La reportera de 9 años que cubrió un asesinato y le recomendaron que jugara con muñecas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AP

La reportera de 9 años que cubrió un asesinato y le recomendaron que jugara con muñecas

El trabajo periodístico de la reportera Hilde Lysiak ha causado revuelo en un pequeño poblado de Pensilvania, en Estados Unidos, luego de que la niña de 9 años publicó un informe sobre un crimen antes que los diarios locales.
AP
Por BBC Mundo
7 de abril, 2016
Comparte

EXCLUSIVA: ¡ASESINATO EN LA CALLE NUEVE!

Con ese titular la reportera Hilde Kate Lysiak publicó en su periódico comunitario online la noticia de un homicidio, ocurrido el sábado pasado, en su pequeño pueblo de Selinsgrove, Pensilvania, Estados Unidos.

Hilde tiene 9 años y no sólo incluyó información y un video de la escena del crimen sino que se le adelantó a la prensa local por varias horas.

Sin embargo, varios adultos reaccionaron con indignación en las redes sociales, acusando al padre –un experiodista– de irresponsabilidad por dejar a su hija cubrir noticias escabrosas y aconsejando a la menor que “jugara con muñecas“.

La joven reportera respondió inmediatamente con un video que publicó en su sitio contestando a sus críticos:

“Si quieren que deje de cubrir las noticias, entonces, aléjense de sus computadoras y hagan algo sobre las noticias. Ahí lo tienen, ¿les parezco suficientemente adorable así?”

Periódico con crayones

Hilde Lysiak empezó a incursionar en el periodismo a la edad de 7 años, con un periódico para su familia escrito con crayones que pronto se transformó en una fuente comunitaria de noticias con su propio sitio internet y página de Facebook.

En 2004, lanzó el “Orange Street News” (“El Noticiero de la Calle Orange”) abriendo con la noticia del nacimiento de su hermana.

A los 8 años ya cubría las reuniones del concejo municipal de Selinsgrove, un pueblo de 5.000 habitantes, y entrevistaba a los empresarios locales pero “el crimen es definitivamente mi (tema) favorito”, reconoció.

Hilde recibe asistencia de su padre, Matthew Lysiak, un escritor y experiodista del New York Daily News, que frecuentemente la llevaba consigo en su oficio de reportero.

Su hermana mayor Isabel Rose, de 12 años, maneja los videos y las fotos de los reportajes.

Ha cubierto la muerte a tiros de un zorrillo con posible rabia por la policía, varios actos de vandalismo y la situación de las tiendas vacías en la zona comercial de Selinsgrove.

“Sus noticias son generalmente positivas”, le dijo Matthew Lysiak a la agencia AP. “(Pero) a medida que tomó confianza empezó a salirse de esa rutina”, explicó.

Y, el sábado, la pequeña recibió una información de una de sus fuentes sobre un posible asesinato ocurrido cerca de su casa.

Fuentes

La intrépida reportera corrió a la escena y empezó a hacer indagaciones.

En su noticiero informó sobre un sospechoso que supuestamente había matado a su esposa con un martillo, pero que que la policía no estaba confirmando los detalles.

También escribió que a los residentes del área se les aconsejó no hablar con los medios.

La noticia escrita, acompañada de un video, se publicó en el “Orange Street News” horas antes de que otros medios llegaran a la escena del crimen.

Poco después, las redes sociales estaban abarrotadas de comentarios negativos.

Algunos culpaban a sus padres por dejarla involucrarse en ese tipo de historias, otros le aconsejaban que “jugara con muñecas”.

Anne Carter, una enfermera de Selinsgrove, fue una de las que comentó negativamente en Facebook.

“Creo que tiene mucho talento y sus aspiraciones son grandes pero el caso es probablemente demasiado grande para que lo maneje una niña de 9 años”.

Periodismo vs. jugar al té

Pero el comentario que realmente la indispuso fue de quien escribió: “Me parece repugnante que una niña tan adorable crea que es una periodista de verdad. ¿Qué pasó con las fiestas para tomar el té”.

Así que Hilde decidió responder a sus críticos con un video que publicó en su sitio.

“Sé que esto incomoda a algunos de ustedes y que les gustaría que me quedara quieta y en silencio porque tengo 9 años”, expresó.

“Pero si quieren que deje de cubrir las noticias, entonces, aléjense de sus computadoras y hagan algo sobre las noticias. Ahí lo tienen, ¿les parezco suficientemente adorable así?”

Hilde insiste en que continuará con su trabajo periodístico. “El hecho que tenga 9 años no quiere decir que no pueda cubrir una gran historia”.

Cuando se le preguntó si le haría seguimiento a la noticia sobre el supuesto asesinato, respondió:

“Tendrán que averiguar lo que sucede en la próxima edición del ‘Orange Street News'”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La ingeniosa estrategia de una banda de rock para tocar en medio de la pandemia por COVID

Un par de conciertos en Oklahoma, EU, recurrieron a burbujas inflables individuales para que el evento se pudiera realizar respetando las medidas de distanciamiento social.
25 de enero, 2021
Comparte
Concierto de Flaming Lips

Flaming Lips
Cada burbuja tiene una capacidad máxima de tres personas.

A situaciones complicadas, soluciones ingeniosas.

La respuesta de la banda estadounidense de rock Flaming Lips a la necesidad de mantener la distancia social en tiempos de pandemia ha sido colocar tanto a los músicos como al público dentro de burbujas individuales inflables.

Cada uno de los dos shows, llevados a cabo en Oklahoma, contó con 100 burbujas, con capacidad para hasta tres personas en cada una de ellas.

La ingeniosa idea provino del líder de la banda, Wayne Coyne, quien desde hace tiempo suele “rodar” por entre el público en una de estas cápsulas durante sus conciertos.

Concierto en Glastonbury, en 2010

BBC
Desde hace tiempo que Coyne utiliza la burbuja. En el pasado, lo hacía para rodar por entre el público.

Antes de tocar, Coyne dijo que ir a ver a la banda utilizando este sistema era “más seguro que ir a la tienda de comestibles”.

Cada burbuja estaba dotada de un parlante suplementario de alta frecuencia, para evitar que el sonido se escuchara distorsionado, así como de una botella de agua, un ventilador a pila, una toalla así como un pancarta que indicar necesidades básicas como “Tengo que ir a orinar/hace calor aquí dentro“, para llamar a un asistente de la sala.

Los conciertos estaban planificados originalmente para diciembre, pero en ese momento tuvieron que ser suspendidos por el aumento de casos de coronavirus en Oklahoma.

El éxito del show hace pensar en la posibilidad de que otras bandas puedan replicar la experiencia, siempre y cuando se encuentre una sala adecuada y el público tome las medidas de precaución necesarias.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=5nrw3i70k8c

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.