6 de cada 10 personas LGBTI que están en cárceles mexicanas han sido víctimas de abusos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

6 de cada 10 personas LGBTI que están en cárceles mexicanas han sido víctimas de abusos

Son los más vulnerables, entre los vulnerables, indicó un reporte de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos sobre las personas lesbianas, gay, bisexual y transgénero en las prisiones mexicanas.
Cuartoscuro Archivo
Por Nayeli Roldán
30 de marzo, 2016
Comparte

En México, seis de cada 10 de personas lesbianas, gay, bisexual y transgénero recluidas en cárceles han sido víctimas de diferentes tipos de abusos. Son los más vulnerables, entre los vulnerables, advierte el informe Violencia contra personas LGBTI, elaborado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Las personas LGBTI “enfrentan un riesgo mayor de violencia sexual y otros actos de violencia y discriminación a manos de otras personas privadas de libertad o del personal de seguridad”, concluye el informe que recopiló denuncias de las víctimas e información oficial y de organizaciones sociales de 25 países.

La Relatora Especial sobre Violencia contra la Mujer, Dubravka Šimonović, ha denunciado que entre los abusos cometidos contra mujeres lesbianas es que son ubicadas en celdas con hombres, como castigo “por rechazar las propuestas sexuales del personal de custodia de la cárcel”. O quienes son percibidas con una apariencia “masculina” son sometidas a acoso, abuso físico y “feminización forzada” por parte del personal de custodia

Lee: 5 fallas que tiene el sistema de cárceles en México, según la CIDH

El informe incluyó el análisis de la situación de las personas LGBTI en los Estados Miembros de la OEA (Argentina, Barbados, Belice, Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Cuba, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Guyana, Haití, Honduras, Jamaica, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Estados Unidos, Uruguay y Venezuela).

El reporte informa que en los espacios de reclusión ocurren abusos reiterados, pues los hombres gay y las mujeres trans pueden ser víctimas de servidumbre forzada por parte de otros internos o son obligados a servicios sexuales. En países como México, además, las mujeres trans regularmente son albergadas en pabellones para hombres.

Pero los abusos no solamente ocurren entre los internos, sino que la autoridad también es perpetradora o permite las agresiones. Según el informe, agentes de la policía incitan a otras personas a abusar sexualmente de las personas LGBTI e incluso han repartido condones para facilitar el abuso. En otros casos, ubican a las personas homosexuales en celdas con convictos acusados de violencia sexual.

Los organismos estatales de defensa de derechos humanos y organizaciones no gubernamentales han documentado casos de violencia, tortura, y tratos inhumanos y degradantes contra personas LGBTI que se encuentran en cárceles, estaciones migratorias o cualquier espacio de detención.

De acuerdo con el Relator Especial sobre Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Juan Méndez, las personas LGBTI se encuentran en el último escalafón de la jerarquía informal que se genera en los centros de detención, lo que deriva en “una discriminación doble o triple porque están sometidas de manera desproporcionada a actos de torturas y otras formas de malos tratos”.

Entre las medidas para prevenir los abusos, la organización Almas Cautivas, A.C. capacitó a más de 300 servidores públicos sobre identidad de género y junto con ACNUR, capacitaron a oficiales de centros de detención migratoria del Instituto Nacional de Migración en México durante 2015

Los abusos no tienen fronteras

La Comisión recibió la denuncia de casos en los estados miembros de la OEA. En Estados Unidos 12% de las personas LGBTI privadas de libertad fueron sometida a violencia sexual por parte de otros reclusos y que 5% por parte del personal de custodia.

En México la incidencia es mucho mayor. De acuerdo con la organización Asistencia Legal por los Derechos Humanos, ASILEGAL, al menos 60% de las personas LGBTI privadas de libertad han sido víctimas de diferentes tipos de abusos. En Guatemala, organizaciones reportaron el caso de un hombre joven gay que fue sometido a violencia sexual por 17 hombres y una mujer trans fue violada más de 80 veces mientras se encontraba detenida.

En la visita a Paraguay del Relator sobre Personas Privadas de su Libertad, James Cavallaro, observó que las personas trans están sujetas a diferentes formas de violencia y discriminación que van desde agresiones físicas y verbales, hasta violaciones sexuales múltiples.

