El clima y la altura, la vacuna de la CDMX contra el virus del zika
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

El clima y la altura, la vacuna de la CDMX contra el virus del zika

El mosquito transmisor no sobrevive en la altura de la ciudad, pero el virus puede llegar a la capital a través de viajeros.
Cuartoscuro
Por Iván Ramírez Villatoro / Más por Más
18 de marzo, 2016
Comparte

La primera vez que Óscar Rangel escuchó sobre el zika fue por los noticiarios de televisión. En ellos se enteró de que en México había más de 100 personas que lo habían contraído y de que en el país, así como en gran parte de América Latina, existe preocupación por la enfermedad causada por este virus.

Hace poco, él mismo empezó a preocuparse porque, para estas vacaciones de Semana Santa, él y su pareja, Marina, planean viajar a Huatulco, en Oaxaca, el segundo estado de la República con más casos (hasta el 14 de marzo, en esa entidad se tenía registro de 59 pacientes).

Durante un viaje anterior a Chiapas —entidad que colinda con Oaxaca—, Marina contrajo dengue tras ser picada por un mosquito y, según recuerda Óscar, “la pasó muy mal con los síntomas, se sentía débil y todo le dolía”.

Frente al brote de zika en el país, los capitalinos que, como ellos, planean vacacionar en zonas tropicales representan un sector susceptible de contraer el virus y a su regreso llevarlo a la capital.

De otra manera, según las autoridades sanitarias, sería casi imposible que el zika llegara a la Ciudad de México porque el mosquito transmisor, el aedes aegypti —el mismo que transmite el dengue y el chikungunya—, no sobrevive en localidades con alturas superiores a los mil 800 metros sobre el nivel medio del mar.

“La probabilidad hoy, con lo que sabemos, es prácticamente igual a cero”, dice el médico Pablo Kuri, subsecretario de Promoción y Prevención de la Salud de la Secretaría de Salud federal (SSa).

La Ciudad de México tiene una altura de dos mil 240 metros y su temperatura media impide que la larva del mosquito se reproduzca. En otras palabras, la capital tiene una especie de repelente natural contra estos insectos, y algo similar ocurre en localidades como Toluca, en el Estado de México.

Sin embargo, reconoce Kuri, en esta temporada vacacional los capitalinos que viajen a zonas tropicales deben tener precauciones para evitar exponerse a la picadura de mosquitos y contraer el zika, que también se transmite por contacto sexual aunque en mucho menor proporción.

Una de las principales recomendaciones, explica el funcionario, es que los vacacionistas procuren no acudir a lugares húmedos o cuerpos de agua cuando sale o se oculta el sol, porque a esa hora es cuando el aedes aegypti busca alimentarse. Otro consejo —que Kuri considera esencial— es usar un repelente adecuado.

“Decirle que usen manga larga y pantalón largo a 35 grados pues es medio complicado, pero el repelente sí lo pueden utilizar. El repelente es el que tiene una sustancia: DEET. Lo pueden ver en cualquier etiqueta, es muy socorrido, se vende en cualquier farmacia o en cualquier tienda de autoservicio”, dice.

¿Y si te enfermas?

La enfermedad derivada del zika no es mortal, según lo que se tiene documentado sobre ella. Sus síntomas son fiebre, conjuntivitis y alguna erupción en la piel, y si el enfermo se mantiene hidratado y en reposo generalmente se recupera en una semana.

“El zika es una enfermedad benigna en general […] Normalmente es bastante más leve que el chikungunya y que el dengue”, dice Kuri, quien explica que todavía no hay un medicamento específico para tratarlo, como los hay para combatir otras enfermedades virales como la influenza.

En cuanto a las embarazadas, tanto la Organización Mundial de la Salud (OMS) como la SSa piden que este sector extreme precauciones para evitar contraer el virus.

Esto se debe a que los científicos temen que el zika esté relacionado con el desarrollo de microcefalia en bebés.

La OMS alertó de la situación en mayo y en diciembre del año pasado, y pidió que en América Latina se tomaran medidas especiales por los brotes en Brasil y Colombia. En ese contexto, el gobierno mexicano realiza una campaña de fumigación contra mosquitos en zonas tropicales y monitorea a las embarazadas enfermas, que hasta ahora suman 25.

“En México tenemos muy pocos casos de mujeres embarazadas con zika, pero la que ya se resolvió está totalmente normal y las otras 24 que están en seguimiento, aparentemente están normales”, dice el subsecretario Kuri.

Las autoridades de salud estiman que la presencia del virus del zika en el país se mantendrá todavía algunos meses. Mientras tanto, y con las vacaciones de Semana Santa en puerta, recomiendan extremar precauciones para evitar más casos y que los viajeros vuelvan a sus casas con algún souvenir no deseado.

