7 sorprendentes cifras de la hazaña que llevó al Leicester City a ganar la Liga Premier
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AP

7 sorprendentes cifras de la hazaña que llevó al Leicester City a ganar la Liga Premier

El club inglés consiguió el título con unos números que han dejado con la boca abierta a expertos y a los aficionados.
AP
Por Alejandro Millán Valencia de BBC Mundo
2 de mayo, 2016
Comparte

Ganaron 22 veces, perdieron tres, les expulsaron a tres jugadores, recibieron 48 tarjetas amarillas, dispararon 361 veces al arco, 64 entraron.

Los dirigió Claudio Ranieri, un afamado técnico italiano durante un año, pero el Leicester City había esperado 132 para festejar esta hazaña: coronarse campeón por primera vez de la Liga Premier.

La gesta fue conseguida este lunes y, para muchos, parece un milagro. Fue un título logrado con un puñado de jugadores que nadie quería y por un club en el que nadie –ni sus hinchas, ni sus rivales, ni el país entero– creía.

Y fue a lo grande; el equipo que valía al principio de la temporada US$70 millonesempató este domingo con el gigante Manchester United, que cotiza actualmente en US$450 millones.

El Tottenham Hotspur, su inmediato seguidor, fue incapaz de doblegar al Chelsea este lunes. El partido terminó empatado a dos goles y las matemáticas le dieron la razón a los de Leicester: tienen siete puntos de ventaja y quedan seis en disputa.

Ellos son los campeones.Ahora, mirando cómo celebraban con locura en las calles de la plácida Leicester City, uno piensa que solo le falta la música de John Williams a este largometraje épico que protagonizaron el técnico italiano y la banda de hermanos azules durante más de un año.

Pero más allá de la epopeya, son los números de esta campaña los que asombran al mirar el alcance del título de Leicester City, una proeza, tal vez una de las más notables en la historia del fútbol reciente.

El baile de los que sobran

En los últimos años, el Leicester City se hizo a punta de jugadores que nadie quería.

Leicester

Como cualquier equipo con el agua al cuello debido a los flojos resultados de las últimas temporadas y con poco presupuesto, apostó lo poco que tenía a buscar el talento que podía comprar.

Para eso, casi desde 2012, tuvo que aceptar en su plantilla a seis jugadores con agente libre: esto es, desempleados.

Christian Fuchs, el exportero del Chelsea Mark Schwarzer, el exlateral del Aston Villa Marc Albrighton así como Marcin Wasilewski llegaron al club sin costo por sus traspasos.

Mientras Andy King y Jeffrey Schlupp son producto de sus divisiones inferiores, por lo que no hubo tampoco que pagar por su incorporación al equipo.

Aún más, por sus máximas estrellas, el mediocampista Riyad Mahrez y el delantero Jamie Vardy, el club pagó cerca de US$2,1 millones por ambos.

Es, sin duda, el equipo más barato que ha ganado la liga más lucrativa del planeta.

El primer título para Ranieri

Cuando en julio de 2015 el italiano Claudio Ranieri fue presentado como el nuevo técnico del Leicester City, Gary Lineker, leyenda del club y de la selección inglesa, escribió en su cuenta de Twitter: “¿Claudio Ranieri?, ¿De verdad?”

Ranieri

Razones no le faltaban. A pesar de su extensa trayectoria con equipos importantes, sólo ganó una Copa del Rey con el Valencia de España en 1998 y, en su segunda etapa en Mestalla, una Supercopa de Europa. De resto, el italiano no acumulaba sino segundos puestos (Chelsea 2004, Mónaco 2015).

Poco más, ni siquiera como jugador –fue defensa- levantó un título en primera.

Aunque estuvo al frente de equipos de quilates como el Chelsea, Juventus, Valencia y el Inter de Milán, nunca pudo concretar un título como éste, como el de la Liga Premier.

Ahora sonríe quien tanto esperó. Y quien será el último en enterarse de la fiesta, pues cuando terminó el encuentro entre los Spurs y el Chelsea estaba en el vuelo de regreso, después de visitar a su madre de 92 años en Italia.

El levantamiento de los dioses

Para sobrevivir jugando fútbol, Jamie Vardy, el estelar delantero de los Zorros, tuvo que trabajar en una fábrica de férulas, esas vendas especiales que se usan para inmovilizar las manos.

Leicester

Por él, por su ficha, el Leicester pagó cerca de US$1,4 millones en 2012, después de una asombrosa temporada en la tercera división inglesa con el Fleetwood Town.

