¿A qué velocidad contamina menos tu auto? Esto dice la Secretaría del Medio Ambiente de CDMX
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

¿A qué velocidad contamina menos tu auto? Esto dice la Secretaría del Medio Ambiente de CDMX

Estudios indican que se debe evitar la circulación a una velocidad menor a 20 kilómetros por hora, y superior a 85 kilómetros por hora, e implementar medidas para reducir el uso de transporte privado para mejorar la calidad del aire.
Cuartoscuro
Por Redacción Animal Político
19 de marzo, 2016
Comparte

El promedio de velocidad óptimo para que un automóvil a gasolina emita menos emisiones contaminantes es de entre 55 y 85 kilómetros por hora, evitando en la medida de lo posible las variaciones en la velocidad.

“En la práctica, en una ciudad cualquiera, es imposible mantener este rango de velocidad en periodos largos, por lo que la mejor opción es entonces evitar los picos, es decir, cualquier velocidad arriba de 85 y si es posible menor a 20, junto con todas las medidas enfocadas a reducir el transporte privado motorizado que ya sabemos”, indica una tarjeta informativa de la Secretaría del Medio Ambiente de la Ciudad de México.

El documento, realizado con datos de un estudio de la Agencia Europea del Medio Ambiente y otro del Departamento del Transporte de Estados Unidos, concluye: “El establecimiento de un límite de velocidad busca un equilibrio óptimo entre 3 prioridades centrales: la movilidad, la seguridad y el medio ambiente, y la salud de la población”.

Para llegar a esa conclusión, la tarjeta informativa explica que las emisiones de PM10 —pequeñas partículas sólidas o líquidas de polvo, cenizas, hollín o de metal— así como los compuestos orgánicos volátiles (VOC, por sus siglas en inglés) disminuyen con el aumento en la velocidad.

Agrega que las emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx), de óxidos de azufre (SOx) y de dióxido de carbono (CO2) son mayores a bajas velocidades, disminuyen a velocidades intermedias de entre 50 y 85 kilómetros por hora, y aumentan a velocidades mayores de 90 kilómetros por hora.

Pero, por otro lado, las mayores emisiones de monóxido de carbono (CO) ocurren a velocidades mayores, y la velocidad de mínima emisión de estas partículas es de alrededor de 60 kilómetros por hora.

Entre el 12 y el 17 de marzo pasados, los habitantes de la Ciudad de México padecieron malas condiciones del aire por los niveles de ozono, lo que provocó que las autoridades ambientales activaran la Fase 1 del plan de contingencia ambiental el pasado 14 de marzo.

La mejor opción es entonces evitar los picos, es decir, cualquier velocidad arriba de 85 y si es posible menor a 20[/animalp-quote-highlight]

Durante los tres días que duró la alerta ambiental, las autoridades ambientales decretaron restricciones a la circulación de vehículos en la Ciudad de México, bajo el argumento de que los automóviles que circulan en el Valle de México aportan más de 87% de la emisión de Óxidos de Nitrógeno (NOx) y 32% de Compuestos Orgánicos Volátiles, ambos precursores de ozono.

Luego de tres días, la Fase 1 se terminó el pasado 17 de marzo, cuando el secretario e Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Rafael Pacchiano, anuncio medidas para modificar, a más tardar en 15 días, el programa de contingencias ambientales atmosféricas con el objetivo de aumentar su efectividad.

Este viernes 18 de marzo, la calidad del aire en la Ciudad de México mejoró y se mantuvo en niveles regulares, con un máximo de 86 puntos Imeca; sin embargo, el Sistema de Monitoreo Atmosférico reportó condiciones adversas en Tepotzotlán, Coacalco y Ecatepec, en el Estado de México, con niveles de 103 puntos Imeca.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Las consecuencias para América Latina de la histórica subida de tasas en Estados Unidos

La Reserva Federal de Estados Unidos realizó la subida de tipos más alta desde 1994, una medida que impactará en todas las economías de América Latina.
23 de junio, 2022
Comparte

La última vez que la Reserva Federal estadounidense subió los tipos de interés de forma tan agresiva como estamos viendo estos meses, el FMI tuvo que rescatar a México.

