close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Manu Ureste (@ManuVPC)
Si tocan a una, nos organizamos miles, la consigna de las mujeres para gritar contra el abuso
Miles de mujeres salieron a la calle este domingo 24 de abril para denunciar los abusos que por años han soportado. Estas son algunas de sus historias.
Manu Ureste (@ManuVPC)
Por Nayeli Roldán
25 de abril, 2016
Comparte

cintillo

Irinea Buendía está segura: su hija Mariana Lima fue asesinada por su esposo. Ha recorrido un tortuoso camino judicial durante cinco años y logró que por primera vez, la Suprema Corte de Justicia de la Nación discutiera un caso de feminicidio. Cuando se le pregunta por qué ha mantenido su lucha, responde sin titubeos: “Yo sé que aunque me pare de cabeza, mi hija no volverá a la vida, pero el asesino sí podría asesinar a otra mujer. Si puedo salvar a una mujer, con eso me basta”.

Las palabras de Iriniea pueden resumir lo que ocurrió este 24 de abril. Por primera vez, miles de mujeres salieron a las calles para denunciar la violencia que padecen, pero sobre todo, para exigir que cese. Que ninguna otra mujer enfrente más episodios de violencia en la calle, en el transporte, en su casa.

Salieron a la calle y comprobaron que miles de mujeres han experimentado el mismo miedo cuando un hombre las agrede, han sentido impotencia y dolor, pero ninguna se ha rendido. “Si tocan a una, nos organizamos miles”, rezaba una pancarta y sí; así lo hicieron.

Mientras una reportera realizaba una transmisión en redes sociales, una mujer quiso dar su testimonio: “Estoy aquí porque a la hija de una amiga la dejaron apenas respirando en las calles de la Ciudad de México tras una violación tumultuaria. Desde hace tres meses ha intentado suicidarse en tres ocasiones. Estoy aquí para que entiendan que las leyes no funcionan a nuestro favor”.

A su alrededor, cientos de mujeres se reconocían como víctimas de algo que hasta ahora no habían reclamado en conjunto. Gritaron con todas sus fuerzas: no más feminicidios, no más acoso, no más injusticia.

“¿Por qué es importante esta marcha? Para saber que no estamos solas. El cambio no vendrá al instante, pero por primera vez los hombres se enteran que el piropo en realidad es acoso”, dijo Eréndira Mejía.

Compañeras de lucha

Después de que mujeres sufrieron agresiones sexuales en espacios públicos y lo denunciaron a través de redes sociales, los mensajes que recibieron no fueron de apoyo como se hubiese esperado. Al contrario, usuarios de Twitter escupían frases como: “es tu culpa por usar vestido”, “tuviste suerte, yo te hubiera violado”, “feminzi”.

La violencia que desencadenó derivó en que algunas mujeres comenzaran a organizar una protesta en Facebook. Era un evento privado al que sólo estaban invitando a sus amigas.

En unos días, las denuncias de agresión se fueron sumando y con ello la intención de muchas mujeres más para participar en la movilización fijada para este 24 de abril, por eso el #24a. Las violencias machistas expresadas en la casa, la escuela, el trabajo, la calle, derivó en el nombre de la marcha que resume la exigencia: Nos queremos vivas.

Ciudad Juárez, Xalapa, Tuxtla Gutiérrez, Guadalajara, Tepic, Cancún, Mérida, Hermosillo. En total, más de 40 ciudades de 27 entidades del país realizaron movilizaciones este domingo.

En el Valle de México, la movilización inició en Ecatepec, Estado de México, entidad donde 840 mujeres fueron asesinadas de 2011 a 2013, lo que ubica al estado con el mayor número de asesinatos, según organizaciones feministas.

“Estamos cansadas de todas estas violencias que sufrimos las mujeres solo por haber nacido mujeres”, decían en un altavoz. A sus pies, en las escalinatas del edificio del ayuntamiento pusieron cruces de color morado y fotografías de desaparecidas.

Allí, Irinea Buendía tomó el micrófono para exponer el caso de su hija. Su yerno, policía judicial, siempre sostuvo que la joven de 29 años se había suicidado, pero ella nunca lo creyó. Pidió que los juzgados y luego el Tribunal del Estado de México investigara, pero nadie le hizo caso. Por eso, en el pronunciamiento, las mujeres incluyeron una exigencia fundamental: “cese al favoritismo judicial hacia los hombres criminales en procesos penales”.

Minutos después, las mujeres salieron del Estado de México en caravana de autobuses, autos y bicicletas. Algunas decidieron llevar la protesta al metro porque ahí también hay violencia: 6 de cada 10 mujeres ha sido agredida en el transporte público. Con tambores, la cara pintada, los pechos descubiertos, pancartas y consignas gritaron “Mi cuerpo es sólo mío”.

