Si tocan a una, nos organizamos miles, la consigna de las mujeres para gritar contra el abuso
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Manu Ureste (@ManuVPC)

Si tocan a una, nos organizamos miles, la consigna de las mujeres para gritar contra el abuso

Miles de mujeres salieron a la calle este domingo 24 de abril para denunciar los abusos que por años han soportado. Estas son algunas de sus historias.
Manu Ureste (@ManuVPC)
Por Nayeli Roldán
25 de abril, 2016
Comparte

cintillo

Irinea Buendía está segura: su hija Mariana Lima fue asesinada por su esposo. Ha recorrido un tortuoso camino judicial durante cinco años y logró que por primera vez, la Suprema Corte de Justicia de la Nación discutiera un caso de feminicidio. Cuando se le pregunta por qué ha mantenido su lucha, responde sin titubeos: “Yo sé que aunque me pare de cabeza, mi hija no volverá a la vida, pero el asesino sí podría asesinar a otra mujer. Si puedo salvar a una mujer, con eso me basta”.

Las palabras de Iriniea pueden resumir lo que ocurrió este 24 de abril. Por primera vez, miles de mujeres salieron a las calles para denunciar la violencia que padecen, pero sobre todo, para exigir que cese. Que ninguna otra mujer enfrente más episodios de violencia en la calle, en el transporte, en su casa.

Salieron a la calle y comprobaron que miles de mujeres han experimentado el mismo miedo cuando un hombre las agrede, han sentido impotencia y dolor, pero ninguna se ha rendido. “Si tocan a una, nos organizamos miles”, rezaba una pancarta y sí; así lo hicieron.

Mientras una reportera realizaba una transmisión en redes sociales, una mujer quiso dar su testimonio: “Estoy aquí porque a la hija de una amiga la dejaron apenas respirando en las calles de la Ciudad de México tras una violación tumultuaria. Desde hace tres meses ha intentado suicidarse en tres ocasiones. Estoy aquí para que entiendan que las leyes no funcionan a nuestro favor”.

A su alrededor, cientos de mujeres se reconocían como víctimas de algo que hasta ahora no habían reclamado en conjunto. Gritaron con todas sus fuerzas: no más feminicidios, no más acoso, no más injusticia.

“¿Por qué es importante esta marcha? Para saber que no estamos solas. El cambio no vendrá al instante, pero por primera vez los hombres se enteran que el piropo en realidad es acoso”, dijo Eréndira Mejía.

Compañeras de lucha

Después de que mujeres sufrieron agresiones sexuales en espacios públicos y lo denunciaron a través de redes sociales, los mensajes que recibieron no fueron de apoyo como se hubiese esperado. Al contrario, usuarios de Twitter escupían frases como: “es tu culpa por usar vestido”, “tuviste suerte, yo te hubiera violado”, “feminzi”.

La violencia que desencadenó derivó en que algunas mujeres comenzaran a organizar una protesta en Facebook. Era un evento privado al que sólo estaban invitando a sus amigas.

En unos días, las denuncias de agresión se fueron sumando y con ello la intención de muchas mujeres más para participar en la movilización fijada para este 24 de abril, por eso el #24a. Las violencias machistas expresadas en la casa, la escuela, el trabajo, la calle, derivó en el nombre de la marcha que resume la exigencia: Nos queremos vivas.

Ciudad Juárez, Xalapa, Tuxtla Gutiérrez, Guadalajara, Tepic, Cancún, Mérida, Hermosillo. En total, más de 40 ciudades de 27 entidades del país realizaron movilizaciones este domingo.

En el Valle de México, la movilización inició en Ecatepec, Estado de México, entidad donde 840 mujeres fueron asesinadas de 2011 a 2013, lo que ubica al estado con el mayor número de asesinatos, según organizaciones feministas.