Ahora, cuando celebra el título con una férula en su mano derecha y se convierte en el goleador de la Liga Premier con 22 anotaciones y en el ídolo irrompible de esta hinchada, el equipo que quiera llevárselo tendrá que pagar US$13 millones.

Pero no es el único con semejante ascenso: el mediocampista Riyad Mahrez, quien acaba de ser elegido el jugador del año, fue comprado a Le Havre AC(de la segunda división francesa) en US$700.000.

Con sus 13 goles y 11 asistencias, su valor se fue a los cielos: se habla de US$22 millones

El negocio que cambió para siempre: las apuestas

Creer. Apostar. Ilusionarse. Cobrar.

Con tres temporadas desastrosas y al borde del descenso en la 2014-2015, el Leicester inició la presente temporada con la ilusión de quedarse en la categoría.

Apuestas

No con adueñarse del título. Por eso la mayoría de las casas de apuestas británicas tenía, en aquel agosto de 2015, una probabilidad de 5.000 a 1 de que los Zorros ganaran la Liga Premier.

Algunos hinchas y otros incautos decidieron apostar. “Estaba ebrio y algo dentro de mí me dijo que esta temporada iba a estar bien. Así que decidí apostar cinco libras (US$7)”, le dijo a BBC Mundo Leigh Herbert, un hincha del Leicester City.

“Pero cuando me desperté al otro día, me dije que había sido un error. Pero ahora voy a cobrar US$30.000 por esto. Es surreal”, agregó.

Y los casos así abundan. Tanto, que las casas de apuestas deberán pagar cerca de US$14 millones a esas personas que creyeron lo imposible.

“Vamos a perder una pequeña fortuna con el título del Leicester. 5.000 a 1 es el mayor precio pagado en la historia de las apuestas”, explicó en días previos el vocero de la casa de apuestas William Hill, Joe Crilly.

Niño rico, niño pobre

No es el triunfo de David y de Goliat. Es EL triunfo de David sobre Goliat.

Desde que se creó la Liga Premier en 1992 solo cinco equipos se habían quedado con los títulos.

Leicester

A excepción de una memorable temporada del Blackburn Rovers en 1995 –que no en vano tenía jugadores como Alan Shearer, el máximo goleador en la historia de la competición–, la liga inglesa se la habían repartido entre el Arsenal, el Manchester United, el Manchester City y el Chelsea.

Y para tener la dimensión de la brecha entre grandes y chicos, basta comparar nóminas actuales. De acuerdo al portal Transfer Market la de los Zorros costaba al inicio de la temporada US$70 millones.

El Manchester United (13 veces campeón): US$450 millones.

Chelsea (4 veces campeón): US$541 millones.

Arsenal (3 veces campeón): US$481 millones.

Manchester City (2 veces campeón): US$548 millones.

De nuevo, las cifras ahogan las palabras: casi seis o siete veces lo que cotiza el flamante campeón del centro de Reino Unido.

Solo los maniquíes tienen camisetas

Hace un mes, la tienda de mercaderías que está ubicada dentro del estadio King Power, donde juega de local el Leicester City, anunció que se había quedado sin stock de camisetas del equipo.

Camisetas

Solo nos quedan las que tienen los maniquíes en las vitrinas“, le dijeron a un medio local.

Desde Tailandia, sede del principal patrocinador del equipo –el gigante de las tiendas Duty Free de los aeropuertos, King Power–, también anunciaron que el fenómeno los había dejado sin camisetas para celebrar.

Y por esa razón ya algunas personas comenzaron a subastar por internet lo que ahora son consideradas “joyas”, especialmente por su escasez: camisetas de esta temporada histórica.

Algunos, como el usuario de eBay jahayr6, venden sus camisetas firmadas por el delantero estrella Jamie Vardy en US$1.400. Otros se acercan a los US$500.

Aunque Puma, quien produce las camisetas del club, no respondió sobre este tema cuando fue consultada por BBC Mundo, sí informó sobre un nuevo suministro de equipamiento a las tiendas del club.

Pero eso parece que podría cambiar cuando sea lanzada este 7 de mayo la nueva camiseta… y el sueño de los Zorros ahora sea la Liga de Campeones.

Y lo más importante: la espera

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Mark Brown, “el hombre que mató a Plutón” y nos dejó con sólo 8 planetas

Plutón solía ser el noveno planeta de nuestro Sistema Solar hasta que el autor de “Cómo maté a Plutón y por qué se lo merecía” descubrió el planeta enano Eris.
21 de noviembre, 2020
Comparte

“Durante 76 años, fue considerado como el noveno planeta de nuestro sistema solar, pero hoy, los científicos han degradado a Plutón por ser demasiado pequeño”.

