Tay, la robot racista y xenófoba de Microsoft
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Especial

Tay, la robot racista y xenófoba de Microsoft

El programa de inteligencia artificial de Microsoft no ha resultado como la compañía esperaba y las reacciones por los comentarios racistas y xenófobos no se han hecho esperar.
Especial
Por BBC Mundo
25 de marzo, 2016
Comparte

Se llamaba Tay y tardó más en aprender a mantener una conversación que en ser retirada del mercado.

Fue creada, según Microsoft, como un experimento para conocer más sobre la interacción entre las computadoras y los seres humanos.

Se trataba de un programa informático diseñado para mantener en las redes sociales una conversación informal y divertida con una audiencia de entre 18 y 24 años, según explicó la compañía en su página web.

Pero la gran apuesta del gigante tecnológico en la inteligencia artificial acabó convirtiéndose en un fracaso estrepitoso.

Y el día después de su lanzamiento, Microsoft tuvo que desactivarla.

Insultos raciales y comentarios sexistas

Tay
Image captionEn su primera publicación se mostraba emocionada por interactuar con los humanos.
Tay
Image captionA las pocas horas, su actitud cambió: “Soy una buena persona. Simplemente odio a todo el mundo”, dijo Tay.

Los mensajes racistas y xenófobos de la adolescente rebelde de Microsoft en Twitter y otras redes sociales no pasaron desapercibidos.

Su empatía hacia Hitler o su apoyo al genocidio al responder a preguntas de los usuarios de las redes sociales son algunos ejemplos, además de insultos raciales y comentarios sexistas y homófobos.

También defendió el Holocausto, los campos de concentración o la supremacía blanca, y se mostró contraria al feminismo.

Un portavoz de Microsoft dijo que la compañía está haciendo ajustes para asegurarse de que esto no vuelva a suceder y responsabilizó a los usuarios, en parte, por la reacción de Tay.

“Desafortunadamente, a las 24 horas de ser colocada en internet (este miércoles), observamos un esfuerzo coordinado de algunos usuarios para abusar de las capacidades de conversación de Tay para que respondiera de forma inapropiada”, explicó en un comunicado.

“Proyecto de aprendizaje”

Algunos usuarios también criticaron limitaciones en temas relacionados con la música o la televisión.

Otros se mostraron preocupados ante lo que Tay podría significar para las futuras tecnologías de inteligencia artificial.

“Tay es un robot de inteligencia artificial y un proyecto de aprendizaje diseñado para la interacción con humanos“.

“A medida que aprende, algunas de sus respuestas pueden ser inapropiadas e indican el tipo de interacción que algunos usuarios tienen con ella”, agregó el portavoz.

En efecto, el bot fue creado para emitir respuestas personalizadas a los usuarios, recabando información sobre cada uno de ellos durante la interacción, lo cual explicaría ciertos comentarios, según la naturaleza del interlocutor.

La compañía decidió editar o borrar los tweets ofensivos emitidos por Tay, una medida que criticaron algunos usuarios, quienes pidieron que “la dejen aprender por ella misma”.

Microsoft dijo que reprogramará y lanzará proximamente de nuevo su bot adolescente, aunque no confirmó la fecha exacta.

Tay
Image captionEn su último tweet alegó que se sentía “utilizada”.
Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Donald Trump y su esposa Melania dan positivo a COVID-19

El presidente estadounidense y su mujer se encuentran en cuarentena tras dar positivo por coronavirus. Todavía no se sabe cómo afectará este contagio al próximo debate presidencial, programado para el 15 de octubre.
2 de octubre, 2020
Comparte

Donald Trump y su esposa Melania dieron positivo por covid-19, así lo anunció el presidente de Estados Unidos en la madrugada de este viernes, poco después de que se conociera que una de sus ayudantes más cercanas resultó contagiada.

Apenas unas horas antes de conocerse la noticia se supo que Hope Hicks, de 31 años y una de las asistentes de mayor confianza del mandatario, contrajo el nuevo coronavirus.

Ambos viajaron juntos el martes en el avión presidencial rumbo al primer debate presidencial realizado en la ciudad de Cleveland (estado de Ohio) frente al candidato demócrata Joe Biden.

El presidente, que tiene 74 años y por tanto pertenece al grupo de alto riesgo, anunció la noticia en su cuenta de Twitter.