A la misma hora, en el Monumento a la Revolución, en una larga lona negra, la organización Bordamos feminicidios narró asesinatos de mujeres en pedazos de tela. “Soy Margarita Aldama Hernández, de Jalisco. Tenía 33 años. Me mató mi vecino Ramón. Trató de violarme. Mis vecinas me defendieron y también las mató. No quiero flores. Quiero justicia”.

Según explicó Minerva, una de las integrantes de la organización, ayer se expusieron sólo 80 bordados, aunque ya han tejido más de 400 casos que siguen sin justicia. “Cada uno de estos bordados es un feminicidio. Y desde 2011 no hemos dejado de bordar”, lamentó.

Todos los contingentes se concentraron en el Monumento a la Revolución para salir juntos hacia el Ángel de la independencia. Había batucada, porras, pancartas, mensajes escritos en el cuerpo o en el rostro: “No quiero tu piropo, quiero tu respeto”, “Con falda o pantalón, respétame cabrón”, “No, no me da la gana morir asesinada por quien dice que me ama”.

Por primera vez unieron sus pasos, se sintieron apoyadas para denunciar que no son objetos sexuales de nadie y que su cuerpo no le pertenece a nadie más que a ellas.

Desde el inicio de la movilización, las organizadoras anunciaron en alta voz que los hombres debían ir detrás de los contingentes. En la vanguardia sólo podían estar mujeres.

Cuando algún hombre trataba de incorporarse al frente o fotoreporteros se acercaban, gritaban “fuera hombres, fuera hombres”. “Ustedes se sienten discriminados ahorita, pero nosotras todo el tiempo, para que vean lo que sentimos”, explicaba una joven.

Al llegar al Ángel de la Independencia, después de seis horas de movilización, no hubo templete ni aparatos de sonido como ocurre en marchas sindicales o partidistas. Un pequeño grupo leyó un pronunciamiento a través de un alta voz que sólo algunas alcanzaban a escuchar. Pero no importó. Miles de mujeres sonreían, se abrazaban.

Este fue un primer paso. El primero y el más difícil: hablar de la violencia que han sufrido. Muchas, lo hicieron por primera vez horas antes, gracias al #MiPrimerAcoso en Twitter.

Fue el preámbulo de la marcha para que miles de mujeres se atrevieran a recordar los hechos de violencia que marcaron su niñez, adolescencia y vida cotidiana. Tanto así que el hashtag fue tendencia en el país por las miles de menciones.

#MiPrimerAcoso fue el preámbulo del dolor de saber que miles de mujeres han sido violentadas, de la rabia por la impunidad, pero también del deseo de marchar hombro a hombro con desconocidas y al mismo tiempo, compañeras de lucha.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
"Lo que diga mi dedito": Así es como AMLO evade temas de los que no quiere hablar
El presidente de México ha respondido en varias ocasiones con la frase "lo que diga mi dedito", evadiendo un tema que no quiere enfrentar.
12 de abril, 2019
Comparte

Una periodista le preguntó al presidente de México Andrés Manuel López Obrador (AMLO) si estaba de acuerdo con las declaraciones del expresidente de Estados Unidos, Barack Obama, de que “la gente que tiene miedo construye muros”, haciendo referencia al presidente Donald Trump.

La pregunta al presidente mexicano fue hecha el pasado 4 de abril durante su conferencia de cada mañana y se refería a la intervención de Obama durante la Cumbre Mundial de Comercio, que se realizó en Sevilla, España.

La respuesta de AMLO fue: “Lo que diga mi dedito”, mientras agitaba su índice derecho de lado a lado, en señal de un no.

Luego continuó hablando de algo completamente distinto a lo que le preguntaron.

Vamos a batear, aunque sea teóricamente“, dijo, tal vez confesando así su intención de enviar lejos el tema.

“Me gustaría batear en una práctica de béisbol, pero no he podido. Antier fui un ratito al campo de la universidad”, continuó.

Conferencia de prensa de AMLO y el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez.

Getty Images
Las conferencias de prensa pueden seguirse en “streaming” por YouTube.

“Estuve bateando bien, bien. Veía yo en la pelota algunas cositas que no me gustaban y macaneaba yo fuerte, le daba yo en el mero centro. Y así saca uno también, se relaja, es como suspirar profundo, pero bueno, bateo, bateo”, relató el mandatario mexicano.

“No es la primera vez”

No es la primera vez que el presidente de México alude al movimiento de su dedo como respuesta para evadir un tema del que no quiere hablar. Lo hacía desde que era el jefe de gobierno de la Ciudad de México entre 2000 y 2005, coinciden los distintos analistas entrevistados por BBC Mundo.

