close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC Mundo
Adelgazo, engordo, adelgazo, engordo: ¿por qué es tan difícil romper el ciclo?
Una de cada tres personas en el mundo tiene sobrepeso y millones se la pasan (pasamos) haciendo dietas. Pero el 80% de los que logramos bajar de peso, con el tiempo lo volvemos a ganar.
BBC Mundo
Por BBC Mundo
16 de mayo, 2016
Comparte

Una de cada tres personas en el mundo tiene sobrepeso y millones se la pasan (pasamos) haciendo dietas. Pero el 80% de los que logramos bajar de peso, con el tiempo lo volvemos a ganar.

Además, en los últimos 100 años ha habido un cambio radical en la variedad y el tipo de comida disponible, y una gran cantidad de los alimentos ahora contienen más calorías que nunca.

Esto significa que tenemos que ejercer más autocontrol para bajar de peso y no recuperarlo.

Precisamente a eso se dedica el científico de comportamiento Paul Aveyard: a ayudar a la gente a controlar su peso.

A BBC iWonder le reveló que el secreto es sencillo: desarrollar nuevas rutinas que se convierten en nuevos hábitos.

Sencillo pero ¿fácil? ¿Cómo alteramos costumbres muy arraigadas de toda la vida para evitar aumentar de peso en el futuro?

¿Qué nos está engordando?

Estos son algunos de los factores clave que influyen en el aumento de peso.

  • Evolución
Hemos desarrollado señales fuertes para el apetito, pero respuestas débiles para la satisfacción.
  • Hábitos
El 40% de nuestra conducta es subconsciente.
  • Hormonas
Cuando perdemos peso, nuestro cuerpo intenta compensar intensificando la producción de las hormonas del apetito. El nivel de la hormona del hambre grelina aumenta en un 20% hasta 40 semanas después de la pérdida de peso, mientras que el de las hormonas que suprimen el hambre es más bajo.
  • Entorno
Las ofertas especiales están por todas partes: entre más compramos, más comemos.
  • Actitud
A menudo, un sólo desliz hace que abandonemos la dieta. En lugar de aceptar uno que otro revés, comemos aún más, lo que desencadena el mismo resultado que estábamos tratando de evitar.

Nuestra memoria graba rápidamente los hábitos y los conserva, en particular aquellos establecidos en la infancia y los que tienen relación la comida.

Estos patrones permanecen en el subconsciente y los repetimos sin pensar, de una manera similar a montar en bicicleta o tocar un instrumento musical.

Los antojos y nuestros viejos hábitos nos invaden la mente y volvemos a caer en el ciclo.

Si queremos bajar de peso y no recuperarlo, hay que romper nuestras malas relaciones con los alimentos y crear unas más saludables.

Algo es mejor que nada

Antes de cambiar nuestras relaciones con los alimentos, también hay que cambiarlas con las dietas.

Así como no hay que abandonar la dieta porque tuvimos una recaída, tampoco hay que renunciar al propósito de controlar nuestro peso debido al llamado efecto yo-yo.

La investigación ha demostrado que, incluso con el ciclo entre la pérdida y aumento de peso, el resultado general es mejor que resignarse a vivir con todos esos kilos de más.

Gráfico

Trucos para volverse adicto a lo bueno

Los buenos hábitos pueden ser tan adictivos como los malos.

Una vez programes nuevos comportamientos y estos se vuelvan rutinarios,mantener tu peso ideal será mucho más fácil.

Estos consejos te pueden ayudar.

Paso lento pero seguro y ¡no hay que darse por vencido!

Reglas: la pérdida de peso implica la creación de reglas para ti mismo. Si las cumples durante el tiempo suficiente, se convertirán en nuevos hábitos saludables.

Mantener el control: una vez hayas alcanzado tu peso ideal puedes aumentar la cantidad de comida, pero sin descuidarte. Si comes más un día, recorta el siguiente.

Pesarse a diario: fija tu peso y no te excedas en más de un kilogramo. Si ganas peso de nuevo, vuelve a bajarlo.

Darse tiempo: trata de perder de peso durante un período de tiempo, y luego ten un período de permanecer estable antes de volver a intentar bajar más kilos.

Compromiso: en promedio se tarda uno o dos meses para formar un hábito, pero esto puede variar mucho entre las personas, desde 18 a 254 días.

Repetir, repetir, repetir: la consistencia forma hábitos y hace que se peguen. Recuerda que comer de forma saludable es un cambio de estilo de vida, no una dieta.

Aleja la tentación: saca de tu casa los alimentos poco saludables. Reemplázalos con alimentos que combaten la enfermedad, tales como frutas y verduras.

A moverse: la cantidad más pequeña de ejercicio es beneficiosa.

¿Tus amigos te engordan?: trata de pasar tiempo con personas que tienen los hábitos que deseas adquirir.

