Un mundo de paletas y el sueño de una uva, en cuentos locos de niños cuerdos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Ilustración: Monero Ponce (@moneroponce)

Un mundo de paletas y el sueño de una uva, en cuentos locos de niños cuerdos

Lee los relatos de la clase de creación literaria del Programa de Niñas y Niños Talento de la Ciudad de México.
Ilustración: Monero Ponce (@moneroponce)
Por Redacción Animal Político
30 de abril, 2016
Comparte

Matías

Ian Huitrón Escareño, 9 años


 

Aquella vez, en una casa estaba Matías empacando para irse de viaje al mundo de las paletas, entonces él se durmió, para el siguiente día irse, y empezó a soñar que estaba en el mundo de las paletas pero no sabía que era un sueño y cuando se comía una paleta, le sabia tan rica que pedía otra, y así, pero llegó un momento que no sabía cuántas llevaba, y se vio a sí mismo, y estaba hecho una bola, tan gordo que no podía caminar ni agarrar cosas.

Entonces vio a un doctor, y como no podía caminar, rodó como pelota, lo bueno fue que nadie salió lastimado.

Le habló al médico y le preguntó qué debía hacer para bajar de peso y el doctor le recomendó que rodara.

Matías se tardó en bajar de peso, pero lo logró en dos semanas, y recordó a su familia y quiso volver con ellos; le recomendaron que encontrará 5 piezas: Somier de roca piyamaya, el colchón soporferio, el tablón de árbol despabile, las plumas de zerbero y las sábanas de medusa cosegada.

Después de un rato de buscar, encontró las 5 piezas y armó una especie de cama que se llamaba Unicama, y si dormía en ella, volvería a su mundo.

Matías se durmió y despertó en su mundo, justo cuando se iban al mundo de las paletas.

*****

La aventura de Enrique la abeja

Diego Antonio Peralta Nuñez, 7 años


 

Había una vez una abeja llamada Enrique, que estaba por el bosque y se encontró un oso, que se la comió.

Enrique empezó a picotear al oso por dentro, hasta que ya no aguantó los picotones y escupió a Enrique, pero estaban tan mojadas sus alas, que se cayó al suelo.

Enfrente de él había una rana y, como no podía volar, Enrique corrió; la rana la empezó a perseguir sin alcanzarla, pero Enrique se rompió una patita y sólo alcanzó a meterse en una cueva. 

La cueva era un nido de hormigas y como vieron que tenía la patita rota, las hormigas le hicieron una de palo. Después de eso, la abeja Enrique pudo volar regreso a su panal.
*****

La uva verde que quería ser morada

Emiliano Cárdenas Silva, 10 años


 

En un supermercado habitaba una uva verde llamada Cristina que tenía un sueño: ser morada, pues el verde no le gustaba.

Un día se propuso hacer realidad su sueño, para lo cual ideó un plan, el cual era: cruzar el supermercado para llegar a la zona de tintes de cabello y remojarse en el tinte morado.

Una amiga suya, llamada Josefina, quiso acompañarla porque quería ser roja, pues el rojo era su color favorito.

En el trayecto pasaron por la sección de ropa, donde peligrosamente saltaron hacia un carrito desde un anaquel, casi muriendo.

Al caer Josefina dijo “uf, por poco no sobrevivimos”, a lo cual Cristina respondió, “calla, que nos pueden escuchar”.

Después de su gran caída del carrito, el mismo dio un giro muy brusco, por lo cual las dos cayeron milagrosamente sobre un floti de aro en forma de patito de hule.

Después de esto, corrieron desesperada, pero cuidadosamente, por el pasillo principal del supermercado, en el cual encontraron a un mango atropellado moribundo, en el suelo.

Cristina le preguntó “¿qué te pasó? Y, ¿porque?”. Y el mango respondió “yo estaba despidiéndome de mi abuela, pues está en la zona de rebajas, cuando una señora me empujó y caí, malherido rodé, pero casi entrando a una zona segura, un carrito me aplastó y ahora estoy aquí. Pero, ¿me harían un favor?”, preguntó el mango.

