Don Quijote cabalga en un reclusorio de la CDMX; reos presentan la obra Un Grito de Libertad
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Fundación Voz de Libertad

Don Quijote cabalga en un reclusorio de la CDMX; reos presentan la obra Un Grito de Libertad

Alrededor de 280 reos presentarán la obra en el interior del Reclusorio Varonil Oriente para conmemorar los 400 años de la muerte de Miguel de Cervantes Saavedra.
Fundación Voz de Libertad
Por Jardiel Palomec
24 de abril, 2016
Comparte

Don Quijote volverá a cabalgar, pero no lo hará en la Mancha sino en el Reclusorio Varonil Oriente. Alrededor de 280 reos del Sistema Penitenciario de la Ciudad de México montarán la obra “Un Grito de Libertad”, para conmemorar los 400 años de la muerte de Miguel de Cervantes Saavedra.

La función especial de “Un Grito de Libertad” (Versión libre del musical “El Hombre de la Mancha”) se presentará este lunes 25 de abril a las 17:00 horas.

“Más que una obra de teatro es una experiencia de vida por el hecho de que la gente entre al reclusorio y perciba una realidad distinta a la que estamos acostumbrados”, indica el director de la obra, Arturo Morell, quien ha trabajado durante 35 sesiones con los internos para lograr la puesta en escena.

Antes de la tercera llamada, los asistentes participarán en “una sesión de concentración, de relajación, de manejo de energía y de meditación” para después disfrutar de la actuación de los 280 internos, quienes también cantan, bailan y musicalizan la obra.

Al ser cuestionado sobre los motivos para montar una versión de Don Quijote de la Mancha en un reclusorio, el director explica: “nos ayuda a hablar de justicia, de sueños, de luchar por tus ideales, de combatir lo que no te parece que sea justo.

Lee: “Prison Art: la moda que llega desde las cárceles de México”

“Nos ayuda a decirles (a los internos) que este paréntesis en su vida, sean culpables o inocentes, tienen que afrontarlo con dignidad y luchar por transformarse, por no cometer los errores que han cometido y a darles las herramientas para vivir en el encierro”.

La función de este lunes no será la primera, puesto que ya se ha presentado en siete cárceles diferentes, pero las presentaciones previas han logrado reunir familias, ya que las autoridades penitenciarias permiten la entrada de hijos y familiares que no están registrados como visitantes autorizados de los internos.

“Ha habido rencuentros de internos que no veían a sus hijos desde hace 10 años, porque no ingresan al reclusorio normalmente en los días de visita, ha sido bastante emotivo”, agregó Morell.

Los 280 internos actúan, cantan, bailan y musicalizan la obra.

Los 280 internos actúan, cantan, bailan y musicalizan la obra.

Las reglas

Las personas que asistirán este lunes a la presentación deben cumplir con ciertas reglas de seguridad para poder ingresar al penal.

Para empezar deben llegar una hora antes de que inicie la función, solo pueden llevar una identificación oficial con fotografía, es decir la credencial de elector o el pasaporte, y no pueden portar celulares o cualquier aparato de comunicación.

Además, “no pueden vestir de color beige, amarillo, blanco, negro o azul marino” y está prohibido portar gorras, ropa deportiva, botas o zapatos de tacón alto.

En caso de que lleguen en automóvil propio, los espectadores deberán dejarlo en un estacionamiento público.

Si te interesa asistir a una función como estas, debes ponerte en contacto con la Fundación Voz de Libertad y enviarles una carta en la que justifiques los motivos por los que quieres disfrutar de la presentación e incluir tus datos, como: nombre, teléfono y dirección.

La obra se presentará en el auditorio del Reclusorio Varonil Oriente. “Nosotros hemos llevado todo el equipo de sonido, de luces, para hacerlo mucho más rico teatralmente”, señala Morell, quien agrega que hay reos “de todos los dormitorios, sentenciados y no sentenciados y de todos los delitos”.

La experiencia dura alrededor de tres horas y media.

La experiencia dura alrededor de tres horas y media.

¿Cómo surgió la idea?

“Un Grito de Libertad” inició en 2004 en la cárcel de Atlacholoaya, en Morelos, con un grupo de 60 internos y como resultado de la falta de “actividades para poder transformar la realidad de los internos culturalmente”, señala el director.

Tras el éxito del taller en Morelos, la Fundación Voz de Libertad emprendió el proyecto en cárceles de Tlaxcala y Querétaro en 2005 y un año después lo llevaron al Tutelar de Menores Infractores de San Fernando.

Fue a partir de 2007, que el programa comenzó a funcionar en el Reclusorio Oriente con la participación de alrededor de 180 internos.

Lee: “¿Cuánto pagan los presos mexicanos por sobrevivir en las cárceles?”