Con esas palabras dio la periodista de la BBC Fiona Bruce la noticia que estaba dando la vuelta al mundo el 24 de agosto de 2006, provocando una ola de indignación generalizada.

Mientras los encargados de actualizar la información en enciclopedias y libros de texto se echaban las manos a la cabeza, en internet se multiplicaban memes en los que Plutón aparecía expresando emociones iban desde la ira hasta la soledad, pasando por la tristeza.

Y el responsable de la tragedia tenía nombre: Mike Brown, astrónomo del Instituto de Tecnología de California conocido como CalTech.

Se había especializado en el estudio del cinturón de Kuiper, una banda de cuerpos astronómicos que quedaron tras la formación del Sistema Solar.

En 2005, Brown y su equipo encontraron un objeto llamado Eris y ese hallazgo selló el destino de Plutón.

“De no haber sido por Eris -le dijo Brown a la BBC- Plutón posiblemente habría sido barrido debajo de la alfombra para siempre. Aunque desde principios de la década de 2000, los astrónomos tenían claro que Plutón era parte del cinturón de Kuiper, también estaba claro que nadie realmente quería cambiar su estatus ya que sería difícil y problemático”.

Los astrónomos no tenían muchas ganas de pelear con el público y realmente no había una razón imperiosa para cambiar el Sistema Solar, explicó el científico.

Sistema Solar con Plutón

Getty Images
Durante gran parte del siglo XX, el Sistema Solar era así.

“Así no tuviera sentido en términos científicos, estaba bien que se quedara así. El problema es que, después de que descubrimos a Eris y nos dimos cuenta de que este es más masivo que Plutón, no quedó otro remedio que hacer algo”.

Ese ‘algo’ fue finalmente fue decidido por la Unión Astronómica Internacional en agosto de 2006 después de que decidieran definir qué es un planeta.

“Algo grande”

Aunque en esta historia Mike Brown interpreta el rol del malo, la verdad es que nunca tuvo nada en contra de Plutón… todo lo contrario.

“Recuerdo que cuando era pequeño tenía un póster en mi pared con todos los planetas, sus órbitas y hasta algunos asteroides. El artista había imaginado la superficie de Plutón con unas agujas que se levantaban hacia el cielo y eran tan delicadas que parecía que si las tocabas se romperían…

“¿Cómo no me iba a fascinar un lugar tan distante, extraño y delicado? Plutón era uno de mis favoritos cuando era niño“.

El ahora planeta enano fue descubierto en 1930 por el astrónomo estadounidense Clyde Tombaugh.

Sabías que.... . [ 2.380 km es su ancho, lo que equivale a medio EE.UU. o 2/3 de la Luna ],[ 248 años terrenales equivalen a 1 año plutoniano ],[ 5 lunas y una de ellas, Caronte, es tan grande que Plutón y Caronte se orbitan entre sí como un planeta doble ], Source: Source: NASA, Image:

Los astrónomos lo habían estado buscando desde el hallazgo de Neptuno en 1846 por el francés Urbain Le Verrier. Se pensaba que “algo grande” estaba atrayendo gravitacionalmente a Neptuno y a su vecino Urano, afectando la forma de sus órbitas.

“El estadounidense Percival Lowell, quien lo llamaba ‘Planeta X’, fundó un observatorio completo para buscarlo: el observatorio Lowell en Flagstaff, Arizona”.

Un accidente

Lowell falleció sin encontrarlo pero el observatorio continuó la búsqueda observando el área donde él había predicho que debería haber un planeta.

“En 1930 Tombaugh encontró un puntito de luz moviéndose. Que se moviera significaba que era parte del sistema solar; que lo hiciera lentamente significaba que estaba muy lejos”, explica Brown.

Clyde W. Tombaugh

Getty Images
El mismo año en el que degradaron a Plutón, cenizas de su descubridor Clyde W. Tombaugh fueron enviadas al espacio en la misión New Horizons, destinada a explorar el planeta enano.

“Si asumes que debe haber un planeta y encuentras algo, supones que eso es lo que debe ser.

“La predicción de Lowell no fue incorrecta, pero se basó en datos incorrectos. Resulta que las órbitas de Urano y Neptuno no están perturbadas en absoluto; ambos planetas están exactamente donde se supone que deben estar. Pero la gente no lo sabía en ese momento.