Contra la enfermedad

Estas son algunas recomendaciones para no contraer el virus del zika:

  • Si sales de viaje, evita estar en zonas húmedas o en fuentes de agua cuando sale o se oculta el sol, porque ese es el horario en el que el mosquito transmisor empieza a alimentarse.
  • En los lugares tropicales, elimina las fuentes de agua innecesarias, como charcos o floreros. Esto se recomienda porque estos espacios sirven como criaderos de mosquitos.
  • La Secretaría de Salud federal sugiere usar un repelente con la sustancia DEET. De acuerdo con la dependencia, se trata del químico más efectivo para ahuyentar a estos insectos.
  • En lo que respecta a las mujeres embarazadas, consideradas un sector sensible a la enfermedad causada por el zika, se les recomienda que acudan al médico de inmediato si llegan a sufrir picaduras.
  • La mayoría de los síntomas derivados de la enfermedad —como fiebre o erupciones en la piel— puede combatirse si la persona se mantiene bien hidratada y guarda mucho reposo.

Entre alas, zumbidos y picaduras

La principal forma de transmisión del virus del zika es la picadura del mosquito aedes aegypti. Es un insecto caracterizado por los puntos blancos en sus patas y su espalda, y es el mismo que transmite el dengue y el chikungunya. La OMS advierte que los criaderos de mosquitos se forman cerca de cuerpos de agua estancada, como la almacenada en recipientes. En México, las autoridades llevan a cabo una campaña de fumigación en zonas tropicales para evitar su proliferación y la propagación de enfermedades.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Por qué las noches se están calentando más rápido que los días

Los científicos están entendiendo cómo la variación de las temperaturas nocturnas y diurnas puede afectar no sólo al ambiente, sino también nuestro entendimiento sobre el clima.
31 de julio, 2021
Comparte

Las temperaturas nocturnas están aumentando de forma más acelerada que las diurnas, con impactos significativos en el clima y el medio ambiente.

Es un patrón que científicos y expertos del clima han observado en los últimos años en todo el planeta, con una posible relación con eventos climáticos extremos, como la ola de calor que está afectando al noroeste de Estados Unidos y parte de Canadá.

Esto ocurre porque el incremento de las temperaturas mínimas, normalmente las que ocurren durante las horas en las que no hay sol, se están acelerando en comparación con las temperaturas máximas, usualmente diurnas.

Es decir, noches más cálidas. Lo que contrasta con la idea de que las noches son generalmente más frescas.

Es lo que algunos científicos llaman “asimetría de calentamiento”, y pasa porque el efecto del incremento de las temperaturas no es uniforme en todo el planeta todo el tiempo.

Con temperaturas máximas récord, el foco de atención se ha centrado este año en el domo de calor en Norteamérica, un evento del tipo “solo uno en 1.000 años” y “virtualmente imposible” si no fuese por el efecto de la acción humana sobre el ambiente, según dijo la red World Weather Attribution.

Pero no todo se trata de medir cuánto suben las temperaturas máximas. Los científicos le están poniendo un ojo a las variaciones en las temperaturas mínimas, un detalle que sería crucial para entender el cambio climático.

Un hombre se refresca en Vancouver durante la ola de calor en Canadá

Reuters
En Norteamérica, la gente aprovechaba cualquier opción con tal de refrescarse de las extremadamente altas temperaturas

Máximas y mínimas

El pasado junio ha sido, desde que se llevan registros, el junio más caluroso en EE.UU. y Canadá, con cientos de muertos y afectados por el calor extremo.

El calor se intensificó entre finales de junio y principios de julio en forma de domo de calor, el cual elevó las temperaturas en ambos países como nunca antes.

En Columbia Británica, Canadá, se registró una máxima histórica de 49,6ºC, más de cuatro puntos por encima del récord nacional de 45ºC.

En Portland, Oregón, un estado conocido por su clima lluvioso, también se registraron máximos históricos durante tres días seguidos: 46,1ºC, 44,4ºC y 42ºC respectivamente. Los incendios forestales en este estado han quemado casi 150 mil hectáreas, provocando miles de evacuaciones.

Pero aunque las temperaturas máximas sorprendieron (y preocuparon) a los expertos, en el rango de las temperaturas mínimas también hubo cambios.

Según los datos de la Oficina Nacional de Administración Oceanográfica y Atmosférica, solo en la última semana de junio se rompieron los récords de temperatura máxima unas 1.328 veces en todo EE.UU.

Esta cifra obedece a las medidas diarias que registra cada una de las estaciones de medición desplegadas a lo largo y ancho de ese país.

Pero en contraste, en lo que respecta a las temperaturas mínimas, se rompieron los récords máximos unas 1.602 veces.

Gráfico de cambios en temperaturas máximas

BBC
Gráfico de cambios en temperaturas mínimas

BBC

“Hay una tendencia global a que las temperaturas nocturnas aumenten a un ritmo más rápido que las diurnas”, dicen científicos del Instituto de Sustentabilidad y Ambiente de la Universidad de Exeter en Inglaterra.

