La campaña musulmana-mexicana que busca limpiar la imagen del islam
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Archivo Cuartoscuro

La campaña musulmana-mexicana que busca limpiar la imagen del islam

La Comunidad Musulmana Ahmadía busca combatir la idea de que el islam esté vinculado con ISIS y el terrorismo tras los recientes atentados en el mundo, entre ellos el ocurrido en Bruselas.
Foto: Archivo Cuartoscuro
Por Ignacio Gómez // Más Por Más
23 de marzo, 2016
Comparte

Hace un par de semanas, Rocío recibió un folleto que la hizo cuestionarse sobre la percepción que tenía acerca del islam. El folleto tenía una paloma blanca en la portada y era uno de los 300 mil que, a lo largo del último año, la Comunidad Musulmana Ahmadía ha distribuido en la capital del país para difundir su religión y combatir la mala imagen que le han generado los actos terroristas cometidos en otros países.

Se trata de la más reciente campaña de este tipo en la Ciudad de México, pero dista de ser la única. Otras organizaciones y grupos musulmanes —como el Centro Salafi de México, el Centro Educativo de la Comunidad Musulmana y la Asociación Civil de Mujeres Musulmanas Latinas— realizan sus propias actividades de promoción.

El saudí Waseem A. Sayed, representante de la Comunidad Ahmadía en el país, señala que la labor de su agrupación apenas está comenzando y se sostiene y financia con base en donativos.

Algunos de sus objetivos inmediatos, dice, son mantener sus reuniones informativas semanales, imprimir alrededor de 10 mil copias del Corán traducidas al español, distribuir “muchos más folletos”, inaugurar en abril próximo su primera sede —que se ubicará cerca de Insurgentes Norte— y planear la construcción de una mezquita “de grandes proporciones”.

Hasta ahora, la Comunidad Ahmadía tiene presencia en 200 países y 10 entidades de la República, donde trata de limpiar la imagen del islam luego de hechos como los atentados contra las Torres Gemelas de Nueva York en 2001, los ataques al semanario francés Charlie Hebdo y al teatro Bataclan de París en 2015, y el despliegue del Estado Islámico (ISIS) en Medio Oriente.

Trump y Ted Cruz aprovechan ataques en Bruselas para exigir el cierre de fronteras

Por lo pronto, en la capital mexicana su trabajo ya ha dado algunos resultados y ha hecho que más personas se acerquen a sus reuniones informativas e, incluso, que algunas consideren convertirse al islam. Tal es el caso de Rocío, de 31 años, quien para dar ese paso todavía quiere cerciorarse de que se trata de una religión pacifista.

“Estoy en un momento en donde lo único que necesito es paz. Me está costando un poco de trabajo, pero tengo mucha fe en que lo voy a conseguir”, dice la mujer, quien trabaja como coordinadora de ventas.

De optar por practicar el islam, Rocío se convertiría en uno de los mil 178 musulmanes que viven en la Ciudad de México, de acuerdo con el Inegi, aunque la académica Camila Pastor, del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), estima que son alrededor de tres mil.

En comparación con quienes profesan el catolicismo —alrededor de ocho de cada 10 mexicanos—, es un sector minoritario.

Europa en alerta, tras los atentados en Bruselas que dejaron 34 muertos y 187 heridos

“ISIS no es islam”

Otras agrupaciones mantienen fuertes diferencias ideológicas con la Comunidad Ahmadía, pero coinciden en la intención de difundir información para desvincular al islam de actos terroristas.

Una de ellas es el Centro Salafi de México, cuyo director, Muhammad Ruiz Al Meksiki, señala: “ invitamos a la gente al islam. Cuando suceden este tipo de cosas, como ISIS o Al Qaeda, explicamos que eso no es el islam, los invitamos a que conozcan, les damos un curso introductorio. De ellos, algunos se van y algunos se quedan”.

