¿En qué se parece Donald Trump al movimiento zapatista de México?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC Mundo

¿En qué se parece Donald Trump al movimiento zapatista de México?

El rechazo a la globalización y calificar los resultados del comercio como gran amenaza al bienestar de los estratos populares de su país, es la idea en que Trump, el magnate de EU, coincide con la izquierda latinoamericana.
BBC Mundo
Por BBC Mundo
8 de marzo, 2016
Comparte

Los extremos terminan tocándose.

No deja de ser irónico que el nuevo vocero de la extrema derecha estadounidense esté apropiándose de uno los caballos de batalla ideológica de la izquierda radical latinoamericana: la lucha contra las consecuencias del libre comercio.

Si uno destila el discurso de Donald Trump a su esencia, se reduce a dos ideas:oposición a la inmigración y rechazo al impacto de la globalización económica.

Para lo uno, ataca en sus discursos a los indocumentados mexicanos. Para lo otro, busca retratar a los trabajadores estadounidenses como víctimas económicas del impacto despiadado de las importaciones provenientes de China.

Y así, ha coincidido con la izquierda latinoamericana en calificar los resultados del comercio como gran amenaza al bienestar de los estratos populares de su país.

“Sueño embrutecedor”

En América Latina, pocos momentos ejemplificaron la resistencia al libre comercio como la irrupción en México de la insurgencia conocida como el Ejército Zapatista de Liberación Nacional.

Para su primera aparición nacional, los rebeldes del EZLN y su vocero más conocido, el subcomandante Marcos, escogieron el 1 de enero de 1994, precisamente la fecha en que entraba en vigencia con gran fanfarria el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Seguidores de Trump
Donald Trump dice que las importaciones provenientes de China están en la raíz de los problemas estadounidenses.

Mientras las autoridades mexicanas de la época celebraban el ingreso de México a esa asociación comercial con Estados Unidos y Canadá, presentándola como la credencial de aceptación de su país en el primer mundo, los insurgentes aseguraban desde las selvas de Chiapas que las políticas de libre mercado que ponía en marcha el entonces presidente Carlos Salinas de Gortari tendrían unefecto devastador sobre las comunidades más pobres del país.

En un comunicado emitido poco después, el EZLN aseguraba que “la crisis económica despertó a los mexicanos del dulce y embrutecedor sueño del ingreso al primer mundo”.

“La pesadilla de desempleo, carestía y miseria será ahora más aguda para la mayoría de los mexicanos”, agregaba. Y sentenciaba que “el neoliberalismo como doctrina y realidad debe ser arrojado, ya, al basurero de la historia nacional”.

Un discurso que también esgrimieron muchas otras voces en la izquierda de México y el resto del continente, quienes advertían que la creciente marea de privatizaciones y libre comercio eran un instrumento de elites para asegurar que las importaciones, principalmente provenientes de Estados Unidos, aplastaran la producción local. Y aseguraban que ese fenómeno tendría efectos desastrosos en el bienestar de los más pobres en la región.

“El robo más grande”

Veintidos años más tarde, aparece en Estados Unidos con Donald Trump una insurgencia que no podría ser más distinta al zapatismo en su carácter político. Pero que llega a las mismas conclusiones económicas.

Trump repite incesantemente en sus discursos, que “China está cometiendo el robo más grande de la historia a Estados Unidos” por lo que él describe como la incompetencia de los actuales y previos ocupantes de la Casa Blanca al abrir las compuertas a las importaciones chinas.

zapatista           Los zapatistas irrumpieron en el escenario mexicano el mismo día que entraba en vigencia el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (foto de archivo de manifestación en 2001).

Los seguidores de Trump también tienen una fecha simbólica de lo que ven como la entrega del país al comercio multinacional.

En el sitio web de su campaña www.donaldjtrump.com, se asegura que “en enero de 2000, el presidente Bill Clinton prometió que la inclusión de China en la Organización Mundial del Comercio (OMC) era un buen negocio para Estados Unidos”.

