Los retos que enfrentan los adultos con autismo: "Es difícil encontrar un trabajo"
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Los retos que enfrentan los adultos con autismo: "Es difícil encontrar un trabajo"

La mayoría de los adultos con este trastorno carece de los apoyos suficientes para poder desarrollarse profesionalmente.
Cuartoscuro Archivo
Por Alejandra Crail / Más por Más
30 de marzo, 2016
Comparte

Cuando era niño, Javier fue diagnosticado con Síndrome de Asperger, un Trastorno del Espectro Autista (TEA) considerado leve. A pesar de ello, hoy trabaja y está por cumplir un año como asistente de comunicación en una empresa de mensajería para la cual escribe y diseña carteles.

Javier, sin embargo, es una excepción a la regla que impera en el país, pues la mayoría de las personas con algún tipo de autismo difícilmente puede integrarse al mercado laboral por falta de políticas públicas en la materia y de sensibilidad por parte del sector privado, advierten expertos.

“Es difícil encontrar un trabajo ”, dice el propio Javier, de 25 años, quien asegura estar lleno de satisfacciones por sentirse “productivo y parte del mundo”.

Lee >>El autismo fotografiado por un padre

La empresa donde trabaja, Servicio Continental de Mensajería (SCM), tiene otros dos empleados con autismo en la ciudad.

No obstante, esta compañía sale del común de lo que en este rubro ocurre en el país. Incluso, ha recibido el Distintivo Empresa Incluyente Gilberto Rincón Gallardo que otorga la Secretaría del Trabajo federal.

“Todas las personas tienen cualidades que, como empresa, puedes aprovechar. Sólo tienes que ver cuál es el puesto idóneo para cada individuo”, sostiene Nancy Martínez, miembro del área de reclutamiento y selección de SCM.

Sin acceso a la independencia

A nivel nacional, no existe una cifra oficial sobre cuántas personas padecen autismo. Por ejemplo, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) lleva el registro de los ciudadanos con alguna discapacidad pero no desglosa sus tipos.

Y, de acuerdo con los especialistas, el desconocimiento sobre el autismo deriva en la falta de sensibilización sobre las necesidades de quienes padecen este trastorno.

Gloria Olivera, de la organización no gubernamental CLIMA, señala que, por lo general, cuando se habla de autismo únicamente se piensa en cómo atender a los niños que lo padecen y no cómo ayudarlos cuando llegan a la vida adulta.

“El autismo no se cura, se vive con él para siempre y tenemos una gran cantidad de adultos que no tiene acceso a la independencia por la falta de sensibilidad de autoridades y empleadores”, dice.

En el plano internacional, estudios señalan que 27% de quienes están diagnosticados con algún TEA lo tiene a escala leve y esto facilita su inclusión social y la oportunidad de conseguir un empleo formal —aunque sólo lo logre 5%—. En contraste, 33% lo tiene a escala moderada y la mayoría de las veces termina en la economía informal o en trabajos poco rentables, mientras que el 40% restante depende de un tercero para muchas de sus actividades cotidianas.

Tal es el caso de Mireya, a quien de niña le diagnosticaron un TEA moderado pero nunca recibió atención médica especializada ni educación. Ahora tiene 17 años, vive en Tláhuac, necesita a su madre para alimentarse, vestirse y salir a trabajar, y para apoyar en el ingreso familiar borda y vende servilletas en un mercado.

Para CLIMA, estas situaciones demuestran que las autoridades tienen una deuda con este sector de la población, un punto en el que coincide la OMS, la cual alerta de que la mayoría de las personas con autismo en el mundo carece de prestaciones o respaldo de instituciones públicas para atenderse. “Esto no puede salir sólo del bolsillo de las familias, existe una responsabilidad del gobierno que no ha cumplido”, dice Gloria Olivera.

La deuda local

Delhi Calderón, responsable de la única clínica pública de autismo de la ciudad —inaugurada en enero—, reconoce que las autoridades capitalinas tienen grandes retos en este campo.

En primer lugar, dice, se necesita que existan clínicas en cada delegación, en las que médicos puedan hacer intervenciones tempranas y evitar que los adultos queden sin un lugar en la sociedad. En segundo término, detalla la funcionaria, se requiere mayor educación y sensibilización en las empresas.

Carlos Marcín, un psicólogo que ha estudiado el autismo durante 30 años, advierte al respecto que debe analizarse la prevalencia de este trastorno en todo el país, bajo el argumento de que sin esos datos será imposible diseñar planes futuros de atención.

