Los 6 cambios que las OSC exigen a senadores que incluyan en la propuesta de EPN contra la tortura
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Amnistía Internacional

Los 6 cambios que las OSC exigen a senadores que incluyan en la propuesta de EPN contra la tortura

Organizaciones de la sociedad civil critican que la iniciativa de Ley presentada el 10 de diciembre por el presidente Peña Nieto para combatir la tortura incluye una serie de normas jurídicas que, lejos de buscar erradicarla, la promueven y generan impunidad.
Amnistía Internacional
Por Manu Ureste
3 de febrero, 2016
Comparte
El presidente de México, Enrique Peña Nieto. // Foto: Cuartoscuro.

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, en una imagen de archivo. // Foto: Cuartoscuro.

La propuesta de Ley que el pasado 10 de diciembre presentó el presidente Enrique Peña Nieto para combatir la tortura en México, no cumple con los estándares internacionales, no fue elaborada de manera conjunta con la sociedad civil ni las víctimas, y además, lejos de erradicar el problema, incluye una serie de normas jurídicas que promueven la tortura y la impunidad.

Estas son las tres principales conclusiones que expusieron este miércoles 3 de febrero diversas organizaciones de la sociedad civil en una rueda de prensa realizada en el Centro Pro Derechos Humanos (Centro Prodh), en la Ciudad de México, en la que también participaron tres testimonios que denunciaron casos de tortura a manos de elementos de seguridad del Estado.

“La propuesta presentada por el presidente no refleja lo necesario para una verdadera erradicación de esta práctica”, criticó Mario Patrón, director del Centro Prodh, quien recalcó que, a pesar del llamado de advertencia de la ONU a México –cuando el relator especial contra la tortura dijo que ésta era una práctica generalizada en todo el país-, la tortura continúa siendo utilizada por el Estado mexicano “para obtener información, confesiones, castigar, violentar sexualmente y reducir la personalidad de miles de personas”.

Por ello, tras la reanudación del periodo legislativo en el Senado, donde en las próximas semanas se discutirá la propuesta del Ejecutivo para, si procede, aprobarla antes de que termine el mes de marzo, los activistas exigieron a los senadores que incluyan una serie de modificaciones al proyecto.

Estos son los cinco cambios que plantea las organizaciones, entre las que se encuentran el Instituto para la Seguridad y la Democracia (INSYDE) y la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH), entre otras:

1.- Que se excluya de las investigaciones aquellas pruebas ilícitas, es decir, las que hayan sido obtenidas bajo tortura y tratos o penas crueles. En este sentido, las organizaciones criticaron que, aunque la Suprema Corte ya emitió parámetros jurisprudenciales para eliminar estas pruebas de todo el proceso penal, la iniciativa del Gobierno Federal “sí permita la admisión de estas pruebas”.

2.- Que los tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, tengan las mismas consecuencias procesales que la tortura.

3.- Que se establezca el Protocolo de Estambul –que consiste en un manual para la investigación y documentación de casos de tortura- como un estándar de prueba no exclusivo para detectar casos de tortura, y que éste sea realizado por peritos independientes.

En este apartado, Javier Enríquez, del Colectivo contra la Impunidad, criticó que la iniciativa de Peña Nieto “se sigue promoviendo el uso de una herramienta que no incorpora adecuadamente el Protocolo de Estambul, y que es realizado por peritos oficiales”.

Asimismo, Enríquez señaló que en la propuesta se ponen “requerimientos excesivos” para que peritos independientes puedan valorar un caso de tortura, a pesar de que éstos son los que se laboran “con mayor rigor y calidad, y están más apegados a los estándares internacionales”.

4.- Que la iniciativa excluya las amnistías, inmunidades, perdón y cualquier otra forma de eximente de responsabilidad, tanto para las personas sentenciadas por casos de tortura, como también las imputadas y procesadas.

5.- Que la iniciativa incluya un agravante de castigo en los casos de tortura en los que se haya producido una agresión sexual.

6.- Que la nueva ley establezca los lineamientos para un monitoreo efectivo de las condiciones en las que se produce una detención con el fin de erradicar la tortura.

Además de estos puntos, Mario Patrón subrayó que es necesario que la Ley Nacional de Ejecución Penal –la cual se encuentra también en la fase de discusión en el Senado de la República- “dote de amplias facultades a los jueces para garantizar condiciones adecuadas de reclusión, a la vez que favorezca el acceso a recursos legales eficaces para toda persona detenida, sus visitantes y defensores”.

Incluso, Patrón pidió que la Ley de Ejecución Penal también permita el ingreso a las cárceles de organizaciones independientes y de periodistas, para corroborar que se da un trato digno a los presos.

Los 10 puntos de la iniciativa de Peña Nieto

Cabe recordar que la iniciativa enviada por el presidente Peña Nieto al Senado el 10 de diciembre de 2015, incluye varios aspectos a tener en cuenta.

Por ejemplo, establece que los delitos de tortura y el de trato o penas crueles, inhumanas o degradantes, serán investigados de oficio y sin necesidad de una denuncia por parte de las víctimas, y además serán imprescriptibles; es decir, no perderán vigencia ni validez.

Otros puntos: la ley prevé penas de 10 a 20 años de cárcel, la creación de unidades especializadas, dependientes de las instituciones de procuración de justicia, y la creación de un Registro Nacional de los Delitos de Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos y Degradantes.

Aquí puedes leer los 10 puntos de la iniciativa de Peña Nieto para combatir la tortura.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Ómicron: ¿es realmente tan peligrosa la nueva variante del COVID?

