El cráter de Chicxulub, la cápsula del tiempo que revelará cómo era la vida hace 65 millones de años
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

El cráter de Chicxulub, la cápsula del tiempo que revelará cómo era la vida hace 65 millones de años

Tras más de 20 años de investigación, un equipo de perforación trabajará en la zona más cercana al centro del cráter, en un punto fijado a 32 kilómetros al noreste de la costa de Progreso, en el estado de Yucatán.
Por Luis R. Castrillón
17 de abril, 2016
Comparte

El cráter de Chicxulub, al norte de la península de Yucatán, puede entenderse como una cápsula del tiempo, enterrada por la naturaleza a lo largo de aproximadamente 65 millones de años, que está a punto de ser abierta para ofrecer a la humanidad información sobre el origen de la vida en el planeta y de otros fenómenos más actuales como el daño que provoca el calentamiento global.

La propia evolución de la Tierra favoreció el resguardo del cráter provocado por el impacto de un meteoro al final del periodo Cretácico: a diferencia de otros, el de Chicxulub ha sido cubierto por capas de suelo a lo largo del tiempo permitiendo conservar evidencia física sobre las condiciones antes, durante y posteriores al choque del asteroide.

Ahora, luego de más de 21 años de investigación, un equipo de perforación integrado por especialistas e investigadores de una decena de países trabajará en la zona más cercana al centro del cráter, en un punto fijado a 32 kilómetros al noreste de la costa de Progreso, en el estado de Yucatán.

La meta es llegar a una profundidad 1.5 kilómetros a partir del suelo marino y a lo largo de la perforación tomar muestras que permitan identificar elementos de diversas etapas de la evolución terrestre y no solo aquellas correspondientes al impacto del meteoro asociado con la desaparición del 75% de la vida en el planeta, no solo de los dinosaurios.

El recorrido del agujero a través de la capas de suelo podría compararse con pasar las páginas de un libro muy antiguo en el que habrá de descifrarse códigos sobre la vida en el planeta y nuestros orígenes, o con ir encontrando e identificado cada elemento de información planeta resguardado en la cápsula del tiempo de Chicxulub.

Prever el daño causado por el actual cambio climático

Para el oceanólogo y geofísico Mario Rebolledo Vieyra y la paleoceanógrafa Ligia Pérez-Cruz, integrantes del proyecto de perforación, denominado Expedición 364, existe un especial interés en encontrar información que pueda ser útil para enfrentar el proceso actual de cambio climático.

Ambos investigadores consideran viable utilizar datos obtenidos a partir de esta etapa de la investigación del cráter para sumarla a modelos predictivos sobre los fenómenos de calentamiento global y acidificación marina, entre otros, que hoy amenazan la estabilidad de los ecosistemas en el planeta.

Hablar de mitigar los daños es aún aventurado en ese sentido, pero existen posibilidades de que las muestras tomadas aporten información muy específica sobre contextos muy específicos como el fenómeno de calentamiento del planeta causado por el impacto del meteoro en la Tierra.

Existe una idea de que hubo cambio climático global como resultado del choque del asteroide y la explosión, lo cual provocó una extensa nubosidad que cubrió prácticamente todo el planeta, que hizo tóxica la atmósfera para la mayoría de los organismos que vivían en esa época y que además causó un alto nivel de acidez en el mar, también afectando la vida en ese hábitat, según explican ambos.

Según el investigador, hasta ahora no existe forma de saber cuánto tiempo duró ese periodo de cambio, ni cuánto le llevó a la vida en el planeta retomar su curso, la forma en la que se desarrollaron nuevas especies que repoblaron y generaron otros ecosistemas hasta llegar a lo que conocemos.

Por otra parte, –añaden Rebolledo, especialista del Centro de Investigación Científica de Yucatán (CIY) y Pérez-Cruz, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)- se considera que las temperaturas alcanzadas por el cambio climático que causó el choque son similares a las que había cuando comenzó a generarse la vida en el planeta, por lo que con más datos obtenidos en la perforación, podríamos tener incluso más información sobre esa área.

Entre otros elementos, en la perforación esperan encontrar muestras de lo que se denomina agua de poro, es decir, rocas que en su centro guardan agua e incluso gas o aire de hace 65 millones de años.

