De París a Bruselas: cuáles son los vínculos entre ambos ataques
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AP

De París a Bruselas: cuáles son los vínculos entre ambos ataques

Najem Laachraoui, Salah Abdevlam: Son los nombres que resuenan al hablar de los sospechosos de los ataques perpetrados en Bruselas y en París, Francia, que fueron reivindicados por el Estado Islámico.
AP
Por BBC Mundo
25 de marzo, 2016
Comparte

Con cada nueva información que se publica queda más clara la relación entre los ataques de Bruselas y los de París.

Los de la capital belga tuvieron lugar a primera hora de este martes en el aeropuerto de Zaventem, a 7 kilómetros de la capital belga, y en la céntrica estación de Maalbeek, y dejaron 31 muertos y 270 heridos.

Y los de la capital francesa ocurrieron cuatro meses antes, el 13 de noviembre, y se saldaron con 137 víctimas mortales y 415 heridos.

Tras los incidentes de París, a la policía le quedó claro que varios atacantes huyeron a Bélgica, el país en el que se habían fabricado varias de las bombas utilizadas en la capital francesa.

El grupo autodenominado Estado Islámico reivindicó la autoría de las acciones tanto de París como de Bruselas.

Y son los mismos sospechosos los que los servicios de inteligencia vinculan a ambos ataques.

Estos son sus nombres.

Najim Laachraoui

La víspera de las explosiones en Bruselas, la policía belga informó de que el principal sospechoso relacionado con los ataques en París era Najim Laachraoui y que estaba prófugo.

Los servicios de inteligencia creen que este belga nacido en el suburbio Schaerbeek de Bruselas era el experto en armas de una célula de EI en Bélgica.

Reportes sin confirmar de Bélgica señalan que se inmoló en el aerpuerto de Bruselas el 22 de marzo, junto con Brahim Bakraoui.

Image copyrightPolicia de Belgica
Image captionEs el principal sospechoso de los ataques de París.

Si esto se llegase a confirmar, el vínculo entre los ataques de París y los de Bruselas quedaría probado.

El ADN de Laachraoui fue hallado en un apartamento de Bruselas y en una casa de Auvelais, en el sur de Bélgica.

Ambas casas habían sido utilizadas por los atacantes de París antes del 13 de noviembre.

Hasta esta semana, a Laachraoui sólo se le conocía por su alias, Soufiane Kayal.

Con ese nombre, falso, había alquilado el apartamento de Auvelais.

Se unió a Estado Islámico en Siria en 2013 y regresó a Bélgica el año pasado.

La policía lo identificó después de que en septiembre cruzara la frontera entre Hungría y Austria en coche junto con otros dos sospechosos.

Los otros dos eran Salah Abdeslam y Mohamed Belkaid.

Cuando el 15 de marzo la policía llevó a cabo una redada en una casa de Forest, un suburbio de Bruselas, encontró a los tres allí.

Belkaid murió de un tiro durante el operativo.

Salah Abdeslam

De acuerdo a la policía, Salah Abdeslam estuvo involucrado en el planeamiento y la ejecución de los ataques de París.

Allí murió su hermano Brahim Abdeslam, que se inmoló.

Después de las acciones de la capital francesa, Abdeslam estuvo prófugo por cuatro meses.

Lo capturaron el 18 de marzo en Molenbeek, en el barrio de Bruselas en el que creció, tres días después de que Belkaid muriera en el operativo policial.

Los servicios de inteligencia creen que era parte de la célula de EI en Bélgica que planeaba un ataque para Semana Santa, pero que después de que fuera arrestado adelantó los planes.

La policía belga asegura que les suministró información y que, como consecuencia, sus colaboradores yihadistas temen que hayan quedado al descubierto.

Antes de los ataques de París, Abdeslam viajó varias veces por Europa y por ello se le considera el experto en logística de la célula de EI en Bélgica.

La policía lo paró en Ulm, un pueblo del suroeste de Alemania, a principios de octubre.

Iba con otro sospechoso, Monir Ahmed Alaaj.

Era un nombre falso, y también se le conocía como Amine Choukri.

Fue capturado el viernes junto a Abdeslam.

Khalid y Brahim el Bakraoui

Los hermanos Khalid y Brahim el Bakraoui se inmolaron el 22 de marzo en Bruselas.

Brahim lo hizo en el aeropuerto de Zaventem, a 7 kilómetros de la capital belga, y Khalid en la céntrica estación de metro de Maalbeek.

Ambos tenían antecendetes criminales, aunque “no relacionados con terrorismo”, señaló el fiscal general belga este miércoles.

Eran considerados criminales comunes.

Brahim el Bakraoui había pasado nueve años preso por participar en un robo con pistola en 2010.

