Adiós cielo azul: una capa de contaminación mantiene en precontingencia al Valle de México
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Adiós cielo azul: una capa de contaminación mantiene en precontingencia al Valle de México

El 2016 acumula cinco días de precontingencias, lo que equivale a la mitad de las registradas durante todo el año pasado. Una inversión térmica y la falta de viento mantienen este lunes la mala calidad del aire.
Cuartoscuro
Por Redacción Animal Político
14 de marzo, 2016
Comparte

La contaminación que el viento se llevó la semana pasada regresó el pasado sábado 12 de marzo a la Ciudad de México, lo que provocó una precontingencia ambiental que se ha extendido hasta este lunes 14 de marzo.

En lo que va del año, cinco días han registrado precontingencias: dos se declararon en febrero (de un día cada uno) y la iniciada el sábado, que ya suma tres días,

El primer trimestre de 2016 acumula ya la mitad de las precontingencias registradas el año pasado, pues en 2015 se registraron nueve días de precontingencia, según el histórico de contingencias ambientales del gobierno capitalino.

Entre los años más limpios el último lustro están 2014, cuando se registraron solo tres días de mala calidad del aire, 2012 con cuatro días y 2010 con cinco días. Los de mayor número de precontingencias fueron 2011 y 2013 con seis y siete casos, según el histórico.

Los gobiernos del Valle de México aplican una precontingencia cuando se presenta un episodio de contaminación severa, durante el cual, las concentraciones de ozono o de partículas suspendidas alcanzan niveles que ponen en riesgo la salud de la población en general y producen efectos adversos en los grupos sensibles como niños, adultos mayores, personas con enfermedades respiratorias o cardiovasculares, según la Secretaría del Medio Ambiente capitalina.

La Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAME) prevé que por la tarde de este lunes aumente la concentración de contaminantes y permanezca la mala calidad del aire.

A esto se suma una radiación solar de muy alta a extremadamente alta entre las 10:40 y las 14:00 horas, por lo que recomienda utilizar filtro solar.

En el Estado de México la calidad del aire es mala en los municipios de Ecatepec, donde la contaminación por partículas suspendidas es de 105 puntos; mientras que es regular en Atizapán, Chalco, Tlalnepantla y Tultitlán.

También es regular en las delegaciones Tlalpan, Benito Juárez, Azcapotzalco, Cuauhtémoc, Venustiano Carranza, Miguel Hidalgo, Tláhuac e Iztapalapa.

¿Qué causó la precontingencia?

Una inversión térmica registrada este lunes y la falta de vientos contribuyen a que persista la mala calidad del aire y se mantenga la fase de precontingencia ambiental en el Valle de México.

En tanto las condiciones para la dispersión de contaminantes sean adversas y la inversión térmica se mantenga, no habrá condiciones que permitan levantar la precontingencia ambiental que se mantiene desde el pasado sábado.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático, dependiente de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), se habla de una inversión térmica cuando la capa de aire que está en contacto con la superficie adquiere una temperatura menor de la que presentan capas con mayor altura.

Al estar relativamente a mayor temperatura estas capas actúan como una cubierta que impide el movimiento del aire hacia arriba, por lo que queda estancado provocando un aumento en la concentración de contaminantes, generalmente en niveles que pueden ser nocivos tanto para la salud como para los ecosistemas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

'Luna Azul': el raro evento cósmico que podrá verse este 31 de octubre (y no se repetirá hasta 2023)

El de la "Luna azul" es un fenómeno inusual que se produce cada 2.5 años aproximadamente debido al tiempo que duran los ciclos lunares.
27 de octubre, 2020
Comparte

En realidad no es azul. Es una Luna llena, como cualquier otra, del color que se ven la mayoría de las Lunas llenas: entre gris pálido, blanco lechoso o plateado.

Lo que hace raro a este fenómeno, que el folclor bautizó como “Blue Moon” o “Luna azul”, es que se dan dos Lunas llenas en un solo mes, cuando lo normal es ver una.

Un ciclo lunar, el período en el que ocurren todas las fases de la Luna, se repite cada 29,5 días aproximadamente.

Si coincide que la Luna llena se produce el primer o segundo día y el mes tiene 31 días, es entonces cuando es probable que aparezca una segunda Luna llena.

Esta es la conocida como “Luna azul”.

El mes de febrero, que tiene 28 días, nunca verá una.

Luna en el Capitolio

Getty Images
Así se vio la Luna Azul detrás del domo del Capitolio, en Washington D.C. en 2015.

¿Cuándo es la “Luna azul” de 2020?

Es un fenómeno inusual que se da cada 2,5 años.

La última vez que ocurrió fue el 31 de marzo de 2018.

Este año aparecerá en el cielo en la noche del 31 de octubre al 1 de noviembre, cuando muchos países celebran Halloween y en México empieza la festividad del Día de Muertos.

Ya hubo una Luna llena el 1 de octubre y a finales de mes podremos ver la segunda.

Calabaza de Halloween

Getty Images
Este año coincide con Halloween.

¿Por qué azul?

Tal como explica la NASA en su sitio web, la definición de Luna azul surgió en la década de los 40 del siglo XX.

En esa época el Maine Farmer’s Almanac (la fuente más confiable en todo lo relacionado con el clima desde hace casi 200 años) ofrecía una definición de la Luna Azul tan enrevesada que muchos astrónomos tenían dificultades para entenderla.

Para poder explicar las Lunas azules en lenguaje llano, la revista Sky & Telescope publicó un artículo en 1946 titulado ‘Una vez cada Luna Azul’. El autor, James Hugh Pruett (1886-1955) citó al almanaque de Maine de 1937 y dijo: “La segunda (Luna llena) en un mes, tal como yo la interpreto, se llama Luna Azul”.

Esto no era correcto -asegura la NASA- pero por lo menos pudo entenderse.

Y así nació la Luna Azul moderna.

El volcán Krakatoa

Getty Images
El volcán Krakatoa, en Indonesia, volvió a expulsar cenizas el pasado 11 de abril de 2020.

Lunas y volcanes

Aunque la que veremos no fue una verdadera Luna azul, sí existen las lunas de este color.

Pero sólo pueden verse azules después de una erupción volcánica.

En 1883, después del terremoto del volcán Krakatoa en Indonesia, la gente dijo que casi cada noche se podían ver Lunas azules.

Con la fuerza de la erupción, similar a una bomba nuclear de 100 megatones, se elevaron hacia lo más alto de la atmósfera terrestre nubes de ceniza cuyas partículas hicieron que la Luna se viera azul.

También hubo informes de Lunas azules en México en 1983, tras la erupción del volcán El Chichón, y en el estado de Washington en 1980, tras la erupción del Monte Santa Helena.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=24JaHawe-RM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.