Sami Mohammed, encargado del Centro Educativo de la Comunidad Musulmana —ubicado en Polanco—, concuerda con esto y asegura que los musulmanes respetan a quienes practican otras religiones y no los fuerzan a convertirse.

Incluso, dice, un gesto de paz hacia los mexicanos por parte de la organización es impartir clases de árabe de forma gratuita.

En busca de espacios

Sobre estas campañas de difusión, Camila Pastor señala que son un intento de los musulmanes para evitar ser discriminados y que se hable de ellos de manera negativa.

“Yo creo que las comunidades musulmanas mexicanas, por un lado, perciben patrones de discriminación o islamofobia y, por otro, están activas buscando espacios públicos en los que pueda hablarse del islam en otros términos”, dice Pastor, quien tiene 10 años investigando a estos grupos.

Entre 2012 y 2015, la Comisión de Derechos Humanos local recibió siete quejas por presuntas violaciones al derecho de libertad de conciencia y religión. Sin embargo, la institución no detalla cuántas de ellas fueron presentadas por musulmanes.

Waseem A. Sayed, en tanto, asegura que su organización no escatimará esfuerzos para lograr su objetivo.

“Todo esto es necesario porque, lamentablemente, el islam tiene una imagen muy problemática, muy mala. No es solamente culpa de cuando hay bombas. No es noticia nosotros llevando acciones para promover la paz”, dice Sayed, al subrayar su deseo de cambiar la percepción sobre su religión.

Requisitos 

Quienes quieran unirse a la Comunidad Ahmadía deben cumplir ciertas condiciones:

  • Una de las principales es que los interesados se aparten “de toda clase de mal”. Entre otras cosas, esto incluye falsedad, fornicación, adulterio, miradas licenciosas, libertinaje y crueldad.
  • Otros requisitos son comprometerse a no dañar “a las criaturas de Dios con sus manos, su lengua o de otra forma”, así como abstenerse de seguir costumbres no islámicas.
  • Los interesados deben ofrecer cinco oraciones diarias y pedir perdón por sus pecados.
  • A los aspirantes también se les exige renunciar al orgullo y la vanidad, para adoptar una vida que la comunidad describe como de humildad y modestia.

Del 28 de marzo al 6 de abril, el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) hará una Semana Árabe en México. En ella habrá discusiones sobre el islam y los musulmanes, que partirán desde una perspectiva neutral, académica y cultural, dice la investigadora Camila Pastor. Entre las actividades previstas hay presentaciones de libros, conferencias, un taller de caligrafía y una proyección de cine infantil. El programa detallado puede consultarse en la página web www.semanaarabe.cide.edu.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué países están vacunando a niños contra COVID-19, por qué y cuáles son los de América Latina

Te contamos por qué cada vez más países están inoculando a menores contra Covid-19, a partir de qué edad los vacunan y qué está ocurriendo en la región latinoamericana.
17 de septiembre, 2021
Comparte

Hasta ahora, la vacunación contra el Covid-19 se ha enfocado en la población adulta, sobre todo en los mayores de 60 años, que son quienes tienen más probabilidades de sufrir consecuencias graves o morir a causa de esta enfermedad.

En el extremo opuesto están los niños, el grupo etario que menos riesgos corre a causa del coronavirus.

Si bien un pequeño grupo de menores infectados -se estima que 1 de cada 5.000- desarrolla una rara pero grave enfermedad llamada síndrome inflamatorio multisistémico pediátrico (o PIMS, por sus siglas en inglés), la vasta mayoría padece síntomas muy leves o es asintomática.

No obstante, varios países empezaron a vacunar a sus niños, luego de que algunos fabricantes de vacunas confirmaron que son seguras para los menores.

La estadounidense Pfizer probó su vacuna con éxito en menores a partir de los 12 años, y las dos vacunas chinas, Sinovac y Sinopharm, se aprobaron para mayores de 3.

