Así viven los cubanos a 56 años del bloqueo norteamericano
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Nayeli Roldán @nayaroldan)

Así viven los cubanos a 56 años del bloqueo norteamericano

Libretas de racionamiento, escasez, y sueldos bajos, pese a todo, los cubanos ven en servicios de salud gratuitos y la seguridad pública las fortalezas del régimen en la isla.
Nayeli Roldán @nayaroldan)
Por Nayeli Roldán
21 de marzo, 2016
Comparte

Reynaldo Hernández trabaja como maquinista en la Unión de Ferrocarriles de Cuba. Es un mulato delgado y de sonrisa amable que vive en Santa Clara, la provincia que alberga los restos del Che Guevara. Nació en 1960, el año en que el gobierno de Estados Unidos canceló las relaciones económicas con Cuba. Tiene la edad del embargo.

Ha trabajado la mayor parte de su vida, pero los 56 años apenas le han dejado algunas canas y su condición física es envidiable. Para desplazarse sólo usa su bicicleta de fierro macizo y si las llantas fallan, camina con ella; de paso, se ahorra 40 centavos cubanos (poco más de un peso mexicano) del transporte público.

Él, como el resto de los cubanos, cuida cada centavo porque ningún salario alcanza para sobrevivir. Como técnico gana 150 pesos al mes (106 pesos mexicanos), poco menos de la mitad del sueldo de un profesor, que es de 340 pesos (240 pesos mexicanos).

Para hacer rendir el salario es fundamental la “libreta de abastecimiento”, una medida gubernamental impuesta en 1962 para que cada uno de los 11 millones de habitantes accedan a una ración de alimentos por 34 pesos mexicanos cada mes. Pero la comida sólo alcanza para unos 10 días, el resto del tiempo tienen que comprarle a distribuidores ajenos al Estado.

“El particular te dice ‘10 pesos por una calabaza’. ¡Cómo 10 pesos por una calabaza!” (ocho pesos mexicanos), comenta Reynaldo. La escasez convierte en un lujo tener suficiente comida y productos. Un champú de las marcas que se anuncian en cualquier país latino cuesta 200 pesos mexicanos, por ejemplo.

Para miles de cubanos, la principal ayuda para subsanar las carencias son las remesas que reciben de sus familiares que viven en otros países, principalmente en Estados Unidos. La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) calculó que la isla recibiría mil 800 millones de dólares por remesas en 2015.

Pero Reynaldo no tiene familiares en el exterior y en casos como el suyo queda la solidaridad. Cuando necesitan “una cabeza de ajo, una bolsita de arroz”, lo piden prestado entre los vecinos. “Así nos apoyamos y vamos saliendo”, dice.

Cuando se le pregunta si pensó en emigrar a otro país en su juventud o si le gustaría hacerlo ahora, sonríe. “Solamente trabajar, una visita, no sé, pero no. Mucha gente me pregunta eso, pero no. Esto es bonito, tiene su magia”.

La Revolución cubana trajo beneficios, dice Reynaldo. “Tener hijos que puedan jugar solos hasta altas horas de la noche es un privilegio; hay mucha libertad, tranquilidad. O caerte de la bicicleta y fracturarte una pierna y (te atiendan) no te cueste nada”, como parte de la gratuidad en los servicios de salud, dice.

La educación, como derecho humano, garantizado por el Estado en todos los niveles de manera gratuita es otro de los logros del socialismo cubano. Reynaldo pudo ser un técnico gracias a este modelo. “Cuando estudiaba el Estado hasta me pagaba”, dice.

Ernesto González, por ejemplo, estudió la licenciatura en Historia y comenzó la carrera de Psicología, pero se gana la vida como taxista en la Habana. “Estudié porque me gusta, porque es un derechos que tenemos todos los cubanos, pero uno no puedo vivir de mi conocimiento”, dice.

¿Por qué no busca trabajo cómo maestro?, se le pregunta. “Porque en Cuba quien más sabe, menos gana. Sólo aquí pasa eso. Un maestro gana 20 dólares al mes, yo me gano eso aquí en un día. ¿Quién vive con 20 dólares al mes?”, refuta.

Mientras conduce la motoneta sujetada a una estructura ovalada donde lleva a turistas, cuenta que la Revolución cubana es un importante suceso histórico para toda América Latina, pero “esto no es lo que imaginó el Che”, sentencia. “No puedes vivir mal económicamente y pensar que todo está bien. Eso no te lo crees ni tu mismo”.

Reynaldo en cambio, no asoma ni un mínimo reproche. Nació junto con el triunfo de la Revolución y las penurias económicas son menos importantes que su emoción de saber que los restos del Che reposan en Santa Clara, en un mausoleo bajo una estatua gigante de bronce del guerrillero argentino.