Y AMLO también recurrió al gesto -y la frase- en su campaña electoral, por ejemplo para negar las acusaciones de corrupción en contra de la exdiputada y candidata de MORENA Eva Cadena, en abril de 2017; o, en marzo del año siguiente, para negarse a polemizar con el entonces secretario de Gobernación Miguel Osorio Chong.

El entonces candidato explicó entonces que pensaba recurrir a la estrategia para rehuir a las provocaciones.

Voy a usar lo que hace como 16 o 18 años usaba yo: lo que diga mi dedito. Si me preguntan ‘¿Te vas a pelear?’ ‘Lo que diga mi dedito’. ‘¿Vas a contestar? Que dijeron que te faltan pantalones’. ‘Lo que diga mi dedito'”, adelantó entonces.

AMLO

Reuters
AMLO utiliza “el dedito” para “batear” las preguntas incómodas.

“Cuando AMLO hace lo del dedito da una respuesta de negación, pero también de evasión“, explica Lorena Umaña, coordinadora de la carrera de Sociología en la UNAM.

Según Umaña, en su discurso el mandatario acostumbra combinar los argumentos racionales y los emocionales.

“El tema del muro, en específico, es uno de los que responde de forma más emotiva, con gesticulaciones, reiteración con el dedo, con dichos o modismos. AMLO evade el tema de las relaciones entre México y Estados Unidos“, destaca.

“En otros temas, como la corrupción o el aeropuerto, si utiliza argumentos más racionales”, le dice a BBC Mundo.

Una mujer con un niño tratando de cruzar el Río Bravo, frontera natural entre México y Estados Unidos.

Reuters
Según las autoridades estadounidenses, la migración en la frontera sur de su país ha alcanzado un punto de quiebre.

Según la especialista de análisis de discurso político, el primer tipo de respuesta se relaciona con unabúsqueda de empatía, de solidaridad,con sus interlocutores.

Con esto, AMLO, “trata de evadir el conflicto, de mantener una distancia de cordialidad muy cuidadosa”, dice Umaña.

Y, con la analogía del béisbol, lo que está diciendo es “no vamos a responder de manera agresiva a esa provocación”, asegura.

Por ejemplo, en otra ocasión, tras las amenzas de Trump de cerrar las fonteras AMLO, explicó que no quería adelantarse a esa situación.

“Yo prefiero el amor y paz”, dijo entonces.

Polémicas innecesarias

Por otra parte, para Umaña las amenazas de Trump -aunque beligerantes e incómodas para el gobierno de su país vecino- son sobre todo “una estrategia discursiva de campaña”.

“Más que querer una confrontación con el gobierno mexicano, a poco tiempo de las elecciones, lo que está haciendo es hablarles a su votantes en EEUU”, asegura.

Donald Trump amenaza con cerrar la frontera si México no detiene el flujo de migrantes.

Scott Olson/Getty Images
Las amenazas de Trump más que buscar una confrontación con México, buscan apelar a sus votantes, dice una analista.

En esto último concuerda el vocero de AMLO, Jesús Ramírez, para quien el presidente usa ahora menos frecuentemente la expresión del dedo.

“Tiene que ver con su derecho a no emitir una opinión cuando considera que no es conveniente”, dice Ramírez a BBC Mundo.

“Ante las estrategias mediáticas de Trump, que tiene que ver más con una situación interna, se ha preferido no caer en el juego político electoral, no entrar en polémicas innecesarias”, asegura Ramírez.

El vocero presidencial advierte que el gobierno de México no estará respondiendo a cada tuit de Trump, pero que tiene una estrategia.

Esta es “mantener una relación estable, con líneas bien planteadas: que tienen que haber un plan y un acuerdo de cooperación para el desarrollo en México y Centroamérica para que haya una solución a largo plazo a la migración”, explica.

“Prensa fifí”

El dedito no es, en cualquier caso, la única estrategia de AMLO para evitar hablar de aquello que no le conviene o interesa

Según la especialista en discurso político de la UNAM, el mandatario usa también argumentos de descalificación, como el término “fifí”, que”es un recurso evasivo de corte emotivo; un argumento que usa un cliché”.

Simpatizantes de López Obrador.

Getty Images
Los adversarios del presidente electo se refieren a sus seguidores como “chairos”.

El primer presidente mexicano de izquierda ha popularizado esta término que el diccionario de la Real Academia Española define como “persona presumiday que se ocupa de seguir las modas”.

Y además de a las clases altas, AMLO ha calificado a un segmento de la prensa como fifí, con lo que da a entender que no merece una respuesta.

“Existe una prensa fifí, no es una invención. Existe el partido de los fifí, existe el conservadurismo en México y creo que nunca ha desaparecido. No están de acuerdo con nosotros, son nuestros adversarios”, dijo en su conferencia del 25 de marzo.

