Los 3 países de América Latina en la lista negra de la piratería (y uno logró salir)
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC Mundo

Los 3 países de América Latina en la lista negra de la piratería (y uno logró salir)

La Oficina de Comercio Exterior de Estados Unidos (USTR) publicó su "Reporte Especial 301" sobre las violaciones de los derechos de propiedad intelectual y patentes a nivel mundial.
BBC Mundo
Por BBC Mundo
28 de abril, 2016
Comparte

Integrar una “lista negra” casi nunca se lo toma uno como una buena noticia, pero si la misma es creada por un organismo gubernamental estadounidense, la situación es aún peor. Pues tres países de América Latina acaban de aparecer en uno de estos rankings negativos, al tiempo que una nación logró salir.

La Oficina de Comercio Exterior de Estados Unidos (USTR) publicó este miércoles su “Reporte Especial 301” sobre las violaciones de los derechos de propiedad intelectual y patentes a nivel mundial en temas tan variados como las películas pirata y las licencias farmacéuticas.

El informe incluye una “lista negra” con los 11 países que más piratean y una lista secundaria con aquellos 25 “a vigilar”.

Image copyrightThinkstock
La “lista negra” de la piratería incluye 11 países, entre los cuales hay tres de América Latina.

En este contexto, tres países de América Latina aparecieron en la “lista negra”: Argentina, Chile y Venezuela.

Ecuador, que había estado en esa categoría el año pasado, consiguió salir, pero igualmente apareció en la clasficiación secundaria junto a otros 10 países de América Latina y el Caribe:Barbados, Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, Guatemala, Jamaica, México y Perú.

El “Reporte Especial 301” no conlleva sanciones por parte de EE.UU., pero supone un llamado de atención para que los países designados aumenten su esfuerzos en la lucha contra la piratería. Aunque no estén de acuerdo.

Chile y una diferencia de puntos de vista

Si bien el informe de la USTR reconoce que en 2015 Chile dio pasos para “reducir los tiempos de registro de las patentes, el incremento en las acciones de protección intelectual” y el descenso de “la tasa de uso de software sin licencia”, igual mantiene al país en su “lista negra”.

Entre otros motivos, se mencionan los decodificadores pirata, aparatos de bajo costo que permiten el acceso a canales de cable y satelitales incluso en alta definición.

Tras conocerse el reporte, la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería de Chile publicó un comunicado oficial diciendo que supone una visión “unilateral” del derecho de la propiedad intelectual en el país.

Image copyrightGetty
Sobre Chile, el informe de EE.UU. destaca el problema de los decodificadores pirata, que permiten el acceso a canales satelitales y de cable.

Según la Cancillería chilena, a lo largo de los últimos años, el país ha creado un “sistema de propiedad intelectual balanceado entre los intereses de los creadores y la sociedad en su conjunto“, que cumple con “el doble objetivo de fomentar la innovación y garantizar el debido acceso al conocimiento, la cultura y los medicamentos a toda la población”.

Argentina: de la feria La Salada a la piratería online

“Argentina sigue presentando un número de deficiencias conocidas y de larga data en la protección de los derechos de propiedad intelectual”, indica el informe.

USTR destaca, por ejemplo, la falta de adecuada protección en patentes farmacéuticas, biotecnológicas y químicos agropecuarios, y destaca el crecimiento de la feria La Salada, en Buenos Aires, que ofrece “productos falsificados y pirateados”.

Incluso llega a decir: “Mientras que la piratería de CD con derechos de autor está muy extendida, la piratería en internet es una preocupación creciente. Las tasas de piratería de internet se aproximan al 100% en varias áreas de contenido“.

El sitio para ver películas online Cuevana “prácticamente desapareció” gracias a las acciones judiciales, dijo Tomeo.

Fernando Tomeo, abogado argentino especializado en derecho y nuevas tecnologías, reconoció que la ley de propiedad intelectual del país es “muy antigua”.

Creada en 1933, la legislación actual requiere de “una reforma que contemple las nuevas tecnologías de la información”, dijo a BBC Mundo.

Sin embargo, Tomeo considera que las autoridades, la policía y los jueces “han investigado y puesto fin” a los grandes proveedores de contenidos ilegales en internet con sede en Argentina, como Cuevana y antes Taringa.

Venezuela y Ecuador como casos opuestos

Entre los tres países en la “lista negra”, Venezuela se lleva la peor parte.

Su permanencia en el ranking se debe a la ausencia de “esfuerzos aparentes” y la “falta de un sistema efectivo” para hacer frente a la extendida piratería y falsificación existente en el país, indica el “Reporte Especial 301”.

