Los comedores comunitarios entregan alimentos, pero no acaban con el hambre; Sedesol alista cambios
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Los comedores comunitarios entregan alimentos, pero no acaban con el hambre; Sedesol alista cambios

El Coneval detectó que el problema del hambre no se ataca desde la raíz porque los beneficiarios comen pero no tienen ninguna capacidad productiva.
Cuartoscuro
Por Tania L. Montalvo
15 de marzo, 2016
Comparte

Uno de los programas centrales para el combate a la pobreza de este gobierno, el de Comedores Comunitarios, sirve de poco y debe cambiarse, porque da de comer, pero no resuelve ningún problema de fondo.

Después de tres años de operarlo, la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) reconoció que el objetivo que tiene hasta ahora -entregar alimentos-, no es suficiente para acabar con la pobreza.

Va a haber “un cambio muy significativo” en el programa, dijo en entrevista Vannesa Rubio, subsecretaria de Planeación, Evaluación y Desarrollo Regional de Sedesol. Este programa debe tener “vocación productiva”, es decir, queremos que no sólo alimente, sino también combata otras carencias sociales, añadió.

La funcionaria reconoció que, de los 4 mil 831 comedores comunitarios que Sedesol ha instalado desde 2013, sólo el 12 por ciento está vinculado a un proyecto productivo. El resto sólo se enfoca a la entrega de alimentos dos veces al día, de lunes a viernes.

“Estos centros solamente sirven hoy por hoy para combatir carencia de alimentación y podríamos utilizarlos también para que sean centros para otro tipo de carencias (…) Un centro de inclusión que nos permita darles esta vocación productiva a las voluntarias y a los que asisten ahí en el comedor. Es la fase a la que tenemos que transitar con los comedores”, dijo Rubio.

El programa de comedores comunitarios fue creado por la exsecretaria de Sedesol, Rosario Robles —quien desde agosto de 2015 es titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano— en el contexto de la Cruzada Nacional contra el Hambre. Éste, y el programa de Seguro de Jefas de Familia, es de los pocos que arrancaron para unirse a la estrategia para dirigir la política social del gobierno federal.

El programa de comedores comunitarios ejerció 251 millones de pesos sólo para su arranque en 2013.

En 2014 gastó 2 mil 245 millones de pesos y un año después 3 mil 253 millones. Es decir, aumentó su gasto 51% de un año al otro.

Sin embargo, a tres años de su arranque, el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) concluyó que los comedores comunitarios son sólo una “solución inmediata a la necesidad de acceso a la alimentación”, pero no combaten el problema de raíz, porque no proporcionan herramientas para incrementar la capacidad productiva de las comunidades, lo que permitiría a los beneficiarios adquirir alimentos por su cuenta y no depender del programa social como indica la “Norma Oficial Mexicana NOM-014-SSA3-2013 Para la asistencia social alimentaria a grupos de riesgo”, de la cual depende el programa.

La subsecretaria confirma que el programa no nació con “una vocación productiva” sino sólo “de dar alimento”, pero con la meta de tener 5,100 comedores instalados al finalizar el año. El objetivo es que cuenten con algún proyecto productivo en beneficio de los voluntarios y de la comunidad.

Entre los planes de Sedesol está desde la instalación de granjas de camarón, huertos para productos agrícolas, que empresas privadas den capacitaciones para el empleo, hasta talleres de alfabetización y contra la violencia intrafamiliar.

Animal Político habló con una de las beneficiarias de los comedores comunitarios en la Montaña de Guerrero.


El Índice de Desempeño de los programas públicos federales 2015 que realizó el centro de estudios Gestión Social y Cooperación A.C. consideró que los comedores comunitarios tienen un Nivel de Desempeño Escaso con 33 puntos de 100 posibles.