Probar, probar y probar de nuevo: es común tener recaídas así que acepta la imperfección. Si rompes tu dieta o rutina, retómala tan pronto como sea posible.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Cuartoscuro Archivo
Universidades de AMLO buscan captar 21% de egresados de bachillerato, pero no se sabe cómo lo lograrán
La SEP aún está haciendo los Lineamientos de Operación, pese a que desde febrero inició el registro para maestros y alumnos y en marzo comenzó la operación de algunos planteles.
Cuartoscuro Archivo
15 de abril, 2019
Comparte

La Secretaría de Educación Pública (SEP) promete que a través del Programa de Universidades para el Bienestar Benito Juárez, 21% de los egresados de bachillerato ingresarán a uno de los 100 nuevos planteles como meta para 2019.

Sin embargo, aún no se sabe cómo lo logrará, toda vez que la dependencia aún está haciendo los Lineamientos de Operación, pese a que desde febrero inició el registro para maestros y alumnos y en marzo comenzó la operación de algunos planteles.

Esto forma parte de la información entregada a Animal Político vía transparencia como parte del recurso de revisión con folio 68719, luego de que la dependencia dijo que no tenía el calendario del gasto ni programación del destino de los mil millones de pesos etiquetados para este programa.

Lee: Sin planteles construidos, este mes arrancan las 100 nuevas universidades de AMLO

En los alegatos del recurso de revisión que aceptó el INAI, la SEP entregó el calendario presupuestal según el cual en marzo se entregaron 182 millones de pesos, en abril y mayo se destinarán 91 millones, respectivamente; en junio, 120 millones; de julio a noviembre, 91 millones de pesos en cada mes y diciembre, 61 millones de pesos.

También la planeación fiscal referente a los “Objetivos, indicadores y metas para resultados de los programas presupuestarios”, de la Secretaría de Hacienda, el cual establece que el programa tiene como meta anual incluir a 21.3% de jóvenes con bachillerato terminado.

“Prioritariamente procedentes de municipios de alta y muy alta marginación que no tienen posibilidades de ingresar a las instituciones de educación superior actualmente accedan a los servicios de las universidades Benito Juárez”.

Además, prevé que 39% de los jóvenes en edad de estudiar la universidad (de 18 a 22 años) se inscriba a este programa en 2019. También que al finalizar el año estén en operación los 100 planteles en los municipios de alta y muy alta marginación del país.

Lo que la dependencia no explica es el proceso de entrega de recursos al Centro Regional de Educación Fundamental para la América Latina (Crefal), un organismo internacional que será el encargado de operar el programa.

Sin lineamientos

En febrero pasado, cuando se hizo la solicitud de transparencia, la SEP argumentó que no tenía la información. Después de interponer el recurso de revisión, la dependencia entregó un proyecto de lineamientos del programa con fecha del 8 de marzo, pese a que desde febrero inició inscripciones de alumnos y capacitación a maestros.

Advierte que no lo hace público porque “el documento sólo es un proyecto que fue circulado para ser analizado por las  distintas unidades de la Secretaría, pero por ninguna razón puede considerarse definitivo, puesto que solo se trata de un proyecto el cual  aún no está aprobado ni  firmado por los servidores públicos competentes”.

Te puede interesar: Universidades de AMLO solo aumentarían 1% la cobertura de educación superior

En dicha propuesta de lineamientos, se establece que la Subsecretaría de Educación Pública, donde están etiquetados los recursos, “podrá establecer la colaboración a que haya lugar conforme a las disposiciones jurídicas aplicables y el instrumento que para esos propósitos se formalice, con instancias y organizaciones nacionales o internacionales, cuyas capacidades institucionales permitan optimizar y agilizar la operación del programa”.

Esto es parte de lo que Raquel Sosa, coordinadora del programa, explicó en entrevista con Animal Político en marzo pasado, que la SEP trabajaba en un mecanismo jurídico que permitiera al Crefal recibir y operar los recursos, toda vez que se trata de un organismo internacional ajeno a la administración Pública.

Pero hasta el momento no se ha hecho público que dicho acuerdo se haya concretado legalmente, pese a que desde diciembre pasado el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció el programa.

Los lineamientos de operación deberán ser firmados por el subsecretario de Educación, Luciano Concheiro, y prevén que el presupuesto sea gastado en siete aspectos, pero en ninguno se menciona lo que debe invertirse para construir los nuevos planteles, ni el pago de nómina, ni insumos.

Sólo se habla de “diseñar el marco conceptual conforme al que operarán los planteles; elaborar el modelo operativo, jurídico, funcional y financiero; elaborar los estudios de factibilidad sobre la instalación de los planteles; diseñar los planes y programas de estudio; determinar el profesiograma y revisar los perfiles docentes; analizar la pertinencia y viabilidad tanto física como jurídica que deberán cumplir los terrenos en los que construirán los planteles; diseñar los mecanismos y normas de control escolar y realizar el análisis y la definición de los mecanismos de ingreso a los planteles”.

Universidades de AMLO serán operadas por organismo internacional que no está obligado a rendir cuentas

También se establece que la SEP “es la instancia encargada de normar la ejecución de las acciones derivadas y será competente para resolver cualquier situación no prevista en los criterios”.

Sin embargo, la SEP se encuentra al margen de la operación del programa, porque toda la responsabilidad ha recaído en Raque Sosa, coordinadora nombrada por el Presidente.

Incluso, en la página de internet de la SEP no hay información respecto a las Universidades, sólo se encuentra en la página del Crefal y sin mencionar a la dependencia.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.