Marcín es autor del único estudio sobre el autismo en México. En este trabajo, para el cual se revisó a niños de León, Guanajuato, se encontró que la prevalencia es de un menor con autismo por cada 115, un poco más baja a la media mundial de uno por cada 100.

Para los expertos, tomar en cuenta estos datos es indispensable para atender a quienes lo necesiten y lograr casos de éxito. Uno de ellos es el de otro empleado de SCM —cuyo nombre la empresa no reveló—, quien, a pesar de tener autismo severo, es responsable de un área de sistemas y coordina a todo un equipo de trabajo.

Desafíos

El autismo implica retos para el sector salud y para las familias con pacientes:

  • Delhi Calderón dice que no hay síntomas específicos para determinar el tipo de trastorno de una persona. Para hacerlo se debe analizar su sociabilidad y capacidad intelectual.
  • Uno de los aspectos más importantes para tratar el autismo es la detección temprana. Para ello, los padres deben estar atentos a ciertas conductas de sus hijos, como la falta de comunicación con otros.

Con potencial de desarrollo

Los especialistas en autismo coinciden en que las personas con este tipo de trastorno por lo general tienen una gran capacidad de concentración y mejores aptitudes para tareas que no requieren constante interacción social, que implican minuciosidad y que les permiten establecer una rutina. Algunas de las actividades en las que suelen destacar son la ingeniería informática y electrónica, la microbiología, el comercio y las matemáticas. También lo hacen en artes como el dibujo, el diseño gráfico y la música.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¿Es posible contraer COVID-19 y contagiar a otros después de vacunarse?

Después de desarrollar vacunas efectivas para combatir la pandemia, el paso siguiente es comprender con más detalle el tipo de protección que ofrecen.
16 de febrero, 2021
Comparte

El mensaje de las autoridades y los especialistas es claro: vacunarse es una manera efectiva de combatir la pandemia de covid-19.

Pero, ¿qué significa exactamente estar vacunado?, ¿qué tipo de protección tienen quienes ya recibieron su dosis completa?

En este momento en el mundo hay al menos 9 vacunas que han demostrado que son altamente eficaces a la hora prevenir la enfermedad que causa el virus SARS-CoV-2.

Eso quiere decir que si una persona vacunada se contagia del virus, tendrá menos probabilidades de desarrollar síntomas o enfermarse gravemente.

Lo que aún no está claro, sin embargo, es si la vacuna logra evitar el contagio.

En resumen: aún no se sabe si la vacuna evita que te contagies, lo que sí se sabe es que si te vacunas y luego te contagias, probablemente no te vas a enfermar.

Veamos por qué ocurre esto y por qué es importante mantener precauciones aún luego de recibir la vacuna.

¿Qué tipo de protección ofrecen las vacunas contra la covid-19?

Hay dos tipos principales de inmunidad que puede lograr con las vacunas.

Una es la llamada “inmunidad efectiva”, que puede evitar que un patógeno cause una enfermedad grave, pero no puede evitar que ingrese al cuerpo o haga más copias de sí mismo.

La otra es la “inmunidad esterilizante”, que sí puede impedir la infección e incluso prevenir casos asintomáticos.

Lo ideal es que una vacuna logre producir inmunidad esterilizante, pero rara vez se logra.

Vacunas

BBC

¿Cuál de estos dos tipos de inmunidad proporcionan las vacunas contra la covid-19?

“En pocas palabras, no lo sabemos, porque son demasiado nuevas”, dice en un artículo de BBC Future Keith Neal, profesor emérito de epidemiología en la Universidad de Nottingham, en Reino Unido.

Hasta el momento, la eficacia de las vacunas se ha medido por su capacidad de prevenir el desarrollo de síntomas, pero aún no hay datos suficientes para saber si también son capaces de evitar la infección.

Algunas investigaciones, sin embargo, ya han comenzado a medir si las vacunas pueden bloquear la infección, y los expertos esperan que en las próximas semanas y meses se obtegan resultados mas dicientes.

Estudios recientes de las vacunas de Oxford-AstraZeneca, Pfizer-BioNTech y Moderna sugieren que estas vacunas podrían tener el potencial de reducir la la transmisión del virus.

virus

Getty
Se sabe que las vacunas pueden impedir que una persona se enferme de covid-19, pero todavía no está claro si evitan la infección.

Estos estudios, sin embargo, tienen limitaciones o aún están en revisión. Es decir, sus resultados aún no son concluyentes.