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) también señaló en su análisis de la Cuenta Pública 2014 que por el diseño del programa de comedores comunitarios “no se puede asegurar que los apoyos que otorga el programa contribuyen a la solución de la problemática de falta de acceso a la alimentación”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Ana Paula Jiménez, la joven mexicana que no deja de ganar medallas en matemáticas

Nacida en Ciudad de México, se convirtió este año en la primera mexicana en ganar dos medallas de bronce en la Olimpiada Internacional de Matemáticas.
9 de octubre, 2020
Comparte

“Supóngase que a un tablero de ajedrez estándar de 8×8 se le eliminan dos esquinas diagonalmente opuestas, dejando 62 casillas. ¿Es posible colocar 31 piezas de dominó de tamaño 2×1 recubriendo todo el tablero?”.

Cuando Ana Paula Jiménez leyó este enunciado, más conocido como el “Problema del tablero de ajedrez” que fue propuesto por el filósofo analítico Max Black en 1946, se enamoró de las matemáticas para siempre.

Por una razón muy sencilla: “Cuando lo leí, me di cuenta que resolver problemas de matemáticas no era solo ese proceso repetitivo y aburrido, sino que se podía y debía utilizar la creatividad”, le cuenta a BBC Mundo.

Desde entonces eso se convirtió en su pasión. En los últimos seis años, Jiménez ha ganado más de 24 medallas en olimpiadas nacionales e internacionales de matemáticas.

Entre ellas, dos medallas de oro en la Olimpiada Matemática Europea Femenina y dos preseas de bronce en la prestigiosa Olimpiada Internacional de Matemáticas (IMO, por sus siglas en inglés).

Fue la primera mexicana en hacerlo, y por esa razón recibió el premio Maryam Mirzakhani -en honor a la primera mujer en recibir la Medalla Fields, el Nobel de las matemáticas- que se le otorga a la mujer con mejores resultados en las IMO en América del Norte.

“No ha sido fácil. Dedicarme a esto ha hecho que me pierda de algunas cosas durante mi adolescencia, pero he logrado otras como por ejemplo ayudar a quitar el prejuicio de que las mujeres no somos buenas para las matemáticas”, explica Jiménez.

“No me llamaban tanto la atención”

Los primeros recuerdos de Jiménez, quien nació en el año 2001, y las matemáticas se remontan a cuando estaba en el jardín de infantes y las profesoras comenzaron a enseñarle sobre sumas, decenas y centenas.

Pero durante gran parte de la primaria y principios de la secundaria las matemáticas no le atrajeron demasiado.

Siempre me parecieron muy repetitivas y no es que me atrajeran tanto como para pasar cuatro o cinco horas diarias como hago ahora“, nos contó la joven.

El cambio radical ocurrió en primero de secundaria. En su colegio comenzaron a organizar una serie de pruebas con el fin de ver quiénes podían participar en las competencias estatales de matemáticas.

“Pasé varias pruebas y finalmente fui escogida”, relata.

Para prepararse para las pruebas estatales, Ana Paula comenzó una serie de sesiones de entrenamientos.

Fue entonces cuando se encontró con problemas como el enunciado de Black y otros similares.

"Las matemáticas son arte"", Source: Ana Paula Jiménez, Source description: Medallista de Oro en Olimpiadas de Matemáticas, Image:

“Ahí me di cuenta que las matemáticas no solo eran mucho más complejas, sino que había que ser creativos para resolver la mayoría de los problemas. Y eso hizo que me apasionara por esto”, cuenta.

Una pasión que la llevaría a múltiples victorias.

Medallas nacionales e internacionales

Cuando le pregunto cuándo fue la primera vez que se ganó una medalla en una competencia de números, recuerda con exactitud el año: 2015.

Pero le cuesta responder cuántos años tenía al momento de ganarla.

“Creo que tenía 14… Fue una medalla de oro en unos nacionales en Mexicali. Ahí comenzó todo”, relata.

Jiménez tiene claro que la complejidad de los números solo puede ser descifrada después de muchas horas de trabajo y estudio.

