Venezuela en la representación de un banco estadounidense, antes de mudarse a Florida, donde fue elegido gobernador en 1998 y obtuvo la reelección en 2002.

Hoy sus aspiraciones presidenciales se han desvanecido.

Con su derrota, queda el camino allanado para que Cruz y Rubio sigan disputándose con Trump la nominación republicana en 2016.

Pero nadie cree que sobre los Bush se haya dicho la última palabra.

El hijo mayor de Jeb, George, se mudó a Texas para seguir el negocio familiar: la política.

En 2014 fue elegido comisionado de la oficina de tierras del estado, una posición más bien humilde. Algunos ya lo ven como un futuro candidato presidencial.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

Detienen a líder de grupo dedicado al robo de celulares en la estación Tacuba de la Línea 2

El detenido y al menos cuatro personas operaban en Tacuba de la Línea 2. Aprovechaban la alta afluencia para robar a usuarios mientras abordaban el tren.
Cuartoscuro
2 de julio, 2019
Comparte

Autoridades capitalinas detuvieron al líder de un grupo dedicado al robo de celulares y carteras en la estación Tacuba de la Línea 2.

De acuerdo con el Sistema de Transporte Colectivo Metro, la labor de investigación de su área de seguridad y el trabajo en conjunto con la Secretaría de Seguridad Ciudadana permitieron la detención de presunto delincuente, apodado “El Chocorrol” quien fue puesto a disposición del Ministerio Público.

Lee>> Un paraguas detiene el servicio de la Línea 8 del Metro y provoca heridas a una mujer

La detención se logró gracias a que personal de Seguridad Institucional del Metro, a través de las cámaras de videovigilancia, identificó a una presunta agrupación delictiva en dicha estación, informó en un comunicado el Metro.

En horas de alta afluencia el detenido y sus cómplices elegían a su víctima, esperaban a que los  usuarios abordaran y en medio de los empujones los despojaban de celulares o carteras.

metro

Señaló que al contar con un video con el modo de operar de “El Chocorrol”, la Gerencia de Seguridad Institucional del Metro coordinó acciones con la Secretaría de Seguridad capitalina que permitieron la detención y remisión del inculpado ante la autoridad ministerial.

Lee >> 5 mil policías al Metro y 700 a microbuses, la estrategia de seguridad para el transporte de CDMX

Destacó que se mantienen acciones de vigilancia en Línea, debido a que se tienen identificadas al menos a cuatro personas más que integran la banda delictiva, y aseguró que se dará seguimiento para lograr desarticularla.

El sistema de transporte exhortó a los usuarios a denunciar cualquier ilícito cometido en estaciones o trenes de la red del Metro, con el propósito de hacer efectiva la acción de la justicia.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.