Esas rocas serán transportadas a laboratorios especializados donde con mucho cuidado se realizan cortes, evitando contaminarlas con elementos externos, para tomar el aire o agua contenidos en su interior.

Lo encontrado en el interior de las rocas les permitirá identificar elementos como la acidez del agua o cantidad de oxígeno disuelto en el aire. Este último elemento a su vez puede servir para identificar las condiciones de la atmósfera terrestre en la época inmediata posterior al impacto y más adelante.

El objetivo de ese estudio es elaborar una reconstrucción de las condiciones de la atmósfera terrestre en ese momento histórico. Ese modelo permitiría calcular cuánto tardó la Tierra en recuperarse del impacto y en qué condiciones.

Luego podría compararse con las condiciones actuales e incorporarse a modelos predictivos que podrían dar pie, de existir la voluntad suficiente de parte de la sociedad y los gobiernos, de emprender las acciones adecuadas para enfrentar el problema.

Un ejemplo de esto puede explicarse a partir del problema ya identificado de acidificación del mar que afecta a los arrecifes: si se sabe qué nivel de acidez alcanzó el mar derivado del choque, es posible armar un modelo comparativo con el nivel actual y saber qué tipo de daños se enfrentan ahora y cuáles serían sus consecuencias.

Otra expectativa que comparten ambos investigadores con el geocientífico marino de la Universidad de Texas, en Austin, Sean Gulick y Joanna Morgan, del Imperial College en Londres, Reino Unido, además del director del proyecto por parte de México, el investigador de la UNAM, Jaime Urrutia Fucugauchi, es también hallar formas de vida microbianas preservadas a causa del impacto.

El análisis de las mismas podría permitir identificar sus características genéticas (ADN) y relacionarlas con otros datos obtenidos para finalmente tener resultados útiles para entender mejor el origen de la vida en la Tierra.

Al día de hoy, un barco-plataforma de nombre Myrtle, ya está instalado a 32 kilómetros de la costa de la Península de Yucatán. Aunque los trabajos de exploración y algunas pruebas de perforación iniciaron desde el día 8 de abril, se considera el día 14 como el inicio formal.

Los equipos de investigación y perforación trabajarán ocho semanas en la plataforma. Después vendrá otro periodo, aún difícil de definir, para el análisis y revisión de todas las muestras tomadas, así como del establecimiento de los resultados, el acopio de la información y su paulatina publicación.

La llegada de la embarcación concreta un trabajo de 12 años en el que todo el equipo científico se dedicó no solo a conseguir el financiamiento de 10 millones de dólares que tiene esta etapa de la investigación del cráter, sino también de darle el sustento científico a todas las actividades por venir en estos dos meses próximos.

Se trata, coinciden todos los investigadores a partir de algunos de los elementos antes expuestos, de una de las investigaciones más importantes de la época contemporánea que aún tiene mucho que revelar.

El Cráter de Chicxulub es, hasta ahora, el que en mejores condiciones de conservación ha sido hallado en el planeta. Más allá de la Tierra, en la luna o en otros planetas existen muchos más que podrían estar muy bien conservados, pero por razones obvias es imposible estudiarlos actualmente.

El proyecto es dirigido por el Consorcio Europeo de Perforación Científica (ECORD, por sus siglas en inglés), como parte del Programa Internacional de Investigación del Océano (IODP).

Participan investigadores de Inglaterra, Estados Unidos, Francia, Canadá, Bélgica, Austria, Australia, Alemania, Japón, China, Holanda y México.

El ECORD está respaldado por una larga trayectoria en misiones de perforación de carácter científico. Ha trabajado en el Ártico, la Gran Barrera de Coral de Australia, entre otros sitios.

El equipo de ingenieros además operó un proyecto durante 10 años en los 90 en Hawai. La perforación hecha ahí está considerada la más profunda en la historia de los trabajos científicos de ese tipo al alcanzar 15 kilómetros de profundidad en el interior del volcán Kilauea.

Durante esa misión en Hawai no se reportaron accidentes pese al alto riesgo que implica perforar dentro de un volcán activo.