“Estamos cansadas de todas estas violencias que sufrimos las mujeres solo por haber nacido mujeres”, decían en un altavoz. A sus pies, en las escalinatas del edificio del ayuntamiento pusieron cruces de color morado y fotografías de desaparecidas.

Allí, Irinea Buendía tomó el micrófono para exponer el caso de su hija. Su yerno, policía judicial, siempre sostuvo que la joven de 29 años se había suicidado, pero ella nunca lo creyó. Pidió que los juzgados y luego el Tribunal del Estado de México investigara, pero nadie le hizo caso. Por eso, en el pronunciamiento, las mujeres incluyeron una exigencia fundamental: “cese al favoritismo judicial hacia los hombres criminales en procesos penales”.

Minutos después, las mujeres salieron del Estado de México en caravana de autobuses, autos y bicicletas. Algunas decidieron llevar la protesta al metro porque ahí también hay violencia: 6 de cada 10 mujeres ha sido agredida en el transporte público. Con tambores, la cara pintada, los pechos descubiertos, pancartas y consignas gritaron “Mi cuerpo es sólo mío”.

A la misma hora, en el Monumento a la Revolución, en una larga lona negra, la organización Bordamos feminicidios narró asesinatos de mujeres en pedazos de tela. “Soy Margarita Aldama Hernández, de Jalisco. Tenía 33 años. Me mató mi vecino Ramón. Trató de violarme. Mis vecinas me defendieron y también las mató. No quiero flores. Quiero justicia”.

Según explicó Minerva, una de las integrantes de la organización, ayer se expusieron sólo 80 bordados, aunque ya han tejido más de 400 casos que siguen sin justicia. “Cada uno de estos bordados es un feminicidio. Y desde 2011 no hemos dejado de bordar”, lamentó.

Todos los contingentes se concentraron en el Monumento a la Revolución para salir juntos hacia el Ángel de la independencia. Había batucada, porras, pancartas, mensajes escritos en el cuerpo o en el rostro: “No quiero tu piropo, quiero tu respeto”, “Con falda o pantalón, respétame cabrón”, “No, no me da la gana morir asesinada por quien dice que me ama”.

Por primera vez unieron sus pasos, se sintieron apoyadas para denunciar que no son objetos sexuales de nadie y que su cuerpo no le pertenece a nadie más que a ellas.

Desde el inicio de la movilización, las organizadoras anunciaron en alta voz que los hombres debían ir detrás de los contingentes. En la vanguardia sólo podían estar mujeres.

Cuando algún hombre trataba de incorporarse al frente o fotoreporteros se acercaban, gritaban “fuera hombres, fuera hombres”. “Ustedes se sienten discriminados ahorita, pero nosotras todo el tiempo, para que vean lo que sentimos”, explicaba una joven.

Al llegar al Ángel de la Independencia, después de seis horas de movilización, no hubo templete ni aparatos de sonido como ocurre en marchas sindicales o partidistas. Un pequeño grupo leyó un pronunciamiento a través de un alta voz que sólo algunas alcanzaban a escuchar. Pero no importó. Miles de mujeres sonreían, se abrazaban.

Este fue un primer paso. El primero y el más difícil: hablar de la violencia que han sufrido. Muchas, lo hicieron por primera vez horas antes, gracias al #MiPrimerAcoso en Twitter.

Fue el preámbulo de la marcha para que miles de mujeres se atrevieran a recordar los hechos de violencia que marcaron su niñez, adolescencia y vida cotidiana. Tanto así que el hashtag fue tendencia en el país por las miles de menciones.

#MiPrimerAcoso fue el preámbulo del dolor de saber que miles de mujeres han sido violentadas, de la rabia por la impunidad, pero también del deseo de marchar hombro a hombro con desconocidas y al mismo tiempo, compañeras de lucha.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Coronavirus y empleo: cómo prepararse para buscar trabajo durante y después de la cuarentena

Aunque se trata de tiempos de incertidumbre laboral para muchas personas, la pandemia está abriendo nuevas oportunidades de empleo.
Getty Images
28 de mayo, 2020
Comparte

Sí, son tiempos sombríos en materia de trabajo para millones de personas, pero en medio de la gran incertidumbre están saliendo oportunidades.