El descubrimiento de Plutón fue un accidente total“.

“Quedé boquiabierto”

En la década de 1930, no existían criterios para comparar el descubrimiento de Tombaugh, ni una definición de lo que era un planeta.

El concepto era algo vago: un planeta era, generalmente, algo dominante y redondo en el Sistema Solar.

Entonces, cuando Brown y su equipo descubrieron a Eris en 2005, y revelaron que era más grande que Plutón, fue evidente que las cosas no podían seguir así.

“Se formó un comité, el comité se disolvió y se formó un nuevo comité y el nuevo comité se disolvió. Finalmente la Unión Astronómica Internacional, la autoridad para hacer este tipo de cosas, formó otro comité con científicos e historiadores que preparó una propuesta para la reunión de 2006”.

Brown no quería involucrarse.

Imagen de Plutón enviada por New Horizons

NASA
El futuro de Plutón estaba en juego… (Imagen de NASA/Johns Hopkins University Applied Physics Laboratory/Southwest Research Institute)

“De hecho, me escondí con mi familia en una pequeña isla en el noroeste del Pacífico donde asumí que nadie me encontraría. Pero, en el transcurso de esta reunión de la Unión Astronómica Internacional, me encontraron y mi teléfono comenzó a sonar…

“La propuesta era que Plutón conservaría su condición de planeta, Eris sería un planeta, la serie de asteroides sería un planeta y la luna de Plutón sería un planeta.

“Quedé boquiabierto: es la propuesta más loca que he visto en mi vida“.

Caso cerrado

De no haber sido por él, Plutón sería lo que tantos habíamos aprendido que era: el noveno planeta de nuestro Sistema Solar.

Pero el autor de “Cómo maté a Plutón y por qué se lo merecía” no se quedó callado.

“Estaban a punto de decir que había descubierto a un planeta -Eris-, lo que me habría convertido en el único descubridor de planetas con vida y por ende famoso, pero argumenté firmemente que eso no tenía sentido.

Sabías que.... . [ Es el único mundo (hasta ahora) nombrado por una niña de 11 años ],[ Venetia Burney de Oxford, Inglaterra, sugirió en 1930 que lo llamaran como el dios romano del inframundo. ],[ Corazón de hielo Plutón tiene un glaciar en forma de corazón más grande que Texas. ], Source: Source: NASA, Image:

“No descubrí un planeta. Descubrí este pequeño cuerpo genial que es el objeto más masivo que conocemos del cinturón de Kuiper, y eso es muy asombroso, pero simplemente no tiene la escala de un descubrimiento planetario.

“Mi argumento finalmente prevaleció abrumadoramente en la votación que tuvo lugar en la Unión Astronómica Internacional, y eso fue todo: Plutón dejó de ser un planeta.

“Yo diría que Plutón nunca lo fue. El caso se cerró y Plutón nunca volverá a ser un planeta”.

Sentimientos encontrados

La Unión Astronómica Internacional, por primera vez, precisó una definición de planeta.

Para ser un planeta, un objeto debe orbitar alrededor del Sol, ser redondo y haber despejado su vecindario, en otras palabras, no tener otros objetos cerca. En esa última condición falló Plutón.

“En el momento en que sucedió, fue emocionante; no era una decisión fácil de tomar y los astrónomos tomaron la correcta. Fue asombroso, en realidad nunca hubiera predicho que iba a suceder“.

Pero, por más que Brown intentara explicar lo sucedido, la gente se enfureció.

Sistema Solar con Plutón

Getty Images
Nada volvería a ser igual… de repente, esta profesora estaba errada.

“Ese primer año, me enviaban mensajes groseros de odio. Recibí amenazas de muerte reales”.

Al astrónomo la llamó la atención que la gente tuviera sentimientos tan fuertes respecto a Plutón.

A pesar de todo, no se arrepiente.

Fue y sigue siendo científicamente correcto. Es el esquema de clasificación correcto para nuestro sistema solar e importa pues nos permite entender realmente cómo es.

“Así que estoy encantado de haber tenido algún papel en ayudar a que el Sistema Solar se describiera de la manera correcta para los científicos y el público”.

¿Y cómo es esa descripción?

“Creo que la mejor descripción del Sistema Solar es: 8 planetas gigantes, una banda de asteroides entre Marte y Júpiter y una banda de objetos fuera de Neptuno en el cinturón de Kuiper”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=-O7sw3Pe5TI

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.