Y su hermano cumplió una pena de cinco años de cárcel por robar un coche en 2011.

Sin embargo, el presidente turco Recep Tayyip Erdoğan dijo que Brahim el Bakraoui, de 29 años, fue identificado en la frontera con Siria en julio de 2015.

También señaló que ya habían advertido que era un “terrorista extranjero” antes de ser deportado a Turquía.

Además existen claros vínculos entre los hermanos, los ataques de París y Salah Abdeslam.

Khalid el Bakraoui, de 27, alquiló el piso de Bruselas en el que la policía belga llevó a cabo el operativo el 15 de marzo y en el que falleció Mohamed Belkaid.

La policía buscaba a los hermanos El Bakraoui cuando realizó la redada en la casa de la calle Dries, en Forest, un suburbio de la capital belga.

Y lo que es más importante, también se cree que Khalid el Bakraoui rentó el apartamente de Charleroi, en el sur de Bélgica, que la célula de EI utilizó para reunirse antes de los ataques de París.

En el piso de la calle Fort la policía encontró rastros tanto de los hermanos Abdeslam como del atacante del estadio de fútbol Stade de France (París) en noviembre, Bilal Hadfi.

Y también del supuesto cabecilla Abdelhamid Abaaoud y de Chakib Akrouh.

Ambos murieron durante una redada de la policía en París cinco días después de los ataques.

Aunque se cree que jugaron un papel menor en los ataques de París, la policía tiene claro su vínculo con Salah Abdeslam, Najim Laachraoui y los ataques de Bruselas.

Mohamed Abrini

La policía sospecha que Mohamed Abrini estuvo relacionado con los ataques de París y lo sigue buscando.

Lo vincularon con la búsqueda de Laachraoui en los días previos a los ataques en Bruselas y se especula que en estos también desempeñó un papel activo.

Image copyrightPolicia de Belgica
Image captionA Mohamed Abrini se le perdió la pista.

Antes de los ataques del 13 de noviembre en París, este amigo de infancia de Salah Abdeslam viajó dos veces entre Bélgica y París junto, el 10 y el 11 de noviembre, junto con los hermanos Abdeslam.

Fue visto en una gasolinera de camino a París.

Conducía un Renault Clio que sería después utilizado durante la noche de los ataques en la capital francesa.

No está claro qué pasó con él después de eso.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

5 claves para vigilar el aire que respiramos en interiores y evitar el COVID-19

Vigilar el aire que respiramos en interiores, como escuelas u oficinas, es más importante que nunca para evitar el contagio de coronavirus. Aquí te presentamos 5 aspectos a considerar.
28 de agosto, 2020
Comparte

Con el regreso a clases y a las oficinas en muchos países, evitar la propagación del coronavirus al interior de edificios se ha vuelto una cuestión clave.

Durante meses se nos ha dicho que nos lavemos las manos y mantengamos el distanciamiento social para evitar al SARS-CoV-2 que causa la enfermedad covid-19.

Pero científicos e ingenieros dicen que también debemos pensar en el aire que respiramos, a medida que los niños vuelven a las aulas y más personas vuelve a sus trabajos.

Hay 5 aspectos clave a tener en cuenta.

1. Si está mal ventilado, aléjate

Cuando entras en una habitación y el aire se siente viciado o cargado, algo anda mal con la ventilación.

No está entrando suficiente aire fresco, lo que aumenta las posibilidades de infectarse de coronavirus.

Investigaciones recientes muestran que en espacios confinados puede haber una “transmisión aérea” del virus, pues hay pequeñas partículas del patógeno que permanecen en el aire.

Un oficinista viendo a través de una ventana

Getty Images
Es importante estar consciente de la calidad del aire que se respira en espacios cerrados.

Así que la entrada de aire fresco es más importante que nunca.

Entonces, si un lugar está mal ventilado, hay que dar la vuelta y marcharse, dice el doctor Hywel Davies, director técnico de la Institución Colegiada de Ingenieros de Servicios de Construcción de Reino Unido.

Es vital tener un flujo de aire limpio: “Si hay alguien infectado en un edificio y entra suficiente aire del exterior, se diluye cualquier material infeccioso que se esté dispersando. Se está reduciendo el riesgo de que otras personas se infecten”.

2. Vigilar el aire acondicionado

Desde las oficinas hasta las tiendas, el aire acondicionado es bienvenido en los días calurosos, pero es importante saber qué tipo de aparato hay.

El más simple, conocido como aire acondicionado split, toma aire de una habitación, lo enfría y luego lo expulsa nuevamente.

Un aire acondicionado split

Getty Images
Las unidades split solo reciclan el aire del interior.

