Lo hago por tu bien: el 44% de las mujeres sufren violencia física de su pareja
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Omar Bobadilla (@obobadilla)

Lo hago por tu bien: el 44% de las mujeres sufren violencia física de su pareja

Los golpes y la violencia psicológica se han normalizado al grado de que 89% de las mujeres reconoce haber sido víctima de este último tipo de agresiones. Presentamos las historias de Diana y Lorena, sobrevivientes.
Omar Bobadilla (@obobadilla)
Por Nayeli Rodán
15 de abril, 2016
Comparte

cintillo

Diana Alba tiene 29 años y es psicóloga, activista y mamá. Apenas hace cuatro años su vida se transformó: dejó de sentirse insegura y reconoció que durante ocho años fue víctima de violencia por parte de su pareja. Ni siquiera los golpes que le perforaron el intestino habían podido separarla del “amor”.

Después de abandonar el hospital tras esa golpiza, Diana perdonó a su novio e incluso decidieron tener un hijo. Pero, dice, “los agresores no cambian”. Los golpes continuaron hasta que un día, como parte de la capacitación para un nuevo empleo, se reconoció como víctima de violencia. “Ahí empecé a nombrarlo”, agrega. Ese fue el primer paso.

Descubrió también que la violencia no es exclusiva de un sector social o educativo. “Feministas o no, tenemos ese tipo de relaciones porque así nos educaron”, afirma la activista, integrante de la colectiva Las enredadas.

La frase tiene sustento: en México, 44% de las mujeres han vivido algún episodio de violencia en su vida durante una relación conyugal, según la encuesta Panorama de violencia contra las mujeres en México 2011.

Además, la violencia intrafamiliar es la décima causa de muerte de mujeres en el país.

Lee: Violencia contra la mujer en datos (parte 1): El silencio de 332 mil acosos

Se trata de una violencia ejercida en el espacio más intimo por un agresor que dice sentir amor, lo que vuelve más compleja la situación. Es por eso que, dice Diana, “las mujeres, a pesar de que tenemos el conocimiento, no podemos salir de esas relaciones tan fácil”.

A pesar de vivir violencia, “no podemos nombrarla ni identificarla”. Se vive de forma “privada”. En la mayoría de los casos, la víctima ni siquiera se atreve a comentarlo con su círculo más cercano como amigas o familiares. “Piensas: ‘No tengo qué decirle a mi amiga que este tipo me está matando porque voy a ser criticada’”.

Los números lo confirman: 90% de las mujeres casadas o en unión libre que fueron violentadas por su pareja no pidieron ayuda ni no denunciaron. Sólo 10% lo hace, pero de ellas, la mitad lo hace sólo ante organismos como el DIF o el Instituto de la mujer, que no tienen facultad para someter al agresor a un proceso judicial.

“En nombre del amor nos están asesinando”, sentencia Diana cuando insiste que las mujeres deben “desmitificar el amor romántico”; es decir, reconocer que los celos no son sinónimo de amor, ni el control de la protección.

Violencia psicológica, la huella indeleble

Después de que Lorena terminó su noviazgo con Martín, él le escribió un mail de despedida que incluía frases como: “Eres una puta”, “mediocre”, “ojalá te mueras”. Cuando lo leyó, no le impactó porque lo consideró como una tontería. Pero después de varios días seguía pensando en esas palabras le retumbaban en la cabeza. Comenzó a cuestionarse si los calificativos eran verdad. “Dudé de mí”, reconoce.

Ella es una mujer independiente, con un trabajo estable y afición por el arte. Él estudia un doctorado en antropología. En un principio tenían una relación abierta, pero luego Lorena cedió a la presión para comenzar un noviazgo y eso abrió la puerta para que Martín quisiera controlarla.

Después de varias peleas ella descubrió una manera de evitar la confrontación: “Le informaba todo lo que hacía en el día: ‘ya voy al trabajo; voy a comer; ya estoy en  casa’”. Él le respondía: “Gracias por contarme todo, ya estamos funcionando mejor”.

Lee: Universidades reprobadas: solo 4 tienen protocolos contra el acoso sexual

Aún así, ella tenía que cuidar lo que decía frente a él porque podía malinterpretar sus palabras y, por ende, tener más peleas.

También criticaba que usara falda o cómo se comportaba frente a los demás. “Siempre te voy a juzgar, lo hagas bien o no. Lo hago por tu bien”, le decía. Aunque ella terminó la relación un mes después, reconoce que ni siquiera debió intentarlo por las señales de alerta.

