A correr por los niños enfermos del corazón en México
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cortesía de Carmen Angoitia

A correr por los niños enfermos del corazón en México

Fundación Kardias invita a la 5ta carrera el domingo 28 de febrero para salvar la vida de niños enfermos del corazón
Cortesía de Carmen Angoitia
Por Gina Manfredo
21 de febrero, 2016
Comparte
La carrera por los niños enfermos del corazón en México. Foto: Cortesía de Carmen Angoitia

La carrera por los niños enfermos del corazón en México. Foto: Cortesía de Carmen Angoitia

Paulina Merchant, 6 años, es una niña extrovertida, de ojos sonrientes,  y sumamente lista. Es un milagro que esté viva.

Hace una semana Paulina fue operada exitosamente de Anomalía de Ebstein, una malformación muy rara en el corazón que aparece en menos del 1% de las cardiopatías congénitas en el mundo. La operación se llevó a cabo gracias al apoyo de la Fundación Kardias, una organización que se dedica ayudar a niños con problemas del corazón en México. Al año nacen unos 18 mil niños mexicanos con problemas en el corazón y es la segunda causa de muerte en niños menores de cinco años de edad.

“Solo pienso en poder  jugar”, dice Paulina, que se prepara para salir del hospital.

La historia de Paulina fue una verdadera odisea para ella y para sus padres.

“Fue un camino lleno de obstáculos”, dice su padre Jesús Merchant, un empleado del departamento de ventas de Bimbo, que ahora trabaja en Matamoros. La larga batalla de Merchant para salvar a su hija duró seis años, y llevó a la familia desde la Ciudad de México a Monterrey y pasando por Houston.

Desde el momento que nació Paulina en Ciudad de México, sus padres rápidamente se dieron cuenta que la niña, –su primogénita–  tenía graves problemas. Era demasiado pequeña y de bajo peso. Se agitaba rápidamente. Tenía una coloración morada en los dedos del pie y los labios.

“Presentía que  tenía algún problema de salud ”, dice Perla Sosa, madre de Paulina.

A los ocho meses la preocupación de los padres de Paulina aumentó dramáticamente cuando de repente la niña dejó de crecer, y su peso se estancó. Pero cada vez que la llevaban al pediatra, éste  les decía que la niña estaba sana.

Desconcertados, Jesús y su esposa Perla, empezaron lo que sería una larga travesía para averiguar qué afligía a su hija. En el curso de un año, visitaron a 14 diferentes médicos, desde un neumólogo a un endocrinólogo. Pero, ninguno de los doctores en Ciudad de México, donde entonces vivían, daba con el diagnóstico. Todos  aseguraban a Jesús y Perla que no había nada mal con Paulina.

“Pasamos un año y medio buscando desesperadamente un diagnóstico”, recuerda Perla. “Fue un camino hasta de maltratos porque los médicos  pensaban que  yo exageraba”. En una ocasión un  médico le pidió que abandonara el consultorio porque ella le insistía que la niña no estaba bien.

El misterio se empezó a resolver cuando Perla fue a ver a un  homeópata para que la ayudara por un problema médico. Cargaba a Paulina en sus brazos. El homeópata miró a Paulina y le comentó que pensaba que el color azulado de los labios de la niña podría ser una señal que tenía un soplo en el corazón. Fue la primera vez que a Perla alguien le mencionaba que el problema de Paulina podía estar en el corazón.

Después de hacerle un electrocardiograma a su hija, una cardióloga diagnosticó que Paulina tenía Anomalía de Ebstein. A parte de ser un defecto raro en el corazón, le dijo la doctora que era una enfermedad cuyo tratamiento era muy costoso. “Es una enfermedad cara”,  le advirtió a Perla.

Los padres de Paulina que hasta ahora habían cargado con los costos de doctores privados, la llevaron a un Hospital del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). Luego se trasladaron al IMSS, en Monterrey, cuando trasladaron a Jesús por razones de trabajo. Ahí le recomendaron a Perla  hacerle una intervención quirúrgica agresiva, con pocas posibilidades de sobrevivir.  Lo peor: le dijeron a  Perla que si todo salía bien, la operación  sólo lograría  prolongarle la vida a Paulina por unos años más. “Me dijeron que viviría hasta los quince años,” dice Perla, que todavía se hecha a llorar cuando recuerda el momento.