Al resto de economías de América Latina no les fue mucho mejor.

Porque cuando el Banco Central estadounidense aprieta, la región se ahoga.

Los expertos auguran que ahora tampoco va a ser distinto y cada economía va a sentir de forma distinta la fuerte subida de tipos de interés de la Reserva Federal, que en solo 3 meses aumentó la tasa de referencia a un rango entre 1,5% y 1,75%.

El objetivo es luchar contra una inflación desbocada, la más alta en más de 40 años, pero el peligro es que al tratar de contener la subida de precios, la economía estadounidense entre en una recesión arrastrando al resto del mundo.

Es cierto que no todo son malas noticias.

Kirstie Spence, gestora de renta fija en Capital Group, recuerda que “algunos países en América Latina han estado algo protegidos frente a la subida de los precios de los alimentos, ya que producen localmente y son menos dependientes del trigo y los cereales”.

Mercado en México

Getty Images

Unos más preparados que otros

Además, hay países que llevan tiempo preparándose para este escenario.

Pero, ¿cuál está mejor colocado? ¿quién podrá hacer frente al entorno económico que se viene sin que sus ciudadanos sientan el golpe?

“Las economías que están mejor preparadas para hacer frente a los aumentos de la Fed son aquellas con niveles moderados de deuda y déficit fiscal, tipos de cambio flexibles y requisitos modestos de financiamiento externo”, explica a BBC Mundo Caludia Calich, gestora de renta fija emergente de M&G Investments.

Dentro de América Latina, eso incluiría países como Perú, Guatemala y Paraguay.

Por el contrario, para la analista, los peores preparados serían El Salvador y Bolivia.

¿Y qué pasa con el resto?

Repasamos quienes podrán afrontar la situación que se viene con más calma y cuáles de las principales economías podrían verse en apuros.

Peso mexicano

Getty Images

México

Lo que sucede cuando la Fed eleva los tipos de interés es que los inversores retiran su capital de mercados con riesgo para colocarlo en inversiones más seguras, como la deuda de Estados Unidos.

El endurecimiento de las condiciones financieras mundiales significa a grandes rasgos que los inversores ganan más o más seguro en otro lado y se llevan a otra parte el aceite que permite a los engranajes de una economía funcionar a toda máquina: el dinero.

“Un cambio de dirección de los flujos de capital expone los desequilibrios“, afirma David Rees, economista senior de mercados emergentes de Schroders.

“Las salidas de capital hacen que los déficits ya no puedan financiarse, lo que, combinado con unos tipos de interés más altos, conduce a la recesión”.

“En la crisis del peso mexicano en 1994 las vulnerabilidades externas quedaron expuestas cuando la Fed subió los tipos agresivamente y en un momento de cambio político”, recuerda Rees.

México

Getty Images

Pero ya no estamos en la década de los 90 y la segunda economía más grande de Latinoamérica, coinciden los analistas, ha estado haciendo bien las cosas.

De momento el país goza de una situación fiscal equilibrada.

“La economía de México está mucho mejor que durante la crisis del tequila-como se llamó la crisis de 1994-. Esta vez, los amortiguadores externos son fuertes. La deuda en divisa es baja y el peso mexicano flota libremente”, explica Edward Glossop, economista de Abrdn.

“Como tal, la economía ciertamente debería poder salir adelante sin una crisis“, añade.

Y es que a diferencia de otros países de Latinoamérica, el gobierno mexicano decidió no estimular la economía durante la pandemia y por eso la situación fiscal “no se ha deteriorado mucho”.

Banxico

Getty Images
El banco central de México lleva meses adoptando medidas.

De hecho, dice Patricia Urbano, gestora de fondos en Edmond de Rothschild AM, su posición es sólida.

Eso significa que el Banco Central de México tiene cierto margen de maniobra para poner en marcha algunas medidas.