Además de las instituciones ya mencionadas, también colaboran el Programa Internacional de Perforación Científica Continental (ICDP, por sus siglas en inglés), el CICY, la Universidad Autónoma de Yucatán, el Centro de Investigaciones y Estudios Avanzados (Cinvestav) y el Sistema para la Innovación, la Investigación y el Desarrollo Tecnológico del estado de Yucatán (Siidetey) y la Secretaría de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente del mismo estado (Seduma).

Debido a la importancia del proyecto, el equipo de investigación ha dispuesto sitios en Internet abiertos para que especialistas y público en general puedan tener más información sobre los trabajos:

http://www.eso.ecord.org/expeditions/364/364.php

https://esoexpedition364chicxulubimpactcrater.wordpress.com/

http://www.mision364.com/

Redes sociales:

Facebook (/ESO outreach)   (/mision364)

Twitter (@ESO_Outreach) (@mision364)

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La gente que todavía cree que Trump ganó las elecciones en EU

La desconfianza en el proceso electoral entre los simpatizantes de Donald Trump podría tener implicaciones para la nación.
6 de enero, 2021
Comparte

Semanas después de que el presidente electo Joe Biden fuera declarado ganador de las elecciones de noviembre, sigue habiendo una profunda desconfianza del proceso electoral entre muchos partidarios fervientes de Donald Trump.

Esto refleja un sentimiento más amplio entre los conservadores, uno que tiene profundas implicaciones para la nación y sus instituciones.

En Main Street (Kansas), Dillard Ungeheuer, de 73 años, estaba raspando el estiércol de vaca de sus zapatos, que quedó tras una visita a un corral de ganado, y parecía irritable.

En lo que respecta a las papeletas, fue enfático: muchas eran falsas.

“No voy a discutir con nadie al respecto”, dijo, levantando la voz. “Creo que lo que estoy diciendo está basado en hechos”.

Su indignación por la elección presidencial y el gobierno en general era palpable, y muchos en la ciudad compartían sus sentimientos.

“No, no tengo mucha fe en el gobierno”, declaró.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, perdió las elecciones ante su rival demócrata, Joe Biden, y sus esfuerzos por anular ese resultado en los tribunales han fracasado.

El 6 de enero el Congreso contará los votos electorales de cada estado.

Aunque algunos republicanos han dicho que desafiarán este paso final en el proceso de certificar al ganador de las elecciones, esto solo retrasará, en lugar de cambiar, el resultado.

Mound City

BBC
En Mound City 80% de los electores votaron por Trump y muchos dudan de los resultados.

Las entrevistas con unas dos decenas de votantes republicanos en el estado de Kansas, en el medio oeste, revelan una imagen de cómo ven el mundo.

La mayoría sienten que les robaron la victoria y que las instituciones democráticas, en particular el proceso electoral, están rotas.

La mayoría de los votantes republicanos, en Kansas y en otros lugares, creen que Trump ganó las elecciones o no están seguros del vencedor, sugieren encuestas como la de la Universidad de Northeastern.

Jackie Taylor, de 59 años, editor de Linn County News en Pleasanton, dice que la elección fue robada: “Todo está turbio. Tienes a un tipo que fue elegido en circunstancias turbias, y ahora es presidente”.

Cuando se les preguntó por qué piensan que la elección fue manipulada, muchos dijeron que les llegaron noticias de Newsmax, One America News y otros medios que han transmitido historias sobre un presunto fraude electoral.

Estas empresas de comunicación eran relativamente desconocidas hasta antes de que Trump asumiera el cargo.

El presidente con frecuencia los menciona y esto ha elevado su perfil.

Tyler Johnson

BBC
Tyler Johnson cree que algunos votos fueron fraudulentos.

Otros dicen que no conocían a nadie que apoyara a Biden y que solo han visto letreros de Trump.

Para ellos, era inconcebible que Biden pudiera ganar.

Mantienen una creencia inquebrantable, a pesar de la falta de evidencia, de que los liberales se robaron las elecciones.

Sus puntos de vista se reflejan en los programas que miran y se discuten en cafeterías, gasolineras y otros lugares de la ciudad.

Pidieron una revisión del sistema, diciendo que se deberían imponer controles más estrictos a los votantes.

Dijeron que temían que Biden demoliera lo que quedaba de la democracia estadounidense convirtiendo al país en un estado socialista.