En estos años, mientras el resto del continente Americano se entregó de al modelo económico neoliberal, Cuba ha mantenido el socialismo que privilegió la política social y que ha impedido la competencia en aras de que todos tengan lo mismo.

En Cuba, a diferencia de otros países, no se encuentra ni una sola tienda trasnacional. No existen franquicias en cada esquina. El único refresco de cola que se comercializa en es de la marca nacional Ciego Montenegro y los anaqueles de las tiendas de autoservicio están semivacíos.

Tras la aprobación de reformas económicas que iniciaron en 2010 para “actualizar” el modelo socialista, según dijo Raúl Castro, el gobierno cubano permite a sus ciudadanos realizar viajes de turismo al extranjero, la compraventa de autos, viviendas y el establecimiento de pequeños negocios.

En 2008 la economía cubana alcanzó 4% de crecimiento, pero en 2014 cayó a 1.3%. Mientras que el sector de trabajadores por cuenta propia está en aumento. En diciembre de 2014 había 483 mil trabajadores en esta modalidad y en abril de 2015, la cifra ascendió a 499 trabajadores, de acuerdo con cálculos de la Cepal.

De acuerdo con la secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcenas, los avances de Cuba son significativos pero “el bloqueo sigue aumentando los costos financieros”. El organismo internacional calculó que el costo del bloqueo a Cuba ascendía a 117 mil millones de dólares hasta 2014.

Obama el segundo presidente de EU que visita Cuba

Las calles de la Habana están repletas de mensajes alusivos al triunfo de Revolución liderada por Fidel Castro y Ernesto El che Guevara en 1959. En dos casonas hay enormes letreros: “La patria está hecha del mérito de sus hijos”. “Revolución. Proeza cotidiana ayer y hoy”.

Las banderas cubanas flanquean los mensajes: “La Revolución es invencible”. “Viva Cuba libre”. Los retratos del Che Guevara, con el icónico gesto registrado por el fotógrafo Alberto Kord en 1960, y de Fidel Castro están en las escuelas, las oficinas del Partido Socialdemócrata de Cuba, en comercios sencillos y hasta en terminales de autobuses en provincias.

José Martí, el apóstol de la Independencia, es un pilar del ideario cubano. En cada una de las 15 provincias cubanas hay un monumento en su honor que se llena de flores cada 28 de enero, su natalicio. Aunque la estatua más representativa está en la Plaza de la Revolución, en la Habana, donde Fidel Castro y el Che Guevara pronunciaron discursos frente a la multitud después de la Revolución.

La histórica plaza rodeada por edificios de gobierno, en cuyas fachadas se observan las imágenes del Che Guevara y Camilo Cienfuegos, será uno de los puntos que visitará el presidente de Estados Unidos, Barack Obama este lunes 21 de marzo. Antes de encontrarse con el presidente cubano Raúl Castro, depositará una ofrenda en el Memorial de José Martí.

La visita de Obama a Cuba es un hecho histórico después del embargo impuesto en 1960 en respuesta a las expropiaciones de propiedades y compañías norteamericanas por el gobierno cubano y  abre la esperanza para el levantamiento del embargo al que la Asamblea General de la ONU ha llamado a Estados Unidos en los últimos 24 años.

Obama llegó a la Habana este domingo 20 de marzo. Es el segundo presidente norteamericano en visitar Cuba; primero lo hizo Calvin Coolidge, en 1928. Según reportaron medios internacionales, el mandatario se encontró con personal de la embajada estadunidense en la Habana, reabierta apenas en julio del año pasado como parte del restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre ambos países.

Luego visitó la catedral de la Habana para encontrase con el cardenal Jaime Ortega, un interlocutor relevante en el régimen castrista y Estados Unidos, que, junto con el papa Francisco –quien visitó Cuba en 2015– impulsó el acercamiento humanitario y pacífico entre ambas naciones.

Después del encuentro con el presidente Castro, se prevé que Obama se reúna con representantes del emergente sector privado; en tanto, el miércoles, dará un discurso en el Gran Teatro de La Habana, en el centro de la ciudad y concluirá la visita con su asistencia al partido amistoso de béisbol entre el equipo de los Tampa Bay Rays, de Florida, y la selección nacional cubana.

De acuerdo con el editorial del periódico oficialista Granma, se espera que la visita del presidente Obama “consolide su voluntad de involucrarse activamente en un debate a fondo con el Congreso para el levantamiento del bloqueo que provoca privaciones al pueblo cubano y es el principal obstáculo para el desarrollo de la economía”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Roe vs. Wade: ¿están en riesgo el matrimonio igualitario y el derecho a la anticoncepción con la revocación de esta sentencia?