Estos países no solo están vacunando a los niños que tienen un mayor riesgo por tener condiciones preexistentes. La mayoría vacuna a toda su población infantil a partir de los 12 años, aunque algunas naciones incluso están vacunando a edades más tempranas, como los 2 o 3 años.

La vacuna Pfizer

Reuters
La vacuna Pfizer fue aprobada para niños de 12 años en adelante en mayo.

¿A qué se debe?

Existe una serie de motivos que han llevado a estos países a decidir inocular a su población más joven.

Reino Unido, que acaba de recomendar que los chicos de entre 12 y 15 años reciban una dosis de la vacuna Pfizer, justificó su decisión afirmando que esto debería evitar interrupciones en su educación.

La decisión del gobierno británico se dio luego de que el comité científico que lo asesora se opusiera a vacunar a niños sanos solo por motivos de salud, afirmando que el virus representa una amenaza muy baja para ellos.

El director médico de Inglaterra, Chris Whitty, dijo que fue una “decisión difícil”, pero que perder tiempo de escuela “ha sido extraordinariamente difícil para los niños”, especialmente en las zonas más desfavorecidas del país.

Agregó que la interrupción prolongada de la escolaridad puede causar problemas de salud mental y tener efectos a largo plazo.

Una encuesta publicada en julio por la Oficina Nacional de Estadísticas de Reino Unido había mostrado que casi 9 de cada 10 padres estaban de acuerdo con vacunar a sus hijos.

El gobierno británico espera que esta medida sirva para ayudar a frenar la propagación de la variante delta, la más contagiosa del coronavirus, que ha causado una nueva ola de infecciones en ese país.

Señalan que una sola dosis reduce el riesgo de contraer esta variante -si se entra en contacto con ella- en aproximadamente un 55%.

También reduce las posibilidades de enfermarse con gravedad y de contagiar el virus.

https://www.youtube.com/watch?v=UoFBS1ABim4

Variante delta

Los estragos que está causando la variante delta también explican por qué varios otros países empezaron a vacunar a sus menores.

Estados Unidos y Canadá empezaron a vacunar a niños, a partir de los 12 años, en mayo pasado.

Según el último informe del Centro para el Control de Enfermedades (CDC, en inglés), la cantidad de niños hospitalizados con covid-19 en EE.UU. es de 3,4 a 3,7 veces mayor en los estados que menos han vacunado a su población.

Algunas juntas escolares en ese país incluso decidieron que la vacuna sea obligatoria para que los niños de 12 años o más puedan asistan a clases, algo que ha sido objetado por algunos padres.

La farmacéutica Pfizer ya ha empezado a testear su vacuna en niños de 5 a 11 años, y se espera que esos resultados estén listos este mes.

El presidente Joe Biden ya señaló que las vacunas para ese grupo etario estarán disponibles “pronto” después de que los reguladores revisen los datos clínicos.

China, que también enfrenta un aumento de casos por la variante delta, aprobó la inoculación de niños a partir de los 3 años en junio pasado, con las vacunas Sinovac y Sinopharm.

Se convirtió así en el primer país en permitir la vacunación de un grupo de edad tan joven, seguido por Emiratos Árabes Unidos en agosto, que también empezó a vacunar a niños desde los 3.

El gigante asiático empezó a vacunar a menores de entre 12 y 17 años a principios de 2021 y para mediados de agosto ya había administrado 60 millones de dosis a ese grupo etario, según la Comisión Nacional de Salud.

Ahora un nuevo brote, que según los medios locales está “centrado en las escuelas”, ha llevado a algunos expertos a pedir que el programa de vacunación se amplíe para cubrir a los niños de entre 3 y 12 años.

Alumnos de un colegio en Shanghái reciben la vacuna contra el covid-19.

Reuters
Alumnos de un colegio en Shanghái reciben la vacuna contra el covid-19.

Inmunidad de rebaño

El periodista especializado en Salud de la BBC Jim Reed señala que China se ha fijado como objetivo vacunar al 80% de sus 1.400 millones de habitantes para fin de año, “una cifra imposible de cumplir sin inocular a un gran número de menores de 18 años”.