En tanto, según un informe de 2013 del Relator contra la Tortura, 16 personas gays y trans fueron sometidas a aislamiento solitario, tortura y tratos crueles, incluyendo ataques sexuales, mientras se encontraban en centros de detención migratoria en los Estados Unidos.

Sin embargo, el aislamiento puede producir daños mentales y físicos irreversibles y constituyen tratos inhumanos y degradantes. Por ello, sólo debe ser utilizado únicamente en circunstancias excepcionales, por el menor tiempo posible y sólo como medida de último recurso.

Este es el testimonio de una víctima originaria de Guatemala:

 Yo estuve detenida 18 veces, por ser trabajadora sexual. Me levantaban en la calle y decían que estaba haciendo escándalo en la vía pública y por eso me encerraban. Al principio estaba el sector 10 que solo era para gays y trans, pero se deshizo; la última vez ya entre al sector 5, ya con hombres. También fui víctima de abuso, violacione; tienes que dar sexo a los meros jefes, a los encargados, para sobrevivir. No se denuncian todas estas cosas por miedo.

Cuando entraba a la cárcel como privada de libertad me trataban como un hombre, me llamaban por mi nombre masculino, me maltrataban con palabras soeces, me dicen –sos un hombre deja esas tus mañas-. El adquirir una identidad trae muchos retos y al asumirme como tal es una responsabilidad. Algunas mujeres trans se cortan el pelo porque prefieren pasar desapercibidas como gay y no como mujer trans, ya que nosotras somos más violentadas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Viruela del mono: ¿es hora de preocuparse o de ignorar el brote detectado en varios países?

Muchos de los casos que han aparecido en el mundo parecen no estar relacionados, por lo que faltan enlaces en una cadena que se extiende ya por varias regiones.
22 de mayo, 2022
Comparte

Si sientes que el mundo aún se está recuperando de la pandemia de COVID-19, lo siento, pero hay otro virus con el que lidiar.

Esta vez se trata de la viruela del mono y hay más de 90 casos confirmados en al menos 14 países donde normalmente no se esperaría que se registrara esta enfermedad.

¿Qué está pasando? ¿Es hora de preocuparse o nos estamos alterando demasiado por haber vivido la COVID?

Seamos claros: esto no es otra pandemia de COVID-19 y no estamos cerca de volver a ver confinamientos para contener la propagación de la viruela del mono.

Sin embargo, este es un brote inusual y sin precedentes que tomó completamente por sorpresa a los científicos que se especializan en la enfermedad y siempre es una preocupación cuando un virus cambia su comportamiento.

Hasta ahora, la viruela del mono era bastante predecible.

El hogar natural del virus son los animales salvajes, y en realidad se cree que son roedores y no monos los que lo están transmitiendo.

Cuando alguien en las selvas tropicales de África occidental y central entra en contacto con una criatura infectada, el virus salta entre especies. Su piel estalla en una erupción, que se ampolla y luego se forma una costra.

El virus ahora está fuera de su hogar habitual y se esfuerza por propagarse, por lo que necesita un contacto cercano prolongado para reproducirse. Por lo tanto, los brotes tienden a ser pequeños y a desaparecer por sí solos.

Una pequeña cantidad de casos surgieron antes en otras partes del mundo, pero todos podían vincularse inmediatamente con alguien que había viajado a un país afectado y lo había traído a casa.

Ese ya no es el caso

  • Por primera vez, el virus se encuentra en personas sin una conexión clara con África occidental y central.
  • No está claro de quién se está contagiando la gente.
  • La viruela del mono se está propagando durante actividades sexuales y la mayoría de los casos tienen lesiones en los genitales y el área circundante.
  • Muchos de los afectados son jóvenes gays y bisexuales.

“Estamos en una situación muy nueva; eso es una sorpresa y una preocupación”, me dijo Peter Horby, director del Instituto de Ciencias de la Pandemia de la Universidad de Oxford (Reino Unido).

Si bien dijo que esto “no es COVID 2, acotó que “debemos actuar” para evitar que el virus se afiance, ya que esto es “algo que realmente queremos evitar”.