Image copyrightRIA Novosti
En el caso de Venezuela, el informe resalta la “ambigüedad legal” respecto a patentes farmacéuticas.

En particular, el informe resalta la “ambigüedad legal” respecto a patentes farmacéuticas, la aprobación de marcas “similares o casi idénticas” a marcas ya registradas e incluso la proyección de películas piratas en cines, entre otros ejemplos.

En cambio, Ecuador consiguió salir de la “lista negra” y pasar a la secundaria.

“Aunque la protección de los derechos sigue siendo débil (incluidos los mercados como el de La Bahía en Guayaquil), las reformas en el código penal en 2015 que restauró algunos procedimientos y sanciones penales contra la falsificación y piratería a escala comercial, así como la voluntad de Ecuador para colaborar con EEUU son pasos positivos”, señala el informe.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Divorcio, violencia, sexualidad, las luchas de las mujeres narrados en 100 años de cuentos

Con 20 años de investigación en la narrativa del cuento mexicano, Liliana Pedroza visibiliza el trabajo de 100 cuentistas mexicanas de finales del siglo XIX y principios del siglo XX con temas que reclaman el espacio público de las mujeres.
6 de diciembre, 2020
Comparte

En los últimos 100 años, escritoras mexicanas utilizaron el cuento para hablar de temas como el divorcio, la violencia, la libre autodeterminación de sus cuerpos, el aborto, la sexualidad, la diversidad de género, su destino doméstico y la ruptura de estereotipos.

Esta evolución del pensamiento femenino fue recopilado en la antología A golpe de linterna de la escritora e investigadora, Liliana Pedroza con la pluma de 100 cuentistas mexicanas.

A golpe de linterna. Más de cien años de cuento mexicano de editorial Atrasalante es una antología editada en tres tomos. En 1,000 páginas recogen 100 historias de 100 cuentistas mexicanas a lo largo de 100 años. Esta recopilación de cuentos cubre de manera cronológica tres marcadas etapas en las manifestaciones feministas, acordes a determinadas épocas en las que se desarrollaron a través de la práctica del cuento en la literatura mexicana.

En estos tres libros, Pedroza presenta la narrativa de estas mujeres y la lucha por sus derechos y libertades que parecen no tener fecha de caducidad, donde la violencia aumenta, las manifestaciones no cesan y las mujeres se encuentran cada vez más organizadas, con grupos de apoyo a su lado decididas a conseguir lo que a principios del siglo XIX ya era evidente: el derecho a decir sobre sí mismas.

El Tomo I de A golpe de linterna se titula Pioneras, el Tomo II Insumisas y, finalmente, el Tomo III Exploradoras. Cada volumen es acompañado por los trazos de la ilustradora guanajuatense Susana Ríos.

“No solo van a encontrar 100 excelentes relatos sino 100 excelentes cuentistas. Cuando alguien se deslumbre con la historia de alguna y vaya a su obra total, como cuentista, se va a encontrar con una gran escritora”, añade la autora Liliana Pedroza en entrevista para Animal Político.

El título de esta antología nace de una frase del cuentista argentino, Andrés Neuman, quien dice que la novela es la luz del día mientras que el cuento es solo un golpe de linterna en una habitación oscura. Liliana toma parte de este enunciado para resignificar las luchas que han vivido las mujeres plasmadas en la literatura mexicana.

En ese sentido, Liliana explica que el cuento solo ilumina con un haz de luz una parte de una habitación oscura. Es el resumen de todo lo que ha sido el cuento a lo largo del siglo y contribuye a pensar en esta labor de búsqueda por encontrar a las voces de tantas mujeres.

Pasado y presente de una misma lucha

Liliana Pedroza trabajó en esta antología durante 20 años en los que recopiló, leyó, seleccionó y encontró a aquellas cuentistas mujeres que de alguna manera fueron omitidas dentro de este género de la literatura mexicana.

Cabe recordar que antes de A golpe de linterna, Pedroza ya había publicado Historia secreta del cuento mexicano 1920-2017 a través de la Universidad Autónoma de Nuevo León, en 2018. Este ejemplar es el resultado de un catálogo historiográfico, a manera de directorio, que da cuenta de más de 500 cuentistas dentro de la historia de la literatura mexicana. “De esa investigación nace la antología”, añade.

Aunque el punto de partida de esta serie de libros de cuentos mexicanos es la cronología de las historias, en ellos resalta el constante diálogo de las autoras con temas como la maternidad -y la diversidad que hay de estas- al ser o muy violentas o muy rompedoras de estereotipos. Todas dialogando para generaciones distintas.