“La situación económica de empleo en toda América Latina está bien complicada”, le dice a BBC Mundo Gerhard Reinecke, especialista en políticas de empleo de la Oficina de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para el Cono Sur.

“En este momento la destrucción de trabajos es más alta (si se compara con los que se generan) y eso hace que la creación de empleos casi no se vea.

“Pero la realidad es que aún en estas circunstancias hay nuevas contrataciones“, indica el funcionario desde Chile.

Y cita dos sectores que la pandemia de covid 19 ha hecho prioritarios: el de las entregas a domicilio y el de la salud.

Pero hay más.

De hecho, para Elena Ibáñez, CEO de Singularity Experts, una startup que brinda asesoría en materia educativa y laboral, la pregunta no es cómo buscar trabajo en la cuarentena o después de ella, la pregunta es en qué buscarlo.

Sectores para reinventarse

De acuerdo con la experta, varios sectores están saliendo reforzados con la crisis.

“Justamente ahora están empezando a tener mucha demanda y tendrán aún más cuando pase todo esto”, señala la especialista desde España, uno de los países más afectados por el SARS Cov-2.

Con eso en mente, indica Ibáñez, hay otra pregunta clave: ¿cómo aprovechar la cuarentena para formarme en áreas que están empezando a tener una alta demanda de trabajadores?

Y le explica a BBC Mundo algunas de las áreas que podemos explorar:

  • Salud: medicina preventiva y personalizada así como también la telemedicina porque los servicios de salud se están digitalizando cada vez más para evitar desplazamientos innecesarios. Por ejemplo, ofrecer citas o terapias a través de videoconferencia. Además, todo lo que tiene que ver con el desarrollo de vacunas y fármacos seguirá siendo muy importante.
  • Educación: los expertos que generen formatos para enseñar que no requieran la presencia tendrán una ventaja competitiva. No sólo se trata de diseñar e impartir cursos y contenidos online, sino de hacerlo de forma personalizada para enfocarse en los requerimientos de cada estudiante. La formación de áreas tecnológicas seguirá en auge.
  • Entrega a domicilio con tecnología avanzada y rastreo de productos.
  • Ciberseguridad y monitoreo de ciudadanos.
  • Migración digital: expertos en 5G y desarrolladores de software.

Le pregunté a Ibáñez por aquellas personas que no ven reflejadas sus experiencias y destrezas en esos campos:

“Que aprovechen este parón para formarse porque los empleos que están desapareciendo son los que son fácilmente automatizados”, dice.

La tecnología es tu aliada, no tu enemiga

Elena Huerga, coach de desarrollo profesional y autora del libro “Encuentra tu trabajo en 12+1 pasos”, le dice a BBC Mundo que esta crisis nos está obligando a ser muy flexibles y a aprender nuevas lecciones.

Una laptop junto a varios libros

Getty Images
Familiarízate con las nuevas tecnologías y aplicaciones para que desarrolles más destrezas competitivas.

“Necesitamos digitalizar nuestro trabajo, las herramientas tecnológicas no se nos pueden quedar atrás. Hay que acostumbrarse a las nuevas tecnologías constantemente”.

“Hay que adaptarse, no te puedes resistir a descargar programas, a probarlos, a usarlos”.

“Tienes que ser lo más tecnológico posible”, indica la experta española, que -cuenta- “en esta pandemia he tenido más trabajo que nunca”.

Una estrategia clara

Huerga considera que aprovechar el confinamiento para preparar una estrategia clara de búsqueda de empleo hará que cuando se vuelva a “la nueva normalidad y el mercado vuelva a florecer, nos sintamos plenamente preparados para buscar el trabajo que queremos”.