“Si, ¿cual?”, respondió Cristina, y el mango habló: “díganle (cof) a mis padres que…” y tristemente el mango murió.

Las uvas lo empujaron bajo un anaquel y siguieron su camino y al fin llegaron a una fila de anaqueles antes de la sección de cosméticos, donde se encontraron a una fresa un poco loca, paseando, y le preguntaron “¿qué haces aquí?”, a lo cual la fresa respondió “Uhmm…¿qué? Ah, oh, perdón, ¿me perdí de algo? Permítanme presentarme, mi nombre es Daniela y busco mi catapulta”.

Josefina le dijo “Oh… y  ¿si te ayudamos a buscarla?”

Después de dos horas de buscar la encontraron y Daniela les preguntó cómo las podía recompensar.

Josefina respondió: “déjanos usarla”.

Daniela aceptó y las disparó con tal puntería que no les pasó nada, y las dos se dieron un baño en tinte, Josefina en uno de color rojo y Cristina en uno de color morado.

Josefina, de la alegría de ser roja, saltó, pero calculó mal y cayó de tan alto que al impacto se aplastó.

Cristina, al ver esto, bajó cuidadosamente y regresó a su casa algo triste pues su amiga había muerto.
Meses después al ver tan arrugada a Cristina, la tiraron a la basura. Pero valió la pena ir a cumplir su sueño.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Qué es la fatiga de decisión, el gran reto de las plataformas de "streaming" para no perder consumidores

Al acabar el día y tras la toma de muchas decisiones, los espectadores no son capaces de elegir qué ver en Netflix o Amazon y terminan por desconectar. Los gigantes del streaming pondrán en marcha un botón que elija por nosotros y nos evite la "fatiga de decisión".
Getty Images
29 de marzo, 2021
Comparte

Uno de los puestos de trabajo más decisivos en el mundo de la televisión es el del programador.

La persona que decide qué se ve en cada momento: si un concurso va al prime time, si es mejor colocar en esa franja horaria una película…

De hecho este es uno de los factores que deciden si un contenido tiene éxito entre la audiencia o no.

Normalmente, el puesto tiene tanta responsabilidad que la decisión recae en un equipo de personas.

Pero el uso de los servicios de streaming nos ha convertido a todos en programadores, y eso lleva a muchos a dedicar más tiempo a decidir qué contenido van a ver que lo que se tarda luego en verlo, o a quedar paralizados ante tantas posibilidades.

Es la fatiga de decisión.

Este término fue acuñado por Roy F. Baumeister, psicólogo social y autor de “La fuerza de voluntad: Redescubriendo la mayor fuerza humana”.

Es el desgaste mental que padece una persona al verse sometida diariamente a un cúmulo de informaciones que necesitamos para tomar decisiones.

Mujer cansada en el sofá

Getty Images
A veces se tarda más tiempo en elegir qué ver que en verlo.

Lo primero que le explica a BBC Mundo Rafael Penadés, psicólogo del Hospital Clínico de Barcelona y vocal de la Junta de Gobierno del Colegio Oficial de Psicología de Cataluña, es que la fatiga de decisión no es un trastorno clínico, pero es un fenómeno real que sufren miles de personas cada día.

A lo largo del día, tenemos que elegir muchas cosas. Algunas son sencillas -qué comer o qué ropa elegir- y otras son mucho más complicadas porque tendrán consecuencias a largo plazo -qué tengo que hacer primero o qué es más importante-.

2.000 decisiones por hora

Algunos estudios han calculado que una persona toma unas 35.000 decisiones al día.

Es decir, unas 2.000 decisiones por hora que estamos despiertos.

La principal consecuencia de estos procesos es el cansancio, un menor autocontrol y menor fuerza de voluntad.

“Tomar decisiones consume energía mental”, dice Penadés.