Para las competencias estatales y nacionales -ella representa a Ciudad de México, donde nació- tiene una rutina de tres horas diarias de estudio.

Pero cuando se trata de ir a competir en torneos internacionales como las IMO o las Olimpiadas Europeas de mujeres, el asunto se vuelve más serio: concentrada y aislada en un lugar con sesiones diarias de casi nueve horas.

Ana Paula con sus medallas

Ana Paula Jimenez.
Ana Paula Jiménez ha recibido cerca de 24 medallas por su pasión por las matemáticas.

Todo esto acompañado por tutores y personas que guían a los competidores durante las prácticas.

“Nos pasamos las nueve horas resolviendo problemas. Es como el entrenamiento de un atleta para los Olímpicos”, señala.

Y como atleta para las olimpiadas, también tienen trabajos específicos para mejorar en sus campos.

“Se trabaja en cuatro áreas: geometría, álgebra, teoría de números y matemáticas discretas”, dice.

“Me va muy bien en geometría y en general tengo que trabajar un poco más en álgebra. Pero creo que me va bien en todas en general”.

¿Y no es mucho tiempo dedicado a resolver solo problemas? Responde que ella tiene claro el por qué de esas sesiones intensas.

“Una prueba en una olimpiada internacional dura cuatro horas. Te dan tres problemas para resolver en cuatro horas”, relata.

Olimpiadas internacionales

Hace cuatro años comenzó a competir de manera internacional, tras la experiencia adquirida en competencias nacionales.

Después de ganar cuatro medallas, dos de oro y dos de plata en las Olimpiadas Europeas Femeninas, uno de los más grandes retos le llegó en 2019: la Olimpiada Internacional de Matemáticas, que se realizó en la localidad de Bath, en el suroeste de Reino Unido.

Medalla de oro para Ana Paula Jimenez

Getty Images
Jiménez recibió una medalla de oro en la Olimpiada Matemática Europea Femenina.

“Es un reto, porque solo el 10% de quienes compiten allí son mujeres, así que se siente bastante presión”, señala.

En Bath, después de varias tensas pruebas, logró quedarse con la medalla de bronce.

“Fue muy emocionante, porque durante varios días compartes con personas de todo alrededor del mundo que también tienen esta misma pasión por las matemáticas”, señala Jiménez.

Este año, de forma virtual, volvió a repetir la hazaña. Se convirtió en la primera mujer mexicana en ganar dos medallas de bronce en una IMO.

Mujeres y matemáticas

Uno de los reconocimientos que recibió se debió a su notable desempeño en las IMO, el premio Maryam Mirzakhani.

Este galardón fue creado en 2017 para reconocer el desempeño de las mujeres en las Olimpiadas Internacionales. Ese mismo año falleció, a los 40 años, la matemática iraní Maryam Mirzakhani, quien ha sido la única mujer en recibir la medalla Fields, considerada el Nobel de esta disciplina.

Para mí fue muy importante ese reconocimiento, porque algo que queda claro desde que entras en esto es que hay un prejuicio de que las mujeres no somos buenas para las matemáticas”, señala.

“Y para mí fue muy importante tener en mi proceso a otras mujeres como entrenadoras. Por ejemplo, Olga Medrano, que fue la primera mexicana en ganar una medalla en las Olimpiadas Europeas”, agrega.

Ahora Jiménez terminó el colegio y entró en la universidad, por supuesto siguiendo la carrera de matemáticas.

“Para mí las matemáticas son arte. Pero también ganas. Dedicación. Perseverancia. Es algo que ha estado presente en mi vida durante mucho tiempo”, concluye.

A punto de colgar, le pregunto cuál es la solución al problema enunciado por Black.

“La solución es que el rompecabezas que él propone no se puede completar. Pero cuesta bastante tiempo llegar a esa respuesta”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=aBKdOAVLVEc

https://www.youtube.com/watch?v=0fHkEolNWFc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.