Finanzas públicas, en riesgo por aumento de la deuda nacional: #SemáforoEconómico
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Finanzas públicas, en riesgo por aumento de la deuda nacional: #SemáforoEconómico

El PIB nominal, es decir, el que contempla los precios del periodo en cuestión, creció a 4.9% al cierre de 2015, menos de la mitad de lo que lo hizo la deuda, por lo que el #SemáforoEconómico está en rojo en este rubro.
Cuartoscuro
13 de abril, 2016
Comparte

Al cierre de 2015, la deuda pública fue 17.5% mayor que al cierre de 2014, con lo que alcanzó su nivel más alto como porcentaje del PIB desde 1990, cuando fue de 43.2%.

De acuerdo con las cifras de México, ¿Cómo Vamos?, en diciembre 2015, la deuda era de 8,160,590 millones de pesos y al cierre de 2014 era 6,947,446 millones de pesos, lo que representa un incremento anual de 17.5%.

Mantener una razón estable de deuda en función del PIB es deseable para mantener las finanzas públicas sanas. En este sentido, la meta de México, ¿Cómo Vamos? es que la deuda crezca al mismo ritmo que el PIB nominal.

El PIB nominal, es decir, el que contempla los precios del periodo en cuestión, creció a 4.9% al cierre de 2015, menos de la mitad de lo que lo hizo la deuda. Por lo que el #SemáforoEconómico está en rojo en este rubro.

Hay países con una razón de deuda sustancialmente mayor, como Japón cuya deuda representa 234% de su PIB. En este sentido, podríamos pensar que 43.2% no es demasiado. Sin embargo, no es esta razón lo único relevante. El ritmo de crecimiento de la deuda ha sido importante y aunque los ingresos del gobierno estén aumentando, el gasto también lo está haciendo.

La deuda pública que México ¿Cómo Vamos? utiliza para sus cálculos incluye los pasivos del gobierno federal, de las entidades públicas de control presupuestario directo (IMSS e ISSSTE) y de la banca de desarrollo. En 2010, representaba 30.1% del PIB y para 2015, 43.2%: un aumento de más de 10 puntos porcentuales. Cabe mencionar que esta deuda no incluye la deuda de los estados.

Gráfico: Omar Bobadilla.

Gráfico: Omar Bobadilla.

Existen tres puntos claves para entender la coyuntura de la deuda pública y su presión sobre las finanzas públicas:

Primero, de 2010 a 2015 la deuda pública ha crecido 12.9% promedio anual. La deuda externa en pesos es la que más ha contribuido a este crecimiento; la deuda externa son los créditos contratados por el sector público con entidades financieras del exterior y pagaderos en el extranjero en moneda diferente a la moneda nacional.

En este periodo, la deuda externa creció 15.6% promedio anual, como consecuencia tanto de un aumento en la contratación de obligaciones en el exterior como por el aumento de su valor a raíz de la depreciación del peso. La deuda externa representa, hoy en día, 36% de la deuda total.

Segundo, en ese mismo periodo los ingresos del sector público crecieron 7.6%. En la trayectoria de los ingresos actúan dos fuerzas contrarias: por una parte, los ingresos petroleros han venido disminuyendo —en el último año cayeron 31.1%— y, por otro lado, los ingresos no petroleros han aumentado —en 2015 crecieron 23.9%—. Los ingresos petroleros representan 19.7% del total y los no petroleros 80.3%.

La principal fuente de aumento de los ingresos no petroleros fue el aumento en la recaudación del ISR y el IEPS. Las finanzas públicas se han despetrolizado dado el bajo precio del petróleo y el incremento en la recaudación vía impuestos directos e impuestos indirectos al consumo de ciertos bienes.

Tercero, este aumento de los ingresos y del endeudamiento financió una expansión del gasto público. En el mismo periodo, de 2010 a 2015, el gasto creció 46.7%. Al calcular el balance primario se observa que, desde 2009, gastamos más de los que ingresemos aún antes de pagar el servicio de la deuda.

Gráfico: Omar Bobadilla.

Gráfico: Omar Bobadilla.

Ante este contexto, México, ¿Cómo Vamos? recalca la importancia de contar con finanzas públicas sanas para mantener la estabilidad macroeconómica del país. Para ello se debe de fortalecer la recaudación de ingresos recurrentes y ajustar el gasto público, de tal forma que se logre revertir el déficit primario hasta alcanzar un superávit primario, que permita hacerle frente a los gastos del gobierno sin necesidad de seguirse endeudando.

Es importante hacer ajustes al gasto corriente, sin comprometer el gasto en inversión productiva, que no está contribuyendo al crecimiento de la economía. El aumento en los ingresos del sector público debe permitir finanzas públicas sanas, sin necesidad de continuar una trayectoria de endeudamiento.

En esta misma línea, se debe de evaluar la posibilidad de disminuir las transferencias a municipios y estados para impulsarlos a buscar fuentes adicionales de ingresos. Adicionalmente, en aras de fomentar la transparencia en el uso de los recursos públicos, los estados y municipios deberían de rendir cuentas claras del uso que se le da a los recursos que reciben de la federación y el uso que le dan a los recursos obtenidos por la deuda estatal en la que están incurriendo.

