close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Manu Ureste

Redes neuronales y Facebook: La tecnología para que forenses mexicanos resuelvan casos

La Facultad de Ciencias Forenses de la UNAM está formando a las próximas generaciones de forenses en el uso de inteligencia artificial, incluyendo tecnología como la de Facebook para reconocer el rostro de una persona en mitad de una multitud.
Manu Ureste
Por Manuel Ureste
28 de marzo, 2016
Comparte

Tras los ataques terroristas del 11 de septiembre en Nueva York, Harold Finch, un ingeniero de software multimillonario, desarrolla en secreto un sistema de videovigilancia que hace realidad el argumento de la novela 1984 de George Orwell: crea un ‘Gran Hermano’ al que llama ‘La Máquina’, el cual monitorea y analiza los datos de cualquier persona obtenidos a través de miles de cámaras de video, comunicaciones electrónicas, y sistemas de audio.

Pero Finch va un paso más allá del ‘Gran Hermano’: consigue que ‘La Máquina’ también pueda predecir a través de una serie de algoritmos matemáticos la identidad de los involucrados en un crimen futuro, ya sea la víctima o el agresor.

A grandes rasgos, este es el argumento de Person of Interest. Una serie de televisión producida en Estados Unidos que, si bien está basada en la ciencia ficción, muestra cómo sus personajes principales –el ingeniero Finch y el exoficial de la CIA John Reese- también utilizan herramientas tecnologías para resolver crímenes que ya son una realidad en 2016.

“El algoritmo de Facebook para reconocer rostros es superior al del FBI”

Una de esas herramientas, explica Vicente Torres, profesor de la Licenciatura en Ciencias Forenses de la UNAM, son las redes neuronales. Un sistema inspirado en el sistema nervioso de los seres humanos, que aunque no puede ‘predecir’ crímenes futuros como ‘La Máquina’ de la serie de ficción, sí puede procesar miles de datos de manera automática, e incluso aprender patrones de conducta.

En 2014, expone Torres, la red social Facebook fue pionera en tomar como base esta tecnología para crear DeepFace, un poderoso sistema que a través de algoritmos matemáticos puede reconocer el rostro de una persona en mitad de una multitud, aún y cuando las imágenes estén sometidas a malas condiciones de iluminación, o a pesar de que la cara esté tapada parcialmente.

“Antes de DeepFace ya existían otros algoritmos de reconocimiento facial o de reconocimiento de objetos, como huellas digitales. Sin embargo, en la parte del procesamiento de imágenes tenían muchos problemas”, plantea el profesor de la UNAM, quien recientemente participó en la Expo Forense 2016, con la ponencia ‘¿Cómo Facebook reconoce tu rostro?; ¿cómo los forenses aprovecha esta tecnología?’

Uno esos problemas, por ejemplo, es la oclusión. Que se refiere a cuando un objeto tapa parte del rostro que se quiere identificar.

“Los humanos sí somos buenos para identificar rostros, a pesar de la oclusión –añade el investigador-. Es decir, si yo me tapo la cara parcialmente cualquier persona podría seguir identificándome. En cambio, una máquina tendría muchos problemas. E igualmente sucede con las muecas o las expresiones faciales. En ese caso, los humanos podemos ir aprendiendo qué significan estas señales que hacemos con el rostro –como expresar tristeza, alegría, enojo-, pero a la computadora le cuesta mucho trabajo por el tipo de algoritmo que utiliza”.

Sin embargo, ‘DeepFace’ sí puede contrastar dos imágenes de una cara y arrojar un 97.25% de seguridad de que se trata de la misma persona; cifra muy cercana a la precisión del ser humano, que en el 97.5% de las veces puede identificar con una cara.

“El algoritmo de Facebook es altamente óptimo. De hecho, está tan solo a unas décimas de lo que puede lograr el ser humano”, subraya Vicente Torres, quien explica que para alcanzar tal nivel de precisión, ‘DeepFace’ se ‘entrenó’ retratando a 400 individuos, a los que tomó mil fotografías por persona de sus rostros en múltiples poses y muecas.

“El algoritmo de Facebook es, en datos abiertos, el más potente que existe en la actualidad para reconocer rostros. Incluso, es superior en precisión al que utiliza el FBI”, remarca el profesor en Ciencias Forenses.

Los retos: ¿Tecnología para combatir el crimen o sociedad altamente vigilada?

En cuanto a cómo se utiliza esta tecnología en la práctica para resolver crímenes y combatir la delincuencia, Vicente Torres matiza en primer lugar que el algoritmo de Facebook es secreto por el momento, aunque en la facultad de Ciencias Forenses de la UNAM ya se está formando a los peritos forenses mexicanos  en el uso de sistemas de redes neuronales similares a ‘DeepFace’.