El médico Hugh Adler, que ha tratado a pacientes con viruela del mono, está de acuerdo: “No es un patrón que hayamos visto antes, es una sorpresa”.

Entonces, ¿qué está pasando?

Sabemos que este brote es diferente, pero no sabemos por qué.

Hay dos opciones amplias: el virus cambió o el mismo virus antiguo se encontró en el lugar correcto en el momento adecuado para prosperar.

La viruela del mono se contrae por un virus de ADN, por lo que no muta tan rápido como la covid o la gripe.

Partícula del virus de la viruela del mono.

Science Photo Library
Partícula del virus de la viruela del mono.

Un análisis genético muy temprano sugiere que los casos actuales están muy estrechamente relacionados con las formas del virus observadas en 2018 y 2019. Es demasiado pronto para estar seguros, pero por ahora no hay evidencia de que se trate de una nueva variante mutante en juego.

Pero un virus no tiene que cambiar para aprovechar una oportunidad, como hemos aprendido de los grandes brotes inesperados de los virus ébola y zika en la última década.

“Siempre pensamos que el ébola era fácil de contener, hasta que no fue así”, dijo el profesor Adam Kucharski, de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

No está claro por qué los hombres gays y bisexuales se ven afectados de manera desproporcionada. ¿Los comportamientos sexuales facilitan la propagación? ¿Es solo una coincidencia? ¿Es una comunidad más consciente de la salud sexual y de hacerse chequeos?

También puede ser que se haya vuelto más fácil la propagación de la viruela del mono.

Costras en las manos de una persona debido a la viruela del mono.

Getty Images
La viruela del mono causa una erupción que puede provocar mucha picazón, que cambia y pasa por diferentes etapas antes de formar una costra.

Las vacunaciones masivas contra la viruela en el pasado pueden haber brindado a las generaciones mayores cierta protección contra la viruela del mono, estrechamente relacionada.

“Probablemente se está transmitiendo de manera más efectiva que en la era de la viruela, pero no vemos nada que sugiera que podría extenderse”, dijo Adler, quien todavía espera que este brote se desvanezca por sí solo.

¿Cuál es la conexión?

Comprender cómo comenzó este brote ayudará a predecir lo que sucederá a continuación.

Sabemos que solo estamos viendo la punta del iceberg, ya que los casos que se detectan no encajan en una imagen clara de “esta persona se la pasó a esta otra”.

En cambio, muchos de los casos parecen no estar relacionados, por lo que faltan enlaces en una cadena que parece extenderse por toda Europa y más allá.

Un reciente evento masivo de superpropagación, en el que un gran número de personas se reunieran y contrajeran la viruela del mono en el mismo lugar, como un festival, y luego se la llevaran a diferentes países, podría explicar la situación actual.

La explicación alternativa para que tantas personas no conectadas se infecten es si el virus realmente estuvo merodeando desapercibido durante bastante tiempo e involucrando a muchas personas.

De cualquier manera, podemos esperar que se sigan encontrando más casos.

Viruela del mono bajo el microscopio.

SPL

No creo que la gente en general deba preocuparse en esta etapa, pero tampcoo creo que hayamos descubierto todo y no tenemos el control de esto”, dijo el profesor Jimmy Whitworth, de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

Pero recuerde que no estamos en la misma situación que estábamos con la covid-19.

Este es un virus conocido, no uno nuevo, y ya tenemos vacunas ytratamientos. En la mayor parte de los casos se pasa como una enfermedad leve, aunque puede ser más peligroso en niños pequeños, mujeres embarazadas y personas con sistemas inmunológicos débiles.

Pero se propaga más lentamente que la covid-19, y el sarpullido distintivo y doloroso hace que sea más difícil pasarlo por alto que una tos que podría ser cualquier cosa.

Esto facilita el trabajo de encontrar a personas que puedan haberse contagiado y vacunar a quienes corren el riesgo de contraerla.

Sin embargo, el director regional para Europa de la Organización Mundial de la Salud, Hans Kluge, lanzó una advertencia: “A medida que entramos en la temporada de verano (…) con reuniones masivas, festivales y fiestas, me preocupa que la transmisión pueda acelerarse”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=lDXkbkXYtjo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.