En otras palabras, está recirculando el aire. Esto no es un problema si se visita rápidamente un lugar. Pero puede ser un riesgo si se está en el lugar durante varias horas.

Un estudio de un restaurante en China, publicado por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU., mostró que este tipo de aire acondicionado jugó un papel clave en la propagación de coronavirus.

En el establecimiento había un cliente “presintomático”, es decir, alguien que estaba infectado pero no se dio cuenta porque aún no había desarrollado síntomas.

Los científicos consideran que liberó el virus al respirar y hablar. El patógeno fue dispersado por el lugar a través de las corrientes de aire de los split en la pared.

El resultado fue que otras nueve personas se infectaron.

Davies insiste en la importancia del aire fresco: “Si hubiera habido un buen suministro de aire exterior, es muy probable que menos personas se hubieran infectado”.

3. Informarse de la ‘proporción de aire fresco’

En un edificio moderno donde las ventanas están selladas, ¿cómo se puede obtener suficiente aire fresco?

Lo más común es tener un sistema de ventilación en el que el aire viciado se extrae de las habitaciones y se canaliza a una unidad de tratamiento, a menudo ubicada en el techo.

Una unidad de aire acondicionado en un techo

Getty Images
Los sistemas más modernos mezclan aire fresco del exterior con el que permanece en el interior de une dificio.

En esos lugares el aire fresco exterior se lleva adentro y se combina con el aire del interior. Lo que se respira es una mezcla de eso.

Dado el riesgo de infección por coronavirus, el consejo profesional es maximizar el suministro fresco exterior.

“Tener un 100% de aire exterior o cerca del 100% es algo bueno“, dice la profesora Cath Noakes de la Universidad de Leeds (Reino Unido).

“Cuanto más aire fresco, menor es el riesgo de que el virus vuelva a circular por el edificio”, añade.

La combinación precisa suele estar en manos de los administradores del edificio.

Pero la desventaja de hacer funcionar aire 100% fresco es el costo: el aire entrante debe calentarse en invierno y enfriarse en verano, todo lo cual requiere energía.

4. Comprobar los filtros

Un sistema de ventilación moderno debe tener filtros, pero estos no son infalibles.

Investigadores en EE.UU. que estudiaron lo que sucedía en el Hospital Universitario de Salud y Ciencia de Oregón encontraron que los filtros atraparon rastros de coronavirus, pero algunos pudieron escapar a él.

Una oficinista con máscara

Getty Images
Los empleados deberían preguntar si hay filtros y qué tanto se verifican.

El profesor Kevin van den Wymelenberg, quien dirigió el proyecto, cree que limpiar los filtros podría revelar si hay alguien infectado trabajando en un edificio.

En Corea del Sur, una empresa de telefonistas ubicada en un edificio de oficinas detectó que una persona fue capaz de infectar a más de 90.

Si los filtros se hubieran revisado con más frecuencia, la presencia del virus podría haberse detectado antes.

Van den Wymelenberg dice que la información de los filtros puede “mostrarnos dónde atacar y cuándo” para combatir las infecciones.

5. Tener cuidado con las corrientes de aire

Cualquier experto en la materia lo dice: el aire fresco es la clave. Pero un especialista en modelar el movimiento del aire agrega que no es tan simple.

Nick Wirth solía trabajar en el diseño de autos de Fórmula 1 y ahora asesora a supermercados y empresas de procesamiento de alimentos sobre cómo administrar el flujo de aire para mantener a las personas seguras.

Gráfico sobre las diferencias de transmisión

BBC

Advierte que si alguien está sentado al lado de una ventana abierta y es una persona contagiada, podría transmitir el virus a otros en la dirección que lleva el viento.

“Si abres una ventana, ¿adónde va a ir el aire? No es deseable que haya gente en una línea directa de ese flujo de aire”, explica.

“Más aire fresco en general es mejor, pero si fluye horizontalmente y está lleno de virus, podría tener consecuencias no deseadas“.

https://www.youtube.com/watch?v=N_i9OcJBtiQ

Al respecto, la profesora Cath Noakes dice que los beneficios de una gran cantidad de aire fresco que diluye la presencia del virus superará cualquier riesgo.

En su opinión, una ventana abierta podría llevar a que más personas reciban el virus, pero en cantidades más pequeñas y menos riesgosas,.

No es de extrañar que haya desacuerdos: todavía hay muchas cosas que no sabemos sobre el virus.

Pero el aire que respiramos formará parte de cualquier esfuerzo para hacer que los edificios sean más seguros.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=sVc_VPSn_FI&t=2s

https://www.youtube.com/watch?v=Ujpo0T9Cz-0&t=149s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.