“Suponemos que todas las vacunas van a tener un nivel de capacidad de bloqueo de la infección”, dijo la doctora Zulma Cucunubá, epidemióloga del Imperial College London, en el programa #TuMundoBBC, a finales de enero.

Cucunubá, sin embargo, advierte que para tener esa certeza faltan más ensayos de largo plazo y diseñados específicamente para medir esa capacidad de bloqueo de la infección.

¿Vacunarte evitará que contagies a otras personas?

“La respuesta es: no sabemos“, según lo indica el portal dedicado al coronavirus de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, refiriéndose a que faltan más datos para dar una respuesta definitiva.

Como lo indica este portal, es posible que una persona vacunada pueda tener el virus replicándose en su nariz y garganta, incluso si está protegida contra la enfermedad.

Ahora, también es posible que la respuesta inmune que genera la vacuna y que impide que la persona se enferme, también reduzca la cantidad de virus en la nariz y la garganta, al punto de que sea poco probable que pueda contagiar a otros.

Pero, una vez más, “necesitamos más investigaciones para estar seguros”, indica el portal de Harvard.

Hombre tosiendo

Getty
El coronavirus puede transmitirse a través de las gotas que una persona contagiada expulsa al hablar, toser o estornudar.

Finalmente, hay otros dos factores a tener en cuenta.

El primero es que ninguna vacuna es perfecta.

Una vacuna que tenga una eficacia del 95% significa que cerca de 1 de cada 20 personas que la reciben puede que no obtenga protección contra la enfermedad, según el explica el portal de coronavirus de la Universidad Johns Hopkins.

El segundo factor es que puede darse el caso, por ejemplo, de una persona que sin saberlo ya esté contagiada al momento de vacunarse, con lo cual la infección podría seguir desarrollándose aún después de recibir la vacuna.

Seguir cuidándose y cuidando a los demás

Por todas estas razones, los expertos insisten en que, aun después de vacunarse y mientras no tengamos más información, hay que seguir tomando precauciones como el uso de la mascarilla y el distanciamiento social.

“Si estás entre los primeros grupos de personas que se vacunan, es mejor seguir usando mascarillas y mantener la distancia física para proteger a otras personas que aún no se han vacunado”, dice el portal de Harvard.

Pero la capacidad de las vacunas de bloquear el contagio no solo determina qué tan necesario es que sigamos usando mascarillas y distancia social.

El tipo de protección de la vacuna influye directamente en la posibilidad de alcanzar la anhelada inmunidad de rebaño.

mujer

Getty
El uso de la mascarilla y el lavado de manos ayudan a prevenir el contagio.

La inmunidad de rebaño se refiere a la protección que logra una población cuando una cantidad suficiente de personas ya es inmune al virus, ya sea porque se recuperaron tras el contagio del virus o porque fueron vacunadas.

Los expertos aún no tienen claro qué porcentaje de la población tendría que ser vacunada para lograr la inmunidad de rebaño.

Lo que sí está claro es que “si las vacunas no detienen por completo la transmisión, aumentará la cantidad de personas que necesitamos vacunar para cruzar verdaderamente los umbrales de inmunidad de rebaño y reducir los casos a un nivel cercano a cero“, dice a BBC Future Michael Head, investigador en salud global en la Universidad de Southampton.

Un estudio del Imperial College London, por ejemplo, calculó que con una vacuna que sea 100% efectiva impidiendo la transmisión del virus, se necesitaría vacunar entre el 60% y el 70% de la población.

Con una vacuna que ofrezca el 80% de efectividad para impedir la transmisión, el número de personas vacunadas que se necesitaría aumentaría hasta un rango entre el 75% y el 90%.

personas

Getty
La eficacia y el tipo de protección que ofrecen las vacunas determinan la capacidad de alcanzar la inmunidad de rebaño.

La doctora Cucunubá advierte que en caso de que las vacunas tengan solo la capacidad de prevenir la enfermedad, pero no de bloquear la infección, las vacunas no nos podrían llevar a la inmunidad de rebaño.

Mientras tanto…

Los expertos esperan que en las próximas semanas o meses tengamos más respuestas sobre el tipo de protección que ofrecen las vacunas contra la covid-19.

Mientras llega ese momento, “será importante que todos continúen usando todas las herramientas disponibles para ayudar a detener la pandemia”, según indica el portal de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés).

Eso, en términos prácticos, significa que es importante lavarse las manos, usar mascarilla y mantener la distancia, incluso si ya te vacunaste.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=9eUoEbUOy80&feature=emb_title

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.