Lo cierto es que, si bien los chicos no suelen padecer formas graves de covid-19, siguen siendo una vía de contagio.

Y en algunos países donde una gran proporción de los adultos ya está vacunada, los niños representan una importante fuente de infección.

Esto explica por qué varios países de la Unión Europea (UE) empezaron a vacunar a menores de entre 12 y 15, luego de que la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) aprobara el uso de la vacuna Pfizer para esas edades en mayo.

Alemania, que solo permitía la vacunación de menores con problemas de salud previos, en agosto extendió su programa de vacunación para incorporar a todos los niños de 12 en adelante.

En tanto, España, Dinamarca y Francia ya han vacunado a la mayoría de su población de esa edad con al menos una dosis.

Las autoridades francesas informaron que, a partir de octubre, todos los adolescentes deberán presentar evidencia de que han sido vacunados o que tienen una prueba negativa de coronavirus para acceder a lugares como cines, museos, restaurantes y centros comerciales, como ya ocurre con los adultos.

Otro país que aplica un sistema similar -llamado “pase verde”- es Israel, una de las naciones que más rápido logró vacunar a la mayor parte -casi el 90%- de su población adulta.

En medio de un fuerte aumento de casos por la variante delta, en junio el país empezó a vacunar a los chicos a partir de los 12 años, edad que se redujo a los 3 a mediados de agosto.

Niñas en un colegio en Jerusalén

EPA
Israel empezó a vacunar a los niños desde los 3 años en agosto, en medio de un aumento de casos.

También empezó a requerir que los niños de esas edades muestren su pase verde para poder acceder a muchos lugares cerrados, incluyendo bibliotecas, gimnasios y piletas.

América Latina

Varios países latinoamericanos también están vacunando a su población más joven.

Uruguay fue el primero en empezar a inocular a menores de entre 12 y 17 años con la vacuna Pfizer a comienzos de junio.

Chile, que al igual que Uruguay también tiene una de las mayores tasas de vacunación del mundo, comenzó a hacer lo propio unas semanas después.

El pasado 13 de septiembre el país se convirtió en el primero de Sudamérica en dar luz verde a la inoculación de menores de hasta 6 años, con la vacuna de Sinovac.

Los primeros en ser vacunados son quienes tienen comorbilidades, pero a partir del 26 de septiembre se vacunará a todos los menores de esa edad.

“Los niños también se pueden enfermar. Un 12% de los casos que hemos tenido en nuestro país durante este año y medio son niños menores de 18 años”, explicó la subsecretaria de Salud Pública chilena, Paula Daza.

La funcionaria destacó que las vacunas “son seguras, eficaces y, además de proteger a cada una de las personas, son un acto solidario”.

Un niños es vacunado en Santiago

Getty Images
Chile empezó a vacunar a los menores de 12 a 17 en junio, y ahora extendió la vacunación a partir de los 6 años.

Argentina, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Panamá, Paraguay, Perú y República Dominicana también empezaron a vacunar a niños con comorbilidades a partir de los 12 años, entre junio y julio.

Algunos luego extendieron la cobertura a todos los menores de esa edad.

A mediados de septiembre, el presidente salvadoreño anunció que empezarían a vacunar a niños más pequeños, a partir de los 6 años.

En tanto, Cuba se convirtió a principios de mes en el primer país del mundo en vacunar a niños a partir de los 2 años.

Las autoridades sanitarias empezaron a administrar a los menores la vacuna Soberana 02, producida en la isla.

El programa de vacunación pediátrico coincidió con el inicio del ciclo escolar, aunque la educación se ha mantenido en formato virtual.

El presidente Miguel Díaz-Canel señaló a través de un comunicado que el objetivo es llegar a noviembre con más del 90% de la población vacunada.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PpkidolMaRw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.