“La tecnología de Facebook son matemáticas. De ahí que se pueda trabajar en estos algoritmos y lograr resultados similares”, asegura el investigador.

Como parte del entrenamiento de los forenses de la UNAM, Torres detalla que se les plantea casos ficticios, para los que usan tecnología de redes neuronales que les permite ampliar imágenes, retirar ruidos de la misma que dificulten el reconocimiento de una posible víctima o agresor, resaltar algún detalle como objetos ocultos, o incluso ‘predecir’ a partir de una imagen cómo sería el rostro de un bebé dos o tres años después de un hipotético secuestro.

No obstante, a pesar de los avances que esta tecnología que emplea Facebook puede aportar a la investigación forense y policial, Vicente Torres contrapone que el uso de estas herramientas también plantea retos importantes.

En la Facultad de Ciencias Forenses de la UNAM se enseña a los alumnos el uso de algoritmos similares a los empleados por Facebook en su programa 'DeepFace'.

En la Facultad de Ciencias Forenses de la UNAM se enseña a los alumnos el uso de algoritmos similares a los empleados por Facebook en su programa ‘DeepFace’.

Por ejemplo, ¿sería válido obtener pruebas a través de las redes neuronales y que un juez las admitiera como tal para procesar a una persona?

Según algunas encuestas, la mayoría de la ciudadanía está de acuerdo en que haya cámaras de videovigilancia en los bancos, ¿pero y en los lugares de ocio o de trabajo? Parece que la respuesta es negativa.

U otro reto: ¿cómo se integrarían las bases de datos con las que el algoritmo se entrenaría en el reconocimiento de rostros para obtener datos tan precisos como los de Facebook? ¿Se podrían utilizar las bases de datos de fotografías y huellas digitales del Instituto Nacional Electoral (INE) para una investigación policial o para resolver un caso?

Para el profesor, dar una respuesta a estos retos aún es complicado.

“El uso de estas tecnologías siempre va a plantear dos posturas: desde un punto de vista literario, la novela 1984 muestra muy bien qué puede suceder cuando tenemos una sociedad altamente vigilada por cámaras. Pero por otro lado, también tenemos ejemplos de cómo la videovigilancia puede mejorar la vida de las personas ayudando a resolver casos”, expone Torres, quien concluye asegurando que los alumnos de Ciencia Forenses saldrán de la Facultad con ambas visiones para tratar de dar respuesta a estos retos en un futuro próximo.

“Los próximos peritos forenses tendrán una gran formación académica y práctica en el uso de estas herramientas tecnológicas, como el uso de las redes neuronales. Pero también tendrán una formación en los impactos que el uso de esta tecnología puede tener tanto a nivel social, como jurídico”, asegura el profesor de la UNAM.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Las palabras más hermosas que el maya le regaló al español (y cuáles se usan cotidianamente)

Lo que se conoce como "lengua maya" es en realidad una familia lingüística de 30 idiomas diferentes. Comprenden el extenso territorio del mundo maya que abarca del sureste de México a Honduras. BBC Mundo recoge una lista de palabras de origen maya que se usan comúnmente en español.
Getty Images
14 de mayo, 2019
Comparte

“Mi palabra favorita del maya que se usa en español y que me parece la más linda es chamaco”, cuenta Fidencio Briceño Chel, investigador del Instituto Nacional de Antropología e Historia, donde coordina la sección de lingüística.

Chan en maya peninsular significa pequeño. Maák significa persona, continúa con la explicación Briceño.

Y así “chamaco”, es una forma muy linda de llamar a los muchachitos, a las personas pequeñas en México, El Salvador, Honduras y Nicaragua.

Lo que la mayoría conoce como “lengua maya” es en realidad una familia lingüística de alrededor de 30 lenguas diferentes.

Son las que se usan en el extenso territorio del mundo maya, que abarca el sureste de México, Guatemala, Belice, Honduras y El Salvador.

Vienen de la familia lingüística llamada protomaya y aunque tienen algunas características afines, son completamente distintas entre sí. Algunos de los hablantes de las diferentes lenguas se pueden entender entre ellos, pero no la mayoría.

Pizza.

Getty Images
Un cachito es una parte de algo.

Mayismos lindos

BBC Mundo habló con distintos expertos en lingüística maya para que nos compartieran mayismos, o vocablos de esa lengua que son usados comúnmente por los hablantes del español.

Para Briceño, otro de sus mayismos favoritos es cachito. Es un pedacito, a una parte pequeña de algo.