Cuando se reencontraron después de un tiempo de no verse, él le preguntó si había estado con otra persona. Y dijo de inmediato: “Si me entero de que saliste con alguien te mato, al fin que vives sola y nadie se va a dar cuenta”. Ella lo tomó como una broma esa ocasión, pero la segunda vez que lo escuchó sintió mucho miedo.

Este tipo de violencia es de las más comunes. Según la encuesta de violencia antes mencionada, 89% de las mujeres ha sido agredida psicológicamente por su pareja; es decir, ha sufrido insultos, menosprecios, intimidaciones, imposición de tareas serviles y limitaciones para comunicarse con amigos, conocidos y familiares.

Cicatriz de guerra

Diana tiene una cicatriz que inicia en su pecho y llega hasta el vientre. Es la marca de una laparotomía a la que fue sometida luego de que los golpes de su novio le perforaron el intestino. Tenía 21 años y estuvo a punto de morir.

Ver esa marca sobre su cuerpo la hacía recordar lo que había vivido, pero desde hace tres años ha cobrado otro sentido: “Mi cicatriz es como una marca de guerra”. Es el recordatorio de que es una sobreviviente.

Superar ese episodio fue un proceso difícil y largo. Para dejar a su ex pareja tuvo que empezar a restablecer redes, a retomar las relaciones con sus amigas y familia, porque “un agresor te aisla y al principio crees que sin él no vas a poder”. Pero Diana decidió convertirse en madre soltera.

Después tuvo dos procesos psicológicos para “empoderarme y construir autoestima”.

Lleva cinco años separada, pero “apenas tiene tres años que lo superé”. Parte de los cimientos de su recuperación está en las redes de apoyo que ha construido con otras mujeres. Desde 2013, junto con otras feministas crearon la colectiva Las enredadas, una organización para visibilizar la violencia contra las mujeres en México.

Lee: El acoso en las universidades, cuando las bromas e insinuaciones suben de tono

Se trata de un espacio de protesta y acción por y para las mujeres porque, dice, “el Estado no va a responder ante la violencia de género cuya expresión extrema es el feminicidio. La alerta de género no está funcionando y en lugar de estar diciendo ‘mírame, hazme caso’, apostamos a organizarnos”. Las Enredadas promueven la autodefensa como una forma de combatir la violencia contra las mujeres.

“Traer tu silbato, saber técnicas de autodefensa, traer un aparato de toques, a uno la hace sentir más segura para salir a la calle vestida como quiera. Vamos a defendernos nosotras mismas porque el Estado no está respondiendo”.

En su página de internet, promueven un manual de autodefensa, que instruye cómo actuar ante ataques físicos.

Las Enredadas han realizado manifestaciones en el Estado de México para evidenciar que la problemática existe, pero que también hay colectivos de apoyo. “Mientras seamos manada nos sentimos más poderosas”, afirma Diana.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Perseverance: estas son las mejores imágenes tomadas por el robot en sus primeras semanas en Marte

Te mostramos algunas de las mejores imágenes tomadas por el robot desde que comenzó a acercarse a la superficie de Marte.
3 de marzo, 2021
Comparte

Desde que aterrizó en el cráter Jezero de Marte en febrero pasado, el robot Perseverance de la NASA no deja de asombrarnos con las imágenes del “planeta rojo”.

Aunque a simple vista se parecen bastante a un desierto de algún lugar de la Tierra, la realidad es que las fotos provienen desde miles y miles de kilómetros, desde una depresión en el norte del ecuador del planeta.

En BBC Mundo te ofrecemos una selección de las nuevas imágenes enviadas por la misión que busca signos de vida microbiana, así como caracterizar la geología de Marte y su clima pasado.

First image taken from the High Resolution Imaging Experiment camera aboard Nasa's Perseverance Rover on the surface of Mars (19 February 2021)

Nasa/JPL-Caltech/MSSS
La primera imagen del robot Perseverance en la superficie de Marte fue tomada con la cámara del Experimento de Imágenes de Alta Resolución a bordo del Mars Reconnaissance Orbiter de la NASA.

Colour image of Mars taken by the Hazard Cameras on the underside of Nasa's Perseverance Mars rover

Nasa/JPL-Caltech
Esta es la primera imagen en color de alta resolución enviada por las cámaras en la parte inferior del Perseverance después de su aterrizaje.

