Cuentos de Navidad para celebrar el mes de los niños y las niñas (parte 1)
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Cuentos de Navidad para celebrar el mes de los niños y las niñas (parte 1)

Cuentos del taller de creación literaria elaborados por integrantes del programa de Niños y Niñas Talento, de escuelas públicas de la Ciudad de México
Por Redacción Animal Político
23 de abril, 2016
Comparte

Navidad temporal

Autor: Emiliano Cárdenas Silva, 10 años


 

Me llamo Arturo, ja, y no puedo creer que esta fue una mañana común, como casi todas, y de un momento a otro estoy aquí: en una máquina del tiempo, por más raro que parezca. Bueno, mejor te cuento las cosas desde el principio.

Todo empezó conmigo despertando en la mañana de Navidad y con mi perro en las piernas. Todo marchaba normal, como siempre, y empecé a distraerme, pero una hora después, en mi cuarto apareció una maquina muy extraña, era como un platillo volador, solo que en lugar de cristal era de metal.

De aquella cosa salieron unos chicos de 20 a 25 años, aproximadamente, y me dijeron que si quería acompañarlos.

Les pregunté “¿A dónde?”, y ellos respondieron “A viajar en el tiempo”.

Me quedé totalmente extrañado por la respuesta, me dijeron que si quería, que me cambiara (estaba en pijama). Les pregunté cuáles eran sus nombres y me respondieron “Alejandro”, el más alto, y “Javier”, el más pequeño.

Curiosamente, son los nombres de mis mejores amigos.

Ellos me dijeron “Anda, Arturo, no seas miedoso”, sin que les hubiera yo dado siquiera mi nombre, y entonces lo entendí todo: ese tipo platillo volador era una máquina del tiempo y ellos, mis amigos dentro de 13 años (pues en la actualidad tienen 10).

Entonces les dije que me cambiaría y que se dieran la vuelta, ellos lo hicieron, yo me cambie y me metí a la máquina.

Ellos también entraron y me preguntaron: “¿A dónde y a qué año quieres ir? Toma en cuenta que sólo se puede ir a la Navidad”.

Yo elegí España en 1989, así que marcaron eso en la maquina y, en un abrir y cerrar de ojos, se abrió de nuevo la compuerta y estábamos ya en España, en medio de un bosque de montaña.

Desde allí se podía ver un pueblo donde se estaba rompiendo una piñata, les dije que fuéramos, ellos aceptaron y sin mas preámbulo fuimos al pueblo.

Al estar más de cerca de la piñata, los dos, al unísono, dijeron “Ya sé de qué se trata” y me explicaron que era la festividad de Cachafoco o tío de Nadal el cual, consistía en una especie de piñata con forma de hombre, y que se le acostumbraba a quemar, haciéndole “cagar”, y que si no “cagaba”, entonces se le daba de bastonazos.

Ahora ya no se quema, pero sí se le sigue haciendo “cagar”, o sea, sacar por donde estaría el trasero dulces, regalos, etcétera.

Les dije que eso me había parecido interesante, y que nos fuéramos a otra Navidad, en otra época y otro lugar, entonces fuimos a 1899 en Italia, donde se oía la a gente hablando de la “Befona“.

Alejandro y Javier me explicaron que la “Befona” era un personaje que se supone había conocido a los Reyes Magos, y que ella les había dado los regalos para el Niño Dios, pero que no los había acompañado, y entonces, al arrepentirse de no ir, fue de casa en casa dejando dulces a los niños buenos, y a los niños malos sólo carbón.

Como soy muy curioso, decidí que nos fuéramos a otra época, en otro lugar.

Fuimos de nuevo a España, pero en 1844, donde encontramos un señor tocando el estómago de los niños.

De repente se acercó y me hizo lo mismo y se retiró, y mis dos amigos del futuro se empezaron a carcajear, entonces les pedí que me explicaran de que broma se trataba eso, y ellos me dijeron que es una costumbre tocar el estomago de los niños, para ver si habían comido bien todo el año, y ahora, ya sin el motivo de la curiosidad, decidí que nos fuéramos, pues no quería que los adultos siguieran con eso.

Y, pues, así ha sido todo, y ahora iremos a Alemania.

–Bien, vamos a salir dijo Alejandro.

–¿Qué? pregunté yo.

–¡Aaaaah!!!!! ¡El Krampus! –dijo Javier.

–¿Qué es eso? -pregunté de nuevo.

–Mira, te explico –dijo Alejandro– el Krampus, supuestamente, es un demonio que a los niños malos los mete en una canasta, se los lleva al infierno y los devora allí… y ahora se acostumbra que algunos niños mayores se disfracen de él…

Oooooh –dije yo– bueno, vámonos.

Y ahora, ¿a donde vamos? –preguntó Alejandro.

