Estos son los argumentos del GIEI para decir que la verdad histórica se construyó con tortura

El grupo de expertos denunció que los cinco detenidos que fue la base para la hipótesis de que en el basurero de Cocula fueron torturados.

Estos son los argumentos del GIEI para decir que la verdad histórica se construyó con tortura
Padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos la noche del 26 de septiembre de 2014, en Iguala Guerrero, acudieron a la presentación del segundo informe sobre las investigaciones que realizó el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI). Cuartoscuro

La declaración de cinco detenidos que fue la base para la hipótesis de que en el basurero de Cocula fueron asesinados y quemados los 43 normalistas desaparecidos pudo construirse con tortura, denunció el grupo de expertos independiente designado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Estos son los hallazgos del GIEI en los informes médicos de cinco detenidos que declararon sobre la muerte de los 43 estudiantes.

En la presentación de su último informe antes de abandonar el país, los expertos hicieron este señalamiento a la vez que dieron a conocer irregularidades en el actuar del Gobierno mexicano. Entre ellas el bloqueo de información, la presentación de pruebas falsas y “las conductas omisivas” de funcionarios de todos niveles.

El documento señala: “La investigación tuvo dificultades que no son imputadas de manera exclusiva a la simple complejidad del caso. La lentitud en las respuestas a las solicitudes del GIEI, la demora en la práctica de muchas pruebas, las respuestas formales y no sustanciales a muchas de las inquietudes, la no investigación de otras líneas de investigación, no pueden leerse como simples obstáculos improvisados o parciales. Muestran barreras estructurales”. También, afirma que “los reportes de inteligencia, las bitácoras, las fotografías y los vídeos vinculados a los hechos no han sido incorporados a la investigación”.

Sobre la declaración de cinco de los detenidos y la posible tortura que habrían sufrido, estas son las pruebas que presentaron:

  1. Jonathan Osorio Cortez, “Jona” o “Jonas”. Detenido el 27 de octubre de 2014.

En el primer informe de lesiones tras su detención se reportan cero lesiones. Un día después, los reportes indican que ya presenta quince lesiones.

“En la Puesta a Disposición de la Policía Federal del día 27 de octubre de 2014 a las 16:20 h se señala que las lesiones que presentaba Jonathan Osorio se habrían ocasionado por golpes al caer, tras intentar huir en el momento de la detención. (…) Pero según el acta ministerial, el detenido ingresa a la SEIDO el 27 de octubre de 2014 a las 22:30 h, es decir seis horas después. En el informe médico que se le realiza el 28 de octubre de 2014 a las 00:50 h, dos horas después, presenta 14 lesiones y un área de lesiones que no tenía al momento de ser revisado por el médico naval. Dichas lesiones se tuvieron que haber producido entre la realización del primer informe médico de la Marina y el segundo, realizado 8 horas después de ser detenido, o sea que se produjeron mientras se encontraba bajo custodia de las fuerzas de seguridad”.

Aunque se presentan las lesiones tras la detención, Jonathan Osorio dice que las lesiones fueron ocasionadas al momento de ser detenido, lo cual no tiene soporte en los informes médicos emitidos, señala el GIEI.

“En los informes médicos del 29 de octubre de 2014 a las 19:00 y 20:30 h, es decir 38 horas después de la Declaración Ministerial del día anterior, presenta 5 lesiones nuevas”.

El 3 de noviembre, Osorio presenta nuevas lesiones. Los expertos del GIEI insisten en que no existe justificación.

  1. Agustín García Reyes, “Cheje” o “Chereje”. Detenido el 27 de octubre de 2014.

En el primer informe no hay lesiones, en el segundo hay 30. En otros informes se suman ocho nuevas heridas.

“El informe médico del 28 de octubre de 2014 a las 00:50 horas, dos horas después de su ingreso (a la SIEDO) y siete horas después del primer informe médico realizado posteriormente a su detención, refiere la existencia de 30 lesiones que no tenía al momento de ser revisado por el médico naval”.

García Reyes señaló que las lesiones se las ocasionó antes de la detención haciendo trabajos pesados, pero en los registros médicos no existen registros.