Sin embargo, alega el sitio de Trump, “nada de lo que prometió Clinton se hizo realidad”. “Desde que China se unió a la OMC, los estadounidenses han presenciado el cierre de más de 50.000 fábricas y la pérdida de decenas de millones de empleos”, agrega.

Trump acusa a China de manipular su divisa para hacer más baratos sus productos enviados al mercado estadounidense.

Y la respuesta que propone el potentado a esa situación es “negociar” con Pekín una mejor situación comercial para Estados Unidos, usando la amenaza de imponer aranceles y otras trabas a las importaciones de China para proteger la producción y los empleos locales.

Perdedores

La discusión en torno a la conveniencia o no de abrir las compuertas a las importaciones es en Estados Unidos casi tan interminable como en América Latina.

Donald Trump     Donald Trump apela al nacionalismo económico y a la molestia con los indocumentados.

Los defensores del libre mercado aseguran que la llegada de productos chinos baratos reduce el costo de vida para los consumidores estadounidenses, que reciben abundancia de mercancía a precios accesibles.

Mientras que permite a las industrias estadounidenses especializarse en los bienes en los que tiene más ventaja, especialmente los de muy alta tecnología.

Pero pocos discuten que ha habido también muchos perdedores, en Estados Unidos como en el resto del mundo, por cuenta de la presencia cada vez más notoria de manufacturas chinas en los supermercados y almacenes.

En miles de empresas estadounidenses, empleados industriales acostumbrados a estabilidad laboral y un estilo de vida de clase media vieron como su seguridad económica se desvanecía a medida que sus competidores chinos los sacaban del mercado.

“Los trabajadores enfrentan costos sustanciales como resultado del shock de la creciente competencia de las importaciones”, concluía un estudio por los académicos estadounidenses David Autor, David Dorn, Gordon Hanson y Jae Song titulado “Trade Adjustment: Worker Level Evidence”, que buscó establecer el impacto de la apertura al comercio con China entre los asalariados de ese país.

Por lo que no resulta sorprendente que Donald Trump esté avanzando electoralmente en muchas de esas comunidades llenas de obreros blancos desempleados.

El del proletariado blanco es precisamente el grupo demográfico que respalda más frecuentemente al millonario aspirante a la presidencia, quien irremediablemente arranca aplausos del público cada vez que promete que en una futura presidencia suya, además de expulsar a indocumentados mexicanos, Estados Unidos no se dejará “manipular” por China y se detendrá el flujo de las importaciones.

Los paralelos

La aplicación de políticas de libre mercado ha traído en las últimas tres décadas prosperidad insospechada a muchos rincones del mundo.

Donald Trump                                                                                             Donald Trump encabeza las encuestas para la nominación presidencial por el partido Republicano.

Pero también ha dejado comunidades a la deriva, tanto en el mundo desarrollado como en los países pobres.

Las reacciones de los afectados van frecuentemente en dirección a buscar alternativas no convencionales en el espectro político.

Por lo que termina siendo posible que un ultracapitalista neoyorquino especializado en construir rascacielos para millonarios, termine ofreciendo diagnósticos económicos parecidos a las de los activistas más aguerridos de la izquierda latinoamericana.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Foto: Luis Aguilar/ Cortesía Frayba

Pobladores de Aldama, Chiapas, reportan tres heridos por ataque de presuntos paramilitares

Pese a la firma de acuerdos de paz, con mediación del gobierno estatal y federal, las agresiones en la zona continúan.
Foto: Luis Aguilar/ Cortesía Frayba
13 de septiembre, 2020
Comparte

Desde ayer sábado por la tarde no paran los disparos hechos por presuntos paramilitares de Santa Martha, Chenalhó, hacia las comunidades de Aldama con las que colindan. Los ataques han dejado hasta esta mañana tres heridos y alrededor de 150 desplazados, entre hombres, mujeres, niños y personas de la tercera edad.

Ante la intensidad de los disparos que arreciaron desde las 5 de la tarde de ayer, las familias decidieron desplazarse hacia un centro del refugio que ellos mismos construyeron más adentro del municipio de Aldama, lejos de lo que se ha vuelto la zona de tiro de los presuntos paramilitares.