Tyler Johnson, de 35 años, habla sobre el fraude electoral parado junto a su Chevy.

“Estados Unidos está en una posición muy frágil’

Más temprano, en las afueras de la ciudad, una camioneta había levantado columnas de polvo que se elevaban tan alto como un granero, y un letrero, justo al lado de la ruta 69, decía: “Vota, elimine a todos los demócratas”.

Johnson no cree que los demócratas deban estar a cargo: “con las dudas sobre las elecciones, me hace cuestionar todo lo que defienden”.

Johnson cría terneros como lo hizo su padre, y como espera que algún día lo haga su hijo de dos años, Monroe, y teme que los demócratas saboteen la industria ganadera.

“Con todas las reglas que la presidencia de Biden quiere imponernos, me pregunto: ¿será mi estilo de vida viable para mi hijo, como lo fue para mi padre y para mí?”, señala.

Main Street -

BBC
En Mound City los electores expresan escepticismo sobre Biden.

Su cautela sobre el proceso electoral podría conducir a una división más profunda en EU, con los que creen en la Casa Blanca de Biden y con quienes la rechazan.

“Estados Unidos se encuentra en una posición muy frágil”, dice Edward Foley, académico en derecho electoral en la Universidad Estatal de Ohio en Columbus.

Describe la desconfianza en el proceso electoral como “un verdadero desafío a la premisa misma del sistema”.

Foley recuerda otro momento en la historia cuando estalló una batalla por las elecciones.

En 2000, el candidato republicano, George W. Bush, ganó Florida y sus votos electorales por un estrecho margen de 537, asegurando la elección.

Los partidarios de su rival demócrata, Al Gore, estaban angustiados.

“Existía el temor de que los funcionarios usaran el poder político para manipular las papeletas”, dice Foley, aunque no hubo ningún esfuerzo serio para socavar el proceso.

Los demócratas llevaron el asunto ante la Suprema Corte, pero los jueces detuvieron sus esfuerzos. Y se apagó.

Mike Avery

BBC
Mike Avery cree que los demócratas ganaron con medios turbios.

Hoy, sin embargo, Trump y sus aliados plantean serias dudas sobre la victoria de Biden.

Roger Marshall, senador estadounidense recientemente elegido por Kansas, planea plantear objeciones sobre la victoria de Biden el miércoles mientras los miembros del Congreso se reúnen en una sesión conjunta para certificar los resultados de las elecciones.

Marshall y una docena de otros senadores conservadores desafiarán los votos en algunos estados, un esfuerzo desesperado y condenado para detener a Biden.

Cuando se le preguntó si disputar las elecciones erosiona la confianza en el proceso, Marshall dice que está presionando el tema porque “quiero darle a la gente confianza en las elecciones futuras, así que no podría minar la confianza de la gente más de lo que está minada ahora”.

Sus temores son compartidos por muchos en la zona, una región profundamente conservadora.

Aquí, los temores al socialismo y el temor a una presidencia de Biden son intensos.

“Siento que veremos los primeros signos del socialismo”, dice Mike Avery, de 53 años, propietario de un almacén de madera en Main Street, ubicado en el condado de Linn, donde el 80% de los electores votaron por Trump.

Ungeheuer, que fabrica cercas para corrales, opina sobre las políticas de Biden: “No puedes empezar a dar algo a todo el mundo, y hacerme trabajar duro, dirigir un negocio y esperar que lo regale. A Venezuela no le fue muy bien al seguir una agenda socialista”.

Julia Smith

BBC
Los conservadores de Kansas, como Julia Smith, están pidiendo reformar el sistema electoral.

Ahora también hay pedidos en Kansas y en otros lugares para endurecer las restricciones a la votación.

“Creo que la elección fue amañada con las papeletas de votación por correo. Creo que sólo votaron personas que ya no están con nosotros”, señala Julia Smith, de 65 años, quien está jubilada.

“Creo que tendremos que volver a votar en persona, con identificación”.

Para ella, la derrota de Trump fue una prueba de que los demócratas los engañaron, y dice que se deberían detener sus intentos.

Tras decir esto se ajusta el abrigo para protegerse del viento helado y continúa su camino.

raya separatoria

BBC

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=qH_FSdsBEf0&t=4s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.