Sin embargo, los expertos tuvieron acceso a la una de sus evaluaciones psicológicas y en ésta el detenido señala que fue torturado “le pusieron una bolsa en la cabeza, lo golpearon y le dieron toques con la chicharra”.

  1. Patricio Reyes Landa, “Pato”. Detenido el 27 de octubre de 2014.

En el primer informe médico tras la detención tuvo cinco lesiones, en el siguiente presentó veinte y en más adelante se registraron quince más.

“Durante su evaluación psicológica, el detenido vuelve a referirse a la caída en moto 15 días antes de la detención como origen de su herida. Sin embargo, tras haberdicho que la herida era anterior a su detención, posteriormente refiere al psicólogo haber sido torturado”.

El reporte del GIEI indica que Reyes Landa declaró que fue torturado con un trapo en la nariz como maniobra de asfixia, que le dieron toques dentro de la boca y testículos, y que le pusieron una bolsa en la cabeza, también como maniobra de asfixia.

  1. Felipe Rodríguez Salgado, “Cepillo” o “Terco”. Detenido el 15 de enero de 2015.

El expediente de Rodríguez Salgado indica que al momento de la detención “fue necesario hacer uso legítimo de la fuerza de manera proporcional, mediante forcejeo”.

“16 horas después del último informe médico, el MP registra que las lesiones se provocaron al momento de la detención pero el detenido declara que los Policías Federales lo metieron a un cuarto y lo golpearon en el piso”.

El expediente destaca que el uso de la fuerza fue proporcional y necesario, pero el grupo de expertos indica que “no hay base para sacar esa categórica conclusión. El patrón de lesiones es masivo y no podría ser congruente más que con una detención extremadamente violenta y con una enorme resistencia de un detenido. Unas lesiones de ese tipo en el detenido hubieran llevado un correlato de lesiones en los agentes que habrían tratado de detenerlo, circunstancia no referida en el expediente. Además, el número de lesiones aumenta mientras permanece detenido, lo que muestra que otras lesiones se hicieron mientras estaba bajo custodia”.

  1. Miguel Ángel Landa Bahena, “Duva”, “Duvalín” o “Chequel”. Detenido el 9 de abril de 2015.

El detenido dijo al GIEI que su aprehensión ocurrió en un hotel, donde fue golpeado. Sin embargo, la versión oficial indica que fue detenido en las instalaciones de la SEIDO y de “manera pacífica”.

Sus lesiones desde la detención a otros informes médicos aumentan de 1 a 3, según los registros oficiales.

“El Duva declara que los Policías Federales lo golpearon cuando se negaba a responder sus preguntas”. Los expertos del GIEI concluyen que la detención de Miguel Landa Bahena está registrada en dos momentos diferentes, en días y circunstancias distintos, “lo cual no es coherente entre sí”.

El análisis del GIEI sobre tortura fue revisado por un panel que estuvo compuesto por una experta del Grupo Internacional de Expertos Forenses Independientes (IFEG, por sus siglas en inglés), Dra. María Cristina de Mendonça; la investigadora Nieves Molina-Clemente y el Secretario General del IRCT (International Rehabilitation Council for Torture Victims), Víctor Madrigal-Borloz.

Las conclusiones del GIEI sobre la tortura cometida contra los detenidos indica que “existen diferencias significativas en las versiones sobre el origen de las lesiones, que se atribuyen oficialmente a ser anteriores o producidas durante la detención, y el relato de los detenidos que en algunos momentos señalan que sufrieron torturas”.

Los expertos insisten en que los informes médicos realizados al momento de la detención no indican que existen lesiones, sin embargo, los reportes posteriores ante la SEIDO “muestran numerosas lesiones”.

En la versión de PGR, la declaración de los detenidos citados por el grupo de los expertos indica que los 43 estudiantes fueron quemados en el basurero de Cocula. Sin embargo, los reportes médicos muestran que su declaración pudo haber sido tomada tras tortura de parte de fuerzas federales mexicanas.

 

Close
Comentarios