La detección de una nueva variante del SARS-CoV-2 ha disparado una vez más las alertas a escala mundial, pero ¿qué tan preocupados debemos estar y cómo cambia eso la estrategia contra la pandemia?
29 de noviembre, 2021
Comparte

La identificación de una nueva variante del SARS-CoV-2 en Sudáfrica, caracterizada por un gran número de mutaciones (55 en todo el genoma, 32 en la proteína S o espícula) y el aumento vertiginoso de su incidencia relativa en esa población ha disparado una vez más las alertas a escala mundial.

Varios países han cerrado el tráfico aéreo con Sudáfrica y hay expertos que indican que es “la variante más preocupante que hemos visto hasta la fecha”. La OMS la ha elevado a la categoría de “variante preocupante” y la ha designado con la letra griega ómicron.

Pero, con los datos disponibles, ¿podemos aceptar la pertinencia de estas afirmaciones?, ¿se basan en demostraciones o son conjeturas?, ¿cuándo podemos definir una nueva variante como de preocupación y qué consecuencias tiene eso sobre nuestra estrategia frente a la pandemia? Intentaré en los siguientes párrafos arrojar un poco de luz sobre estos temas.

La secuencia genómica de la variante ómicron (linaje B.1.1.529 en el sistema PANGO, o linaje 21K de NextStrain) muestra 55 mutaciones respecto al virus original de Wuhan, 32 de ellas situadas en la proteína S o espícula, la más importante por su papel en la infección de las células y la respuesta inmunitaria.

Muchas de esas mutaciones se han detectado previamente en variantes de preocupación (VOCs) o de interés (VOIs) del virus, como las mutaciones N501Y (presente en las VOCs alfa, beta y gamma), las T95I, T478K y G142D (todas en delta), o se ha demostrado su papel en la interacción con el receptor celular ACE2 (S477N, Q498R), o se encuentran en regiones de unión de algunos anticuerpos (G339D, S371L, S373P, S375F).

Esta acumulación de mutaciones con efectos conocidos ya es motivo de interés y preocupación, pero todavía se tienen que realizar los experimentos adecuados para demostrar sus efectos cuando se encuentran simultáneamente.

Gráfico de la mutación.

BBC

Los efectos de dos mutaciones no son siempre aditivos y las interacciones (epistasias en lenguaje técnico) pueden ser tanto en sentido positivo (aumentando el efecto de cada una) como negativo (disminuyéndolo).

Hasta que no dispongamos de resultados de laboratorio y de datos epidemiológicos y de vigilancia genómica que nos demuestren una mayor transmisibilidad o mayores posibilidades de escape frente a la respuesta inmunitaria no es razonable pasar de vigilancia a alerta o, menos aún, a alarma.

La razón esgrimida por la OMS para declararla como VOC es que puede estar asociada a un mayor riesgo de infección, si bien no hay todavía información pública que respalde esta afirmación.

Vigilancia genómica sudafricana

Sin embargo, las señales de alerta se han disparado debido al rápido aumento de casos detectados en Sudáfrica con esta variante. No es extraño que una nueva variante se detecte en este país, uno de los que tiene mejor sistema de vigilancia genómica del SARS-CoV-2 y en el que, como en casi todos los países del continente africano, la vacunación no ha progresado de la misma forma.

Una mujer con mascarilla trabaja en el laboratorio de la empresa de biotecnología Afrigen, en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, 5 de octubre de 2021

Getty Images
Sudáfrica cuenta con uno de los mejores sistemas de vigilancia del virus que produce la covid-19.

Gracias a su vigilancia, rápidamente se obtuvo la secuencia del virus responsable de un brote de covid-19 observado en la provincia de Gauteng, en un momento con una incidencia acumulada muy baja de la infección (alrededor de 10 casos por 100.000 habitantes).

En esas circunstancias, cualquier variante asociada a un brote alcanza rápidamente una alta frecuencia relativa, lo que puede indicar una mayor transmisibilidad pero también que crece donde apenas había nada.

Si la principal causa de alarma es la transmisibilidad, otras propiedades asociadas a mutaciones en la espícula no dejan mucho lugar a la tranquilidad, como hemos indicado previamente. De nuevo nos planteamos la pregunta de cómo surge un virus con tantas mutaciones.

La respuesta no es definitiva, pero la principal sospecha es que ha evolucionado en un paciente con un sistema inmunitario debilitado infectado durante un periodo prolongado de tiempo, al cabo del cual se ha transmitido a otras personas en una cadena que nos es desconocida por ahora.

¿Qué podemos hacer frente a una nueva variante de preocupación?

Personas con mascarillas caminan por un centro comercial en España

Getty Images
Varios países ha vuelto a imponer el uso obligatorio de mascarillas y distanciamiento social.

Por el momento, tenemos las mismas herramientas que contra las demás: vacunar, usar mascarillas, mantener distancias, ventilar los recintos cerrados, es decir, reducir al máximo la exposición y circulación del virus, aumentar la población inmunizada en todos los países del planeta, limitando las oportunidades de que aparezcan nuevas mutaciones en el virus.

Aunque pensábamos que tras la variante delta sería difícil que aparecieran variantes de preocupación, la variante ómicron nos ha vuelto a sorprender.

Con independencia de que tenga o no las graves consecuencias que justifican su declaración como VOC, es evidente que la evolución del SARS-CoV-2 puede seguir deparando sorpresas. Cuanto antes reduzcamos esas posibilidades, mejor para todos.

*Fernando González Candelas es Catedrático de Genética. Responsable Unidad Mixta de Investigación “Infección y Salud Pública” FISABIO-Universitat de València. Su artículo original se publicó en The Conversation.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=VVpFyhF9iiY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.