Mujer eligiendo entre dos vestidos

Getty Images
Algunas decisiones son sencillas, otras pueden tener consecuencias a largo plazo y requieren un proceso mental más elaborado

“Los procesos mentales se dividen en dos tipos: los automáticos y los procesos controlados, que exigen un control continuo sobre ellos. Justamente son éstos los que consumen energía”, explica el especialista.

“Esto ocurre porque la parte del cerebro responsable de la toma de decisiones son los lóbulos frontales. Son las estructuras más complejas que tenemos en el cerebro y consumen muchos recursos”, añade.

“Algo que tendría que ser tan banal, como ver una serie o como poder disfrutar de una comida, se vuelve algo serio en tu en tu vida y que va a influir en tu estado emocional“, explica la psicóloga Timanfaya Hernández, codirectora del gabinete Globaltya Psicólogos.

Por eso, cuando llegamos al sofá después de una larga jornada de trabajo, a veces resulta extremadamente difícil elegir qué ver. Estamos saturados y nos sobreviene una incapacidad para seguir tomando decisiones.

La enorme oferta en el catálogo de servicios como el de Netflix o Amazon, aunque positiva a priori, puede hacer que no sea fácil conseguir ese rato de calma frente al televisor.

Amazon premium en una televisión

Getty Images
Amazon o Netflix están dispuestos a elegir por ti.

Decidir por ti

Tanto es así que los dos gigantes del streaming están desarrollando una nueva funcionalidad que haga más fácil decidir: un botón que reproduzca contenidos aleatoriamente basándose en nuestros gustos.

Ya no tienes que hacer nada, elije el algoritmo por ti.

Ambas tecnológicas están preocupadas porque han detectado que la “fatiga de decisión” está haciendo que muchos espectadores se vayan de la app sin consumir ningún contenido.

“Antes veíamos lo que decidía el programador de una sala de cine o de una televisión. Las películas que llegaban a los videoclubs ya habían pasado por el cine con lo que más o menos las conocíamos. Era bastante fácil tomar una decisión“, explica Elena Neira, experta en nuevos modelo de distribución audiovisual y autora del libro “Streaming Wars: La nueva televisión”.

Neira cree que el hecho de que las plataformas de streaming hayan decidido poner en marcha estas funciones de reproducción aleatoria tiene que ver con este cansancio a la hora de tomar decisiones y con nuestra capacidad limitada a la hora de gestionar la enorme oferta.

“Lo que los datos han demostrado a las plataformas es que nuestra capacidad de decisión a lo largo del día se va reduciendo, por lo cual necesitan una manera de eliminar la incertidumbre”, explica.

Portada del libro de Elena Neira

Editorial Planeta
“Netflix es que quizás el servicio que tecnológicamente está más avanzado y es el que ha desarrollado fórmulas para para combatir este problema”, dice la especialista Elena Neira.

En Netflix, la nueva función se llama “Play Something” en inglés o “reproducción aleatoria” en español.

El servicio confirmó a BBC Mundo que implementará esta función a todos los clientes en la primera mitad de 2021.

Al explicar por qué la plataforma está lanzando la “reproducción aleatoria” como una función permanente, el director de operaciones y director de productos, Greg Peters, dijo que a veces los usuarios acuden al servicio “y no están realmente seguros de lo que quieren ver”.

La función está diseñada para que los usuarios “nos indiquen que no quieren tener que buscar, sino hacer clic y nosotros elegiremos un título para que puedan ver al instante”, señaló.

En el caso de Amazon, la función parece más limitada aunque permitirá a los espectadores sintonizar episodios aleatorios de sus programas de televisión favoritos.

Función de Netflix

BBC
“Play Something” ya está disponible en Netflix a través de la televisión.

Neira cree que estos nuevos botones son además “una forma fantástica de mostrar nuevos contenidos que a lo mejor a priori la persona no estaría interesada y eliminan la decisión de la ecuación”.

“Lo que quieren las plataformas de streaming por encima de todos es que veamos contenido. Porque si vemos contenido estamos fidelizados y eso significa que seguiremos pagando mes a mes“, sentencia Neira.


https://www.youtube.com/watch?v=WHVHsbI4oYs&t=

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.