Era lo mismo que había advertido el Informe Especial de Ciencia del Clima en 2018 al asegurar que las temperaturas mínimas promedio estaban aumentando “a un ritmo ligeramente más alto que las temperaturas máximas promedio”, un patrón que estaba siendo observado en distintos puntos del planeta.

De hecho, las temperaturas mínimas inusualmente más cálidas se están volviendo cada vez más comunes en EE.UU., según más datos de la NOAA.

¿Por qué aumentan las temperaturas por las noches?

Daniel Cox, del Instituto de Sustentabilidad y Ambiente, explica por qué las temperaturas nocturnas cambian a un ritmo distinto que las diurnas.

Él y un equipo de científicos estudiaron las temperaturas máximas y mínimas por día y hora entre 1983 y 2017 a partir de los datos otorgados por la NOAA.

“La exploración de la variación en las temperaturas se ha centrado principalmente en las medias diarias, mensuales o anuales. Sorprendentemente se le ha prestado poca atención a la variación en las tasas a lo largo del ciclo diario”, reza el estudio, publicado en la revista Global Change Biology.

Después de analizar los datos, los científicos encontraron que 54% de la superficie terrestre había experimentado una asimetría de calentamiento mayor a 0,25ºC entre el día y la noche.

“Los aumentos de CO2 en la atmósfera y otros gases de efecto invernadero están aumentando las temperaturas máximas y mínimas con mayor tendencia por las noches. Pero las direcciones en las que se producen estos cambios varía dependiendo del lugar y el momento del día”.

Gráfico emisión de CO2 en toneladas

BBC

No solo eso. También hallaron que un mayor aumento en las temperaturas nocturnas estaba relacionado con la humedad y la generación de nubes.

“Encontramos que en aquellas regiones donde había un incremento de nubes, la temperatura nocturna aumentaba más rápido que la diurna. Mientras que un aumento de las temperaturas diurna estaba relacionado con regiones más secas”, explica Cox.

Esto ocurre porque las nubes actúan como “una manta”, empujando el calor hacia abajo y atrapándolo en la superficie terrestre. A más calor en la superficie, más vapor de agua en el aire, que a su vez atrapa más calor.

En zonas sin nubes, en cambio, el clima se vuelve más seco y caliente durante los días, pero la temperatura disminuye por las noches al “liberarse” el calor.

¿Se relaciona esto con eventos climáticos extremos como las olas de calor?

Para Cox, olas de calor tan extremas como las vistas en Norteamérica son eventos muy específicos que hay que estudiar con mayor detalle, mientras que él y su equipo analizaron los datos correspondientes a 35 años.

Sin embargo, Cox dice que su estudio es una primera aproximación y que quedan muchas preguntas por responder para entender cómo incluso los pequeños cambios que ocurren en el planeta tienen grandes implicaciones.

“A medida que aumenten los niveles de gases de efecto invernadero en la atmósfera, los eventos extremos serán cada vez más comunes. Pero las temperaturas no aumentan de forma lineal”.

Que las temperaturas sean más altas por las noches puede tener implicaciones directas sobre el medio ambiente como, por ejemplo, la fotosíntesis y la respiración de las plantas, según Cox.

Pero también tendrá efectos negativos entre las personas. Mayores temperaturas nocturnas significa que la tierra no tiene suficiente tiempo para enfriarse. Esto significa también que nuestros cuerpos no pueden refrescarse, especialmente durante picos de calor extremo.

Si el cuerpo no se aclimata a la temperatura, pueden producirse mareos, náuseas, desmayos y sudoración. Y en casos extremos puede producirse un golpe de calor, lo que requiere ayuda médica.

Gráfico variación temperaturas anuales

BBC

Entender el cambio climático

El planeta se ha calentado aproximadamente unos 1,2ºC desde que comenzó la era industrial. Y 2020 ha sido el segundo año más caluroso de la historia desde que se tienen registros, superado solo por 2016.

De continuar con las proyecciones de calentamiento, tal como aumentan las temperaturas, el planeta podría superar el umbral de 1,5ºCentre 2030 y 2052, según el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés).

Los científicos han estado tratando de predecir cómo el cambio climático puede afectar al planeta.

Inundaciones en Europa, 2021

EPA
La ciencia no ha podido predecir las inundaciones en Alemania y Bélgica

Pero eventos tan extremos como el domo de calor y las inesperadas inundaciones en Alemania y Bélgica están haciendo pensar a los expertos que las proyecciones se están quedando cortas y que las consecuencias del cambio climático estén haciéndose sentir antes de lo esperado.

Sin embargo, Cox cree que hay un lado positivo en todo esto y que analizar las variaciones de temperaturas por horas puede ser de utilidad.

“Al considerar el cambio climático de forma temporal durante el ciclo diario, podemos evaluar con mayor precisión el cambio climático y la amenaza que representa”, asegura.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=gkjLnmiDu20

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.