Imagen del Mars Reconnaissance Orbiter

Nasa/JPL-Caltech/UArizona
Perseverance puede ser visto en esta imagen satelital desde su lugar de aterrizaje, seis días después. Las dos zonas brillantes a los lados son resultado de los cohetes durante la etapa de descenso.
Image of Mars rover and planet surface using its onboard Left Navigation Camera (Navcam), 1 March 2021

Nasa/JPL-Caltech
Perseverance lleva una carga de instrumentos científicos para recopilar información sobre la geología, la atmósfera y las condiciones ambientales del planeta. La cámara que tomó esta imagen está ubicada en lo alto del mástil del robot y ayuda a moverlo por la superficie.

Nasa's Perseverance Mars rover deck (20 February 2021)

Nasa/JPL-Caltech
Esta es una vista de la cubierta del robot y proporciona una buena perspectiva del llamado PIXL, uno de los instrumentos que se utilizará para identificar elementos químicos.

Mars surface captured by onboard Right Navigation Camera (Navcam), 1 March 2021

Nasa/JPL-Caltech
PIXL también incluye una cámara que toma primeros planos de las rocas y la superficie.

A panorama, taken on 21 February, by Mastcam-Z

Nasa/JPL-Caltech/ASU/MSSS
Este es la primera foto panorámica de 360 grados que tomo Perseverance. La fotografía fue ensamblada en la Tierra a partir de 142 imágenes individuales.
This wind-carved rock seen in first 360-degree panorama taken by the Mastcam-Z instrument

Nasa/JPL-Caltech/ASU/MSS
Esta roca tallada por el viento de Marte muestra cuántos detalles capturan los sistemas de cámaras. La roca ha sido denominada informalmente “foca del puerto”, por razones obvias.

A detail shot from the top of the panorama shows the rim of Jezero Crater

Nasa/JPL-Caltech/ASU/MSSS
Un detalle tomado desde la parte superior del robot muestra el borde del cráter Jezero, el lugar de aterrizaje de Perseverance. El borde está a varios kilómetros de distancia.
Mars surface using Left Mastcam-Z camera

Nasa/JPL-Caltech/ASU
Esta imagen fue tomada por el “ojo izquierdo” del sistema de cámaras llamado Mastcam-Z. Las cámaras izquierda y derecha están una al lado de la otra y apuntan en la misma dirección, proporcionando una vista estéreo similar a la que verían los ojos humanos.

Mars surface using Left Mastcam-Z camera

Nasa/JPL-Caltech/ASU
Tomada un par de días antes, usando la misma cámara, esta imagen fue seleccionada por votación pública como “Imagen de la Semana” para la Semana 2 de la misión del Perseverance.

Section of layering in a delta on the surface of Mars

NASA/JPL-Caltech/ASU
En esta imagen, el “ojo derecho” de Mastcam-Z se ha acercado a lo que probablemente sea una sección del antiguo delta del Jezero que se ha aislado de la formación principal como resultado de la erosión a lo largo del tiempo. Las capas de sedimentos del delta son uno de los objetivos científicos clave para el robot en su búsqueda de signos de vida antigua.

Mars Perseverance Descent Stage Down-Look Camera image

NASA/JPL-Caltech
Las primeras imágenes enviadas se tomaron durante el descenso del robot. Aquí, el Perseverance se baja con tres cuerdas de nailon y un “cordón umbilical”. Cuando las ruedas del robot tocaron el suelo, las ataduras se cortaron.

Parachute shot from the spacecraft's backshell during descent

Nasa/JPL-Caltech
Esta imagen también se realizó durante el descenso. Cuando el robot estaba a unos 11 km del suelo, la nave espacial desplegó el paracaídas supersónico para frenar la velocidad.


The surface of Mars directly below Nasa's Mars Perseverance rover is seen using the Rover Down-Look Camera

NASA/JPL-Caltech
Otra imagen del Jezero durante el descenso. El robot finalmente aterrizó hacia el área centro-izquierda de esta foto. El terreno elevado a la derecha es el delta remanente formado cuando un antiguo río fluyó hacia el cráter lleno del lago y dejó caer su sedimento. Las muestras de roca y suelo del delta se guardarán en tubos y se dejarán en el suelo para devolverlas a la Tierra en una fecha futura.

Todas las imágenes tienen derecho de autor: Nasa/JPL-Caltech


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=5nrw3i70k8c

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.