La estimación del presupuesto anual debe reflejar la realidad petrolera del país, considerando los precios del mercado y las expectativas internacionales del precio de este insumo. Si bien siempre se pueden adquirir coberturas, no debemos olvidar que éstas funcionan como un seguro y su precio estará en función de la volatilidad del precio del bien de que se trate.

La deuda puede ser positiva sí logra estimular la demanda agregada y el crecimiento económico. Si un aumento en el endeudamiento se da a la par de una eficiente selección y ejecución de proyectos que aumenten la capacidad productiva del país se observará, en el mediano plazo, una disminución en la deuda como porcentaje del PIB, debido al crecimiento de éste. De la misma forma, se ha argumentado que la deuda debe de usarse para proyectos con una tasa de retorno social mayor a la tasa de interés de mercado.

México, ¿Cómo Vamos? asegura que no se debe de perder de vista que para crecer a tasas de 5% es necesario controlar el crecimiento de la deuda pública y el uso que se le da a los recursos así obtenidos. La sostenibilidad de las finanzas públicas debe ser un objetivo ineludible del país si queremos mantener la estabilidad macroeconómica que tantos años costó alcanzar.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

4 gráficos que explican qué hacer si tienes una persona con COVID-19 en casa

Aislarse a causa de la covid dentro de una vivienda compartida no es fácil, pero estas medidas pueden ayudarte a resolver esta situación y evitar que el resto de los integrantes de la casa se contagie.
17 de febrero, 2021
Comparte

Todos los enfermos de COVID-19 deben mantenerse aislados para evitar propagar el coronavirus. Esta es la recomendación generalizada para todos los infectados con SARS-CoV-2 que no han desarrollado un cuadro grave de la enfermedad.

Idealmente, el enfermo dispondría de un espacio suficientemente grande como para pasar allí entre 10 y 14 días, o el tiempo que se requiera dependiendo de la evolución de los síntomas (si tienes fiebre alta, te sientes acalorado o con escalofríos, estás resfriado o tienes náuseas o diarrea, el período de aislamiento puede ser más largo, según el Servicio Nacional de Salud Británico).

Pero la realidad es que la gran mayoría vive en espacios compartidos sin acceso, por ejemplo, a un baño propio. Te explicamos de forma sucinta en cuatro gráficos cómo hacer si hay una persona aislada con covid-19 dentro de tu casa.

La habitación del enfermo

Gráfico de la habitación de un enfermo de covid

BBC

La puerta del cuarto donde duerme el enfermo debe mantenerse cerrada. Es importante abrir la ventana para dejar que circule el aire. Sus comidas debe hacerlas allí dentro, y todo la basura que genere (pañuelos descartables, mascarillas, etc.) debe tirarla a un bote con una bolsa plástica y cerrarla.

Si no es posible mantener al enfermo dentro de una habitación separada y debe compartir el cuarto con otra persona, coloca las camas al menos a dos metros de distancia, y si puedes, una barrera física alrededor de la cama del enfermo como una cortina de baño, un cartón grande, etc.

Si solo tienes una cama, se debe dormir de modo que la posición de la cabeza de uno esté al altura de los pies del otro.

Distancia de los demás

Gráfico de como mantener distancia de la persona enferma

BBC

Idealmente no debemos entrar a la habitación del enfermo y si lo hacemos en caso de ser absolutamente necesario, ambos deben usar mascarilla, y la persona que ingresa debe utilizar guantes desechables para manipular las cosas del enfermo.

Las comidas y todos los otros implementos que necesite hay que dejárselos en la puerta para que los recoja una vez que nos hayamos alejado.

El baño

Gráfico de como limpiar el baño que utiliza la persona enferma

BBC

Lo ideal es no compartir el baño con el enfermo. En caso de no ser posible, lo mejor es que la persona infectada utilice el baño compartido una vez que lo han hecho los demás y que luego limpie con guantes todas las superficies que ha tocado.

Si necesitamos usar el baño después de que lo ha utilizado la persona infectada, lo mejor es dejar pasar el máximo de tiempo posible.

El enfermo debe utilizar su propia toalla.

Si la persona con COVID-19 tiene su propio baño pero no está en condiciones de limpiarlo, podemos hacerlo usando una mascarilla y guantes descartables, pero solo en caso de ser absolutamente necesario.

Los objetos que toca la persona infectada

Gráfico de como limpiar los objetos que utiliza la persona enferma

BBC

Es importante no compartir objetos con el enfermo.

Por eso, debemos separar platos, cubiertos, vasos etc. para su uso exclusivo.

Una vez que los usa debemos lavarlos con detergente y agua caliente usando guantes descartables. Después de hacerlo debemos lavarnos meticulosamente las manos con jabón por al menos 20 segundos.

En cuanto a su ropa o sábanas sucias, debemos manipularlas con guantes y nunca sacudirlas. Se pueden lavar en agua caliente junto a la ropa del resto de los integrantes de la casa, y debe secarse con secarropas a temperatura caliente, si se puede.

Al terminar, lávate siempre las manos.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=8B-mGZ9rNPk

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.