“Todas dialogan con nuestro presente, con lo que pensamos de la participación de las mujeres en los espacios públicos, en la eficiencia por el derecho a tener control sobre nuestros cuerpos. Hay muchos temas que siguen siendo actuales y se puede leer de manera indistinta”, explica.

Según datos presentados por la autora en su libro Historia del cuento mexicano, en la medida que las mujeres ocupan espacios del ámbito público su participación de la literatura se visibilizó más como sucedió en las décadas de los años 50, 60 y 70, sobre todo aquellas cuentistas mujeres que se vincularon con las actividades de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Actualmente “hay muchos grupos de mujeres desde la academia con los estudios de género; activistas y cada vez más mujeres que están teniendo consciencia sobre los mecanismos de opresión que han ejercido sobre nosotras, como grupo social”.

Sin embargo, años atrás, ya había mujeres reuniéndose para crear grupos de apoyo, había organizaciones que buscaban enseñar un oficio a las mujeres para que fueran autónomas económicamente y no hubiera precarización laboral en ellas. Estas historias contextualizan cómo las exigencias continúan haciéndose a pesar de que ya ha transcurrido un siglo.

La violencia, un fenómeno que no hace distinciones

Dentro de la selección de cuentos, Liliana Pedroza da voz a la pluma de aquellas autoras que denunciaron la violencia a través de este género. Desde la violencia de género, el feminicidio y las manifestaciones de años recientes que ponen sobre la mesa la forma en que la violencia no hace distinciones en las diferentes épocas en la historia del país.

Tal y como sucede en el Tomo I con una de las historias que sucede durante la Revolución Mexicana con la historia de mujeres que tenían cargos de alto mando, por ejemplo, está el caso de una coronela que tiene un ejército de mujeres peleando en el campo de batalla o mujeres liderando una manifestación a través de la educación.

En el Tomo II de Insumisas, Pedroza muestra los rostros de las mujeres de los años 50 y 60 en un contexto de movimientos y oleadas feministas que ponen en la conversación temas como el aborto, el decidir sobre sus propios cuerpos, el derecho a la planificación familiar, la sexualidad, la diversidad de género y la libre elección de la sexualidad.

Mientras tanto, en el Tomo III las Exploradoras ya atravesaron diversas luchas sociales. Ellas recogen todo lo sucedido en el siglo anterior, cuentan sus propias realidades explorando otras narrativas. Nuevas formas de contar las realidades como la violencia, los feminicidios, la debacle ambiental y la lucha por seguir ocupando los espacios públicos que les han negado.

En este contexto, cifras de la Red Nacional de Refugios (RNR) muestran que de marzo a octubre de 2020, periodo que señala los primeros 8 meses de la pandemia, en México la violencia dentro del hogar aumentó. Ante esto, la organización dio atención y acompañamiento a 34, mil 716 personas, lo que representa un incremento de 51% comparado con el mismo periodo del año pasado.

De marzo a octubre realizaron 37 rescates de mujeres y en su caso, sus hijas e hijos en situación de riesgo, dos de ellos internacionales. En septiembre y octubre 3.78% de mujeres reportaron violencia feminicida, mientras que 4 de cada 100 mujeres reportaron intento de feminicidio.

A pesar de los índices de violencia que se dan dentro del hogar como consecuencia de las repercusiones de la pandemia y del temor a los riesgos por contagios de COVID, la autora considera que hay que salir a la calle a marchar y manifestarse en contra de la violencia, una realidad que para las mujeres es mucho peor que la pandemia.

A golpe de linterna. Más de cien años de cuento mexicano de la editorial Atrasalente ya se encuentra a la venta en distintas librerías. Recientemente se presentó, por primera vez, durante la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FILG) y tendrá gira de presentaciones de forma virtual a través de las redes sociales de la editorial y la autora.

“Sí. Nosotras desde hace siglos venimos luchando contra otra pandemia que es la violencia machista y bueno, son temáticas que tienen las escritoras en el cuestionamiento sobre el destino social de las mujeres que es la casa, los hijos, el matrimonio; como algunas lo asumen y cómo otras se rebelan a este rol social, como las escritoras más jóvenes, retratan el feminicidio, la precarización laboral por ser mujer, por ser madre soltera. En la antología se ve un abanico de temas y la forma en cómo se abordan de una manera muy reveladora”, puntualiza la doctora en Literatura Hispanoamericana, Liliana Pedroza.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.