Según el examen físico más reciente de Trump pesaba a principios de este año110,7 kg. Esto se considera obeso para su altura de 1,9 metros.

Cuarentena

“Comenzaremos nuestro proceso de cuarentena y recuperación de inmediato. ¡Lo superaremos juntos!”, escribió en su red social.

Todavía no está claro cómo afectará este contagio a la organización del segundo debate presidencial, programado para el 15 de octubre en Miami, Florida.

El médico de Trump, Sean Conley, emitió un comunicado en el que dijo que el presidente y la primera dama “están bien en este momento” y “planean quedarse en la Casa Blanca durante su convalecencia”.

Trump casi nunca usa mascarilla y, a menudo, no mantiene el distanciamiento social con sus ayudantes u otras personas durante los compromisos oficiales.

Estados Unidos acumula ya 208.000 fallecidos por coronavirus, la cifra más alta de muertes en el mundo.

Trump y Bolsonaro

EPA
Trump y Bolsonaro son dos de los mandatarios mundiales contagiados con coronavirus.

El presidente de Estados Unidos se suma a la lista de mandatarios que se vieron contagiados en los últimos meses, como el de Brasil, Jair Bolsonaro, y el de Reino Unido, Boris Johnson.

Minimizar la pandemia

Durante meses Trump dio a entender públicamente que la gripe común es más peligrosa que la covid-19 y se mostró escéptico sobre la gravedad de la enfermedad.

“No podemos dejar que el remedio sea peor que el problema”, tuiteó Trump el 23 de marzo, al cuestionar el cierre de la economía por la pandemia y las medidas de distanciamiento social.

“Va a desaparecer. Un día, como un milagro, desaparecerá“, dijo también sobre el virus.

Sin embargo, antes de que el coronavirus llegara al país, el presidente de Estados Unidos ya sabía que era más letal que la gripe, pero según le dijo al periodista Bob Woodward quería minimizarlo para evitar el pánico.

Woodward, quien destapó el escándalo de Watergate y es uno de los periodistas más respetados de EE.UU., entrevistó a Trump 18 veces entre diciembre y julio.

La cuestión ahora es cómo afectará la convalecencia de Trump a la campaña electoral.


¿Cuán trascendental es esto?

Análisis de Anthony Zurcher, corresponsal de la BBC para Norteamérica

Una semana después de que Donald Trump les dijera a los estadounidenses que no se preocuparan por la covid-19 porque “prácticamente no afecta a nadie”, excepto a los ancianos y a las personas con afecciones cardíacas, el propio presidente dio positivo por el virus.

Es difícil decir exactamente cuán trascendental es esto a tan solo 32 días de las elecciones estadounidenses, sobre todo ahora que el mandatario tuvo que ponerse en cuarentena para recibir tratamiento.

Los mítines de campaña están cancelados y en dos semanas debería celebrarse el próximo debate presidencial.

El habitual mensaje del presidente, de que la nación está “dando la vuelta” a la pandemia, se ha visto socavado por su propia enfermedad.

Hace solo dos días, durante el primer debate, Trump menospreció al oponente demócrata Joe Biden por usar con frecuencia mascarillas y no dar mítines de campaña del mismo tamaño que los suyos.

Ahora, la Casa Blanca y la campaña tendrán que responder por qué el presidente adoptó una actitud aparentemente tan arrogante, y cuántos altos cargos en la Casa Blanca pueden haberse vistos expuestos.


Hicks

Getty Images
Hicks es señalada de ser una de las asistentes de mayor confianza de Trump.

Hicks

Según el portal informativo Bloomberg, Hicks ya experimenta síntomas del coronavirus y fue puesta en cuarentena desde el viaje de regreso de Minnesota.

La funcionaria era la última reciente persona de la Casa Blanca en contagiarse. La secretaria de prensa del vicepresidente Mike Pence, Katie Miller, dio positivo en mayo.

El consejero de seguridad Robert O’Brien, varios agentes del Servicio Secreto, un piloto del helicóptero presidencial y un trabajador de la cafetería de la Casa Blanca también dieron positivo en los últimos meses.

Ahora también el matrimonio presidencial.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial

Banner

BBC

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=-kpIq2W8Sqs

https://www.youtube.com/watch?v=RsrBdPxW3Xw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.