Muy golpeados, pero no dispuestos a rendirse a la desesperación, la pareja empezó de nuevo a buscar opciones para salvar la vida de su hija.

En 2013, Perla decidió llevar a Paulina a un médico privado en Monterrey, donde finalmente recibió un poco de esperanza. El médico le dijo que en Houston  habían doctores que operaban a niños con la misma condición de Paulina.

Sin mirar hacia atrás, Jesús y Perla vendieron su casa en Ciudad de México. Con cien mil pesos que le sacaron a la venta  después de pagar sus deudas, y una póliza privada de seguros viajaron a Houston en 2014. Paulina tenía cinco años.

Poco después de llegar a Houston, Paulina le empezaron taquicardias. Perla y José Luis Sosa, abuelo de Paulina, la internaron en el Texas Children’s Hospital por cuatro días, donde se dieron cuenta que la póliza no cubría cirugías internacionales.

En Houston, los médicos de Texas Children’s le aconsejaron que debían contactar al Centro Kardias-ABC en México, un proyecto que en asociación con La Fundación Kardias, el Centro Médico ABC (también conocido con el nombre Hospital ABC) y la asesoría de Texas Children’s, se dedicaba a ayudar a niños con problemas del corazón. Y así lo hicieron.

Un  poco más de un año después del primer encuentro con Kardias, Paulina fue operada exitosamente en México en el Hospital ABC por  el Dr. Alexis Palacios-Macedo, jefe de la División de Cirugía Cardiovascular del Instituto Nacional de Pediatría (INP) y el cirujano principal del equipo médico del Centro Kardias-ABC, y el Dr. Charles Fraser,  jefe del Departamento de Cirugía Cardiaca Pedriátrica del Texas Children’s Hospital.

La operación de Paulina – de 6 horas —  fue histórica. Los dos médicos repararon la válvula principal del corazón.   Fue una cirugía complicada, realizada con una técnica innovadora, en México.  Al día siguiente, ambos médicos volvieron a operar  con éxito a otra niña con el mismo diagnóstico, algo que sorprendió al médico estadounidense por la poco frecuente de la anomalía.

Paulina es una de los 2 mil 500 pacientes que han sido operados del corazón con la ayuda de la Fundación Kardias.  El año pasado Kardias apoyó a  250 operaciones.  De estos, 150 niños fueron operados en el INP, y 100 niños, en el hospital privado ABC.

Kardias fue creada en 2000, por el doctor Alexis Palacios-Macedo y un grupo de  personas preocupadas por mejorar la calidad en la atención médica de niños con problemas de cardiopatía congénita y apoyar a la división cirugía del INP.  En 2012, tomó un paso importante. Creó un programa con el Hospital ABC para ofrecer un centro de alta especialidad en el sector privado  para los niños,  con problemas cardiovasculares que son referidos por el INP. El Centro Kardias-ABC, en el Hospital ABC, acepta pacientes privados igual que pacientes de bajos recursos referidos por el INP.

“Queremos que todos los niños mexicanos, con recursos y sin recursos, que tengan problemas con el corazón, puedan tener atención de alta calidad”, dice Concha Legorreta, una de las personas que buscan fondos para Kardias. Legorreta  dice que en unos años, espera tener un piso completo dentro del Hospital ABC para Kardias. Actualmente, tienen un equipo de veinte médicos y una sección de intensivos con tres camas en el Hospital ABC.

 “Las estadísticas de sobrevivencia de cirugías del corazón en el Centro Kardias-ABC son comparables a cualquier hospital de Estados Unidos”, dice  Almudena March, psicóloga y co-fundadora de Kardias.

Los fondos de Kardias en su mayoría provienen de muchos pequeños donantes. La fundación realiza  eventos deportivos como carreras y competencias de natación  para recaudar fondos. El 6 de marzo de este año, Kardias por primera vez hará una rodada en bicicleta.