“Es una onomatopeya. Cuando se rompe algo, por ejemplo un pedazo de madera, suena cach, que es un clasificador de lengua maya para cosas partidas y de ahí se formó la palabra cachito”, dice Briceño.

“Y una vez me sorprendí cuando en argentina oía que a alguien dijo que le iba a dar un patatús“, cuenta.

Explica que es una oración que dicen mucho los mayas.

Patatús es un conjunto de palabras mayas que significa una muerte fingida, un desmayo.

Campeche, es el nombre de un estado en el sureste de México. Pero en maya significa cuatro garrapatas.

“La región era conocida como la de los cuatro reinos de los Peech, que significa garrapata y era un apellido”, explica el lingüista maya.

Ahora, según el diccionario de la lengua española, campechanosignifica “afable, sencillo, que no muestra interés alguno por las ceremonias y formulismos”, que proviene del mismo gentilicio y que es como se definen a si mismos los oriundos de Campeche.

Además, les gusta hacer mezclas, por lo que en la práctica, y según el diccionario, se puede pedir un plato campechano, compuesto por diversos alimentos, o una bebida campechana, que implica que tendrá la mezcla de distintos licores.

El cacao es maya

Para Miguel Güémez, autor del Diccionario breve del español yucateco, el mayismo que más le gusta es cacao.

Cuenta que es una voz de origen maya, que por mucho tiempo se pensó que era náhuatl.

“Gracias a trabajos arqueológicos en distintos lugares de México y Guatemala se encontró el glifo de la palabra cacao. Así muchos expertos tuvieron que aceptar su origen maya”, dice quien es también miembro de la Academia Mexicana de la Lengua.

Además, dice, hace sentido porque esta planta se da en zonas tropicales.

Cacao.

Getty Images
La palabra cacao es de origen maya. Es en zona tropical que se da esta planta, dice Güémez.

Es su favorita porque, además de sus valores nutricionales y que se le conoce como “el alimento de los dioses”, es una voz que se ha utilizado en casi todos los idiomas del mundo con pocas variaciones fonéticas.

Siguiendo con la comida, el experto nombra al pibil. En México se relaciona inmediatamente con la “cochinita pibil”, un guiso de cerdo. Pero en realidad significa “asar bajo tierra y puede ser cualquier alimento”, dice el académico.

Explica que es una manera prehispánica para preparar alimentos y también para conservarlos, que se sigue usando hasta hoy.

También lo es cenote, que es ahora una palabra mundialmente conocida por todos los turistas que visitan la península de Yucatán, donde abundan estas formaciones.

El nombre viene del maya tz’onot que significa pozo o caverna con agua.

Chacmool, como en distintas partes del mundo se le conoce a la figura de una deidad acostada con las rodillas dobladas y una vasija sobre el vientre, viene del maya “aunque en realidad significa jaguar de garra roja”, explica Güemez.

un desmayo.

Getty Images
Patatús para los mayas es una muerte fingida, un desmayo.

Anolar significa disolver algo lentamente en la boca, por ejemplo un dulce o una pastilla. Se diferencia de chupar en que no se usan los dientes.

“En Yucatán es un verbo muy especifico y es una aportación maya al mundo porque es el único verbo y es una de la primeras voces mayas que incorpora el diccionario de la lengua española, hace como 50 años”, cuenta el autor.

“Lengua dulce”

La lengua maya es muy bonita, muy dulce, explica Fidencio Briceño Chel, que también dirige el Centro de capacitación, investigación y difusión humanística de Yucatán.

Dice que la acentuación propia de los yucatecos viene de la maya, que es una lengua tonal.

Chacmol.

Getty Images
Chacmool signfica “jaguar de garra” roja, pero ahora es como se conoce a la figura de una deidad reclinada que porta una vasija.

“Para nosotros es muy importante el tono y puede cambiar mucho”

Por ejemplo cach significa que algo se rompió y caach que se rompió solo.

“Implica que nadie es culpable. Es algo que los lingüistas llamamos voz medio pasiva. Así sucedió o así lo quiso el destino. No eres culpable, ni tu, ni yo, ni nadie”.

Es propio de la cultura maya buscar que las cosas estén tranquilas, en paz. Está en la lengua y en la cultura.


Este artículo fue elaborado para la versión digital de Centroamérica Cuenta, un festival literario que se celebra en San José de Costa Rica entre el 13y el 17 de mayo.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=JpWiPF_rmY0

https://www.youtube.com/watch?v=qBLdD0RsGHI

https://www.youtube.com/watch?v=HT9u-MOrhXU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.