Pero el uso de ese y otros términos despectivos para referirse a los periodistas le ha valido críticas y encontronazos, como el que tuvo el 13 de marzo con un periodista que le mencionó un estudio de Artículo 19, una organización para la defensa de la libertad de expresión, y la Universidad ITESO de Guadalajara.

El estudio asegura que las “declaraciones estigmatizantes (de AMLO) hacia la prensa con calificativos como prensa ‘fifí’ y ‘periodistas chayoteros’ (vendidos) contra cualquier voz crítica de su gobierno, puede legitimar e incentivar ataques en contra de las y los periodistas en lo digital, en lo físico y afecta la pluralidad del debate público”.

Y el 26 de marzo, tras asegurar que “jamás vamos a atentar contra la libertad de expresión”, el mandatario volvió a decir que “siempre ha existido una prensa conservadora, una prensa fifí. Yo no inventé lo de fifí”.

Un periodista le respondió que sí había inventado el término. Pero AMLO explicó entonces fifí se usó para caracterizar los opositores de Francisco I. Madero, un expresidente revolucionario que él admira.

AMLO caminando.

EPA/Mario Guzman
AMLO recurre frecuentemente a la historia en sus conferencias y menciona a dos expresidentes que admira: Benito Juárez y Francisco I. Madero.

“Los fifís fueron los que quemaron la casa de los Madero, los que hicieron una celebración en las calles cuando asesinaron atrozmente a Gustavo Madero. Cuando los militares lo sacrificaron, que es una de las cosas más horrendas y vergonzosas que ha pasado en la historia de nuestro país, salieron los fifís a las calles a celebrarlo y había toda una prensa que apoyaba esas posturas”, aseguró.

Y precisamente las “clases de historia” que a veces da en sus conferencias son, para algunos analistas, otra forma de evadir los temas de los que no quiere hablar.

“Afirmaciones no verdaderas”

“AMLO evade hasta un tercio de las preguntas que le hacen sus conferencias, dice que no sabe en ese momento, que no tiene el dato, que luego lo dará”, asegura Luis Estrada, director de SPIN, una asesoría de comunicación política que ha seguido las 89 conferencias de prensa que ha dado hasta el 9 de abril.

Y, según el analista, con sus conferencias matutinas no se logran los objetivos que se debería: posicionar los temas o controlar las crisis.

Generan ruido y dan de que hablar, pero es diferente de poner la agenda. Da la impresión de que está trabajando todos los días desde temprano, pero no es cierto”, afirma.

Tabla SPIN

SPIN
Según la consultoría SPIN en cada conferencia AMLO hace un promedio de 16 “afirmaciones no verdaderas”, que van desde falsedades hasta cosas que no se pueden comprobar.

Según Estrada, y con base en el seguimiento de las conferencias entre el 1 y el 5 de abril, AMLO hizo 80 “afirmaciones no verdaderas”, entre las que se encuentran desde promesas que no se puede saber si se cumplirán, hasta datos falsos.

Y el analista también cita un documento obtenido vía el Instituto Nacional de Transparencia que dice que la información que el presidente da en su conferenciasno necesariamente cuenta con un respaldo documental.

“El hecho de que el Presidente de la República comunique a la sociedad, a través de conferencias de prensa, comunicados de prensa o mensaje públicos de diferentes materias de interés público no conlleva a establecer la obligación por parte de la Oficina de la Presidencia de la República a poseer el soporte documental respectivo”, se lee en el documento.

El diario El Economista informó que tal respuesta se dio a conocer tras pedir el documento que sustentaba el “plan conjunto para combatir el robo de hidrocarburos en Pemex” que presentó AMLO el 27 de diciembre pasado.

Aprobación del 64%

Sin embargo, la popularidad de AMLO sigue en aumento.

Esto, según el profesor de sociología de la Universidad La Salle Felipe Gaytán, se debe a que gran parte de las personas que votaron por él siguen expectantes de los programas sociales y entrega de recursos que prometió.

Y también porque “ante su discurso moral, que simplifica entre buenos y malos, es difícil que las personas digan estar en contra de cosas como el combate a la corrupción o al robo de gasolina”.

Protesta en apoyo a López Obrador.

Getty Images
Simpatizantes de López Obrador celebrando su victoria en las elecciones el pasado mes de julio.

“La popularidad se sustenta en el qué y por qué de las acciones que se miden en los sondeos y no en el cómo y en las consecuencias“, asegura Gaytán.

Y, por lo pronto, según un estudio del Grupo de Economistas y Asociados e Investigaciones Sociales Aplicadas publicado el 27 de marzo, la aprobación a la gestión del presidente aumentó 7 puntos porcentuales desde que tomó el poder, pasando del 57 al 64 por ciento.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=GFJ_N84JzUI

https://www.youtube.com/watch?v=GpyJ8GP7PWg

https://www.youtube.com/watch?v=o-FUmeEXFOI

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.