El domingo que viene, el 28 de febrero,  será la 5ta carrera auspiciada por Kardias. Se espera  que corran más de 13 mil adultos y 2 mil niños por el Paseo de la Reforma, incluyendo a 100 niños cuyas operaciones del corazón han sido auspiciadas por Kardias.

El domingo habrá dos carreras para adultos. La primera, de 10 kilómetros, empezará a las 7:00 a.m. e iniciará en la Glorieta Diana Cazadora. La segunda, de 10 kilómetros, iniciará en el mismo lugar a las 7:25 a.m. Los niños dependiendo de sus edades, podrán correr (4 a 6 años) 100 metros, (7-9 años) 200 metros y (10 a 12 años) 300 metros. Para participar, se requiere una donación de 300 pesos por adulto y 180 pesos por niño. También se puede ayudar a la fundación   donando a la  “carrera virtual” ya sea como corredor virtual o apoyando a uno.

Más sobre la carrera Kardias

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Familia Chebrolu

Anika Chebrolu, la estudiante de 14 años que descubrió una molécula que ayuda a combatir la COVID

La estadounidense Anika Chebrolu acaba de ganar el premio de "mejor científica joven de Estados Unidos" otorgado por 3M tras hallar una molécula que podría impedir que el nuevo coronavirus penetre en nuestras células.
Familia Chebrolu
29 de octubre, 2020
Comparte

Tan solo tiene 14 años y ya trabaja en la carrera por encontrar una cura para el COVID-19.

Anika Chebrolu, una estudiante de secundaria de Frisco, Texas, descubrió una molécula que podría unirse al nuevo coronavirus e inhibir su capacidad para infectar a las personas.

Y este hallazgo científico le valió a la joven ganarse el título de mejor científica joven de Estados Unidos” en la competencia Young Scientist Challenge 2020, galardón dotado con US$25.000 y que entrega la multinacional 3M.

Se trata de un evento anual que cuenta con prestigio nacional y es recomendado por varias universidades para que los estudiantes de entre 10 y 14 años -y potenciales científicos- presenten un video corto que explique su solución a un problema cotidiano.

¿De qué se trata exactamente este descubriendo? ¿Y cómo lo logró?

Proteína clave

El SARS-CoV-2, el virus causante del COVID-19, posee un halo, una especie de corona que lo rodea y de donde le viene el nombre de coronavirus.

En esta corona existe una proteína con forma de espiga, la proteína S, que se une a los receptores de nuestras células para infectarlas.

Anika Chebrolu con su proyecto.

Gentileza 3M
Anika Chebrolu ganó US$25.000 por su descubrimiento.

Por eso, muchos laboratorios que trabajan en la vacuna contra la COVID-19 han elegido atacar esta proteína con el objetivo de impedir que el virus penetre nuestras células.

La investigación de Anika Chebrolu también se basó en esta proteína clave del virus.

“Descubrí una molécula que puede unirse a la proteína S en el virus y potencialmente cambiar su forma y función“, explica la joven en un correo electrónico a BBC Mundo.

Y esto es importante por su potencial para “evitar que el virus pueda adherirse a las células humanas y, por lo tanto, reducir o tratar una mayor infección en el cuerpo de una persona”, agrega.

La joven descubrió esta molécula con un método in-silico, es decir de simulaciones por computadora utilizando numerosas herramientas de software.

Para ello examinó millones de moléculas pequeñas en busca de propiedades como las de un fármaco de absorción, distribución, metabolismo y excreción (ADME).

Coronavirus.

Getty Images
Muchos laboratorios han elegido una proteína que se encuentra en la corona de virus como blanco para neutralizar sus efectos.

Tras ese estudio, Anika Chebrolu seleccionó la molécula con la mejor actividad farmacológica y biológica hacia la proteína S del virus SARS-CoV-2 que puede transformarse en un potencial fármaco para el tratamiento eficaz de la enfermedad.

Investigación previa

Anika Chebrolu comenzó su investigación en la escuela Nelson en Frisco cuando todavía no había noticias sobre la pandemia del nuevo coronavirus.

“Hace unos años, investigué la pandemia de la gripe española de 1918 para un proyecto escolar y me fascinaron los virus y el descubrimiento de fármacos”, cuenta.