A 12 años del inicio del programa, los resultados son satisfactorios, señala Morell, ya que “conocemos muchas historias de gente que ha salido libre que sí ha cambiado su actitud y se ha reinsertado en la sociedad de una manera armónica”.

“Hace dos lunes hicimos una función con exinternos que han participado en la función y fue verdaderamente emotivo porque les llevaron el mensaje (a los otros internos) ‘nosotros ya estamos libres y esto nos ayudó a cambiar nuestra relación con la sociedad’”, abundó.

¿Quién es Arturo Morell?

Luego de vivir ocho años fuera de México y desempeñarse como consul cultural en Miami, como director de las relaciones Iberoamericanas de Miami Book Fair International y director del Koubek Center, Morell regresó al país para retomar las actividades de la Fundación Voz de Libertad, encargada del análisis de problemas sociales y del diseño de estrategias culturales para resolverlas.

Fue hasta que Hazael Ruiz Ortega, subsecretario de Sistema Penitenciario de la Ciudad de México, lo invitó a impartir una conferencia en un reclusorio que Morell se dio a la tarea de poner en marcha el 7º proyecto de “Un Grito de Libertad”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La estratégica relación de México con Belice, el país con el que comparte su tercera y más pequeña frontera terrestre

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, incluyó al país centroamericano y vecino en su primera gira por América Latina. ¿Cuál es la importancia de esta relación?
8 de mayo, 2022
Comparte

México tiene una estratégica frontera terrestre de la que no se habla mucho.

Además de los temas de economía, migración y seguridad que suelen protagonizar los debates sobre su frontera norte con Estados Unidos y la que tiene en el sur con Guatemala, también ahí comparte límites con otro país mucho más pequeño y menos poblado: Belice.

Pero convencido de su importancia, el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, lo incluyó en su primera gira latinoamericana que celebra estos días para “profundizar la agenda política, de cooperación, turística, cultural y comercial” entre ambos países.

“Belice se ha posicionado como un importante interlocutor de México en el Caribe, no solo por la vecindad geográfica que nos une (…) sino porque este país mantiene sólidos lazos con los estados del sureste de México (Quintana Roo, Yucatán y Campeche) y representa un puente relevante con esa región caribeña”, dice la agenda de este viaje oficial.

La embajadora de México en Belice, Martha Zamarripa, reconoce que para muchas personas el país centroamericano “no está en el radar” y que algunas incluso llegan a pensar que es parte de México.

“Pero lo que es cierto es que Belice es un aliado estratégico para México. Siempre que le solicitamos su voto en foros regionales, nos lo da. Y si por razones políticas se puede ver afectada su relación con Caricom (Comunidad del Caribe), en contadas ocasiones se abstiene, pero nunca vota contra una posición de México”, dice en entrevista con BBC Mundo.

Mercado de Balmopán

Getty Images
En los mercados de Belmopán, la capital beliceña, pueden encontrarse prendas con la inscripción “Cancún, México”.

Su contraparte en México, el embajador beliceño Oscar Lorenzo Arnold, coincide y opina que el hecho de que su idioma oficial sea el inglés, como antigua colonia inglesa, puede explicar el hecho de que muchos mexicanos vean su relación más lejana de la que tienen con el resto de Centroamérica.

“Nuestra relación con México es histórica. Fue el primer país que reconoció nuestra independencia en 1981 al mandar a su embajador solo dos días después. El apoyo de México fue clave”, asegura el diplomático.

Frontera

Además de la línea divisoria marítima en la bahía de Chetumal, la frontera en tierra firme de México y Belice es de unos 150 kilómetros, la mayoría delimitada por el río Hondo.

Tres puntos fronterizos regulan el paso de uno a otro lado. En 2019, se registraron más de 560 mil entradas en la frontera México-Belice. Con motivo de la pandemia, este último mantuvo cerrada su frontera hasta el pasado febrero.

Map

En situación de normalidad, la vida a ambos lados de la frontera transcurre de manera cotidiana con personas cruzando al otro lado —especialmente, beliceños hacia México— para hacer sus compras, turismo, buscando entretenimiento o incluso servicios médicos.

“Es una gran ventaja para comunidades fronterizas en Belice que pueden salir a conseguir tratamiento de enfermedades como el cáncer a Mérida o Campeche. Es un turismo médico”, dice a BBC Mundo el embajador Arnold, quien también destaca la existencia de una zona franca en suelo beliceño a donde acuden algunos mexicanos a comprar.

Zamarripa subraya cómo esta llegada de beliceños deja enormes beneficios económicos en la frontera mexicana.

“El dólar beliceño les cunde mucho en México, pasar a Chetumal es paseo obligado para muchos los fines de semana. En cambio, la ausencia de beliceños por la pandemia nos afectó mucho económicamente porque buena parte de sus ingresos provienen de Belice”.

Puente fronterizo entre México y Belice.