La opinión del juez Clarence Thomas, que insta al alto tribunal a revisar los precedentes que garantizan la protección constitucional a la anticoncepción o a que personas del mismo sexo se puedan casar, ha hecho que muchos se cuestionen cuál es el futuro de estos derechos.
25 de junio, 2022
Comparte

“Debemos reconsiderar otros precedentes”.

Esa opinión, emitida este viernes por el juez de la Corte Suprema de Estados Unidos Clarence Thomas, junto a su voto por revocar Roe vs. Wade, el fallo histórico que protegía el aborto en el país, ha hecho que muchos se pregunten qué otros derechos están ahora en riesgo.

En concreto, instó al tribunal a valorar las sentencias de Griswold vs. Connecticut (1965), que garantiza el derecho a la anticoncepción; Lawrence vs. Texas (2003), que legalizó en todo el país las relaciones sexuales consensuadas entre personas del mismo sexo, y Obergefell vs. Hodges (2015), que reconoce el derecho constitucional al matrimonio igualitario.

Dijo que la Corte tiene el deber de “corregir el error” establecido en esos precedentes y añadió: “Tras anular estas decisiones manifiestamente erróneas, queda la pregunta de si hay otras disposiciones constitucionales” que protegen los derechos que establecen.

El juez conservador Clarence Thomas fue nominado a la Corte Suprema por George H. W. Bush en 1991.

Getty Images
El juez conservador Clarence Thomas fue nominado a la Corte Suprema por George H. W. Bush en 1991.

Sin embargo, el juez Samuel Alito ya desestimó que el fallo del Supremo de este viernes vaya a dar directamente lugar a la reversión de otros derechos constitucionales.

“Parece que nuestro disentimiento (con Roe vs. Wade) cuestiona (las sentencias de) Griswold, Eisenstadt, Lawrence y Obergefell. Pero hemos declarado inequívocamente que nada de esta decisión debe entenderse como una puesta en duda de los precedentes que no conciernen al aborto“, aclaró. Es algo que ya se incluía en el borrador que se filtró en mayo y hacía prever que era inminente el fallo que finalmente se emitió este viernes.

El juez Thomas dijo que estaba de acuerdo con eso, pero señaló en su justificación que la mayoría de la Corte encontró que el derecho al aborto no era una forma de “libertad” protegida por la cláusula del debido proceso de la Decimocuarta Enmienda a la Constitución.

Dicha doctrina del derecho estadounidense permite a los tribunales poner límites a la actividad legislativa cuando afecta “la vida, la libertad o la propiedad”, y Thomas instó a revisar los otros precedentes con base en ella.

“Nadie puede asegurar que la Corte terminó su trabajo”

Por eso mismo, los tres miembros del ala liberal de la Corte, los jueces Stephen Breyer, Elena Kagan y Sonia Sotomayor, ya pusieron en duda que existan garantías para los otros derechos constitucionales.

Nadie debería estar seguro de que esta mayoría (conservadora de la Corte) ha terminado con su trabajo”, escribieron los tres liberales que conforman la minoría este viernes.

Activistas piden la destitución del juez de la Corte Suprema de los EE. UU. Clarence Thomas afuera del edificio del Capitolio el 30 de marzo de 2022.

Getty Images
Activistas piden la destitución del juez de la Corte Suprema de EU Clarence Thomas afuera del edificio del Capitolio, el 30 de marzo de 2022.

“El derecho que Roe y Casey reconocieron no está solo. Por el contrario, la Corte lo vincula desde hace décadas con otras libertades asentadas en torno a la integridad corporal, las relaciones familiares y la procreación”, expusieron.

“Lo más obvio es que el derecho a interrumpir un embarazo surgió directamente del derecho a comprar y usar métodos anticonceptivos. A su vez, esos derechos llevaron, más recientemente, a los derechos a la intimidad y el matrimonio entre personas del mismo sexo. Todos son parte del mismo tejido constitucional, protegiendo la toma de decisiones autónomas sobre las decisiones más personales de la vida”.

El presidente Joe Biden lanzó la misma advertencia el 3 de mayo, cuando se refirió al borrador de la decisión de la Corte filtrado: “Si se mantuviera la justificación de la decisión tal y como se emitió (en el borrador), estaría en cuestión toda una gama de derechos”.

Sin embargo, el juez Thomas firmó la opinión en solitario. Y habrá que ver si los otros jueces conservadores concuerdan con él sobre los anticonceptivos y el matrimonio igualitario, como lo hicieron sobre el aborto.