El pleito entre ambos municipios empezó por la disputa de 60 hectáreas en la frontera entre Chenalhó y Aldama, pero a decir de los pobladores se agravó por la presencia y acción de grupos armados, herederos de los que perpetraron la masacre de Acteal, por la que gobierno federal pidió perdón en días pasados.

De esa primer oleada de ataques, que arreciaron a las 5 de la tarde de ayer, resultó herido Andrés Ruiz Santis, de 61 años de edad, originario de la comunidad de Sepelton. Una bala de alto calibre lo hirió arriba de la oreja izquierda, cuando regresaba de trabajar en su parcela, en el camino de Tabak, municipio de Aldama. El poblador se encuentra fuera de peligro, informó a Animal Político una de las pobladoras que pidió omitir su nombre.

Desde ayer a las 11 de la mañana, este portal recibió reportes de ataques con arma de fuego desde las orillas de Chenalhó hacia las de Almada. Los ataques se fueron intensificando durante el día y se prologaron hasta la madrugada.

A las 12: 58 AM, Animal Político recibió el reporte de disparos de alto calibre desde Tok’oy Saclum, Chenalhó hacia la comunidad de Coco, Aldama. Después de eso los balazos se calmaron por unas horas. Las personas que se habían ido al refugio volvieron a sus casas.

La calma no duró. A las 10:12 de la mañana dos pobladores, Raymundo Pérez Santiz de 16 años y Armando Perez Santiz, de 31, recibieron disparos, en la pierna y en el pie, cuando caminaban en la rodada abajo del puente de la comunidad de Tabak, en Aldama.

A Armando tuvieron que trasladarlo al Hospital de Las Culturas en San Cristobal de Las Casas, por la cantidad de sangre que había perdido. Su estado se reporta, de acuerdo a información de los pobladores, como delicado.

Como los ataques siguen, los 150 pobladores volvieron a desplazarse hacia su refugio.

El Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas reportó que la Comisión Permanente de 115 comuneros desplazados registró ataques en Yetón, Ch’ivit, Juxtón, Ch’ayomte’, San Pedro Cotsilnam, Xuxch’en, Tabak, Koko’, Stselejpotobtik, en Aldama. Desde los puntos: El Ladrillo, Tijera Caridad, Chalontik, T’elemax, El Chino, Fracción Ak’tik 2, Slumka, Tok’oy, El Colado, Tojtik, Telesecundaria y El Volcán, en Chenalhó.

Los pobladores aseguraron a Animal Político que aunque ya reportaron los ataques a las autoridades, no se ha presentado ni la policía ni la Guardia Nacional para al menos hacer presencia en la zona.

“Solo vino gente de la fiscalía y del ministerio público a tomar declaración a los heridos y nada más”, aseguró una pobladora.

Ante esta situación de violencia, el Frayba reiteró en una comunicado que el gobierno de Chiapas ha sido omiso ante la crisis humanitaria en la región Altos “al ser permisivo con los grupos civiles armados de corte paramilitar de Chenalhó”.

El centro de derechos humanos pidió la solidaridad nacional e internacional para firmar una acción urgente en la página www.fraba.org.mx y exigió al Estado mexicano que garantice de manera inmediata los derechos a la vida, seguridad e integridad física y psicológica de las familias del Pueblo Maya Tsotsil del municipio de Aldama, especialmente las ubicadas en los límites con Chenalhó.

También exige que se apliquen los Principios Rectores del Desplazamiento Forzado de la Organización de las Naciones Unidad para proporcionar atención humanitaria a las familias en desplazamiento forzado de 13 comunidades en Aldama.

Además, el Frayba pide que se “investiguen los hechos y se sancione, desarme y desarticule a los grupos civiles armados de corte paramilitar de Chenalhó, responsables directos de los ataques que han provocado desplazamientos forzados en la región Altos de Chiapas”.

Este viernes Animal Político publicó que pese a la firma de acuerdos de paz, mediados por el gobierno estatal y federal, los ataques a las comunidades de Aldama continúan.

Las autoridades de Chiapas no han accedido, hasta el cierre de esta nota, a dar una entrevista a este portal para saber qué harán para frenar los ataques.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.