–Hummmmm –dije– a la época prehispánica.

¿Estás seguro? –preguntó Javier.

–respondí.

Bueno –dijo, Alejandro con voz insegura, y segundos después estábamos ahí– bien, salgan.

¿Qué hay aquí? –pregunté, pues al parecer estaban festejando.

Era la fiesta de la última cosecha y el inicio de los cinco días de descanso de la Madre Tierra. Los mexicas toman a la Tierra como una deidad, dicen que ella nos da de comer y, a cambio de eso, al fin del año dejan que la tierra descanse esos cinco días sin cosecharla, sólo son cinco días para completar el año, pues sus meses son de veinte días.

Bueno, ya de regreso a casa –dije yo–, a México 2015.

Y ya en en el 2015, en México, les dije “Bueno, los veo dentro de 13 años, chicos”.

“Sí, adiós amigo”, dijo Alejandro. “Nos vemos en algunos segundos, bueno… da igual”, dijo Javier.

He aprendido que los cuentos de terror y cosas así son sólo inventos de los adultos, y que aunque todos crean que la Navidad se festeja exactamente igual en todas partes, en realidad no es así.

 

*****

Rayito

Autora: Alejandra Martínez Montes, 14 años


 

Esta historia de navidad que estás a punto de leer no es una historia que hayas leído antes.

Esta es la historia de Rayito.

Rayito era un copito de nieve, así de irónica es la vida.

Rayito era un copito promedio, vivía en una cabaña cerca a la fábrica de Santa Claus con sus padres. Él era copito único.

La mayor parte del tiempo, Rayito estaba solo, no porque le gustara; pero él nunca creyó en la típica frase que sus maestros le decían: “Todos los copos de nieve son diferentes, no hay dos copos iguales en el mundo”.

Él quería encontrar a un copo igual que él, un copo que tuviera los mismos gustos, un copo con los mismos sueños, un copo como él. Un copo con el que pudiera platicar, un copo con el que pudiera salir a pasear, un cómplice de aventuras.

Cada vez que hacía un nuevo amigo, tenía la esperanza de encontrar a ese cómplice. Pero siempre había algo que no iba con él, siempre había un “pero”.

Le había pasado infinidad de veces: que al susodicho no le gustaba una canción, que si a éste no le gustaba un color, que si éste tenía un lunar más grande… SIEMPRE había algo.

Cada vez que encontraba “la gota” (así le había puesto Rayito a la cosa que no le gustaba) decidía “hervirlos” (teóricamente, claro está) para que pasaran a su centro de ebullición y se evaporaran de la vida de Rayito (aclaro que sigue siendo algo teórico).

Un día, un copito nuevo entró a la escuela.

Todos estaban atónitos.

Nunca habían visto a un copo tan… extraño.

Yo lo describiría como “misterioso“.

Era un copo alto, ancho y nunca hablaba. Cada vez que la maestra le preguntaba algo, no contestaba y sólo afirmaba o negaba con la cabeza. Nunca habían escuchado su voz. Pero sabían que se llamaba “Rizo“. A Rayito le dio mucha curiosidad así que decidió hablarle.

Otro buen día, Rayito tuvo el valor de ir y hablarle a la hora del recreo. Como no supo de qué hablarle, tomó un chocolate, lo partió en dos y le invitó a Rizo un pedazo.

Obviamente, Rizo aceptó. No hubo ni una palabra mientras disfrutaban su bocadillo.

Rayito decidió hablarle, como la época de Navidad se acercaba, le preguntó: “¿Qué le vas a pedir a Santa Claus?”.

Rizo no contestó, no negó, ni afirmó, sólo sonrió.

En vista de que no dijo nada, Rayito empezó a platicar sobre lo que él le pediría: “Yo voy a pedirle un coche rojo, una pista, y un libro para colorear”.

Las pupilas de Rizo se dilataron y una gran sonrisa apareció en su cara. “¡Yo también voy a pedirle eso!”, Rizo mencionó.

Rayito se sorprendió, ya que Rizo había hablado y sus deseos habían coincidido.

Rayito estaba extremadamente feliz, empezó a imaginar que tal vez Rizo sería el cómplice que tanto había buscado. Empezaron a hablar, hablaron sobre sus gustos, sus juegos, sus colores favoritos y muchas cosas más. Tenían mucho en común. Pero… ¡oh desgracia, cuando se les ocurrió hablar sobre su comic favorito!

Resulta que a Rayito le gustaba “El Capitán Solar” y a Rizo le gustaba “El Capitán Lunar“.

“¿Que te gusta quién?!”, reclamó Rayito. “No, no, no, ¡tú estás mal! ¿cómo te puede gustar ese comic?”, contestó Rizo. “¡No te quiero ver otra vez!”, gritó Rayito, decepcionado.

