¿Cuánto cuesta a las aerolíneas la comida que sirven en los aviones?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC Mundo

¿Cuánto cuesta a las aerolíneas la comida que sirven en los aviones?

En los años 50 aerolíneas como PanAm prometían en su publicidad "comida deliciosa que sumará al disfrute, preparada en cuatro cocinas que operan simultáneamente"; pero el comienzo del siglo XXI vio a compañías como British Airways o American Airlines reducir su oferta a refrigerios.
BBC Mundo
Por BBC Mundo
2 de abril, 2016
Comparte

Cuando en 1987 el CEO de American Airlines, Bob Crandall, decidió dejar de servir una aceituna en el menú de primera clase, la compañía comenzó a ahorrarse US$40.000 al año.

La historia ha sido contada tantas veces que ha alcanzado el estatus de mito. Algunos dicen que la cifra fue mucho mayor; otros, que el ahorro provino de una reducción en el costo del combustible por la eliminación del peso de las aceitunas en los vuelos.

Incluso hay quien discute si la aceituna fue sacada de la ensalada o de los martinis.

En todo caso, los cambios que ha experimentado la aviación civil desde la época en que viajar era una experiencia glamorosa a aquella en que las aerolíneas de bajo costo la transformaron en un simple traslado podrían contarse desde la mesita plegable frente a tu asiento.

Si en los años 50 aerolíneas como PanAm prometían en su publicidad “comida deliciosa que sumará al disfrute… preparada en cuatro cocinas que operan simultáneamente”, el comienzo del siglo XXI vio a compañías como British Airways o American Airlines reducir su oferta a refrigerios por los que hay que pagar aparte.

Esto se explica por el impacto que tuvo en el negocio, entre otros factores, el incremento del precio del combustible.

Entre 2008 y 2011 no menos de ocho aerolíneas internacionales se declararon en quiebra.

Un café con un dibujo de un avión y una billeteraImage copyrightThinkstock
Las aerolíneas optaron por recortar todo lo dispensable y cobrar por lo indispensable.

Muchas empresas de transporte aéreo echaron mano de dos recursos clásicos: recortar todo lo dispensable y cobrar por todo lo indispensable.

Ahora, con la disminución de costos por la caída del petróleo, la tendencia parece estar comenzando a revertirse.

En febrero pasado, United Airlines y American Airlines volvieron a ofrecer refrigerios “gratuitos” –incluidos en el precio del boleto-, en ciertos vuelos.

American anunció también que restablecería el servicio de comidas completas en determinadas rutas de distancia media.

Gasto promedio en comida en aviones en EE.UU.

“(Antes) se trataba de sobrevivir. Lo que ha cambiado es que las aerolíneas lograron arreglar su negocio y ponerse en capacidad de reinvertir en nuestros clientes“, dijo entonces Fernad Fernández, vicepresidente de mercadeo global de American.

Cuánto cuestan

No es un tema sobre el cual las compañías estén dispuestas a hablar fácilmente.

Dos personas comiendo en un aviónImage copyrightThinkstock
Algunas personas optan por llevar su propia comida al avión. Lo cual puede resultar económicamente lógico: comprar a bordo puede llegar a ser 241% más caro.

“No se nos permite discutir eso”, le dijo a BBC Mundo una portavoz de SkyChefs, una de los principales proveedores mundiales.

“De hecho no comunicamos el costo de nuestras comidas o bebidas a bordo”, escribió vía email Boris Ogursky, portavoz de Lufthansa, una de las únicas dos aerolíneas (de un total de 8) que respondieron a una petición de entrevista por parte de BBC Mundo.

La otra que sí lo hizo fue Avianca, la aerolínea bandera colombiana y una de las más grandes de América Latina.

Una azafata sirviendo comidaImage copyrightThinkstock
Uno obtiene aquello por lo que paga, opinan algunos.

Para Avianca (el costo por pasajero de servir una comida en clase económica) está entre US$1 y US$13 dependiendo de la longitud del vuelo“, escribió Claudia Arenas, directora internacional de comunicaciones y asuntos corporativos.

Entretanto, los costos para clase ejecutiva o primera clase “están entre US$5 y US$30“.

Estos números son consistentes con los datos facilitados a BBC Mundo por el Bureau of Transportation Statistics del Departamento de Transporte de EE.UU. (DOT, por sus siglas en inglés).

Según estos, el gasto promedio en 2014 de 10 compañías estudiadas en todas las clases y las distancias fue de US$3,61 por persona.

La que más invirtió fue American (US$6,43) y la que menos fue la aerolínea de bajo costo Spirit, con US$0,26.