Lawrence O. Gostin, profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad de Georgetown que se especializa en leyes de salud pública, advierte que tachar a Thomas de “lobo solitario” es un error. “Ahora que la mayoría en la Corte ha destruido los cimientos sobre los que se construyó Roe, los otros derechos bien podrían venirse abajo”.

Pero cree que “la decisión (de revocar Roe vs. Wade) es mucho más extrema de lo que los jueces están tratando de hacer ver”, como dijo Gostin a la agencia AP. “Significa que no puedes considerar a la Corte Suprema como un árbitro de las garantías constitucionales, porque están actuando como guerreros culturales”.

Y citó otra área legal polémica —el derecho a portar armas— como ejemplo de las consecuencias que el fallo de este viernes podría tener sobre otros derechos constitucionales.

Al dictaminar la Corte que la Segunda Enmienda de la Constitución —que protege el derecho a poseer y portar armas sin que ningún gobierno pueda restringirlo— aplica a los individuos, explicó Gostin, la Corte anuló un precedente de larga data. En aquel entonces, 2008, el juez Antonin Scalia dijo que la decisión no afectaría a otras regulaciones relacionadas.

“Pero la promesa no duró”, añadió el experto, en referencia a la decisión de este jueves de ampliar el derecho a portar armas.

“No es una deidad suprema”

Jim Obergefell, quien fue el demandante principal del caso Obergefell vs. Hodges —que llevó a legalizar el matrimonio igualitario— y hoy es candidato a la Cámara de Representantes de Ohio, criticó este viernes a Thomas por sus comentarios.

“Clarence Thomas es un juez de la Corte Suprema designado por humanos, no una deidad suprema”, dijo. “Los millones de parejas que tienen derecho al matrimonio igualitario para formar sus propias familias no necesitan que Clarence Thomas les imponga su retorcida moralidad individual”.

Figuritas que representan matrimonios igualitarios.

Getty Images

La opinión emitida por Thomas, un juez conservador nominado a la Corte por George H. W. Bush en 1991, es justamente aquello que los activistas a favor de los derechos reproductivos y LGBTI+ habían estado temiendo.

Los defensores del derecho al aborto han advertido repetidamente que, si caía Roe, el derecho a la anticoncepción y al matrimonio entre personas del mismo sexo serían los siguientes en anularse.

“Es por eso que esta decisión (la de anular Roe vs. Wade) es superalarmante, incluso si no te importa nada el aborto. Es por eso que todo el mundo debería preocuparse por esto”, dijo BBC Mundo Grace Howard, experta en criminalización del embarazo de la Universidad Estatal de San José en California.

"Prohíban las balas, no los anticonceptivos", se lee en el cartel que sostiene una manifestante frente al Capitolio el 26 de mayo de 2022.

Getty Images
“Prohíban las balas, no los anticonceptivos”, se lee en el cartel que sostiene una manifestante frente al Capitolio, el 26 de mayo de 2022.

“Lo que este fallo deja claro es que la mayoría de la Corte Suprema piensa que, si un derecho no está explícitamente establecido en la Constitución, no es parte de la historia y (que si no es parte de) ‘la tradición de la nación’, lo que sea que eso signifique, no puede ser reconocido constitucionalmente en la actualidad como un derecho”.

“Es innegablemente dejar el futuro de nuestro país en lo que creían entonces unos hombres, viejos, blancos en el siglo XVIII, donde las mujeres no tenían ninguna importancia, más allá que cuidar a los hijos y preparar la cena”.

Lee más: 23 estados esperan la despenalización del aborto; con amparos, algunos apuestan por la homologación al criterio de la Corte 

Hasta ahora, muchos opositores al aborto que lucharon duro para anular Roe habían insistido en que no tienen ningún interés en tratar de revocar el derecho a la anticoncepción.

Kristen Waggoner, directora legal de Alliance Defending Freedom, que ayudó en la defensa legal del caso de Misisipi que llevó finalmente a que la Corte anulara Roe vs. Wade, dijo este viernes que la decisión deja claro que “terminar con la vida humana es distinto a cualquier otra cuestión”.

Pero Paul Dupont, portavoz de la organización antiaborto American Principles Project, adelantó que los conservadores ven con optimismo el potencial “para futuras victorias sobre cuestiones culturales”.

Mientras, estados como Misuri ya han tratado de restringir el acceso a la anticoncepción al prohibir el financiamiento público para ciertos métodos como dispositivos intrauterinos y la llamada píldora del día después.

Y algunos republicanos, en particular la senadora Marsha Blackburn, de Tennessee, han dicho que el caso Griswold, que garantiza el derecho a la anticoncepción, se decidió por error. A principios de este año, Blackburn calificó el caso Griswold como “constitucionalmente poco sólido”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.