Cuando Rayito llegó a su casa, se sentía triste, por fin había hecho un amigo y lo había dejado ir en menos de un día.

“Él no era como tú, déjalo ir”, se decía Rayito.

¡Pero se sentía mal por haber perdido un amigo tan increíble! Entonces se dio cuenta de que estaba mal, de que en efecto algo le faltaba, ese “algo” era la tolerancia. Era lo que le impedía tener amigos. Así que decidió “darse por vencido” y le dio la razón a sus maestros: no hay dos copos de nieve iguales.

Fue a buscar a Rizo y le pidió disculpas: “Discúlpame, no me di cuenta de lo egoísta que fui, no puedo dejar a un gran amigo en Navidad, ¿o si?”

Días después llegó la Navidad, y en la escuela hicieron un intercambio. Rayito se sorprendió, ya que en su lugar alguien le había dejado la edición especial de “El Capitán Lunar”. Uf, ¡y ni hablar de la sorpresa que Rizo encontró! ¡Un muñeco de acción de “El Capitán Solar”! Estos regalos incluían una carta que decía: “Gracias por tanto, amigo, ¡te quiero!”

Ambos se miraron y se sorprendieron. Se acercaron y comenzaron a reír.

Y así Rayito y Rizo aprendieron los valores de la amistad, aprendieron que, a pesar de las diferencias que existen entre nosotros, tenemos que respetarnos, ya que por cada “variable” que tengamos, podemos tener el cuádruple de cosas en común.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

4 datos sobre el origen de la pandemia revelados por la OMS tras su misión en Wuhan

No fue una misión fácil y acaba sin una conclusión definitiva, pero aportando detalles importantes. Aquí te los contamos.
10 de febrero, 2021
Comparte

Era una misión difícil y acaba sin una conclusión definitiva, pero sí aportando detalles importantes.

El equipo internacional enviado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) a China para investigar el origen de la pandemia de COVID-19 concluyó su estadía en el país con una rueda de prensa en la que desveló algunas claves de sus averiguaciones.

“No ha cambiado nuestro entendimiento , pero definitivamente sabemos más sobre él“, señaló Peter Ben Embarek, jefe de la misión de la OMS y especialista en zoonosis.

Su investigación duró aproximadamente dos semanas y fue estrictamente controlada por las autoridades chinas, que se resistieron a esta misión en un principio entre llamados de EE.UU. a que fuera más trasparente y críticas de Pekín a Washington por “politizar” el asunto.

Tras meses de negociaciones y una vez en el país, desde la OMS aseguraron que los expertos chinos en el terreno se habían mostrado abiertos con ellos.

Resumimos las primeras conclusiones de la OMS anunciadas en una conferencia de casi tres horas.

1- La fuga de un laboratorio es “extremadamente improbable”

En la conferencia de prensa, celebrada en Wuhan, el jefe de la misión internacional descartó la teoría de que el virus se hubiera filtrado de un laboratorio, un argumento en el que insistió el gobierno de Donald Trump sin presentar prueba alguna y que ha sido objeto de teorías de la conspiración.

En concreto, la administración Trump apuntó a la posibilidad de que el virus surgiera del Instituto de Virología de Wuhan, uno de los principales de China en el estudio de patógenos de nivel 4, que requieren el máximo grado de seguridad biológica, y que fue uno de los designados por las autoridades para analizar la secuencia del genoma del nuevo coronavirus.

visita del equipo de la OMS al Instituto de Virología de Wuhan.

Reuters
La visita del equipo internacional de la OMS fue estrictamente controlada por las autoridades chinas.

Tras visitar este laboratorio y otros, Embarek destacó los “estrictos protocolos de seguridad” en este tipo de instalaciones y argumentó que antes de la aparición del virus “ninguna publicación científica ni ningún informe en ningún laboratorio del mundo” había hablado sobre él.

Las filtraciones de este tipo son “infrecuentes”, remarcaron.

Por todo ello, el equipo de la OMS señaló que esa línea de investigación no será incluida en estudios futuros.

2- Murciélagos

El equipo de la OMS investigó cuatro fuentes potenciales del origen del contagio de SARS-CoV-2 a humanos:

  1. Transmisión directa de animal a humano
  2. Transmisión a través de un huésped animal intermedio (de animal a animal y luego a humanos)
  3. Transmisión por medio de algún alimento congelado de la cadena de frío
  4. Posible fuga de un laboratorio

“Los investigadores consideran que la más probable es la segunda opción y esta línea de investigación fue priorizada”, informó el corresponsal de la BBC en China Stephen McDonell, que asistió a la rueda de prensa.

“Todo continúa señalando a una reservorio de este virus, o de un virus similar, en poblaciones de murciélagos“, señaló Embarek.