Getty Images

Como en la mayoría de zonas fronterizas, sin embargo, también existen problemas de seguridad relacionados con narcotráfico, crimen organizado o migración irregular aunque, dado su pequeño tamaño, los embajadores descartan que pueda compararse a otras grandes fronteras.

“Hay situaciones que hay que resolver, como el tema de cruzar droga que Belice trata de controlar. Pero realmente, del lado mexicano, no se podría decir que represente un grave problema para México”, según Zamarripa.

Arnold destaca por su parte el incremento en la llegada de migrantes que tratan de cruzar su frontera de manera irregular hacia México y después a Estados Unidos.

“Las rutas están cambiando y ahora algunos llegan a Belice. Antes eso no pasaba. Obviamente, no son los números que vemos pasando de Guatemala a México, pero ya estamos poniendo recursos para evitar que crucen”, dice, a la vez que subraya el “impacto” que podría tener la llegada de miles de migrantes a la frontera de un país, Belice, con menos de 400 mil habitantes.

Relación comercial y turismo

La relación comercial entre ambos países —que el año pasado generó cerca de 139 millones de dólares— es también importante, especialmente para Belice, que tiene en México a su segundo socio después de Estados Unidos.

México es, por ejemplo, el principal proveedor de electricidad y segundo de gas natural para Belice, que se ve obligado a comprar más del 50% de la energía nacional para su población.

De Belice a México, por su parte, se exportan animales vivos de la especie bovina o camarones, entre otros.

Visita de los duques de Cambridge a Belice

AFP
En marzo, los duques de Cambridge visitaron Belice como miembro de la Mancomunidad de Naciones.

Desde hace años, ambos países negocian un tratado que facilite el comercio entre ambos y que, según el embajador Arnold, podría materializarse pronto tras un cambio en la visión estratégica beliceña.

“Antes, el gobierno de Belice estaba más enfocado a Caricom que a Latinoamérica. Pero ese pensamiento está cambiando y trabajamos para ser más parte de Centroamérica y la región. El trabajo respecto a este tratado se avanzó más en un año que en todo el tiempo anterior”, asegura.

Estudiantes en Belice

AFP

La relación es tan cordial que, según la embajadora Zamarripa, Belice les ha ofrecido aprovechar su pertenencia a la Comunidad del Caribe para poder vender allí productos mexicanos.

“Nos dijeron que podríamos entregar nuestros productos a Belice, donde le añadirían algo adicional, para exportarlo a las islas del Caribe y que ese producto mexicano entrara sin pagar aranceles. Es una relación excelente”, cuenta.

Sin embargo, gran parte de la inversión mexicana en Belice se centra en el turismo, un sector para el que el país centroamericano tiene grandes atractivos como el segundo arrecife de coral más grande del mundo, su famoso sumidero Gran Agujero Azul o los resorts de lujo en cayos paradisiacos.

Los beliceños, por su parte, cruzan a México para disfrutar de los cercanos arenales de Cancún, Playa del Carmen o Bacalar.

Agujero Azul

Aquatica
El Gran Agujero Azul de Belice, el sumidero más grande del mundo.

Áreas de mejora

Hay, sin embargo, otras áreas en las que se podría avanzar en la relación bilateral.

El embajador Arnold apunta a temas culturales. “Somos una gran hermandad desde que ambos somos parte del mundo maya y que tenemos familiares que viven en uno u otro país”.

Por ello, dice que promoverá su país para que Belice sea más conocido en el centro y norte de México.

Zamarripa apuesta por la inclusión de Belice en el Tren Maya, deseo que el gobierno beliceño ya expresó en 2021 pero que no se ha concretado.

“Imaginemos todo lo que puede implicar para los dos países y como primer paso para la integración de América Latina y el Caribe”, dice la embajadora sobre uno de los proyectos estrella de López Obrador y cuya construcción entre Cancún y Tulum permanece paralizada por orden de los jueces, hasta que se aclare su impacto ambiental.

Briceño y AMLO

Gobierno de México
El primer ministro beliceño visitó México el año pasado.

Puede que alguno de estos puntos haya sido tratado en el viaje que López Obrador realizó este sábado a Belice y que, en palabras de ambos diplomáticos, ha despertado gran interés después de que el primer ministro beliceño, John Briceño, visitara México en dos ocasiones y se reuniera con su homólogo mexicano.

Según Zamarripa, “en Belice hay gran expectativa y el gobierno nos ha dicho que la visita de un presidente mexicano es algo muy grande después de que en conversaciones previas se viera que había muchos puntos en común entre ambos mandatarios”.

“Esperamos que nuestra relación crezca. Tenemos que agradecer a México por el envío de vacunas contra la COVID-19, por la oferta de becas… y porque, pese a que somos un país pequeño, los mexicanos cuando estamos en la mesa de diálogo nos dan todo el respeto y la importancia que a cualquier otro país”, concluye Arnold.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=t4rIlX9zFTY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.