Altas y bajas

De acuerdo con los datos del DOT, desde 2001 ha habido una caída del 25% en el dinero destinado a este aspecto del servicio.

Estas estadísticas no toman cuenta otros costos asociados con servir comida en los aviones, y que incluyen transportar, almacenar, servir y disponer de los desperdicios.

Un niño comiendo en un aviónImage copyrightThinkstock
Hay otros costos asociados con servir comida en los aviones, incluido disponer de los desperdicios.

Sin embargo, tales costos no se pueden evitar cobrando aparte. Aunque no los venda, los aviones tienen que tener los productos a disposición a bordo.

Lo que quizás explique por qué los precios sean tan elevados: una investigación de 2013 de un sitio de comparación de precios en Reino Unido encontró que, en promedio, comprar comida y bebida en un avión era al menos 241% más caro que en el supermercado.

Así las cosas, ahorrarse poco más de US$3 por pasajero (y, en teoría, en el precio del boleto) no suena como realmente mucho.

¿Tiene sentido, financieramente, excluir la comida del precio del ticket?

También la competencia

“Lo tiene, y lo hace si reduce el precio que es punto de entrada y expande la demanda”, le dice a BBC Mundo Bob Mann, consultor de servicios para la industria aérea de Washington, EE.UU.

“Habiendo dicho esto, factores competitivos frecuentemente dictan que las aerolíneas, principalmente en mercados internacionales, ofrezcan comidas y bebidas alcohólicas como un servicio gratuito”.

¿Es posible que no servir comidas haya tenido un impacto más bien negativo, al percibirse como una disminución en la calidad del servicio?

Una persona en un espacio muy estrecho en un aviónImage copyrightThinkstock
Las aerolíneas de bajo costo contribuyeron a cambiar el concepto del servicio en aviación civil. ¿Cómo pintan las cosas de cara al futuro?

“No”, asegura Mann. “Es irónico, pero las comidas que eran universalmente despreciadas cuando se ofrecían gratis ahora tiene un valor para los clientes, y le dejan una ganancia a las aerolíneas“.

“El único caso en que ha tenido un impacto en la venta de boletos fue cuando varias aerolíneas comenzaron a cobrar por el agua a bordo. La reacción inmediata y negativa, y la iniciativa fue abandonada”.

“Yo pensaría que no hay una razón por la que las aerolíneas ‘deberían’ ofrecer comidas como parte del boleto; es un avión, no un restaurante”, le dice a BBC Mundo Marco, del sitio ArlineMeals.net, que se dedica a documentar lo que se sirve en los aviones a través de fotografías de las comidas, menús y otros.

“Creo que obtienes aquello por lo que estás dispuesto a pagar. Algunas aerolíneas venden tickets en una tarifa ‘regular’, y la comida está incluida (…) Otras venden boletos baratos, para gente que quiere un vuelo barato. Si quieres comer, pagas aparte, y creo que eso está bien”, añade.

Con todo, Marco piensa que las cosas están cambiando para bien.

“Ahora que la economía está creciendo otra vez, hay más opciones, nuevos conceptos con ingredientes frescos, mejores técnicas e infraestructura”.

El futuro pinta bien“, opina.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

Yeidckol Polevnsky busca ser diputada plurinominal de Morena; aún tiene pendientes dos indagatorias

Colaboradores de Polevnsky confirmaron que, a través de un representante legal, la exdirigente efectuó su registro como aspirante por la Quinta Circunscripción electoral, a la que pertenece el Estado de México.
Cuartoscuro
2 de febrero, 2021
Comparte

Con dos investigaciones abiertas en su contra por presunto ejercicio indebido de recursos públicos —una de la FGR y otra del INE—, la exsecretaria general de Morena Yeidckol Polevnsky se registró como aspirante a diputada federal de su partido por la vía plurinominal.

Colaboradores de Polevnsky confirmaron a Animal Político que, a través de un representante legal, la exdirigente efectuó su registro como aspirante por la Quinta Circunscripción electoral, a la que pertenece el Estado de México, donde tiene su domicilio.

Te puedes interesar: INE indaga a Yeidckol Polevnsky por pagos irregulares de 398 mdp en Morena

Una vez que la Comisión Nacional de Elecciones de Morena revise y apruebe su solicitud de registro, Polevnsky —quien ha sido senadora de la República y secretaria general de Morena— aparecerá en la lista de candidatos a diputados de representación proporcional (plurinominales).

Es previsible que a Polevnsky se le asigne uno de los primeros lugares en las listas, lo que prácticamente garantiza su acceso a la Cámara de Diputados y, con ello, a la protección constitucional del fuero de que gozan los legisladores.