Además, “las exportaciones mexicanas están ganando cuota de mercado entre lo que importa Estados Unidos y la inflación es moderada“.

“Si miramos a largo plazo, se espera que la economía mexicana se beneficie de la tendencia a la deslocalización, en la que Estados Unidos está diversificando su cadena de suministro y disminuyendo su dependencia de China”, afirma Urbano.

Minas chilenas

Getty Images
Las minas chilenas sufrieron parones durante la pandemia

Chile

La minería ha convertido a Chile en el mayor exportador de cobre del mundo, pero la pandemia de coronavirus ralentizó la producción.

En un contexto de subida de tipos desde Estados Unidos, Chile suele obtener mejores resultados en términos relativos que otros países de Latinoamérica.

Eso se debe a “que la economía chilena está más relacionada con China y con la cadena de suministro de los vehículos eléctricos, debido a su papel no solo de gran exportador de cobre sino el más barato”, dice Urbano.

Si Estados Unidos se desacelera, Chile sufrirá pero sus lazos con China pueden hacer de amortiguador.

Además, la experta de Edmond de Rothschild AM, recuerda que el gobierno chileno está poco endeudado.

Pero Chile también ha acumulado desajustes externos y dado que necesita comprar su energía en el exterior “esto podría provocar un mayor deterioro del déficit por cuenta corriente”, cree el economista de Schroders David Rees.

Colombia

Getty Images

Colombia

“En Latinoamérica, la economía peor preparada es Colombia, que tiene un elevado déficit gemelos”, dice Urbano.

Los déficits gemelos hacen referencia a un desequilibrio macroeconómico, donde un exceso de gasto debe financiarse con otro déficit: el de la cuenta corriente de la balanza de pagos. Los extranjeros financian el mayor gasto.

“A pesar de que Colombia es un productor de petróleo y los precios altos del petróleo durante más tiempo podrían apoyar su economía, el país tiene grandes desequilibrios”, añade la economista.

“Colombia necesita reformas estructurales para disminuir sus déficits fiscales y comerciales. La necesidad de financiación externa es clave”, dice.

Compaginar la solución del déficit fiscal con el cumplimiento de las promesas de cambios sociales será un reto importante para el nuevo gobierno de Gustavo Petro.

Colombia

Getty Images
Gustavo Petro fue electo presidente de Colombia en su tercer intento.

“La victoria de Petro alimentará la incertidumbre a corto plazo entre los inversores, ya que los mercados temen que pueda alterar la histórica estabilidad regulatoria y el entorno favorable a los negocios de Colombia”, dice Jimena Blanco, responsable de la división de Latinoamérica de la firma Verisk Maplecroft.

Para la analista esas dudas serán más fuertes dentro del sector extractivo, ya que Petro se ha comprometido a alejar la economía del país de estas industrias cruciales ahora mismo para su economía.

Y es que la evolución del precio de las materias primas será clave para determinar qué tanto afecta a Colombia que el crecimiento de Estados Unidos se ralentice.

“Una cosa clave a tener en cuenta será hasta qué punto la desaceleración de Estados Unidos va a arrastrar a la baja los precios de las materias primas. Eso debilitaría el comercio con la región y generaría mayores desaceleraciones”, explica Rees.

Billetes argentinos

Getty Images

Argentina

Según la ONU, hay 5 países en la región con vulnerabilidades financieras severas: Argentina, Venezuela,Ecuador, Belice y Granada.

“En la lista de los peor preparados, hay candidatos obvios como Venezuela, donde la economía está por los suelos desde hace años”, dice Blanco.

En el caso de Argentina, el país “lucha con uno de los niveles de inflación más altos del mundo y recibió uno de los mayores golpes económicos durante la pandemia”.

La política y las medidas que puedan adoptarse serán claves para el país, pero “la coalición gobernante no puede establecer un rumbo recto en términos de política macroeconómica”, afirma.

Y dado que el país se dirige a otro año electoral en 2023, “cualquier esperanza de una política económica coordinada y sostenible es efímera”, explica la analista.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=NMDLd_zwYXY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.