Un hombre escribiendo

Getty Images
Cuando empieces el proceso de buscar empleo, detente a pensar en todas tus fortalezas y escríbelas.

El mercado se ha vuelto muy competitivo. Por eso, “además de ser un muy buen profesional, hay que parecerlo. Hay que tener todas nuestras herramientas optimizadas”, explica.

“Tengo varias personas que en pleno confinamiento consiguieron trabajo sin ni siquiera apretarle la mano al reclutador. Lo hicieron todo online”.

“Hay que trabajar lo que se conoce como ‘la marca personal’, es decir, vendernos. ¿En qué somos buenos? ¿Qué hemos conseguido en nuestro trabajo anterior?”.

“Hay que trabajar mucho en el currículo, que aunque puede parecer una herramienta del siglo pasado, es fundamental para poner en una o dos páginas toda nuestra trayectoria y todo lo que podemos aportarle a una empresa”.

Linkedin es una herramienta importantísima, señala. “El 80% de mis clientes encontró trabajo gracias a esta red”.

“Si tienes tu perfil abandonado o no conoces bien la plataforma, es el momento de trabajar en ello“, indica la especialista en búsqueda de empleo.

Y hay que recordar, dice Huerga, que diseñar una estrategia sólida toma tiempo. “Entre mes y medio y dos meses”.

Entrevistas de trabajo en casa

Si lo tuyo es trabajar de forma remota, quizás te alegrará saber que posiblemente algunas actividades económicas que en el pasado se hacían de forma presencial, sufrirán un cambio dramático.

No significará destrucción de puestos de trabajo, sino una transformación de cómo se hacen.

“Quizás no volverán a efectuarse en oficinas o en lugares físicos que sean propiedad del empleador, sino que habrá más personas trabajando desde casa con todas las ventajas y desafíos que eso conlleva”, señala el experto de la OIT.

Muchas entrevistas, por ejemplo, se están haciendo vía plataformas de video.

Aunque empleador y aspirante pueden estar en el mismo vecindario o en diferentes continentes, la comunicación no verbal sigue siendo tan importante como si estuvieses en su oficina.

“El entrevistador que está al otro lado de la pantalla va a seguir leyendo en tu cara y en tus expresiones lo que necesita que le cuentes”, dice Ibáñez.

Dos recomendaciones claves: se sintético y asertivo. “Ve directo al grano“.

Además no descuides tu presentación ni la del lugar que escojas para hacer la entrevista. Eso, de una u otra forma, surtirá un efecto en el potencial empleador y le enviará un mensaje sobre ti.

Ten en mente esta pregunta

“Hay mucha gente que se está agobiando con la pregunta: ¿Y qué has hecho en el confinamiento?”, dice Huerga.

Para la escritora, la pregunta es una oportunidad para ser honestos y mostrar un poco de nosotros mismos.

Una mujer se ejercita frente a una laptop

Getty Images
La cuarentena ha sido todo un desafío para millones de personas independientemente de su edad.

Hay dos tipos de personas, reflexiona: las que han aprovechado para hacer un montón de cosas y de cursos, “han recogido la casa, en una palabra: personas perfectas, con la máxima productividad”.

Y las que han sobrevivido a esta situación. “Me imagino a padres de niños pequeños que con el día a día ya tenían suficiente”.

“Yo creo que el reclutador no quiere escuchar nada en concreto, simplemente creo que es una manera fantástica de mostrar nuestra sensibilidad y nuestra realidad. (Esta pregunta) la enfocaría en ser naturales para que en el resto de la entrevista nos perciban como personas transparentes“.

A Ibáñez le parece que es una muy buena pregunta porque saca información más rica de lo que en realidad se está preguntando.

“Te permite conocer muy bien el perfil de esa persona, por ejemplo, si tiene deseos por aprender”.