Las fuentes consultadas señalaron que la morenista buscaría perfilarse como coordinadora de su bancada en San Lázaro. 

“La diputación es algo que ella se merece por todo lo que ha hecho por el proyecto de Andrés Manuel López Obrador”, afirmaron.

Este medio buscó directamente a Polevnsky para preguntarle sobre sus nuevas aspiraciones políticas, pero no atendió la solicitud.

La militancia de Polevnsky junto a López Obrador a lo largo de casi dos décadas le permitió acceder a puestos importantes de la función pública y ascender a la máxima dirección del partido hoy en el poder. 

Su trayectoria política ha estado envuelta en polémicas (por ejemplo, se dio a conocer que se benefició de la condonación de impuestos millonarios durante el peñismo), y su gestión en Morena concluyó con una denuncia penal ante la Fiscalía General de la República (FGR) por supuestos malos manejos de recursos públicos.

Dicha denuncia acusa que, poco antes de ser destituida de la dirigencia de Morena —en enero de 2020—, Polevnsky personalmente autorizó un pago fast-track de 398 millones de pesos a dos proveedores por bienes que no se entregaron y obras que nunca se llevaron a cabo. Los pagos beneficiaron a dos empresas de Grupo Ebor, del empresario Enrique Borbolla García, amigo de Polevnsky.

En junio, la FGR abrió una carpeta de investigación en contra de la morenista por posible peculado y corrupción.

Paralelamente a la indagatoria de la Fiscalía, el Instituto Nacional Electoral (INE) le inició un procedimiento oficioso para investigar la transacción de los 398 millones de pesos a las empresas de Grupo Ebor, un pago que el partido intentó ocultar en su contabilidad para burlar a la autoridad.

El árbitro electoral advirtió que presentará una denuncia ante la FGR si concluye que hubo un delito en el manejo de los recursos públicos, con lo que Polevnsky sumaría dos procesos ante la Fiscalía.

Fuentes del INE prevén que dicho expediente no quede listo antes del registro formal de las candidaturas, pero confiaron en que se concluya previo a la jornada electoral del 6 de junio.

Política empresarial

Polevnsky suele definirse como política y empresaria. Antes de militar con López Obrador, había sido dirigente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra). 

En 2004 fue designada como candidata externa del PRD a la gubernatura del Estado de México, contienda que perdió frente al priista Enrique Peña Nieto. Abanderada de nuevo por el partido del sol azteca, en 2006 fue elegida senadora de la República por mayoría relativa.

A partir de 2012, Polevnsky no ocupó ningún cargo público ni partidista, pero trabajó en la construcción de la tercera campaña presidencial de López Obrador. Fue hasta 2015 que la mexiquense asumió la secretaría general del recién creado partido Morena, y dos años después tomó las riendas como presidenta en funciones.

Aun cuando tenía derecho a un pago de honorarios por el desempeño de su cargo en la dirección de Morena, Polevnsky aseguraba que no cobraba por su trabajo partidista —que hacía como “voluntaria” del movimiento obradorista— y que vivía de sus “rentas”.

Ningún ciudadano sabría, sin embargo, qué actividades le generaban rentas a la morenista, ni a cuánto ascendían esos ingresos. La única declaración patrimonial de Polevnsky es la que entregó al Senado en su paso como legisladora, pero su contenido no es público, pues, año con año, la mexiquense solicitó reservar por completo la información relativa a sus bienes, ingresos e inversiones, según los documentos en poder de Animal Político.

En octubre de 2019, se dio a conocer que el SAT le condonó impuestos por 16.4 millones de pesos en 2013. Polevnsky refutó que ese adeudo se le había generado por un “error” en el registro de su régimen fiscal, y que la autoridad fiscalizadora accedió a cancelarle el cobro al aclararse la equivocación.

Como dirigente de Morena (dos años como secretaria general y dos como presidenta en funciones), Polevnsky atravesó turbulencias y críticas internas. 

Por ejemplo, en mayo de 2019, en medio de las elecciones estatales de Tamaulipas, fue captada abordando una aeronave privada para hacer un viaje que habría tenido un costo estimado de 23 mil dólares. No se conoció si el partido, o ella, pagó el servicio, o si se trató de una donación ilegal de campaña, pues ni Polevnsky ni Morena accedieron a transparentar la información.

En 2017, poco antes de los comicios estatales en cuatro estados, se filtró una conversación telefónica entre la entonces dirigente y un hijo de López Obrador en la que ambos abordaban, supuestamente, la contratación de una empresa para justificar castos de campaña del partido. Polevnsky señaló que el audio fue sacado de contexto.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.