Mientras realizaba su investigación descubrió la metodología in-silico.

“Me asombró que podíamos utilizar métodos computacionales para identificar y desarrollar posibles moléculas similares a fármacos para combatir enfermedades”, relata.

Anika Chebrolu estudiando

Gentileza familia Chebrolu
Para su investigación, Anika Chebrolu utilizó un simulador de computadora.

Ella cuenta que el año pasado estaba usando el mismo método para identificar un compuesto principal que pudiera unirse a la proteína hemaglutinina del virus de la influenza cuando llegó la pandemia de la COVID-19.

“Después de investigar pandemias, virus y fármacos durante tanto tiempo ¡era una locura pensar que en realidad estábamos atravesando una pandemia!“, asegura.

Así que por la gravedad de la pandemia y el fuerte impacto que causó en el mundo en menos de un año, Anika describe que con la ayuda de su mentora Mahfuza Ali, científica de 3M, cambió la dirección de su proyecto inicial y apuntó a la proteína S del virus SARS-CoV-2.

Al 26 de octubre, la enfermedad COVID-19 ya se cobró la vida de más de 1,1 millones de personas en todo el mundo desde que se comenzaron a reportar los primeros casos en diciembre de 2019 en la localidad china de Wuhan.

Estados Unidos es el país que más muertos registra con más de 225.000, según datos la Universidad Johns Hopkins.

Más estudios

Desde el ámbito científico celebran los logros de Anika Chebrolu pero dicen que todavía se necesitan más estudios para saber si esta molécula es efectiva para hallar una cura para la COVID-19.

“Creo que es maravilloso que Anika Chebrolu haya hecho este análisis y su trabajo es ciertamente impresionante y sofisticado para su nivel de educación. Sin duda, tiene potencial para ser una científica destacada“, opina Angela Rasmussen viróloga de Columbia Mailman School of Public Health, la escuela de posgrado en salud pública de la Universidad de Columbia, en Nueva York.

Gráfico mostrando cómo se reproduce el coronavirus en el cuerpo

BBC

“Sin embargo, es importante tener en cuenta que si bien estas estrategias son buenas para identificar compuestos con potencial terapéutico, no hay datos experimentales que respalden que la molécula que identificó realmente tenga un impacto en la entrada o replicación viral, o que incluso se una a la proteína S en condiciones reales”, señala la especialista a BBC Mundo.

“Se requiere la realización de estudios de laboratorio para caracterizar mejor el potencial de la molécula como terapéutica antiviral”, añade.

Del mismo modo, otros especialistas consultados por BBC Mundo advierten que este descubrimiento necesita más pruebas de laboratorio para saber si la molécula identificada puede unirse de manera efectiva a la proteína S del virus.

Si esto se comprueba con validaciones in vitro -normalmente en tejidos, órganos o células aislados- y más tarde in vivo, que significa pruebas en organismos vivos, esta molécula podría prevenir el primer paso de la infección del virus en el cuerpo.

Planes para el futuro

Anika dice que tiene planes concretos en los que invertirá el dinero que ganó del premio como mejor científica joven de Estados Unidos.

“Planeo usar los US$25.000 para continuar mi investigación y financiar mi organización sin fines de lucro, AcademyAid, que proporciona material y equipamiento a niños que lo necesitan para ayudarlos a seguir las carreras y oportunidades que desean”, asegura.

“También planeo ahorrar el resto del dinero para la universidad”, dice.

Anika Chebrolu bailando Bharatanatyam, baile clásico indio.

Gentileza familia Chebrolu
Cuando Anika no está investigando disfruta del Bharatanatyam, un baile clásico indio.

Al ser consultada sobre qué les diría a otros jóvenes que podrían estar interesados en la ciencia sobre su experiencia, ella recomendó no dejar de preguntar.

Recuerda siempre no dejar de hacer preguntas y tener confianza y fe en ti mismo. Asegúrate de aprovechar cualquier oportunidad que veas con tus mejores habilidades, ya que nunca sabes dónde podrías terminar”, concluyó.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=DuMVeWY6gZU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.