“Siempre, en todos los momentos en los que ha habido una disposición de tiempo mayor y que además ha habido una crisis, lo que se espera de cualquier candidato es que haya aprovechado el tiempo y haya hecho de la necesidad una virtud“, dice Ibáñez.

“Como empresaria no me ayudaría que un candidato haya estado todo el confinamiento viendo Netflix”, indica.

“A no ser que haya estado viendo documentales sobre computación cuántica”.

“A todos los empleadores nos gusta que los aspirantes sean inquietos, curiosos, que vayan más allá de lo que se les pide y hayan aprovechado para formarse”.

Una forma de que te encuentren

Uno de los consejos de expertos en reclutamiento de personal, incluso antes de la pandemia, es tener presencia digital independientemente del área laboral en la que te desempeñas, pues de esa manera puedes entrar en el radar de potenciales empleadores que exploran internet.

Un papel que dice "Blog"

Getty Images
Los blogs son fuentes de información para muchas personas y una forma de que sus autores tengan presencia en la web.

Así, por ejemplo, si perdiste tu trabajo de muchos años, hacer un blog dedicado a esa área u otra que te apasionada puede demostrar tu conocimiento, experiencia y contactos más allá de tu círculo más cercano.

“Un blog es una manera increíble y fantástica de darnos a conocer. Yo misma comencé este negocio, hace siete años, con un blog y a partir de ahí he conseguido muchas cosas buenas”, dice Huerga.

Sin embargo, aclara que hay que ser conscientes de todo lo que implica un blog, no sólo a nivel técnico (aunque hay herramientas muy sencillas disponibles) sino que hay que ser bastante persistentes.

“El reclutador quiere ver que somos contantes en lo que publicamos”, explica.

Cultiva tu identidad digital hagas lo que hagas

Para Ibáñez es importante tener una buena identidad digital porque “es lo que la gente ve de ti (…) es lo que te ayuda a posicionar tu perfil”.

Una ilustración con mensajes de internet

Getty Images
Ten en cuenta que lo que haces en las redes sociales le puede dar información sobre tu perfil a un potencial empleador.

Y una manera de hacerlo es, por ejemplo, comentando posts en LinkedIn de otras personas.

“Así se ve la línea editorial de una persona”, explica.

Y no se trata sólo de lo que publica, sino del tipo de contenido que comparte, a quienes sigue, la foto que tiene, las redes sociales que posee.

Ambas expertas coinciden en que un blog no es para todos los perfiles.

“LinkedIn permite escribir tanto artículos cortos como muy largos (…) Me parece que en esa red se genera mucho movimiento y mucha imagen de marca (nuestra marca personal). Antes de hacer un blog (…) pensaría en LinkedIn”, señala Huerga.

Y no dejes de volver a la esencia

Además de seguir las recomendaciones tradicionales de registrarte en portales de empleo y de establecer alertas con palabras clave del tipo de trabajo que estás aspirando, hay algo que no puedes obviar.

Tanto Ibáñez como Huerga coinciden en que, pese a las circunstancias, es fundamental conocerse a sí mismo.

“A la hora de buscar trabajo o de hacer una entrevista, la gente tiene que buscar sus fortalezas y su talento. De eso no se habla, pero para mí es la base de todo”, indica Ibáñez.

Lo más esencial es lo menos automatizable, reflexiona.

Mientras que Huerga invita a hacerse una pregunta: “¿cuánto de mi trabajo lo puede hacer un robot?”.

Para la experta, el periodo de confinamiento es perfecto para pensar en nuestra trayectoria y en lo que podemos aportar.

“Es importante volver a descubrirse como profesional”.

En pocas palabras, y en la medida que nuestras circunstancias personales y familiares lo permitan, volver a nuestra esencia.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=kLdwBsIG5bY

https://www.youtube.com/watch?v=QZ9JbrioTiw

https://www.youtube.com/watch?v=bDR5eXAxyfs

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.