No obstante, consideraron improbable que esto se encontrara en Wuhan. El equipo, por tanto, intentó encontrar “otras especies animales que pudieron contribuir a introducir el virus” en la urbe china, como huéspedes intermedios.

“No parece que hubiera una gran circulación del virus en ninguna especie animal en el país”, donde los científicos chinos analizaron miles de especies sin que se pudiese identificar a ninguna especialmente portadora, indicó.

3- Cadena de frío

Pese a que la transmisión a través de un huésped animal intermedio “es la más probable y la que requerirá mas estudio e investigación”, Embarek también consideró posible la transmisión por medio de algún alimento congelado de la cadena de frío, aunque dijo que no sabían mucho sobre ello.

El zoólogo explicó que el equipo había identificado a vendedores del mercado “mojado” de Huanan, al que se vincularon algunos de los primeros casos oficiales de COVID-19 y en el que se vendían productos animales congelados, incluido animales salvajes.

"El posible camino desde cualquier especie animal de origen hasta el mercado de Huanan pudo haber sido largo y convulso, incluyendo movimiento transfronterizo"", Source: Peter Ben Embarek, Source description: Jefe de la misión internacional de expertos de la OMS en China y especialista en zoonosis, Image: Peter Embarek

“Así que tenemos el potencial de continuar esta pista e investigar la cadena de suministro y los animales que fueron distribuidos al mercado”, recalcó.

Las autoridades chinas han atribuido los últimos rebrotes vividos en el país a los congelados importados del extranjero y a las personas venidas de otros países, sugiriendo que el virus pudo haberse originado en otra nación.

“Sabemos que el virus puede sobrevivir en condiciones que se encuentran en estos ambientes helados, fríos, pero en realidad no sabemos si el virus se puede transmitir a humanos” o en qué condiciones, precisó Embarek.

De ahí que recomendara más estudios sobre esta área.

4- Antes de Huanan

El equipo de la OMS además reveló que no encontraron “grandes evidencias” de que el virus estuviera circulando en Wuhan antes de que se registraran los primeros casos en diciembre de 2019.

“Para entender el panorama de diciembre de 2019 nos embarcamos en una investigación muy detallada y profunda de otros casos que pudieron no haberse detectado, previos en 2019”, explicó Embarek.

“Y la conclusión fue que no hallamos pruebas de grandes brotes que puedan estar relacionados con casos de COVID-19 antes de diciembre de 2019 en Wuhan o en otro sitio”, añadió.

No obstante, la viróloga holandesa Marion Koopmans explicó que eso no significa que no hubiera, informó el periodista de la BBC.

Mercado al aire libre en Hunan.

Getty Images
En un principio, la comunidad científica consideró que el inicio de la pandemia se dio en el mercado de Huanan.

Los primeros casos en la ciudad no se dieron solo en el mercado de Huanan, sino también “simultáneamente” en otros lugares no relacionados con aquel, de cuyo rastro no proporcionaron más detalles.

En ese sentido, Liang Wannian, el jefe del equipo de expertos chinos que investigó el SARS-CoV-2, señaló que el virus pudo circular antes en otra parte.

“En los dos meses previos a diciembre no hay pruebas de que estuviese en la ciudad”, destacó Liang, apuntando a posibles fallos en la detección del virus en otras regiones.

Los expertos de la OMS consideraron por tanto que se debe ampliar el estudio y examinar muestras de sangre y reservorios de animales tanto en China como en otros países.

“El posible camino desde cualquier especie animal de origen hasta el mercado de Huanan pudo haber sido largo y convulso, incluyendo movimiento transfronterizo”, dijo Embarek.

El rastreo del origen del virus, concluyó, es un “trabajo en curso”.


Tarea complicada

Análisis de Michelle Roberts, editora de salud de la BBC

Era poco probable que el grupo de expertos, en una misión cargada de tensiones políticas, pudiera identificar el origen de la pandemia en China un año después de que comenzara.

Pero después de visitar el Instituto de Virología de Wuhan pusieron fin a la controvertida teoría de que el coronavirus proveyera de una fuga de laboratorio o fuese creado por científicos.

Su búsqueda de pistas también incluyó una visita al ahora famoso mercado “mojado” de Huanan, que vende pescado, carne y animales silvestres vivos, y había sido vinculado con algunos de los primeros casos humanos.

El equipo dice que el virus pudo haber pasado de animales a humanos, pero aún no tienen las pruebas para respaldarlo.

Los posibles portadores incluyen murciélagos y pangolines, pero hasta ahora no se ha encontrado evidencia convincente de ello.

Otra línea de investigación es si el virus pudo haberse propagado a través de alimentos congelados importados. La búsqueda del origen continuará.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=5JIm2fDK1es

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.